domingo, mayo 25, 2014

Grandes álbumes: ALISON KRAUSS & ROBERT PLANT - Raising sand

Raising sand es un álbum de colaboración entre el cantante de rock Robert Plant y la cantante de bluegrass-country Alison Krauss, que fue lanzado en octubre de 2007 por Rounder Records. Raising sand ganó el premio de Disco del año en los premios Grammy de 2009. El álbum fue recibido con elogios de la crítica de música contemporánea. Fue clasificado en el puesto número 24 en la lista de Rolling Stone de los Top 50 álbumes de 2007. Being There lo mencionó como "uno de los mejores álbumes del año". JamBase consideró el álbum "sutil, enfocado y lleno de vida" y dijo que era "altamente recomendado". Village Voice comentó sobre el álbum, diciendo que era "poderosamente evocador y totalmente exterior, extrañamente familiar y profundamente gratificante". La salida del recopilatorio Mothership de Led Zeppelin eclipsó un poco el estreno del disco de Robert Plant, la voz del legendario grupo británico, y la primera dama del bluegrass, Alison Krauss.

Gone, gone, gone (done moved on) fue lanzada como single y ganó el premio de Mejor colaboración pop con vocales en el 50º certamen de los premios Grammy. La canción Killing the blues fue clasificada en el número 51 en la lista de Rolling Stone de Las 100 mejores canciones de 2007.

Bajo la mano de T-Bone Burnett, el talentoso productor que ideó la banda sonora de O brother y asistió artísticamente a grupos como Counting Crows o The Wallflowers, Raising sand está compuesto de viejas versiones que oscilan entre el folk, el country, el blues y el R&B. A pesar de que los trece temas elegidos por Krauss y Plant son canciones de artistas tan dispares como Tom Waits, Sam Philips, Townes Van Zandt, Gene Clark, los Everly Brothers e incluso algunos temas del disco que Plant grabó junto a Jimmy Page hacía más de diez años, este trabajo tiene un color muy propio. Las canciones parecen ser composiciones hechas a medida. El resultado es un álbum con un ambiente particularmente tranquilo de ritmos lentos y casi hipnóticos. La foto de la portada, en blanco y negro y con un grano generoso, añade un sentimiento de nostalgia a esta sensación de bienestar que se queda al escuchar Raising sand. Raising sand es un álbum de profunda y oscura cultura americana, un mosaico relumbrantemente hilvanado de country, R&B y cantautores que representa lo que Plant describe como "la América que siempre he amado musicalmente".

Aparte de la influencia en los estilos vocales de Plant y Krauss, el productor del álbum, T-Bone Burnett, fue acreditado como la persona que proporcionó al álbum su esquelético estilo musical, y quien efectuó la recopilación de canciones que formaron el setlist del disco. Entertainment Weekly describió la selección de las canciones versionadas que componían el álbum como "ecléctica", y Village Voice dijo que "T-Bone Burnett hace alarde de su típico genio de conservación con un conjunto de tonos de '¿nos hemos conocido antes?'" La calidad instrumental del álbum también fue elogiada; BBC describió el violín de Krauss como "fulgurante y puro", y Music Box dijo que "Krauss sobrepasa todas las expectativas". Los instrumentistas invitados también fueron elogiados, con BBC mencionando que "los músicos colaboradores hacen de este álbum una asombrosa, oscura y melancólica colección, comparable al magistral trabajo de Daniel Lanois en Time out of mind de Dylan".

La génesis del álbum provenía de cuando varios años atrás, Plant persuadió a Krauss a unirse a él en un homenaje a Leadbelly para la inducción de la leyenda del blues en el Rock and Roll Hall of Fame. Posteriormente, Krauss sugirió al productor T-Bone Burnett que supervisase su colaboración.

Lo que parecía ser una improbable vinculación entre el ex-vocalista de Led Zeppelin, Robert Plant, y la estrella del bluegrass Alison Krauss, se convirtió en realidad en uno de los dúos con sonido más espontáneo en la música popular moderna. El puente para este encuentro fue el productor T-Bone Burnett y el grupo reunido para este viaje: el baterista Jay Bellerose, el recto bajista Dennis Crouch, los guitarristas Marc Ribot y el propio Burnett, con Greg Leisz en guitarra steel, y otros colaboradores invitados, como la leyenda del folk Norman Blake. Krauss, una reconocida violinista, sólo toca su instrumento en dos canciones.

Los críticos elogiaron la armonización vocal entre Krauss y Plant, con un crítico escribiendo que "la clave de la magia es la deliciosa armonía vocal de este improbable dúo". Varios críticos musicales describieron la voz de Alison Krauss como "fascinante, dulce como la miel, emocional, empalagosa y evocadora". Por otro lado, los vocales de Robert Plant a veces de lamento fueron descritos como "orgásmicos y serpenteantes", con respecto a su papel protagonista.

Plant abandonaba sus típicos gritos roqueros para unir su voz a la de Krauss, en un disco de tonos suaves y tranquilos, que recrean una atmósfera entre mística y relajante. Plant canta con una pureza que remueve su marca registrada de teatralidad. Nunca ha sonado más encantadoramente afectado, especialmente en la melodía de Gene Clark (The Byrds) Polly come home y la exquisita joya de Dillard-Clark, Through the morning, through the night. El álbum hace referencias a la adoración de Plant por el rock de los 50 y 60 (Gone, gone, gone de los Everly Brothers, el hit pop de los 60 Fortune teller) y a las inclinaciones country de Krauss (Stick with me baby de Mel Tillis, una interpretación elevada de Nothin' de Townes Van Zandt).

Por su propia cuenta, la voz atronadora de Robert Plant y el encanto del contemporáneo bluegrass de Alison Krauss están entre los iconos más respetados en sus respectivos campos. Ella enlaza con el country y él es la esencia del rock and roll. Su fuerte identificación con formas tan dispares de música hacía su reto de estudio inusual para el álbum Raising sand tan inquietante como extraño. Sin embargo, su debut discográfico, con el apoyo de la radio comercial marginal, resultó en un sorprendente éxito.

El productor T-Bone Burnett sabía algo acerca de conseguir esas "casualidades", que había conseguido un éxito multiplatino con la banda sonora de O brother, where art thou? y se merece algo del crédito por los sorprendentes resultados de Raising sand. No sólo grabó las sesiones en Nashville usando su propia colección privada de equipo analógico oscuro, sino que también había montado la banda y sugirió la mayoría de las canciones folk y blues tradicionales en las que Plant y Krauss podrían estar de acuerdo.

"Cuando me llamaron la primera vez diciendo que querían grabar un disco", recuerda Burnett desde Los Angeles, "Robert estaba de gira por Europa, Alison estaba en Nashville, y yo estaba en British Columbia, así que empecé a hacer conferencias telefónicas y envíos de ida y vuelta tratando de decidir las canciones para hacer la música. Robert eligió algunas de las cosas de Nueva Orleans, Alison tenía algunas ideas propias y traté de unir los dos mundos. Una vez que teníamos el repertorio elegido, el resto fue fácil". No fue tan simple para Plant. Cantando canciones que nunca había cantado antes con Krauss y un grupo de músicos que no conocía, Plant no podía estar más fuera de su elemento en Nashville.

"A la hora de entrar en el estudio Sound Emporium donde T-Bone había establecido su equipo de músicos", declaró Plant, "fue como dejar caer un poco de agua en la portada interior de In through the out door (de Led Zeppelin), aparecían de repente todos los colores". "Hubo ese sonido increíble, muy pantanoso y desolado. Comenzamos con la canción Polly, que tenía que cantar frente a toda esta gente a la que no conocía. Una decisión difícil y sentí cierto temor, pero no habría aceptado el proyecto si no hubiera habido algún riesgo involucrado. Quería ir a lugares en que no había estado y probar cosas que no había hecho, sólo para ver si podía hacerlo".

Contrariamente a lo que muchos esperaban, Raising sand no es cualquier tipo de álbum de duetos convencionales de estilo convencional donde el hombre canta un verso, la mujer canta una respuesta y se reúnen en armonía en el estribillo. En cambio, se escucha cantar a Plant con Krauss prestando soporte y viceversa, pero con muy poca armonización real. Está más cerca en espíritu a una grabación de Isobel Campbell y Mark Lanegan que a cualquier country clásico.

"Hay una buena razón por la que no había ninguna armonía de referencia para cantar en el álbum: que jamás he cantado con nadie, nunca, y no había armonizado con nadie", continuaba Plant. "La canción Thank you de Led Zeppelin II contenía una pequeña parte de armonía, pero creo que Jimmy Page sólo trajo a uno de sus roadies para eso. Tengo una voz característica que la gente puede reconocer, pero nunca he sido entrenado en técnicas apropiadas de vocales y cantar armonías nunca ha sido parte de mi mundo".

"Más allá de la increíble gama y tono de Alison, me encanta la calidad de su voz y su enfoque completo, que es un gran contraste con mi estilo, así que pueden pasar cosas interesantes sin tener que criticarlas. Desde que John (Bonham) falleció, tuve que llevar el peso del espectáculo, así que es maravilloso dar un paso atrás y dejar que otra persona lo haga".

Con otros proyectos de dúo entre hombres y mujeres, el éxito depende más de la química entre los socios cantantes que de sus habilidades individuales, y también ayuda si la audiencia cree que puede haber algo más entre los dos fuera del escenario. "Me pregunto si deberíamos hacerlo," reía Plant. "No, sólo estoy bromeando. No sé qué es lo que tenemos, pero sea lo que sea, es in­fec­cioso, porque las mujeres siguen gritando emocionadas en nuestros espectáculos. La otra noche, Alison tenía esa mirada de interrogación y me preguntó, '¿por qué gritan tanto todas las damas y por qué apenas llevan ropa?' Le dije, 'deben ser fans de Union Station, querida. Han venido a verte'. Alison disfruta dándome lecciones sobre lo que he hecho en el pasado, las cosas que estoy haciendo ahora y lo que podría venir a la vuelta de la esquina".

En febrero de 2009, el álbum ganó los cinco apartados para los que fue nominado en los 51º premios Grammy: Álbum del año, Mejor álbum contemporáneo de Folk/Americana, Grabación del año (por Please read the letter), Mejor colaboración pop con vocales (para Rich woman), y Mejor colaboración country con vocales (por Killing the blues). Raising sand fue el segundo de los tres álbumes de country que han ganado el premio de Álbum del año, tras Taking the long way de Dixie Chicks, y posteriormente Fearless de Taylor Swift. El álbum también fue nominado para el premio Mercury 2008 en Reino Unido.

En diciembre de 2009, Rhapsody colocó el álbum en el número 2 en su lista de Los mejores álbumes de country de la década. El servicio de música online también lo mencionó como uno de sus álbumes de covers favorito de todos los tiempos.

El álbum debutó en el número 2 en Billboard 200, vendiendo unas 112 mil copias en su primera semana, la posición más alta de la lista conseguida por ambos artistas en sus trabajos en solitario, aunque Plant previamente había alcanzado el número 1 varias veces con Led Zeppelin. Raising sand fue certificado Disco de platino por la RIAA en marzo de 2008. Tras el éxito del álbum en los premios Grammy de 2009, el álbum encabezó las listas Billboard Top Rock Albums y Top Internet Albums por primera vez a finales de febrero de 2009. El álbum también llegó al número 1 en el Top Country Albums canadiense y también alcanzó el número 2 en Billboard Top Country Albums. El álbum entró en el Top 5 en la lista de álbumes británica, pasando a alcanzar el número 2 en enero de 2008. Fue número 1 en Noruega, número 2 en Suecia y Bélgica (Valonia), y número 3 en Nueva Zelanda.

Según Ken Irwin de Rounder Records y el productor Burnett, el dúo comenzó a trabajar en un segundo álbum en 2009. En una entrevista en 2010, Plant indicó que estas sesiones resultaron finalmente infructuosas.

Las dos canciones escritas por Gene Clark, Polly (come home) y Through the morning, through the night, fueron grabadas originalmente por Dillard amp; Clark para su álbum de 1969, Through the morning, through the night. Rich woman fue grabada por primera vez por McKinley Millet (como L'il Millet) y sus Creoles en 1955, para Specialty Records. Please, read the letter fue grabada por primera vez para el álbum de Page y Plant, Walking into Clarksdale, en 1998. Gone, gone, gone fue originalmente grabada por los Everly Brothers para Warner Music en 1964. Trampled rose fue originalmente escrita y grabada por Tom Waits y apareció en Real gone en 2004.

Sister Rosetta goes before us de Sam Phillips es una pieza central de este conjunto, que se entrega como una alucinación malhumorada que proviene de la estela de una angustia devastadora con su escenario desolado, con un fondo de pesada percusión tarantela, que podría haber llegado desde un disco de Tom Waits que no fuese tan intrincado melódicamente, y el swing zíngaro del violín de Krauss es un toque precioso, así como las armonizaciones vocales de Krauss y Plant. Es el tono más orgánicamente atmósferico del conjunto, no en términos de producción, sino por el contenido lírico y compositivo, dolorosamente entregado por Krauss contra un telón de fondo espartano de banjo y su propio violín.

La propia obsesión de Plant con viejas melodías de rockabilly y blues se sintió satisfecha con la canción inicial del conjunto, Rich woman, de Dorothy LaBostrie y McKinley Miller. La armonía vocal de Krauss subraya el discreto canturreo de Plant como un espejo. Killing the blues de Rollie Salley es un retrato de belleza otoñal que muestra guitarras suaves, amortiguada percusión y sonido atmosférico de dormitorio. No obstante, los dos vocalistas hacen una canción brillante que cobra vida con su dolor compartido. Plant, declarado fan de Clark, introdujo Polly come home y Through the morning, through the night, del segundo álbum de Dillard & Clark de 1969, Through the morning, through the night. La primera es una balada inolvidable elaborada en el estilo del viejo mundo folk, de la que Clark habría estado orgulloso. Refleja el mismo espíritu y carácter de su propio disco White light, pero con Plant y Krauss, el espíritu del estilo celta-apalachiano que influyó en el bluegrass, y el blues del Delta que influyó en el rock, se incumplen. Through the morning, through the night es una canción country de amor perdido contada desde el punto de vista de un forajido. Plant tiene su oportunidad rock con Gone, gone, gone (done moved on) de los Everly Brothers, una referencia que, por extraño que parezca, tiene sentido, teniendo en cuenta no sólo que su ex-compañero de banda Jimmy Page presuntamente contribuyó en la guitarra a la incursión de los The Everly Brothers de 1966 Two yanks in England, sino también que la combinación de música rural y rock and roll que empleaban los Everlys es lo que se encuentra en el corazón del plan de juego de Burnett, Krauss y Plant. Mientras que no suena nada como el original, la voz de Plant se eleva sobre las guitarras distorsionadas, introduciendo su pequeña improvisación blues típica entre los versículos.

Please, read the letter fue escrita por Plant, Page, Charlie Jones y Michael Lee. Las lentas, trabajosas, casi arrastrándose, armonías vocales de Krauss nos llevan a la siguiente etapa, agregando el tipo de profundidad solitario que hace de esta una canción susurrada bajo un cielo sin estrellas en lugar de otra canción de amor perdido. Trampled rose de Waits y Kathleen Brennan, es otra bella balada. El piano de juguete de Patrick Warren suena más como una marimba, y su órgano agrega naturaleza percusiva a este himno receloso de las profundidades. Cuando Krauss canta "You never pay just once/To get the job done", esta banda esquelética aumenta. El dobro de Ribot suena como un banjo desvencijado y tartamudea justo delante del bombo y la percusión en el conjunto de Bellerose. Fortune teller de Naomi Neville muestra a Burnett en su mejor momento como productor, dejando que la voz de Plant fuese fluyendo y los ritmos tambaleándose sintiéndose como una combinación del blues del Delta, Nueva Orleans de segunda línea y ritmos de tambor africanos. La guitarra está distorsionada, y los toques con su brillo metálico son un buen complemento a los bombos. La voz de Krauss muda en el fondo creando un espacio agradable para esa serie incesante de ritmos para interpretar.

Las siguientes tres melodías son reservadas, incluso para este conjunto ecléctico. La impresionante balada de Mel Tillis, Stick with me baby, suena más a Dion & The Belmonts cantada en la esquina de la calle. No hay ningún doo-wop, sólo la dulce melodía con los vocales fluyendo como un hechizo con una sección rítmica discreta pero pronunciada. Esta pequeña joya es seguida por una lectura de Nothin' de Townes Van Zandt elaborada en el estilo crepuscular de Led Zeppelin. Los lamentos del violín de Krauss sobre la pandereta, indistintos y distorsionados; las guitarras eléctricas de bajo tono y el encantador banjo haciendo ecos son una convincente manera de mover y rescatar la melodía desde el desorden sónico. La parte final de la trilogía es Let your loss be your lesson de Little Milton Campbell, un discordante country-rock de estilo Neil Young. Krauss hace aquí su propia imitación de Plant, con la banda haciendo una fenomenal interpretación. El inquietante, Your long journey de A.D. and Rosa Lee Watson, con su autoharp (interpretada por Mike Seeger), el banjo de Riley Baugus, el gran bajo de madera de Crouch y la guitarra acústica de Blake, componen una manera susurrante de enviar este conjunto de canciones de amor roto a través la noche. Las dos voces se funden juntas perfectamente; no siendo engullidas incluso cuando la producción es más grande que la canción; no se disparan, no claman, simplemente cantan canciones que ofrecen diferentes matices de significado como resultado de esta bienvenida colaboración.

Raising sand no es un disco fácil para recibir con los brazos abiertos, sin embargo es imposible perderse en su encanto hipnótico. T-Bone Burnett, Robert Plant y Alison Krauss combinaron sus talentos para grabar el disco, y la atmósfera íntima que crearon es simultáneamente escalofriante y cálida, aterradora y encantadora, inquietante y sensual. Los seguidores de Plant probablemente lamentarían el hecho de que los arreglos carecen de la furia atronadora e infernal de Led Zeppelin, mientras que los del bando de Krauss indudablemente se quejan de que las texturas bluegrass y pop por las que se la conoce son apenas reconocibles. Sólo los fans de Burnett, particularmente los de su trabajo en A boot and a shoe de Sam Phillips y su propio trabajo The true false identity, encontrarían el aire de familiaridad necesaria para captar el conjunto convenientemente.

En cierto sentido, Raising sand es un bebé de Burnett, quien hizo un magnífico trabajo para encontrar las canciones adecuadas y esculpir los arreglos perfectos para las interpretaciones de Plant y Krauss. En el transcurso de los últimos 15 años, Plant había evolucionado hasta convertirse en un cantante más completo, y a lo largo de Raising sand (que se basa considerablemente en su trabajo sobre Dreamland) muestra una interpretación gloriosamente inspirada que se erige como un espectáculo finalmente de contención contundente. Krauss, también supera todas las expectativas, convirtiendo las líneas de su violín en gritos de dolor, su voz en un murmullo fantasmal. Juntos, hacen una pareja perfecta. Inspirados, quizás, por la unión de Isobel Campbell y Mark Lanegan en Ballad of the broken seas, Plant y Krauss utilizan su reputación como su ventaja, enfrentando la luz contra la oscuridad, la inocencia contra la experiencia, la delicadeza contra el coraje.

En última instancia, sin embargo, Raising sand hace un boceto del lugar donde la América antigua y rara choca con el nuevo Estados Unidos más raro todavía. Las carreteras físicas y digitales que se han establecido a lo largo del siglo pasado pueden haber hecho del país (y del mundo) un lugar más pequeño, pero las distancias, una vez separados los habitantes de las comunidades rurales, aún resuenan a través de los filamentos separados y desconectados de la sociedad moderna. En la elaboración de Raising sand, Burnett, Plant y Krauss se atrevieron a imaginar cómo habrían sonado The basement tapes de Bob Dylan y Music from big pink de The Band si hubiesen sido grabados no como anticipación del Apocalipsis sino como resultado de sus consecuencias. En consecuencia, Raising sand es tan espeluznante como relajante; es tan hermoso como desconcertante.

Fuentes: http://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.nowtoronto.com, http://www.jambase.com, http://www.villagevoice.com, http://www.ew.com, http://www.musicbox-online.com, http://www.ojosdepapel.com, http://www.rollingstone.com, http://www.theguardian.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Rich woman
2.-   Killing the blues
3.-   Sister Rosetta goes before us
4.-   Polly come home
5.-   Gone gone gone (done moved on)
6.-   Through the morning, through the night
7.-   Please read the letter
8.-   Trampled rose
9.-   Fortune teller
10.- Stick with me baby
11.- Nothin'
12.- Let your loss be your lesson
13.- Your long journey

Vídeos:

Rich woman - Alison Kraus & Robert Plant


Killing the blues - Alison Kraus & Robert Plant


Sister Rosetta goes before us - Alison Kraus & Robert Plant


Polly come home - Alison Kraus & Robert Plant


Gone gone gone (done moved on) - Alison Kraus & Robert Plant


Through the morning, through the night - Alison Kraus & Robert Plant


Please read the letter - Alison Kraus & Robert Plant


Trampled rose - Alison Kraus & Robert Plant


Fortune teller - Alison Kraus & Robert Plant


Stick with me baby - Alison Kraus & Robert Plant


Nothin' - Alison Kraus & Robert Plant


Let your loss be your lesson - Alison Kraus & Robert Plant


Your long journey - Alison Kraus & Robert Plant