domingo, junio 08, 2014

Grandes álbumes: OASIS - (What's the story) Morning glory?

(What's the story) Morning glory? es el segundo álbum de estudio de la banda de rock inglesa Oasis, lanzado en octubre de 1995 por Creation Records. Fue producido por Owen Morris y el guitarrista del grupo Noel Gallagher. La estructura y el estilo de arreglos del álbum fueron una desviación significativa de la publicación anterior del grupo Definitely maybe. Las composiciones de Noel Gallagher se centraron más en las baladas y pusieron más énfasis en los grandes coros, con arreglos de cuerdas y más variada instrumentación en el disco contrastando con la crudeza del álbum de debut del grupo.

El disco propulsó a Oasis para pasar de ser un grupo híbrido indie a ser un fenómeno rock en todo el mundo, y según los críticos musicales fue un disco significativo en la cronología de la música indie británica. Fue el mayor éxito comercial del grupo, vendiendo 347 mil copias en su primera semana a la venta, pasó diez semanas en el número 1 de las listas de álbumes británicas y alcanzó el número 4 en Billboard 200, vendiendo hasta el momento actual unos 22 millones de unidades. Los singles del álbum tuvieron éxito en Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia: Some might say y Don't look back in anger alcanzaron el número 1 en Reino Unido; Champagne Supernova y Wonderwall alcanzaron el número 1 en la lista americana Modern Rock Tracks; Wonderwall llegó al número 1 de las listas australianas y neozelandesas. El álbum ha sido sumamente popular durante casi una década, volviendo a las listas de éxitos de álbumes de Reino Unido en 2005, llegando al número 44 a mediados de junio.

Aunque fue un éxito comercial, el disco recibió tibios comentarios de los críticos musicales mainstream, con muchos comentarios catalogándolo inferior a Definitely maybe. En los años posteriores, sin embargo, el consenso crítico hacia el álbum generalmente dio la vuelta y ahora es considerado por muchos como un disco seminal de la era britpop. La banda hizo una extensa gira mundial en apoyo del álbum durante varios meses en 1995 y 1996. El más notable de los conciertos de la banda fueron dos actuaciones en Knebworth House en agosto frente a una audiencia combinada de 250 mil personas. El álbum fue votado como el Mejor álbum británico en los Brit Awards de 1996, y apareció en varias listas como uno de los mejores álbumes de todos los tiempos. Se comenta que el título del disco fue inspirado por un amigo de Noel Gallagher, que utilizó la frase durante una conversación telefónica.

El primer álbum de Oasis era rebelde y cargado de actitud, revelando los sueños decadentes de los obreros jóvenes británicos que vieron The kids are alright unas cuantas veces. (What's the story) Morning glory? era más que una progresión natural, era un audaz avance que muestra un importante crecimiento musical y personal, por no mencionar una mayor familiaridad con el catálogo antiguo de los Fab Four. Desde su compromiso con Cigarettes and alcohol en de su debut, Oasis habían vivido al límite y ahora estaban buscando algo más. Oasis combinaban la imagen dura de los Rolling Stones con las melodías de los Beatles y letras similares a las de los Kinks, introduciendo el sonido de guitarras ruidosas que se nutre de la rebelión de los Sex Pistols y la arrogancia de los Stones.

Oasis convierte su segundo trabajo en un disco relativamente introspectivo, lleno de grandes y hermosas baladas, en vez de estupendas canciones de rock. A diferencia de Definitely maybe, la producción de Morning glory es suficientemente variada como para manejar la gama de emociones. Esta producción ampliada ayudaba a dar a las melodías de Noel Gallagher una resonancia emocional que él ocasionalmente podía transmitir líricamente. Sin embargo, las letras de Gallagher funcionan mejor en fragmentos, donde las imágenes se capturan y crecen en la mente del oyente gracias a la música. Gallagher puede ser culpable de algunos préstamos, o incluso de plagio, pero utiliza los riffs familiares como bloques de construcción. Ahí es donde radica su genio: no aporta muchos pensamientos originales, pero como un músico pop/rock es un fabricante de melodías prácticamente sin par. Asimismo, como músicos, Oasis son apenas innovadores, pero tienen una majestuosa grandeza en su sonido que fabrica baladas como Wonderwall o canciones de rock como Some might say positivamente trascendentes. Alan White agrega autoridad a la sección rítmica, pero el cambio más notable se nota en Liam Gallagher. Su voz desdeñaba a través de Definitely maybe, pero en Morning glory sus vocales se habían convertido en más hábiles y ricas en texturas. Él mismo proporcionó la letra en Morning glory dando a entender un cierto arrepentimiento, es comprensiva en Wonderwall, desafiante en Some might say, y humorística en She's electric, una reescritura indecente de Digsy's dinner. No consiguió el impacto inmediato de Definitely maybe tal vez, pero Morning glory es igual de emocionante y compulsivamente escuchable.

No es ningún secreto que la tensión y la inestabilidad han sido rasgos inherentes de los grandes grupos de rock, yendo tan lejos como remontarse a Jagger y Richards, pero para Oasis, la condición fraternal les da un aspecto especial. No importaba cuánto peleasen (o posasen) los Gallagher su vínculo fraterno. Esta confianza interna permitió al grupo hacer alarde de su arrogancia hastiada, y también pedir prestado descaradamente a artistas como los Rolling Stones, T-Rex, The Kinks, Small Faces y, especialmente, los Beatles, sin perder su propia identidad sarcástica.

En mayo de 1995, en la estela del éxito crítico y comercial de su álbum de debut de 1994, Definitely maybe, Oasis comenzó grabando Morning glory en los estudios Rockfield en Gales, con Owen Morris y Noel Gallagher en la producción. En la época en que finalizaron el álbum, junio de 1995, Oasis  estaban al borde de convertirse en una de las bandas más populares en Reino Unido: la Batalla del britpop de agosto de 1995 en la cual Oasis y Blur tenían una lucha enconada en las listas de singles con sus respectivos singles Roll with it y Country house, les podría impulsar al conocimiento del mainstream.

La banda grabó el álbum rápidamente desde el principio con un promedio de casi una canción cada 24 horas. Sin embargo, la tensión surgió entre el compositor Noel Gallaguer y su hermano pequeño, el cantante principal Liam, cuando Noel exigió ser la voz principal en Wonderwall y Don't look back in anger. Liam consideró que esto equivalía a un exilio temporal de su propio grupo. La cuestión se disipó momentáneamente cuando Noel se mostró complacido con los vocales de Liam en la toma de Wonderwall. Sin embargo, la tensión volvió debido a los intentos filtrados de Liam de cantar las notas altas en Champagne Supernova. Cuando Noel posteriormente tomó su turno para grabar su voz para Don't look back in anger, Liam fue a un pub local y regresó acompañado por una multitud de personas mientras la grabación estaba todavía en marcha, enfureciendo a su hermano. Los hermanos comenzaron entonces a luchar brutalmente, la sesión fue abandonada y la grabación fue suspendida.

Cuando los hermanos Gallagher se reconciliaron tres semanas más tarde, el grupo pasó otras dos semanas trabajando en el álbum, seguido por el trabajo de post-producción en Londres. A pesar de las fricciones en que se vieron involucrados los hermanos Gallagher, Owen Morris declaraba en 2010: "las sesiones fueron las mejores, más fáciles, menos tensas, el tiempo más felizmente creativo que he tenido en un estudio de grabación. Creo que la gente puede sentir y escuchar cuándo la música es deshonesta y motivada por razones equivocadas. Morning glory, a pesar de todas sus imperfecciones y defectos, está lleno de amor y felicidad". Paul Weller se unió a ellos en el estudio y aportó la guitarra principal y coros de Champagne Supernova, y la armónica para las dos canciones sin título conocidas como The swamp song. Noel escribió la última canción del álbum, Cast no shadow, en el tren cuando regresaba al estudio. Morris afirmó que el álbum fue grabado en 15 días, y que cuando finalizó dijo que "acabaría en el mercado con cualquier competencia... Es sorprendente. Será la hostia esta década".

La técnica de grabación en estudios con paredes de ladrillo utilizada en el disco ha llevado a algunos periodistas a alegar que fue la responsable de iniciar la guerra de la sonoridad, con su uso intensivo de la compresión, ampliamente utilizada por primera vez por Morris en Definitely maybe, que fue mucho más allá de lo que cualquier otro álbum hasta ese momento había intentado. El periodista musical Nick Southall, quien ha escrito extensamente sobre la guerra de la sonoridad, comentaba, "si hay un momento de salto cualitativo hasta dominar las grabaciones de CD entonces probablemente fue debido a Oasis". Andy Bennet y John Stratton señalaron que, como resultado de esta técnica, "las canciones se convirtieron en especialmente ruidosas". La voz de Liam Gallagher aparece en primer plano a tal punto que parece que crece fuera de las mezclas de las canciones, exponiéndose para ejecutar una calidad en pseudo-directo".

John Harris comentó en su libro de historia de la música Britpop!: Cool Britannia and the spectacular demise of English rock que gran parte de la música de (What's the story) Morning glory? parecía estar inspirada en varios músicos. Entre las señales musicales que Harris señaló en el álbum estaban It's good to be back de Gary Glitter (en Hello; Glitter era una influencia reconocida en el britpop), la sintonía musical del programa infantil de los 70 You and me y While my guitar gently weeps de The Beatles (en She's electric), y la influencia de The one I love de R.E.M. (en Morning glory). La canción Step out ofrecía una semejanza tan cercana a la canción Uptight (everything's alright) de Stevie Wonder que fue eliminada del listado de canciones del álbum poco antes del lanzamiento debido a la amenaza de acción legal.

Noel Gallagher resumía su propia perspectiva sobre la estética del álbum en una entrevista con Rolling Stone en 1995: "mientras Definitely maybe trata sobre el sueño de convertirse en una estrella de pop en una banda, What's the story trata de una estrella de rock actual en una banda". El álbum tiene una notable profusión de temas emblemáticos, a diferencia del crudo y vanguardista rock de Definitely maybe. El uso de los arreglos de cuerdas y más variada instrumentación de canciones como Don't look back in anger y Champagne Supernova fue una desviación significativa desde el debut de la banda, si bien este estilo ya había sido implementado por la banda en su quinto single, Whatever, lanzado en diciembre de 1994, que había sido producido en conjunto con la London Symphony Orchestra, dando lugar a un sonido mucho más orientado al pop y más suave. Ésta sería la plantilla que vendría a definir muchas de las canciones de What's the story. En el documental de la BBC, Seven ages of rock, el ex-redactor jefe de NME, Steve Sutherland, señaló que "con Morning glory, Noel comenzó a tomarse en serio la idea de ser la voz de una generación".

La portada es una foto de dos hombres cruzándose en Berwick Street en el Soho londinense. Los dos hombres son el DJ londinense Sean Rowley, vistiendo una camisa azul, y Brian Cannon con camisa crema. El productor del álbum Owen Morris al fondo sostiene el estuche con la grabación del álbum. El lugar fue elegido porque la calle era un lugar popular para las tiendas de discos en aquel tiempo. Parte de la crítica opina que la portada del álbum está inspirada en Abbey Road, el famoso disco de The Beatles.

Mientras Some might say había sido publicado en abril, el single elegido directamente para preceder el lanzamiento del álbum fue Roll with it, editado a mediados de agosto, seis semanas antes que el álbum debido al éxito de ventas del single. Este método era poco ortodoxo para aquella época, contrastando con el procedimiento estándar de la industria de publicar el single principal sólo tres semanas antes de su álbum. El manager de Blur estaba preocupado que el lanzamiento de Roll with it entorpecería las posibilidades de que el próximo lanzamiento de su grupo, el single Country house, alcanzase el número 1 la semana siguiente. En reacción a este hecho, Food Records retrasó la publicación de Country house una semana, y así comenzó lo que se conoció como "la batalla del britpop".

El evento desencadenó una cantidad sin precedentes de exposición de ambas bandas en periódicos nacionales y en boletines de noticias de televisión, supuestamente simbolizando la batalla entre la clase media del Sur y la clase obrera del Norte. En medio de la batalla, un titular del periódico Guardian proclamaba "los héroes de la clase trabajadora sobrepasan a los modernos de la Escuela de Artes". En el evento, Country house superó a Roll with it por 54.000 copias y encabezó la lista de singles durante dos semanas, y más tarde, en la batalla de álbumes, (What's the story) Morning glory tuvo más impacto en varios sectores que The great escape de Blur.

Durante una entrevista promocional en septiembre, un mes antes de que el álbum fuese lanzado, Noel habló sobre la rivalidad con Damon Albarn y Alex James de Blur, y fue citado en The Observer diciendo que confiaba en "que los dos cogiesen el SIDA y muriesen porque odio a los dos". La cita causó una tormenta de controversias, con Noel teniendo que escribir una carta de disculpa. Más tarde confesó que "todo mi mundo se vino abajo en mí entonces". Sin embargo, en una entrevista con The Guardian en 2005, el guitarrista de Blur, Graham Coxon, explicó que él no guardaba malicia hacia Oasis. "Por lo menos ellos lo dijeron con franqueza. Ellos no pretendían gustarnos y entonces rajar de nosotros, que es a lo que estábamos acostumbrados. En ese sentido, yo los apreciaba bastante".

What's the story fue publicado a principios de octubre de 1995. El álbum tuvo fuertes ventas rápidamente; el Daily Mirror informó que el día posterior a la publicación las tiendas centrales de HMV en Londres estaban vendiendo copias del álbum a un ritmo de dos por minuto. Al final de la primera semana de ventas, el álbum había vendido un récord de 347 mil copias, convirtiéndolo (en aquel momento) en el segundo álbum de ventas más rápidas en la historia británica, detrás de Bad de Michael Jackson. Después de que entrase inicialmente en las listas de Reino Unido al número 1, estuvo moviéndose entre los tres primeros puestos de la lista durante el resto del año antes de iniciar un período de seis semanas en la cima de la lista a mediados de enero, seguida por otras tres semanas en el número 1 en marzo. En total, el álbum no dejó los tres primeros durante un asombroso período de siete meses.

Después de que el cuarto single del álbum, Wonderwall, entrase en el Top 10 en varios países, incluyendo la llegada el número 1 en Australia, Nueva Zelanda y España, y al número 8 en Estados Unidos, el álbum comenzó a disfrutar de prolongado éxito internacional. Finalmente el álbum estuvo cinco semanas en la cima de la lista de álbumes de Australia, y ocho semanas en la de Nueva Zelanda, antes de llegar al número 1 en otros países como Canadá, Irlanda, Suecia y Suiza. El álbum también fue haciendo olas importantes en el mercado de Estados Unidos, gracias en parte al éxito de los singles Wonderwall y Champagne Supernova en las emisoras de radio de rock americano moderno. Ambas canciones alcanzaron el número 1 en la lista Modern Rock y permanecieron en esa posición durante diez y cinco semanas, respectivamente. A principios de 1996, What's the story estaba vendiendo 200 mil copias por semana, estaba en el número 4 y había sido certificado con cuatro Discos de platino a finales de año por ventas de más de 4 millones de unidades.

La banda se embarcó en lo que se convertiría en una gira mundial con 103 actuaciones para promocionar el álbum durante un período de varios meses entre junio de 1995 y diciembre de 1996. La gira comenzó en una actuación para preparar el festival de Glastonbury en un pabellón con capacidad para 1.400 personas, que contó con el debut del nuevo baterista Alan White y varias nuevas canciones del álbum, y terminó en el Mayo Civic Centre de St. Paul, Minnesota, Estados Unidos, con capacidad para 11.800 personas, e incluyó conciertos en Earl's Court en noviembre de 1995 y el Cardiff International Arena en marzo de 1996. La gira sufrió muchas alteraciones y cancelaciones debido a dos salidas momentáneas de Noel del grupo y Liam retirándose durante la parte de la gira por Estados Unidos.

En septiembre de 1995, el bajista Paul McGuigan abandonó el grupo tras una andanada de insultos de Liam mientras ofrecía entrevistas en París. Guigsy citó el agotamiento nervioso como el motivo de su partida. Scott Mcleod de The Ya-Yas fue reclutado como su reemplazo, sin embargo, pese a tocar una serie de conciertos con la banda, que aparecen en el vídeo del single Wonderwall, Mcleod fue incapaz de adaptarse al estilo de vida frenético de la celebridad, retornando a Manchester en medio de una gira promocional para el álbum. La banda hizo una pequeña serie de actuaciones, incluyendo una aparición en Late show with David Letterman, como cuarteto, antes de que McGuigan fuese convencido para volver para los shows del grupos en Earl's Court a principios de noviembre. Cuando la banda se separó durante un breve período a finales de 1996, varias actuaciones de la gira por Estados Unidos y la gira entera por Australia y Nueva Zelanda tuvieron que ser canceladas.

A la vez que la banda comenzó a llegar a la cima de su popularidad, se organizaron varios grandes conciertos al aire libre en Reino Unido durante 1996, incluyendo dos conciertos en el estadio Maine Road del Manchester City, dos noches en Loch Lomond en Escocia, y dos noches en Knebworth House frente a un récord de público de 125 mil personas cada noche, un evento que llegaría a ser reconocido como la cumbre del fenómeno britpop, con un periodista comentando: "(Knebworth) podría ser visto como la última gran actuación britpop, nada después superaría este hito". En aquel momento, los conciertos fueron los más grandes jamás celebrados por una sola banda en suelo británico, y hasta la fecha siguen siendo la mayor demanda para un concierto británico, con informaciones, más de 2,5 millones de aplicaciones para tickets. Los conciertos en el Earl's Court y Maine Road fueron filmados y lanzados más adelante en formato VHS/DVD con el título ...There and then.

What's the story fue lanzado con tibios comentarios de la prensa musical mainstream. Muchos críticos contemporáneos expresaron su decepción ante la inferioridad del álbum respecto de Definitely maybe, teniendo en cuenta las "letras banales" y el carácter no original de las composiciones. David Cavanagh de la revista Q comentó sobre las letras que éstas "echan un vistazo, llenan un hueco, fin de la historia. No dicen mucho acerca de nada". Andy Gill de The Independent comentó que "She's electric es machismo de un tipo demasiado genérico, mientras Roll with it es monótono y amistoso". Tal vez la crítica más demoledora provino de David Stubbs de Melody Maker, quien, a pesar de afirmar que Some might say era "el mejor single del año", pasó a criticar el álbum en su conjunto: "What's the story suena trabajado y perezoso. Como prueba de ello, Oasis son una banda limitada... suenan agotados".

En una crítica positiva, Jon Weiderhorn de Rolling Stone escribió que "What's the story es más que una progresión natural, es un audaz paso adelante que muestra un crecimiento musical y personal significativo". Weiderhorn llegó a anotar que la turbulenta relación entre Liam y Noel demostró ser una de las fortalezas del álbum: "tensión e inestabilidad han sido rasgos inherentes de los grandes grupos de rock... para Oasis, la adición de genes compartidos da a sus canciones un impacto y dimensión extra". NME escribía que el álbum muestra a Oasis siguiendo "una dirección totalmente diferente, lejos del hedonismo sobrecargado libre de conciencia hacia una comprensión de sus consecuencias".

En su libro Britpop!, John Harris llegó a la conclusión de que las críticas negativas iniciales hicieron perder efectividad temporal a las fuerzas universales del álbum. "Aquellos que hablaban sobre los aspectos más ingeniosos de la música estaban perdiendo el punto. El hecho de que las canciones de Noel contuviesen muchos ecos musicales parecía adornar el álbum en un ambiente de tranquilidad hogareña". Harris creía que la naturaleza "ordinaria" de algunas de las canciones del álbum "resultaba ser parte de su atractivo profundamente populista". Rob Sheffield, escribiendo en The Rolling Stone album guide (2004), denominó al álbum "un triunfo, lleno de bravatas y valentía, pero también de momentos de sorprendente ternura".

En la actualidad, la mayor parte de la opinión crítica ha variado, y se suele considerar a (What's the story) Morning glory? como un disco seminal de la era britpop, y como uno de los mejores álbumes de los años 90, y aparece en varias listas como uno de los mejores álbumes de todos los tiempos. En 2010, Rolling Stone comentaba que "Morning glory coronó una verdadera edad de oro para el britpop, y clasificó el álbum en el puesto 378 en su lista de 2012 de Los 500 mejores álbumes de la historia. La perdurable popularidad del álbum en Reino Unido se reflejó cuando ganó el premio a Mejor álbum británico de los últimos 30 años de BRIT Awards en la gala de 2010, en una votación efectuada entre el público. En 1997, (What's the story) Morning glory? fue nombrado el 5º álbum más grande de todos los tiempos en Music of the Millennium, un sondeo conducido por HMV, Channel 4, The Guardian y Classic FM. En 1998, los lectores de Q Magazine, lo colocaron en el número 8 en una lista similar.

Wonderwall sigue siendo tan popular como cuando nació. Se trata de la primera manifestación sentimental del grupo (con excepción de Slide away); una letra de amor que Liam Gallagher hace llegar hasta los huesos gracias su voz. Su popularidad radica en su honestidad y sencillez. Es muy probable que muchos se hayan identificado alguna vez con líneas como “there are so many things I would like to say to you but I don't know how”. La clave del éxito fue que se percibían cercanos, lo que describían no se alejaba de las situaciones por las que la gente normal pasaba.

Don’t look back in anger, por su parte, cumple todos los requisitos para ser considerada un clásico del rock. No sólo es un tributo (a John Lennon, al amor, a la vida, al perdón), sino un himno. El estribillo parece eterno. Resume en pocos minutos decenas de melodías históricas que teníamos alojadas en la memoria. De ahí que desde la primera escucha exista sensación de déjà vú. Pensamos que ya la hemos vivido, cuando en realidad no es así. Noel Gallagher logra la épica de amalgamar distintas perfecciones. Nada sobra, todo suena preciso. Canción justa, canción entrañable; entonada por su autor que, por primera vez, mostraba al mundo de lo que su voz era capaz. Hasta ahora, sigue siendo una de las favoritas de los fans. El punto culminante de cada uno de sus conciertos.

Esos dos temas son los más famosos, sin embargo, el resto no demerita en lo absoluto. Some might say la dejaron de interpretar en vivo porque cada vez que la tocaban, los estadios se caían. Cast no shadow invoca a la belleza y la convierte en canción. Morning glory suena al apocalipsis, y sin ser metal manifiesta una potencia asombrosa. She’s electric podría estar firmada por varios grupos de los 60; suena a los Kinks, a los Beatles, a los Stones… pero es de Oasis.

(What’s the story) Morning glory? cierra de manera épica con Champagne Supernova. El britpop fue un fenómeno breve que en 1995 tuvo su punto más álgido. Cuando este álbum salió, el género gozaba de una salud envidiable. Nadie imaginaba que para 1997 ya no sería más que un recuerdo. Champagne Supernova parece, de esta manera, una despedida. Para Be here now, Oasis ya no serían lo mismo, las circunstancias tampoco. La urgencia que los caracterizaba daría paso a los excesos. La megalomanía de Noel se salió de control al darse cuenta de que se había convertido en leyenda. Por más que se esforzara, no volvería a conseguir lo que naturalmente plasmó en este disco. La mayoría de los seguidores del conjunto consideran este disco su pico creativo. El futuro vendría acompañado de altibajos, lo cual no quita que por un lapso de tres años (94-96) parecieran invencibles.

What's the story pasó a convertirse en el segundo álbum más vendido en 1995 y 1996 en Reino Unido, así como el más vendido de la década. Sus catorce certificaciones de Disco de platino de la industria fonográfica británica fueron las más altas que un disco hubiese conseguido hasta entonces, hasta que 21 de Adele igualó la hazaña en diciembre de 2011. El éxito del álbum provocó que Oasis se convirtieran en una de las bandas más grandes en Reino Unido, con sustancial e importante cobertura de prensa mainstream y frecuentes comparaciones con The Beatles en los medios. Liam y Noel Gallagher aparecieron prominentemente en las columnas de humor y tabloides a lo largo de 1996-97, y la celebridad de sus esposas Patsy Kensit y Meg Matthews sólo hizo que aumentar su popularidad con los paparazzi británicos.

Al comienzo del álbum se escuchan los primeros acordes de Wonderwall, que son súbitamente cortados por el atronador volumen de un riff de guitarra eléctrica de la canción que abre el disco, Hello, una pieza rockera con estribillo eficaz, que toma el riff de la canción It's good to be back de Gary Glitter. La segunda canción es Roll with it, una canción pop muy efusiva con buenas guitarras y letras que alcanzó el número 2 de las listas británicas. Gracias a la combinación de su melodía pegadiza y sus letras positivas, este tema ha sido uno de los más populares de la banda y es muy frecuentemente escuchada en actuaciones en vivo en recitales y demás eventos.

El disco continúa con, quizá, uno de sus mayores éxitos, Wonderwall, que comienza con el rasgueo de la guitarra de Noel Gallagher para dar paso a la voz de su hermano, Liam. De fondo se escuchan violines que se acoplan perfectamente a la canción, y un apropiado riff de piano. La canción estaba dedicada a la novia de Noel Gallagher, Meg Mathews; sin embargo, tras separarse de ella en 2001, Noel declaró que la canción no habla lo más mínimo de Mathews, y sostiene que esa interpretación surgió de la prensa y que no hubo manera de decirle a su novia que esa canción no trataba de ella. Gallagher dijo que era una canción dedicada a un amigo imaginario que un día vendrá y le salvará de sí mismo.

La cuarta pista del disco es Don't look back in anger, cantada por Noel, que alcanzó el primer puesto en las listas británicas. Es una de las canciones de Oasis que muestra su excelente sentido de la melodía, comenzando con una parte de piano, para dar entrada a la guitarra, trata sobre no enfadarse por cosas que pudiste decir o hacer ayer, y de mirar hacia adelante en vez de encallarse en el pasado. "Fui hasta The Manor cuando Paul Weller estaba grabando Stanley Road, y fue cuando hice mi parte en Walk on gilded splinters. Él me tocó su canción Wings of speed, y esa fue la sensación que intenté conseguir en Don't look back in anger. La interpreté en directo por primera vez en el Sheffield Arena", comentaba Noel al respecto. Y continuaba: "algunas de las líneas vienen de John Lennon. Conseguí esta cinta aparentemente robada en América en el hotel Dakota y alguien había encontrado esas cassettes. Lennon comenzaba a registrar sus memorias en la cinta. Él decía algo como 'intentar comenzar una revolución desde mi cama, porque dijeron que los cerebros que tenía fueron a mi cabeza'. Gracias, tomaré eso".

El álbum continúa con Hey now, que trata sobre la vida en el interior de un grupo musical, y posteriormente llega la primera de las dos instrumentales que tiene el disco, ambas de aproximadamente 30 segundos. Son extractos de The swamp song, cara B de Wonderwall, y más tarde incluída en la recopilación de caras B The masterplan. La séptima canción es Some might say, el primer single del disco, que alcanzó el número 1 en las listas británicas. El tema está aparentemente influenciado por T. Rex y Small Faces.

El disco sigue con Cast no shadow, la canción más melódica de Oasis hasta ese momento, y en la que Liam interpreta unos magníficos vocales. Noel Gallagher la escribió para su colega y amigo Richard Ashcroft, y trata sobre los compositores en general que están desesperados en tratar de decir algo. Esta canción tiene algunas de las mejores armonías vocales del álbum. Después aparece She's electric, una canción más alejada del rock and roll, con un sonido más suave, inspirada en Small Faces y The Kinks. Morning glory es la penúltima canción del disco, que empieza con un sonido muy apocalíptico, con helicópteros de fondo, pero luego toma un tinte bastante rock, muy al estilo de Oasis. "Es una canción cínica que trata sobre las drogas", comentaba Noel. Según cuenta Liam en el DVD del álbum recopilatorio Stop the clocks, la primera frase de Morning glory, "All your dreams are made / When you're chained to (your) mirror with (your) razor blade", es su preferida para empezar los conciertos y entrar en sintonía con el público.

El disco finaliza con Champagne Supernova. Es definida por los propios miembros de la banda como la mejor de su discografía. Dura 7:28 minutos, comienza con el batir de las olas en la costa, un efecto muy relajante, y la guitarra de Noel comienza a fusionarse a la perfección con la tranquilidad que inspira el mar. La canción es completamente psicodélica y relajante, y el videoclip no lo es menos. Inspirado en John Lennon, Liam, se deja barba y se pone las gafas de cristal redondo al más puro estilo Lennon. "Algunas de las letras que escribí, como 'Someday you will find me/ Caught beneath a landslide/ ln a Champagne Supernova in the sky', es probablemente lo más psicodélico que he hecho. Significa diferentes cosas cuando estoy en diferentes estados de animo. Cuando estoy de mal humor me captura una avalancha como de sofoco. La canción es un poco épica. Es acerca de cuando eres joven y ves a gente en grupos y piensas acerca de qué hicieron por ti, y no hicieron nada. Como un niño, siempre creiste que los Sex Pistols iban a conquistar al mundo y matar a todos en el proceso. Bandas como The Clash sólo desaparecieron. Se suponía que el rock punk iba a ser la revolución, pero ¿qué hizo que pasara? Jodidamente todo", declaró Noel.

Gallagher obtuvo el título de la canción al escuchar mal el nombre de un álbum de Pixies, Bossanova, mientras veía un documental de champagne. Otras versiones dicen que la historia de Champagne Supernova trata sobre la experiencia de fumar marihuana mientras se toma champagne. Más tarde Gallagher compró una casa a la cual llamó "Supernova Heights". El tema es uno de los favoritos de los admiradores de Oasis. A pesar de que Noel dijo en una entrevista en 2005 que aun no sabe de qué se trata la canción de verdad, el guitarrista piensa que habla un poco sobre la reencarnación.

(What’s the story) Morning glory? sigue pareciendo un trabajo actual aunque hayan pasado ya casi 20 años desde su lanzamiento. Ese aire atemporal es el logro que alcanza cualquier clásico que se precie de serlo. En su momento, Morning glory desmostró que Definitely maybe no había sido el chispazo de una banda pasajera, sino que los de Manchester eran capaces de prolongar su leyenda con suma facilidad. Además, gracias a él, Oasis rebasaba a su competencia cercana. Tras su lanzamiento, las otras bandas contemporáneas quedaron atrás. Blur, que había ganado la batalla de los singles en la que Country house sobrepasó a Roll with it, pero The great scape quedó prontamente olvidado; todas las miradas se centraron en Oasis, quienes simbólicamente recibieron el título de "banda más grande del mundo".

Las razones de este fenómeno son comprensibles. (What’s the story) Morning glory? sintetiza la historia del rock a la vez que la dota de modernidad. Contrariamente a lo que a menudo se cree, la influencia no recae exclusivamente en The Beatles. Oasis acumula fragmentos de The Rolling Stones, The Stone Roses, The Jam, The Smiths, T-Rex y muchos más. Noel Gallagher no se equivocaba al declarar: “somos una banda de rock, una banda de pop, una banda punk, pero con todo eso, somos algo diferente. Si miras 30 años de música hacia atrás, nosotros reunimos las mejores partes, todo reunido en una sola banda”.

Este álbum no surge de la nada. Ya en Definitely maybe (1994) se avisaban de lo que eran capaces. (What’s the story) Morning glory? no sorprende; por el contrario, el disco cumple con las expectativas generadas por su debut, lo cual no es poca cosa, ya que la mayoría de las veces es más difícil entregar lo que todos esperan de ti que sacar algo que nadie esperaba. Ahí radica el gran mérito de Noel Gallagher, que no se achicó ante la presión que implica el lanzamiento del segundo disco. Muchos otros han caído ante ella, convirtiéndose en conjuntos olvidados de un solo hit. Oasis respondía con clásicos a la llamada de una generación.

Queda claro que existe un cambio respecto a su trabajo anterior: la esencia juvenil se mantiene, pero se refina, deja de ser ruidosa para convertirse en algo con aires pop. Si Definitely maybe iba dirigido a un sector particular (el de adolecentes que frecuentan pubs y beben hasta emborracharse), este “nuevo Oasis” es universal. No existe rango de edad, los temas presentados son familiares, gustan lo mismo a un fan de los Kinks que a una chica romántica cada vez que escucha Wonderwall. El salto a la masividad era más que comprensible.

Aún así, había un sector que se seguía resistiendo al aplauso. El principal enemigo de los Gallagher fue sus lenguas voraces. Las declaraciones provocativas, lo mismo que les daban portadas, les afectaban negativamente. Había un especie de resentimiento hacia ellos. Su éxito los enardecía a la vez que mostraban nula humildad. Lo que no se suele entender es que lo de para ellos era la aceptación del papel de "estrella de rock". Jarvis Cocker, Brett Anderson y Damon Albarn nunca asumieron el estrellato como una responsabilidad; Noel y Liam sí, tanto es así, que jugaron con ello. Tomarse sus declaraciones en serio equivale a romper la ilusión con la que estos personajes animaron la escena británica de mediados de los 90.

What's the story ha sido considerado por los críticos musicales como antecedente temporal significativo de la música indie británica. En 2005, John Harris señaló la importancia del álbum, y Wonderwall en particular, al legado britpop: "cuando (Oasis) lanzaron Wonderwall, las reglas de la música británica fueron decisivamente cambiadas. De aquí en adelante, la balada ligera como el aire se convirtió en obligatoria, y la era de los pantalones de cuero del rock'n'roll había terminado". El éxito del álbum en Gran Bretaña convirtió a Oasis en una ubicuidad cultural durante un breve período, siendo presentandos en periódicos sensacionalistas sobre una base casi diaria y rompiendo récords de ventas para sus conciertos en directo.

El boxset recopilatorio (What's the story) Morning glory fue lanzado en noviembre de 1996, con cuatro discos de singles, incluyendo caras B y un disco de entrevistas. El álbum llegó al número 24 en las listas británicas de álbumes.

Fuentes: http://en.wikipedia.org, http://es.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.ew.com, http://www.rollingstone.com, http://www.sputnikmusic.com, http://www.independent.co.uk, http://www.rollingstone.com, http://www.lahiguera.net, http://www.taringa.net, http://revistaspazz.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Hello
2.-   Roll with it
3.-   Wonderwall
4.-   Don't look back in anger
5.-   Hey now!
6.-   Untitled (aka The swamp song — Excerpt 1)
7.-   Some might say
8.-   Cast no shadow
9.-   She's electric
10.- Morning glory
11.- Untitled (aka The swamp song — Excerpt 2)
12.- Champagne Supernova

Vídeos:

Hello - Oasis


Roll with it - Oasis


Wonderwall - Oasis


Don't look back in anger - Oasis


Hey now! - Oasis


Untitled (aka The swamp song — Excerpt 1) - Oasis


Some might say - Oasis


Cast no shadow - Oasis


She's electric - Oasis


Morning glory - Oasis


Untitled (aka The swamp song — Excerpt 2) - Oasis


Champagne Supernova - Oasis

2 comentarios:

Eduardo García dijo...

Es un gran disco.
Yo tengo este y el primero.
Puede que el primero fuera más directo, más basado en los singles, y causó impacto por la novedad.
Es muy bueno.
Pero este se nota más elaborado y donde, si había alguna duda, Oasis abrazan sin miramientos las influencias de los grupos de los 60
(Beatles, Rollings o Kinks)
Noel fue y será lo que se quiera, pero ha dejado, y deja, un puñado de muy buenas canciones que pasarán a la historia por méritos propios.
Saludos sintéticos.

bernardo de andres herrero dijo...

Nunca han sido de mi prelideccion los OASIS reconozco que los 2 primeros discos son muy buenos pero luego sus bajones creativos han sido mas que evidentes . Ahora este disco me parece superior al primero