miércoles, marzo 14, 2012

YES

Yes es una de las bandas pioneras del rock progresivo, que desde 1969 hasta 1980 editó algunos de los discos fundamentales del género, como Close to the edge, The Yes album, Fragile y Tales from topographic oceans, entre otros. A principios de los 80, con la llegada del guitarrista Trevor Rabin, la agrupación se acercó a una línea más pop con LPs como 90.125 y Big generator. En 1991, después de la edición de Union, disco en que participaron la mayoría de los integrantes que alguna vez pasaron por el grupo, la banda se dividió en dos y con algunos integrantes en común en una y otra formación han seguido editando sus trabajos, por un lado en una corriente más progresiva, con trabajos como Keys to ascencion Vol I y Vol II (1996) y por otro, más pop, con discos como las más recientes Talk, Open your eyes y The ladder. En 2002, Wakeman volvió para la gira de 35 aniversario de la banda, y suspendió la programada en 2004, en parte debido a los problemas de salud de Anderson y Wakeman, que reiniciaron en 2008 con el teclista Oliver Wakeman y el cantante Benoit David. En 2011, tras más de 40 años desde su formación, la banda ha lanzado Fly from here, que marcó el regreso de Downes. Además durante toda su trayectoria se ha caracterizado por sus eximios músicos como Rick Wakeman, Steve Howe, la incomparable voz de Jon Anderson, Chris Squire, Bill Bruford y Alan White, entre muchos otros, que han transformado a Yes en una de los hitos del rock sinfónico de toda la historia. En un concepto resumido por el propio Squire: «Los músicos de Yes son escogidos no por su simpatía o afinidad, sino por su talento y habilidad».

Su capacidad virtuosa y su temática con rasgos mítico-místicos ayudaron a fundamentar varias de las bases del mejor sonido progresivo. Influídos en sus inicios por bandas precursoras del rock más experimental como The Beatles, The Who y The Moody Blues, más el estilo melódico de los Everly Brothers, y los multifacéticos Crosby, Stills & Nash (and Young). Rápidamente evolucionarían a un estilo propio, caracterizado por complejas y recargadas armonías, tomando diversos elementos del jazz, de la música clásica, junto con sus melódicas canciones y un enigmático contenido onírico y poético. Más duros y menos dramáticos que Genesis y menos electrónicos que los entonces psicodélicos Pink Floyd, el rock de Yes marcaría la historia de discos clásicos como Fragile, Close to the edge y Tales from topographic oceans. Su audiencia a lo largo de los años se renovó permanentemente debido a un sonido virtuoso, cósmico, cargado de texturas y letras tan poderosas como delicadas.

Después de cantar para el grupo The Warriors, y de editar un single como solista con el seudónimo de Hans Christian en 1968 Jon Anderson (voz, Lancashire, 1944), conoce a Chris Squire (bajo, Londres, 1948), en La Chasse, club del Soho londinense, donde comenzaron a actuar juntos en el grupo The Gun, llevados por su común afinidad con lo que hacían en aquellos momentos Simon and Garfunkel. Squire ya había tenido una activa participación en los Syn, banda pionera en la vanguardia electrónica y psicodélica. En cuestión de días estaban componiendo canciones juntos con un sello particular: armonías apoyadas en un rock duro. Ambos notaron que los grupos a que admiraban tenían un desequilibrio entre el canto y el respaldo musical, sea porque el primero tapaba al segundo o viceversa. Entonces decidieron alcanzar el equilibrio entre ambas partes y para ello usaron como referente a The 5th Dimmension. Se gesta así la primera alineación del grupo Yes, con la idea de un nombre corto, directo y fácil de recordar, junto a Tony Kaye (ex-The Federals, Leicester, 1946) en teclados, quien fue reclutado tras prometerles que iba a recibir un organo Hammon, y quien, según palabras de Chris, también trajo al guitarrista Peter Banks (ex-The Syn, Barnet, 1947) en guitarras, Bill Bruford (Londres, 1948) en la batería, a quien conocieron a través de un aviso en el Melody Maker, un joven de 19 años con cara de bebé, que estudiaba arquitectura, en Leeds y había tocado brevemente con Savoy Brown.

Y comenzaron los ensayos en 1968, con arreglos minuciosamente elaborados para la época y con trabajadas armonías vocales apoyadas por la delicada voz de Jon con un registro casi soprano. Todo esto hizo que Yes fuera invitado como grupo telonero en el concierto de despedida de Cream (Clapton, Bruce y Baker) en diciembre de 1968. Esta actuación les reportó una buena critica y para comienzos de 1969 fue considerado como grupo promesa por Melody Maker. Sucesivas actuaciones en diferentes clubes británicos lograron que Atlantic se fijara en ellos para editarles sus primeras grabaciones, ofreciéndoles un contrato, donde figuraban como “atracción inglesa”.

Es así como en 1969 graban el sencillo Sweetness (compuesta por Anderson y Squire, dedicado a la esposa de Anderson, Nicki) y el notable LP de debut Yes, producido por Paul Clay, un trabajo que si bien no tuvo buena acogida en ventas, supo contar con el apoyo de la crítica especializada, al punto que la banda fue calificada como la revelación de ese año por Melody Maker. Este trabajo no sólo contenía exquisitas versiones de temas de las bandas que los inspiraron e iniciaron en la música (una de los Beatles, Every little thing, y otra de los Byrds, I see you, sino además composiciones originales que si bien estaban orientadas hacia un estilo comercial y melódico, sus arreglos y cambios de ritmos delataban su clara influencia del jazz y la música clásica.

Su música no se podía encasillar bajo los cánones de esa época. No eran psicodélicos, tampoco blues o hard rock, tenían elementos del folk y del pop, pero no llegaban a ajustarse en esa categoría. La voz característica de Anderson sumada a lo marcado de la guitarra de Banks crearon un sonido con una personalidad muy peculiar que iba del folk al rock más movido. Por su parte el bajo de Squire era firme y grandioso, algo parecido al de John Entwistle de The Who; mientras que la batería era más compleja que la simpleza del pop; y el teclado de Kaye complementaba con melodías muy ricas.

Su segundo trabajo se titula Time and a word, y sale a la venta en septiembre de 1970, siendo producido por Tony Cotton, y apareciendo por primera vez Eddie Offord como ingeniero de grabación, un álbum que contenía alguna versión de clásicos, como Everydays de Buffalo Springfield o No oportunity necessary, no experience needed de Ritchie Havens, como también en temas propios como Sweet dreams y Time and a word, que sobresale como una composición muy arreglada tanto por su elaboración musical como por su idea, y que seguía el corte melódico e instrumental del anterior, aunque esta vez con la incorporación de una orquesta de cámara, con una clara influencia del compositor ruso-norteamericano Igor Stravinsky. La inclusión de esta orquesta vino a reemplazar gran parte del protagonismo de las guitarras eléctricas, lo cual pareció enfadar al guitarrista Peter Banks, quien, sumado al descontento del resto de la banda con su trabajo, cada vez más auto-indulgente, terminó finalmente con la salida de éste.

Tras muchas ofertas tales como de The Nice o Jethro Tull, el ex-guitarrista de la banda psicodélica Tomorrow, Steve Howe (Londres, 1947), que había tocado en otras bandas como Syndicates, The In Crowd y Bodast, experimentado guitarrista, cuyo estilo era amplio e incluía jazz y música clásica y tocaba tanto guitarra eléctrica como acústica y española, acepta la oferta de unirse a Yes, quien por un error de edición es fotografiado junto al resto de la banda para la edición americana del álbum anterior Time and a word, para el cual tan sólo colaboró en la gira de promoción y algunos shows televisivos. Steve tenia costumbres vegetarianas, hábito que contagiaría a los demás miembros del grupo. Después de varios ensayos Steve se hallaba totalmente integrado a Yes y salían de gira por Inglaterra.

Su esperado estreno en el estudio de grabación con la banda no sería sino hasta el año siguiente con The Yes album en 1971, un álbum en el que los músicos daban rienda suelta a sus exploraciones y virtuosismos instrumentales ofreciendo un conjunto prog-rock de muy diversas sonoridades, y donde la brillante voz de contra-tenor de Jon Anderson, más el cuidado en la ejecución en los complejos arreglos por el resto de la banda, alcanzan un nivel alto en la música rock. Definitivamente, la inclusión del talento creativo y ejecución del guitarrista Steve Howe dio toda una nueva dimensión cromática en el colorido musical de la banda. Con el formato de la música rock, la banda se pasea por cada uno de los diversos estilos que dan forma a su particular enfoque de la música dando textura y forma a lo que más tarde sería llamado por los críticos, el sonido progresivo clásico de Yes. Producido por Eddie Offord, según él mismo las sesiones de grabación duraban 12 horas ó más. Cada pista se reunía desde pequeñas secciones, normalmente de 30 segundos a 1 minuto de duración, que montaban para formar una pista completa.Con temas como el épico Starship trooper, el festivo I've seen good people, junto con los complejos y progresivos temas Yours is no disgrace y Perpetual change, o la pieza solista de Howe, The clap, grabada en vivo en el Liceum de Londres, este álbum catapultó la carrera de la banda a nivel internacional comenzando por el mercado americano, y los temas para este álbum serían solicitados en cada uno de sus conciertos a partir de ese momento.

The Yes album llegó al número 7 en las listas de éxitos en Reino Unido, y al número 40 en Estados Unidos. En la primavera Yes comienza su gira por Europa, acompañados por Iron Butterfly (Yes compraría su propio equipo de sonido después de terminada esa gira). En junio Yes toca su primer concierto en América en Edmonton, Alberta, Canadá, y dos días después en Seattle, Estados Unidos, acompañando a Jethro Tull, y después a Ten Years After y J. Geils Band, pero su consagración llegaría cuando Emerson, Lake and Palmer (ELP) los invita a abrir su show en Philadelphia. En noviembre la banda empieza su segunda gira americana en el Whisky a Go Go en Los Angeles.

Durante las presentaciones en vivo de The Yes album, las tensiones entre Tony Kaye y el resto de la banda fueron en aumento, ya que Jon Anderson y Chris Squire deseaban dar un paso más adelante en el desarrollo musical de la banda, y Kaye no sólo no parecía tener ni la actitud ni la habilidad requerida para la ejecución de las complejas piezas compuestas en el estudio de grabación, sino que además mantuvo una actitud defensiva y hostil hacia las críticas por parte de sus compañeros. Kaye, amén de oponerse a toda posibilidad de crear una música más pretenciosa, puso de manifiesto su rechazo al uso de los entonces modernos sintetizadores, aferrándose al sonido ya clásico del Hammond, pese a la insistencia de sus compañeros. Esto, sumado finalmente a su desinterés por el trabajo con la banda, hizo que fuera despedido del grupo, siguiendo los pasos de Banks, e introduciéndose en el grupo que había formado el anterior guitarrista de Yes, un proyecto denominado Flash.

Entre tanto Anderson y Squire habían intentado acercarse durante meses al eximio teclista de formación clásica Rick Wakeman (Middlesex, 1949), asistiendo a algunas de sus presentaciones en vivo junto a The Strawbs, banda en la que participaba. Wakeman, quien también era un notable músico de estudio, con colaboraciones con músicos como T. Rex, David Bowie, Cat Stevens y Elton John, fue convencido finalmente, tras oír sus primeros tres discos, ante lo sugerente del sonido y la gran posibilidad que significaría para su talento musical. Tiempo después Wakeman explicaba su ingreso a la banda con esta frase "quedé entusiasmado con lo que se podría hacer". Rick era hijo de un famoso pianista, Cyrill Wakeman, lo que hizo que estudiara como concertista de piano de la Royal Academy, obteniendo varias distinciones, resultando también experimentado en Moog y Melotron.

Así es como a principios de 1972 Rick Wakeman se une a la banda, con un estilo ostentosamente diferente al modesto rol de Tony Kaye. Este fue, en definitiva, el último elemento que permitió la creación del clásico sonido de Yes, introduciéndolos en la era tecnológica, sonido que debutaría con el álbum Fragile, a mediados de ese mismo año. El álbum constituyó un manifiesto de principios del talento individual de cada uno de sus integrantes y presentaba temas tales como Roundabout, Long distance runaround, South side of the sky y Heart of the sunrise (este último fuertemente influido por la suite orquestal The Planets del compositor clásico inglés Gustav Holst). Fragile, además de incluir canciones de composición colectiva, contenía pequeñas composiciones personales de cada uno de sus integrantes, ostentando no sólo el virtuosismo individual, sino además la creatividad y la inspiración en la composición de cada uno, al fusionar diversos estilos y motivos musicales. Jon Anderson mostraba We have heaven grabando las partes vocales, en infinidad de canales, Five cent for nothing, con un complejo entramado rítmico logrado por Bill Bruford, y en Cans and Brahms, Rick hacia una adaptación de la 4ª sinfonía de Brahms, mientras Chris Squire conduce la melodía con su bajo en The fish, y Howe con la creación en guitarra clásica Mood for a day. Ahora sus letras exploraban otros temas como la religión, la historia y la literatura, mezclada con una música vanguardista. Una fusión entre las letras profundas de los Moody Blues y la música psicodélica y metálica de los Iron Butterfly. Este disco además incluye temas que serian éxitos rotundos como Rondabout y Heart of the sunrise. La novedad del mismo fue la portada realizada por Roger Dean, a partir de este momento se haría cargo de las tapas y de las costosas escenografías de la banda. El álbum alcanzaría el número 4 en Estados Unidos, así como el número 7 en Reino Unido. El tema de apertura del álbum, Roundabout, co-escrito por Steve Howe y Jon Anderson, llegaría al número 13 en los charts americanos.

La misma alineación se mantuvo para el siguiente disco del mismo año: Close to the edge. Inspirado en la obra del escritor alemán y premio Nobel. Hermann Hesse, y con clara influencia de la música clásica, particularmente de Stravinsky, fue un ambicioso proyecto realizado con tal precisión que sigue causando asombro a día de hoy, tanto en la manera de trabajar los tiempos, los cortes, cambios de ritmo y el trabajo coral donde alcanzan su máximo desarrollo. El disco incluiría tres temas que pasarían a convertirse en piezas claves en el fenómeno del rock británico de los 70s y clásicos para la banda: Close to the edge, de 20 minutos de duración, dividida en 4 secciones, un single promocional llamado And you and I, de aspecto más melódico y accesible para la difusión radial, y Siberian Khatru, infaltable en el setlist en vivo hasta 1979. Consiguió el número 3 en Estados Unidos y el 4 en Reino Unido. Después de grabar Close to the edge, Bill Bruford, cansado de sus roces con Squire (al parecer la impuntualidad de éste irritaba al batería), la presión y las exigencias autoritarias de Jon Anderson, y motivado por su inclinación al jazz y a la música más experimental, decidió abandonar Yes para unirse a Richard Palmer-James, Robert Fripp y John Wetton en King Crimson.

A continuación, Atlantic Records lanzó el primer disco en vivo de la banda, Yessongs, un set de tres LPs (actualmente disponible en dos CD), con diferentes tomas a lo largo de las giras promocionales de Fragile y Close to the edge. Es así cómo Bill Bruford se escucha en dos temas del disco, pertenecientes al tour de Fragile, estando en el resto de las canciones la batería a cargo de Alan White, ex-Plastic Ono Band, amigo de Anderson y Offord, quien había participado acompañando a conocidos músicos como John Lennon, George Harrison y Frank Zappa, y que sigue como miembro de la banda hasta el día de hoy, y quien tuvo que aprenderse en sólo tres días el setlist antes de comenzar la gira de promoción del disco.

Después de cinco discos de estudio y una antología de canciones en vivo, en 1973 Yes lanza un nuevo trabajo, esta vez un disco doble conceptual denso, complejo, extenso y controvertido llamado Tales from topographic oceans, compuesto principalmente por Jon Anderson y Steve Howe, y con variados arreglos a cargo de la banda. Esta obra también estaba inspirada en la literatura, en este caso en la Autobiografía de un yogi de Yogananda Paramahansa. El disco incluía 4 piezas, cada una de alrededor de 20 minutos de duración, en las que se alternan melódicas canciones con complejas piezas instrumentales en las que sobresale el virtuosismo de cada uno de sus músicos. Tales from topographic oceans es, quizás, la obra más ambiciosa de la banda y, sin embargo, es recibida de muy mala manera por la crítica, tildándola de pretenciosa y autoindulgente. Para muchos es la obra cumbre de la banda, pero que en su época fue poco comprendida, por ser un álbum con cuatro temas con una duración de 80 minutos, que descartaba cualquier éxito e interés comercial. Para estos críticos es la culminación de un fenómeno en la música progresiva británica que había evolucionado desde el alero de la influencia melódica y experimental de The Beatles y The Moody Blues, a sonidos cada vez más complejos y alejados de la inocencia y sencillez primigenia del rock and roll. El disco cuenta con grandes temas como The revealing science of God y Ritual, que representan el auge espiritual y místico, sobretodo de Anderson. Fue número 1 en Reino Unido y 6 en Estados Unidos.

Además de las críticas de los medios especializados, se agrega un quiebre importante dentro de la banda por el hecho de que Rick Wakeman no estuviera para nada satisfecho con la música minimalista contenida en el disco, ni con el setlist para la gira, así como tampoco con el carácter místico y excéntrico que para entonces había adoptado el resto de sus compañeros. Wakeman señaló: "No puedes tocar lo que no entiendes, y yo no entendía nada de ese disco". Célebre es el episodio en donde Rick Wakeman a mitad de una presentación hace un pedido de comida india, la cual se sirve desenfadadamente en el escenario frente a las risas del público y el desconcierto de sus compañeros. Por lo que poco después de concluida la gira abandonó la banda, para dedicarse a su carrera de solista y descargar el álbum Journey to the center of the Earth, con la participación de una orquesta sinfónica y un selecto elenco de músicos, además de colaborar tanto en el estudio de grabación como en la eventual gira con los emergentes Black Sabbath en su disco Sabbath bloody Sabbath (1973).

Es así como Wakeman es reemplazado por el suizo Patrick Moraz (ex-Refugee), quien colaboró estrechamente en la creación del siguiente disco de la banda llamado Relayer en 1974, imprimiendo en él su particular estilo libre y dinámico propio del jazz y la fusión. La llegada de Moraz se produjo en medio de rumores que ligaban al teclista griego Vangelis con la banda, lo que no se concretó por la oposición del sindicato de músicos británico. Sin embargo, Moraz supo ganarse el respeto y la admiración de los fans y del público en general, por su particular versatilidad en los teclados en concordancia y química perfecta con el desempeño del resto de la banda.

Relayer es el último disco de los 70 en contar con el arte gráfico del inglés Roger Dean, siguiendo la línea conceptual de sus dos álbumes anteriores. Un disco con tres temas, entre ellos la suite de veinte minutos llamada The gates of delirium, una pieza épica inspirada en la obra de Leon Tolstoi, Guerra y paz, acerca de la estupidez de una cultura basada en la exclusión y el permanente enfrentamiento, que comienza con las alegres y optimistas acordes, representando la fe en la confrontación, ya sea frente a los enemigos ideológicos, políticos o de los intereses de la patria, seguida del subsecuente caos, muerte y destrucción de un enfrentamiento bélico, expresado en pesadas y caóticas melodías y acordes rayando casi en lo psicodélico, para culminar finalmente en el conmovedor y apacible movimiento final, un llamado conmovedor entre las ruinas y la destrucción a todo aquello que representa la luz y la esperanza, finalizando con el triunfo de la vida sobre la muerte con el tema Soon, y completando el disco con Sound chaser y el hermoso To be over. Relayer llega a convertirse en el disco más eclíptico dentro de la carrera de Yes, debido en gran parte al equilibrio y la compenetración en la composición de cada uno de los miembros de la banda. A diferencia de Tales from topographic oceans, plantea un concepto más directo y pesado, encontrándose de este modo, más cercano a Close to the edge que a cualquiera de los otros trabajos de la banda.

Tras la exitosa gira de Relayer, la banda decide darse un receso de un año, en la cual se abocan por entero a desarrollar cada uno de sus integrantes sus carreras en solitario. Es así como en 1975 Jon Anderson lanza su debut como solista con el álbum Olias of Sunhillow, un disco de tipo conceptual fantástico, con elementos propios de la música étnica y anticipando el auge de la new age. Por otra parte, Chris Squire, con la colaboración de diferentes artistas (entre ellos algunos músicos de Yes como Bill Bruford y Patrick Moraz, entre otros), lanza Fish out of water, un disco que explora un rock más melódico y orquestal, con influencias del jazz y del pop más reflexivo, del mismo modo Steve Howe, también se lanza a la aventura del que seria el primer disco de su extensa carrera como solista con el álbum Beginnings, con una propuesta en el que no sólo exhibe su virtuosismo con las guitarras eléctricas y acústicas, sino que además da a conocer una amalgama fuente de influencias en el blues, la música clásica, y un poco del rock más experimental que ya había desarrollado junto a Yes. Patrick Moraz por su parte haría lo propio en The story of I, donde combina lo progresivo y sinfónico con la música brasileña, echando mano de músicos pertenecientes a la escena del jazz-fusión como Jeff Berlin, el grupo carioca The Percussionists of Rio de Janeiro y otros provenientes del mundo clásico y el progresivo como la conocida cantante Annie Haslam de Renaissance y Jon Anderson, creando una historia fantástica y filosófica. Alan White sorprendería a todos con Ramshackled, con elementos del pop, soul, reggae, jazz-fusión y rhythm and blues, hecho junto a amigos y compañeros en Yes, como la participación de Jon Anderson y Steve Howe en Song of innocence, el cual sería interpretado en la subsecuente gira de Yes, Solos en 1976. También Atlantic lanza un disco recopilación llamado Yesterday (1974) con temas de sus dos primeros discos. Ya para 1976, la banda se vuelve a reunir para una extensa gira a través de Estados Unidos y Europa, para presentar con la banda parte del trabajo desarrollado de forma independiente por sus integrantes como solistas alternando este material con el ya clásico repertorio de la banda.

Tras terminar la gira Solos, Yes estaba listo para grabar su siguiente disco, en 1977, cuando Moraz es empujado a dejar la banda presumiblemente por problemas contractuales y de impuestos con la legislación británica, o bien con el fin de admitir nuevamente a Rick Wakeman, quien había manifestado su interés de volverse a reunir con sus compañeros. De este modo, la banda se retira a Montreux, junto al Lago Leman en Suiza, un idílico lugar con vistas al lago y a los pies de los Alpes. El resultado fue Going for the one (1977) un disco con cinco temas, cuatro en formato radial y una pieza conceptual de 15 minutos, más enérgico y accesible en relación a los complejos álbumes anteriores, ya revelado en parte por la inclusión del innovador arte de Hipgnosis (quienes ya había trabajado con artistas como Peter Gabriel, Pink Floyd y Rush), en vez del acostumbrado arte gráfico de Roger Dean, no obstante, sin transitar por el particular y complejo estilo instrumental y progresivo ya alternan en este disco en una variedad de melodías y combinaciones rítmicas casi imposibles de ejecutar. La ejecución de Wakeman con una clara orientación clásica (a diferencia del característico sonido de jazz de Patrick Moraz), incluyen no sólo modernos sintetizadores, sino además pianos, clavicordios, y hasta un órgano de iglesia, llegando a imprimir su sello personal más que en cualquiera de los discos anteriores junto a la banda. El single Wonderous stories, llega a ser la punta de lanza para la promoción del álbum en las radio emisoras llegando al número 10 en las listas británicas, y el propio álbum escaló hasta el puesto número 1 en las listas de Reino Unido y el 8 en Estados Unidos.

Esta alineación se mantuvo para grabar en 1978 su siguiente producción, tras algunos conflictos con respecto a la elección del lugar de grabación, puesto que Jon y Alan deseaban trasladarse a Suiza, donde Rick ya residía, intentando revivir la mística del álbum anterior, mientras que Steve y Chris deseaban permanecer en Inglaterra agotados de meses de gira. Finalmente se quedaron en Londres. Si bien la idea inicial era la de un disco conceptual basado en algunos motivos tales como la pre-existencia y la inmortalidad del alma, siguiendo la línea de temas cuasi-místicos como Awaken de 15 minutos de Going for the one, al mismo tiempo de rescatar la atmósfera e inspiración del film de 1977 de Steven Spielberg, Close encounters of the Third Kind; sin embargo el disco que originalmente debió haberse llamado Yes-Tor (a sugerencia de Steve Howe que lo tomó de la mística montaña usada como centro ceremonial desde la pre-historia en las cercanías de Dartmoor, Devon), dio finalmente como resultado un disco opacado por la falta de dirección en la producción y en donde se dejaba entrever la creciente pugna por el protagonismo musical al interior de la banda. Fue así como Tormato es lanzado en septiembre de 1978, con la desconcertante imagen del diseño de Hipgnosis con el torso de un mago a quien se le arroja un tomate (supuestamente lanzado por Rick Wakeman al ver la falta de expresión de las imágenes), como tratando de dar cuenta de la insatisfacción con el resultado final del álbum. Pese al descontento con el producto acabado, el álbum, con un sonido claramente sobrecargado y siguiendo en la dirección hacia canciones más cortas y hacia el movimiento new wave, rápidamente se encaramó en la lista de los más vendidos, llegando al número 10 en Estados Unidos, y al 40 con singles como Don't kill the whale, el cual intenta hacer un llamado a detener la caza de las ballenas y un rescate a las concepciones míticas del pasado, o Madrigal, una breve suite en donde una enigmática y nostálgica canción de Jon Anderson es acompañada con el atemporal sonido del clavicordio de Rick Wakeman y en un tercer plano el lejano sonido en contrapunto de una guitarra española por Steve Howe, con una lírica haciendo referencias a viajeros espaciales que siempre estuvieron aquí, vidas anteriores, y relaciones perdidas en el tiempo. Otras temas como Onward, compuesta por Chris Squire, u On the silent wing of freadoms, o los progresivos Future time - Rejoice, Release, release o Arriving UFO, sólo llegarían a ser apreciados con la retrospectiva del tiempo, influyendo en el trabajo de nuevos músicos y bandas posteriores a los 80, como Magellan, Echardt, entre muchos otros.

Pese a la insatisfacción de la banda con la producción final de Tormato, ya para entonces, el nombre de Yes era una de las grandes instituciones del rock progresivo, con conciertos masivos en estadios repletos. Pese al auge del punk, la new wave y la música disco, sus presentaciones seguían generando una gran expectación en la prensa y en el público en general. Cada una de estas presentaciones era una exhibición del virtuosismo individual de cada uno de sus músicos, reforzado con la afianzada química desarrollada a lo largo de todos esos años componiendo y presentando en vivo álbumes claves para entender el fenómeno de la música rock progresiva de la década de los 70.

Después de terminada la exitosa gira de Tormato (1978-1979), los miembros de la banda se reúnen en París con el productor Roy Thomas Baker (conocido por su trabajo con Queen) para la grabación del que seria el siguiente trabajo de Yes. París parecería ser el lugar perfecto como punto medio entre Suiza, donde ya se había radicado Rick Wakeman, y Londres donde se encontraba viviendo el resto de la banda, además de permitirles escapar de la rigurosa presión fiscal británica. La elección de Baker como productor fue básicamente una estrategia del sello discográfico para asegurarse un éxito comercial al menos con un single en las listas. Jon Anderson y Rick Wakeman, en busca de nuevos horizontes, trataron de orientar el sonido progresivo de Yes hacia el new age. Sin embargo, el desencanto del resto de la banda con las ideas musicales de Jon y Rick quienes habían monopolizado gran parte del trabajo creativo, resultaba más que evidente, además del cansancio y la presión por encontrar un nuevo sonido en respuesta a las nuevas tendencias musicales, comenzó a causar constantes fricciones entre ellos. Finalmente Alan White sufre un accidente con un patín de ruedas causándole una fractura en el tobillo, lo cual obliga a la banda a tomar un receso a mitad de las sesiones de grabación. Este receso es aprovechado por Chris Squire, Steve Howe, y el lesionado Alan White quienes deciden regresar a Londres, mientras que Jon Anderson y Rick Wakeman continúan en Francia para trabajar y colaborar en múltiples proyectos individuales.

De entre estas frustradas muestras de París destacan temas inéditos tales como Golden ages, In a tower, Tango, Richard, Never done before. Y otros como Some are born, Days, Everybody loves you, que saldrían más adelante en el segundo álbum solista de Jon Anderson, Song of seven de 1980. Estas muestras llegarían a convertirse en piezas de colección para los fans y coleccionistas siendo algunas de estas tomas editadas oficialmente sólo a partir de 2002 por el sello Rhino, como bonus tracks en las ediciones extendidas para Tormato, Drama y una caja de colección llamada In a word.

Sin embargo, en ese momento Jon Anderson y Rick Wakeman aún creen que lo mejor para la banda es tomar un descanso creativo y seguir cada cual por su cuenta trabajando en proyectos individuales y de este modo recibir la inspiración musical al interactuar con otros músicos, ignorando de algún modo lo que vendría más adelante. Es así como, presionados por el sello discográfico debido a los convenios contractuales contraídos por el mánager de la banda Brian Lane, quien ya había reservado una gira por Norteamérica la cual ya para entonces se había vendido completamente, Baker aconseja a Chris Squire, Steve Howe y Alan White seguir ensayando una vez llegados a Londres en el estudio de los ABBA, Town House. De estos ensayos resultaría la composición de temas como Go thru' this, Satellite, Telephone secret, Tempus fugit, Run thru the light, Crossfire y Everybody's song, una versión preliminar de Does really happens?, los cuales acercaban el sonido de la banda a un rock más pesado. Es en este momento en el cual Roy Thomas Baker ofrece a Jon y a Rick integrarse en la producción de este nuevo álbum; sin embargo, al escuchar las pistas preliminares tanto Jon como Rick declinan la oferta.

Sin embargo, durante los ensayos en Town House, Chris Squire llega a conocer a The Buggles: Trevor Horn y Geoffrey Downes, quienes con su sonido comercial, tecno y electrónico habían tenido un éxito masivo en 1979 con Video killed the radio star, promocionado por la naciente MTV, quienes resultaron ser fans incondicionales de Yes desde la adolescencia, por lo cual acceden gustosos ante la invitación a participar en los ensayos luego de que estos ofrecieran a Chris, Steve y Alan una canción compuesta por ellos para interpretar en sus ensayos (We can fly from here). Tras algunos ensayos, Chris, Steve y Alan deciden que estos sean los reemplazos para Jon y Rick, pese a la renuencias de Trevor Horn para reemplazar a Jon Anderson, puesto que nunca antes había cantado para un público masivo. Finalmente fue persuadido frente al entusiasmo de Chris Squire. Fue así como ante el asombro de los fans y la critica, y de los mismos Jon Anderson y Rick Wakeman, son reemplazados por Trevor Horn y Geoffrey Downes. Con esta alineación se grabó Drama en agosto de 1980, un disco con un sonido fresco, moderno y vanguardista que intentaba conciliar el rock progresivo clásico de la banda, con un sonido electrónico y más pesado propio de las nuevas tendencias del rock de principios de los 80.

Pese al éxito comercial del álbum, número dos en ventas en el Reino Unido y disco de oro en Estados Unidos, la gira fue una sorpresa para el grueso del público, habituados al repertorio clásico de la banda y la inconfundible voz de Jon Anderson. Éstos desconcertados, al comienzo, no aceptaron de buen modo a los nuevos reemplazos sobre el escenario, pese a exitosas presentaciones en los Estados Unidos, como la del Madison Square Garden en Nueva York, y la presentación sobre el escenario de temas inéditos en el álbum como We can fly from here y Go thru this, ese mismo año. La insatisfacción de los fans por la disfonía de Trevor Horn en las presentaciones en Inglaterra al intentar forzar su voz para igualar al agudo registro de su predecesor, término con abucheos y algunos incidentes por parte del público, pese al esfuerzo de Chris Squire por cubrirlo como segunda voz en casi todas las canciones. Una vez finalizada la gira programada para Inglaterra, que Trevor Horn decide abandonar la banda, decepcionado por la mala recepción del público y la crítica despiadada de los medios. Es en este punto en que el resto de la banda decepcionados y cansados por la extenuante gira y la mala acogida por parte del público, deciden terminar con Yes. Mientras tanto, el sello discográfico descarga por aquel entonces un segundo disco con temas en vivo de la banda, Yesshows, también en 1980, el cual contenía canciones de la giras Relayer (1976), Going For The One (1977) y Tormato (1978-1979), con las encarnaciones más clásicas de la banda (incluyendo a Rick Wakeman, Patrick Moraz, Alan White, Chris Squire y Jon Anderson), y una recopilación de grandes éxitos llamado Yesclassic (1971-1977), que da cuenta del mayor apogeo de sus carreras.

Es así como en 1981 Trevor Horn y Geoffrey Downes deciden lanzar un segundo álbum, como The Buggles, llamado Adventures in modern recording, intentando rescatar su experiencia musical junto a Yes. Sin embargo, y pese a su calidad en el sonido, este álbum paso casi inadvertido, tras lo cual Trevor Horn, desencantado de su incipiente carrera como cantante, se concentra en el trabajo de productor de otras bandas y artistas como Tina Turner, Lisa Stansfield, Pet Shop Boys, Simple Minds, Seal, Whitney Houston, Tatu, entre otros. Llegando a convertirse en uno de los más exitosos productores de la industria musical y al mismo tiempo como músico en proyectos como Art Of Noise, quienes se dieron a conocer masivamente por el conocido single Moments of love, y como productor y segunda voz en Frankie Goes to Hollywood, con el enorme éxito de Do they know it's Christmas. Al mismo tiempo Steve Howe y Geoffrey Downes avalados por el sello Geffen, formaron junto al ex-King Crimson, Roxy Music y UK, John Wetton y el ex batería de The Crazy World of Arthur Brown, Atomic Rooster y Emerson, Lake & Palmer, Carl Palmer, el grupo Asia, y su primer disco llamado también Asia (1982), con el masivo e inesperado éxito del single Heat of the moment, obligándolos a embarcarse en una gira internacional. El éxito se debió en gran parte a la combinación del sonido progresivo de la década de los 70 impresa por cada uno de sus integrantes en canciones de corta duración al modo de los 80, junto a la promoción de un exitoso vídeoclip para Heat of the moment transmitido por MTV.

Mientras tanto, Squire y White se unieron al ex-Led Zeppelin Jimmy Page en un proyecto sin éxito llamado XYZ (como un juego de palabras en eX-Yes y Led Zeppelin), y en el que intervino en principio el vocalista de los Zeppelin, Robert Plant, pero que acabó perdiendo entusiasmo por el proyecto, el cual alcanzó a materializar algunas sesiones de grabación en una cinta demo en la cual se incluyen temas que más adelante se incluirían en trabajos posteriores de Yes tales como la segunda parte instrumental a la introducción de Mind drive (1996) y el tema Can you imagine con Chris Squire en voz junto a una orquesta sinfónica (2001). No obstante a finales de 1981, Chris Squire y Alan White, (ya sin Jimmy Page), continuaban trabajando en conjunto, logran finalmente editar un pegadizo single navideño llamado Run with the fox por Atlantic y una versión instrumental de éste en su cara B, llamada The return of the fox, anticipando de cierto modo el sonido que vendría más adelante en sus carreras.

Así como en 1982, Chris Squire y Alan White incluyen como reemplazo a Page al joven guitarrista sudafricano Trevor Rabin, quien ya se había dado a conocer en una banda de glam-rock sudafricana llamada Rabbit, y quien entre sus múltiples habilidades era cantante arreglista, teclista, productor e ingeniero de sonido, bajo un nuevo proyecto llamado Cinema. Sin embargo, a finales de 1983 Chris Squire invita a Jon Anderson, (quien en ese momento se encontraba desarrollando su carrera como solista ya con tres álbumes editados), a cantar en un par de temas del nuevo disco en proceso de grabación. Fue tal la química que se produjo en ese instante que rápidamente surgió la idea de reformar a Yes bajo un nuevo concepto más contemporáneo. Es así como el nombre de Cinema es dejado a un lado para reencarnar a Yes, más el reclutamiento final de uno de sus miembros fundadores, el teclista Tony Kaye. Al parecer, al principio, Rabin estaba un poco temeroso de aparecer con el nombre de esta legendaria banda progresiva, debido a que poco y nada tenía que ver con el sonido progresivo y sinfónico que caracterizó a esta banda en los 70, sino además temía que el público lo comparará con el veterano Steve Howe, cuyo estilo era por lo demás completamente diferente, sin embargo, al poco de comenzar a andar perdió el temor, debido a la buena acogida por parte del público y la crítica más joven.

La nueva alineación grabó en 1983 junto su automarginado compañero Trevor Horn, esta vez no como cantante sino como productor, el álbum 90125 (número del registro de Atlantic). Este disco, con un sonido moderno y accesible al público en general, supo combinar el virtuosismo y el talento de sus músicos, el carácter moderno y la intuición creativa de Trevor Rabin, más el talento y la visión comercial avalada por la experiencia en la música electrónica de Trevor Horn en la producción. Este disco incluyó entre sus temas el exitoso single Owner of a lonely heart, el cual llegó hasta el número 1 de las listas británicas, además de otros temas de éxito radial como Changes, Leave it, It can happens y Hearts. Gracias a 90125, la banda logra adherir una nueva generación de fans, con un sonido más cercano al hard-rock ochentero, y con canciones de corte más comercial, más la presencia física y el despliegue de Rabin sobre el escenario, cosa avalada por los propios integrantes de la banda, y terminó por revitalizar a la banda que se embarcó en una gira mundial que incluyó su exitosa participación en Rock in Rio. De esta gira mundial proviene el vídeo 9012Live grabado en Edmonton, Canadá, el cual fue dirigido por Steven Soderbergh, quien se haría posteriormente mundialmente famoso con el film Sex, lies and videotapes nominado al Grammy como vídeo del año en 1985. Una curiosidad de esta gira, planificada originalmente para Cinema, fue que lo abrupto del retorno de Yes, obligó a Rabin, que no era originalmente fan de la banda, a aprenderse y adaptar a su estilo las partituras de Howe literalmente en el asiento del avión.

El éxito de 90125 dio a Yes en 1984 su único premio Grammy en su historia gracias al tema Cinema, como tema instrumental del año. Otra curiosidad de este álbum es que el tema Owner of a lonely heart, que se mantuvo al tope del Hot 100 del Billboard durante cuatro semanas, fue incorporado después de que la cinta que contenía la grabación original de Rabin fuese casualmente escuchada por Squire y White mientras la adelantaban buscando otro tema.

Pese a su éxito, la grabación de 90125, no estuvo exenta de problemas. Diferencias creativas entre Horn y Kaye dinamitaron la salida prematura de éste último en medio de la grabación, ausencia que se hizo notoria en el vídeo promocional de Owner of a lonely heart, en el cual es sustituido por el teclista Eddie Jobson. Esta es la razón por la que parte importante del trabajo de teclados fue realizado por el propio Trevor Rabin. Finalmente Tony Kaye se reincorporó a la banda luego del lanzamiento de 90125 (las partes del vídeo promocional en que aparece Jobson fueron editadas, al punto que apenas se le ve el rostro). La gira de 90125 fue tan importante para el grupo que les permitió llegar a paises de Latinoamerica, como su presencia en el Rock In Rio de 1985 y el cierre de la misma se hizo en febrero de ese año en el Estadio Velez-Sarsfield en Buenos Aires, Argentina.

Tratando de continuar con la fórmula de Owner of a lonely heart, en 1987 se establecieron en la localidad de Caramati al norte de Italia, recluídos en un castillo acondicionado para la producción del nuevo trabajo en estudio. Sin embargo, en el proceso Jon Anderson ya cada vez más distante del giro que estaba tomando la banda por aquel entonces decidió retraerse al rol de mero cantante de sesión, dejando en manos de Trevor Rabin, tanto la composición como los arreglos de casi todos los temas del álbum. Esto, más los constantes conflictos del productor Trevor Horn con Tony Kaye ante la negativa de éste de ejecutar sintetizadores, y no hacer oídos a sus instrucciones técnicas, llegando incluso a grabar sus pistas en su acostumbrado Hammond en un estudio aparte para escapar de la tutela del productor, éste decide finalmente abandonar el trabajo de producción, teniendo que ser reemplazado a última hora por Paul DeVilliers (probablemente un seudónimo del mismo Rabin). Esto, además de la notoria falta de protagonismo de los demás miembros de la banda, relegándose a si mismos a la categoría de mera banda acompañante, a diferencia de los discos anteriores con el sello característico de Yes incluyendo a 90125, hizo de Big generator (1987) un éxito menor al lanzamiento anterior. Pese a todo, fue todo un éxito en ventas a nivel mundial, con singles como Rhythm of love y Love will find a way, llegando a destacar en las radios y en las listas de popularidad, tras lo cual se embarcan en una exitosa gira mundial.

En 1989, Jon Anderson, cansado de su marginación creativa en el interior de Yes, y desencantado del rumbo comercial que había tomado la banda junto a Rabin, decide volverse a reunir con sus antiguos compañeros en Yes, el percusionista Bill Bruford (quien había participado durante un tiempo junto a Robert Fripp y Tony Levin en King Crimson), el teclista Rick Wakeman y el guitarrista Steve Howe (quien acababa de cosechar un importante éxito en 1986 al lado del ex-Genesis, Steve Hackett, con la super banda GTR, destacando con el single When the heart rules the mind). Es así como juntos nuevamente vuelven a la escena musical, originalmente se iban a llamar No, pero este nombre fue desestimado por la nueva compañía discográfica Arista, por lo que adoptaron el nombre de Anderson-Bruford-Wakeman-Howe, o ABWH, dándose a conocer con el single Brother of mine. En realidad este nuevo proyecto de Jon Anderson y compañía no era otra cosa que una nueva encarnación de un Yes más sinfónico y conceptual al modo de los 70. Con un sonido marcadamente barroco, al modo de álbumes como Fragile o Going for the one, sin embargo, bajo un concepto más accesible al público contemporáneo, y la colaboración de músicos que ya habían participado en otros proyectos individuales de los integrantes de la banda como Vangelis en la composición de Let's pretend, o Geoff Downes en Brother of mine. De este modo Anderson, Bruford, Wakeman y Howe volvían a reencantar a los viejos fans de la banda decepcionados con el tecno rock de orientación comercial de Trevor Rabin. No obstante, no pudieron usar el nombre Yes, puesto que le pertenecía legalmente al bajista Chris Squire, pero ello no les impidió seguir adelante con el proyecto. Después de grabar su único disco en estudio, Anderson-Bruford-Wakeman-Howe, se lanzaron a un tour mundial, junto con el bajista Tony Levin de King Crimson, el cual no se encuentra registrado en el disco An evening of Yes music plus, lanzado por Arista a principios de 1994, puesto que se encontraba enfermo, siendo sustituido para la ocasión por el excelente Jeff Berlin, viejo conocido de Bruford en el grupo homónimo que éste formó en 1976.

En marzo de 1990, unos Yes de Inglaterra, ABWH, y otro de Los Angeles (con Rabin, Squire, White y el joven ex-World Trade, Billy Sherwood estaban preparando cada uno por su lado sus nuevos trabajos en estudio, cuando a mediados de agosto de ese mismo año Anderson y Squire conversaron decidiendo combinar el trabajo de ambas bandas en un set de 15 temas llamado Union con el arte gráfico del británico Roger Dean y la colaboración del productor Jonathan Elias con el Yes de Inglaterra (ABWH). Es así como el segundo álbum en estudio de ABWH, el cual tendría por nombre Dialogue, y había sido proyectado para agosto de 1990, es abortado a mitad del proceso de grabación entre los interminables traslados entre el Sur de Francia y Londres (en donde Jon había mandado construir un estudio especialmente habilitado en medio de una granja), más la dificultad entre los mismos músicos de llegar a un acuerdo creativo en medio de estos traslados, y el hecho de ser considerado demasiado ecléctico para el público en general y costoso para la gente de Arista. Es así como un demo con parte del trabajo abortado de ABWH circularía clandestinamente como bootleg con temas inéditos como Make believe, Santa Barbara, Hold your arms, Watching the flags that fly y temas que aparecerían editados más tarde como parte de otros trabajos en solitario de Jon Anderson como It is love, en Page of life con el griego Vangelis en 1991, y God with southern accent, en Quantum guitar de Steve Howe en 1998, y Axis of love, con la colaboración de Vangelis, el cual habría sido vuelto a considerar durante las sesiones de Keys to the ascension en 1996, darían cuenta de un sonido más íntimo y atmosférico con relación al álbum anterior.

Es así como Jonathan Elias llega a tomar parte importante del proceso creativo de la banda, poniendo una serie de restricciones al resto de los músicos, marginando a Rick Wakeman y Steve Howe a un segundo plano, argumentando lo anacrónico del sonido de sus pistas en el estudio de grabación, justificando de este modo la inserción de diversos músicos de sesión como el guitarrista Jimmy Haun (reemplazando a Steve Howe en la mayoría de sus pistas), quien incluso llegó a igualar el sonido de Steve Howe, confundiendo incluso a los fanáticos más versados en el sonido de la banda. Sin embargo, el lanzamiento de Arista de un álbum con las versiones crudas de los temas para el que seria Union, es soltado antes del lanzamiento oficial con el nombre de Re-Union para generar cierta expectación entre los fans, el cual da cuenta del sonido más crudo y cercano al sonido del primer álbum por parte de ABWH, y como éste fue producido y alterado a fin de hacerlo más cercano al sonido del Yes de Los Angeles. De este modo, en el papel esto formó un "Mega-Yes", con una alineación de ocho miembros: Anderson, Squire, Kaye, Bruford, Howe, Wakeman, White y Rabin. Sin embargo, en la práctica estas dos bandas nunca se reunirían o colaborarían en un estudio, realizando cada una de ellas su trabajo de manera totalmente independiente, por una parte Jonathan Elias y ABWH grabaron en New York, mientras que Rabin y compañía lo harían en Los Angeles, con la inclusión posterior de la voz de Jon Anderson por medio de la post-producción en estudio.

No obstante, para promocionar este álbum, se lanzó un exitoso tour por Norteamérica, Europa y Japón, con los ahora ocho integrantes de Yes, con 80 fechas de conciertos, con un espectacular escenario y juego de luces, el cual también fue filmado. Durante el tour Steve Howe sólo aceptaba de mala gana interpretar los temas de Trevor Rabin al punto de ausentarse del escenario durante muchas de las interpretaciones de los temas del repertorio del sudafricano. Sin embargo, Trevor Rabin llegó a establecer una gran amistad y afinidad de carácter desde entonces con el teclista Rick Wakeman, quienes con su sentido del humor y carisma suavizaron las asperezas y los egos individuales del resto de la banda, amistad que se reflejaría en la posterior colaboración de Trevor Rabin en el álbum de Rick Wakeman de 1999, Return to the centre of the Earth. Es así como, luego de terminada la gira en Japón en mayo de 1992, finalmente Steve Howe, Rick Wakeman y Bill Bruford, decepcionados por la intromisión y la mutilación en la edición final de su trabajo en estudio por Jonathan Elias, deciden abandonar el megaproyecto y retomar sus carreras en solitario, dejando el camino despejado a Trevor Rabin en Yes.

Tras esta gira se produce un impasse de la banda, al cual la compañía Atlantic aprovecha y produce el lanzamiento de Yesyears (1991), una caja conteniendo 4 CDs en una selección de temas tomados desde sus comienzos hasta 1988, con versiones en vivo inéditas. También sale el video Yesstory, donde los integrantes de la banda relatan sus comienzos y el transcurrir de los años, hasta los shows realizados bajo la gira de Union, una magnífica recopilación de datos de shows y entrevistas, material infaltable para los fans de este grupo. Esperando el nuevo disco lanzan Highlight(1993), otra recopilación de temas de estudio. Jon Anderson, Steve Howe y Bill Bruford, ya sin Wakeman, aparecerían un año más tarde (1993) junto al bajista Tim Harries, los teclistas Julian Colbeck, David Palmer (ex miembro de Jethro Tull) y con la producción de Alan Parsons y Ian Anderson (líder de Jethro Tull), más la adición de The London Symphonic Orchestra y The English Chamber Orchestra, en un álbum titulado Symphonic of Yes music, un disco de grandes éxitos de la banda, con diversos arreglos orquestales de marcado estilo progresivo y la incorporación de un coro de gospels (The London Community Gospel Choir), en donde se incluye el mismo Jon Anderson junto a su hija Deborah Anderson.

Es así que en 1994, la alineación de Yes volvió a reducirse a Trevor Rabin más Squire, Kaye, White y el cantante Jon Anderson. Estos grabaron el álbum, Talk, que les permitió mantener la banda con vida y lograr unir en el trabajo en estudio de nuevo en Yes a Jon Anderson y Trevor Rabin. Este trabajo supone el cambio del logo de portada y su música se hace más melódica y moderna, con un intensivo uso de sampler de sonidos y efectos electrónicos, como en el tema Endless dream de 16 minutos. Sin embargo, pese a que su single The calling fue uno de los mejores desde Owner of a lonely heart, y pese a lo moderno e innovador del formato digital durante el trabajo de grabación en el estudio (una verdadera novedad para la época), y la colaboración de Roger Hodgson (Supertramp) en el single Walls, además de haber contado con el apoyo del multi-instrumentista y amigo de la banda Billy Sherwood en el escenario, el disco tuvo una fría recepción entre los fans, llegando a ser un total fracaso en cuanto a las expectativas de ventas para el sello discográfico (Victory Records) con relación al álbum anterior (Union), además de haber tenido diversos problemas con la promoción del tour mundial. Todo este clima, más la presión por parte de los fans más duros y críticos con el sonido tecno de esta alineación que mantenía el nombre de Yes, terminó finalmente por empujar la salida de Rabin y Kaye de la banda una vez terminada la gira promocional del disco.

Trevor Rabin nunca más volvió a Yes, pese a la insistencia de sus ex-compañeros Chris Squire y Jon Anderson, y se concentró en la realización de bandas sonoras para películas en Hollywood hasta el día de hoy, dejando a un lado su carrera en la música rock, salvo en esporádicas apariciones en colaboración con otros músicos como Rick Wakeman y su Return to the centre of the Earth en 1999, y la publicación como solista de dos álbumes: uno de covers llamado sarcásticamente 90124, que incluye las pistas originales de algunos temas de 90125 y Big generator, y otro en vivo para su gira como solista en 1989 de su álbum I can't look away llamado simplemente Live in L.A., ambos a mediados de 2004. Sin embargo, a mediados de 2006 se rumoreó que Jon Anderson y Trevor Rabin se habían reunido para grabar nuevamente juntos sin que a la fecha exista confirmación de ese rumor ni tampoco sobre el proyecto en el que habrían trabajado. De todas formas, todo indica que el éxito de Rabin como compositor de bandas sonoras para el cine ha frenado toda intención tanto en lo que respecta a trabajos en solitario como un eventual regreso a Yes. Mientras tanto Tony Kaye colaboraría ese mismo año tocando el Hammond en muchos de los temas de Return to the dark side of the moon de Billy Sherwood en 2006 y en el posterior proyecto llamado Circa, con la adición de Alan White y Jimmy Haun.

Después del fracaso comercial de Talk, y en medio de cierta inestabilidad, Howe y Wakeman volvieron a la banda, reencarnando la alineación más legendaria y clásica de Yes, junto con su logo original y el retorno al diseño de las portadas de Roger Dean. Es así como Keys to ascension y Keys to ascension 2 son lanzados en 1996 y 1997. Ambos discos eran una mezcla de canciones en vivo (en el teatro The Frennint, San Luis Obispo, California, en marzo de 1996) y 59 minutos de nuevo material en estudio. Las canciones en vivo eran clásicos progresivos de los 70, mientras que las de estudio eran nuevo material, recreando las mismas complejas estructuras de los 70 más la colaboración de Vangelis en la composición de uno de sus temas (Children of light). Sin embargo, y pese a las altas expectativas de los fans, Wakeman salió de la banda antes de que pudieran lanzarse en una gira programada para Estados Unidos, dejando al resto de la banda en una situación delicada.

Con la partida de Wakeman en 1997, el resto de la banda tiene que improvisar para asumir los compromisos asumidos, y es así como entra en la banda Billy Sherwood, quien ya había colaborado junto a Chris Squire a comienzos de los 90 en diferentes proyectos materializados en la composición de The more we live - let go junto a Chris Squire para el álbum Union de 1991, entre otros temas inéditos, además de haber acompañado a la banda en las guitarras en el gira de 1994 (Talk) como apoyo a Trevor Rabin, además de haber trabajado como productor en la publicación anterior, entró al estudio esta vez como compositor, multi-instrumentista y nuevo miembro "oficial" de la banda. Además de reclutar al talentoso teclista ruso Igor Khoroshev. Es en estas condiciones en las que es grabado el disco Open your eyes ese mismo año. Este disco marcadamente más accesible y directo que el trabajo anterior, bajo la clara y evidente dirección de Chris Squire y Billy Sherwood, intentó repetir la experiencia comercial con Rabin, sin embargo, fue un fracaso total frente a las nuevas tendencias musicales, no dejando contentos ni a unos ni a otros entre los fans. No obstante, los embarcó en una exitosa gira mundial que les permitió volver a interpretar sus clásicos de los 70 como America, Siberian Khatru, Starship trooper, Wonderous stories, junto al ya legendario Steve Howe, así como permitir la plataforma a cada uno de sus integrantes para publicar sus trabajos independientes.

Mientras tanto la discográfica lanza un CD doble con sesiones de la BBC de sus primeras épocas Something coming (1998), como así también los shows en DVD, de la ultima gira llamado Open your ears y un disco doble llamado Friends and relatives, con temas solistas de los integrantes de Yes, más sus temas en vivo como grupo.

Es en este contexto en que Chris Squire y Billy Sherwood editan Conspiracy en 1999, un disco con un sonido más cercano al tecno-rock de Trevor Rabin que al rock progresivo (sin menguar en la calidad y el virtuosismo), en donde se incluyen además de temas compuestos especialmente para el álbum, versiones alternativas para temas incluidos en anteriores álbumes de Yes, como We more we live de Union (1991), Open your eyes - wish a news y Man in the moon de Open your eyes (1997), además de dos temas compuestos durante 1989-1990, Love conquer all y Say goodbye grabados originalmente por la formación Squire, Sherwood, White y Trevor Rabin, que se incluirían en una caja de recopilación para coleccionistas llamada Yesyears, en 1991. Con esta misma formación de Open your eyes se graba The ladder en 1999, con la colaboración del productor Bruce Fairbairn, cuya súbita muerte durante la grabación tomó a todos por sorpresa, dedicándosele el álbum como reconocimiento y gratitud junto a la banda. The ladder intentó acercar a la banda un poco más al sonido de sus antiguas tradiciones en el rock progresivo, pero a la vez conciliándolo con el sonido melódico propio de la carrera en solitario de Jon Anderson, dando como resultado un álbum un tanto irregular, el cual pasó casi inadvertido en los medios, a no ser por la inclusión de uno de sus temas en los créditos de un vídeojuego llamado Homeworld. Hubo temas como New language que resuenan como intentos reales de imprimirle una dinámica moderna pero que mire al pasado. Posteriormente se embarcan en una nueva gira mundial, que al igual que la anterior, incluye la interpretación de los temas clásicos de la banda y un par de temas del nuevo álbum.

Para 2000, otro disco en vivo es editado, House of Yes: Live from House of Blues, que da cuenta de esta nueva encarnación de la banda, junto a sus dos nuevas contrataciones, interpretando temas clásicos juntos a algunos de The ladder. Tras la gira promocional de The ladder, Billy Sherwood abandona la banda para iniciar su carrera como solista, editando en el mismo año The big peace, en el cual demuestra no solo un virtuosismo al tocar casi todos los instrumentos (en la grabación del álbum), sino también evidencia una muy marcada influencia de sus raíces progresivas. No obstante, la amistad y colaboración de Billy Sherwood junto a Chris Squire continúa en diversos trabajos y presentaciones llegando a editar The unknown en 2003. Igor Khoroshev sería el siguiente en salir unos meses tras finalizar la gira Masterworks, en donde se interpretaron por primera vez en 25 años temas de Relayer, como Gates of the delirium de 23 minutos.

De este modo, en 2001 el cuarteto compuesto por Anderson, Howe, Squire y White, tratando de re-encontrarse con un sonido más clásico y propio grabó Magnification, que es el único disco de la banda que no tiene el característico sonido de los sintetizadores, que son sustituidos por una orquesta sinfónica dirigida por Larry Groupe, un álbum marcado por un inusual pesimismo y espíritu más bien melancólico y reflexivo tras el atentado al Worldtrade Center en Nueva York el 11 de Septirmbre de 2001.

Magnification es una real obra de arte, donde la conjunción del grupo y la orquesta, hacen la combinación perfecta a temas escritos especialmente para esta ocasión. Tras la publicación del álbum Magnification, Yes emprendió una gira promocional por Estados Unidos y Europa siendo acompañados por diversas orquestas sinfónicas locales y la inclusión del teclista Tom Brislin, argumentando que la orquesta sola no podría reproducir fielmente algunos de los sónidos clásicos del material de la banda. Parte de esta gira quedaría registrada en el DVD llamado Yessymphonic, lanzado al mercado en 2002.

Después de muchas especulaciones y desencuentros, Rick Wakeman finalmente decidió volver a Yes en julio de 2002, agregándose en el segundo pie de la gira promocional de Magnification por Estados Unidos, volviendo a reencarnar la alineación clásica de una de las leyendas más grandes del rock progresivo de todos los tiempos, para interpretar Deeper y Magnification junto con los temas más clásicos de esta banda, y con otros nunca antes interpretados sobre el escenario (como la interpretación de South side of the sky del álbum Fragile de 1972). Tras esta extensa gira y otra con la misma alineación clásica para conmemorar 35 años de trayectoria con interpretaciones variadas de sus clásicos y material acústico, sobre un escenario bellamente preparado para la gira a cargo de Roger Dean, gira que finalizó en Ciudad de México en septiembre de 2004, la banda decide tomar un receso, que llegaría finalmente a ser el más largo de su carrera. La discográfica nuevamente edita una recopilación de cinco CDs llamada In a word en 2003. También sale un CD con temas acústicos producto de la realización en una estación de radio americana. Se edita un DVD llamado Yesspeak con entrevistas a miembros del grupo y actuaciones diversas.

En noviembre de 2004, con ocasión de un concierto benéfico patrocinado por el Príncipe de Gales en homenaje a la contribución del músico y productor Trevor Horn a la música británica, se lleva a cabo la inusual reunión sobre el escenario de Trevor Rabin, Steve Howe, Chris Squire, Geoffrey Downes y Alan White, para interpretar algunos clásicos del Yes de la era 80. Esta presentación fue acompañada, no solo con estos ex-músicos de Yes, sino además con músicos que también formaron parte de The Buggles, Art of Noise, Frankie Goes To Hollywood, entre otros artistas con los cuales contribuyó Trevor Horn como productor, todos ellos acompañados con una sección de instrumentos de cuerdas y metal, aportando una gran riqueza musical al espectáculo. Es así como a partir de 2005 los integrantes de la banda se encuentran sumergidos en proyectos individuales paralelos a Yes. Por una parte, Chris Squire resucitó el proyecto The Syn de finales de los 60, y editó el álbum Syndestructible. Así mismo Alan White lanzó, con la colaboración en los teclados de Geoff Downes, un trabajo en solitario llamado simplemente White, interpretando en vivo algunos temas del álbum Drama de Yes. Steve Howe, por su parte, se reunió en 2006 con sus antiguos compañeros de comienzos de los 80 para revivir la formación original y más exitosa de Asia junto al cantante y bajista John Wetton, el batería Carl Palmer y el ex-teclista de Yes y The Buggles, Geoffrey Downes, conmemorando así los 25 años del lanzamiento de su primer álbum con una gira por Estados Unidos y Europa a finales del mismo año, siguiendo por Japón y Sudamérica a comienzos de 2007, llegando a lanzar un nuevo álbum en estudio en marzo del 2008, llamado Phoenix. Mientras, Jon Anderson y Rick Wakeman salieron en gira por Estados Unidos a finales de 2006, donde interpretaron temas de sus carreras solistas y algunos clásicos de Yes y un tema de ABWH.

En marzo de 2007, aprovechando el parón de Yes, el multi-instrumentista y productor Billy Sherwood reúne a algunos de sus ex-compañeros: Alan White, Tony Kaye y el guitarrista Jimmy Haun (quien participó como músico de sesión reemplazando casi todas las pistas de guitarra de Steve Howe en el álbum Union de 1991, además de colaborar con Kitaro, Jon Anderson, Vangelis, Celine Dion y Cher, entre otros) en un nuevo proyecto musical llamado Circa grabando en estudio nuevo material, Circa:2007, lanzado a finales de octubre de 2007, en el cual Billy Sherwood es el factor musicalmente predominante, haciéndonos recordar trabajos como Conspirancy, o World Trade, además de reinterpretar en vivo un pupurri con clásicos de Yes. Después del parón más largo en historia de la banda, Yes anunció su regreso a principios de 2008. Anunciando una nueva gira norteamericana para julio/agosto. En una entrevista en el programa radial de Michael Smerconish en Philadelphia, Anderson confirmó una gira por esos meses, pero con una nueva alineación. Anderson, Squire, Howe y White, mientras que Wakeman aún estaba en conversaciones debido a problemas de salud, pensándose como reemplazo su hijo Oliver Wakeman, quien ya ha participado con Starcastle, Clive Nolan, y había trabajado en dos ocasiones con el guitarrista Steve Howe, en Three year of magik (2000) y en Spectrum (2005). Su hermano Adam ya había sido considerado como teclista de la banda en la gira de The ladder en 1999, como reemplazo de último momento para Igor Khoroshev, quien se había indispuesto.

Sin embargo, él solo llegó a tocar al final de un concierto en Inglaterra en el tema Startship trooper. En la entrevista, Anderson, ya con 64 años de edad, dijo que él le había enviado a Oliver hacía unos días una lista con el set-list de las canciones y ya estaba aprendiéndolas. Roger Dean había confirmado también que ya estaba trabajando para entonces en la escenografía para dicho tour. Sin embargo, en junio la gira de Yes es cancelada debido a problemas relacionados con la salud del cantante Jon Anderson. Jon fue internado en el hospital el mes de mayo tras sufrir un severo ataque de asma, y se le aconsejó descansar y no trabajar por un período de al menos seis meses o más para no sufrir más complicaciones de salud.

Lamentablemente, dada la delicada condición de Jon Anderson debido a una insuficiencia respiratoria, y la crisis que en mayo de 2008 casi termina con su vida, Chris Squire, Steve Howe, Alan White y el nuevo teclista para la proyectada gira, Oliver Wakeman, tuvieron que cancelar su gira mundial. Sin embargo, pese a la ausencia de Jon Anderson, la banda decide optar por la misma vía tomada anteriormente por Journey y Judas Priest, y deciden seleccionar como cantante al canadiense Benoit David, quien ostenta un registro muy similar al de Jon Anderson, de la banda Close To The Edge, después de que Chris Squire viera un vídeo de éste en YouTube y fuera audicionado por el resto de la banda. Sin embargo, la noticia de su reemplazo fue tomada de mala manera por Jon Anderson, quien en una declaración oficial en su página web se lamentaba de la decisión tomada a sus espaldas y la calificó como una traición. Ante lo cual, tras algunas llamadas telefónicas de Steve Howe, terminaron por acordar eliminar el nombre de Yes a esta extraña formación por el de Howe/Squire/White: In The Present Yes, y el reconocimiento por el resto de la banda de Jon Anderson como una figura irremplazable en Yes, y el deseo por su pronta recuperación y su re-integro al trabajo de la banda en una próxima gran gira.

De este modo en octubre de 2008, Howe/Squire/White: In The Present Yes, comienza una gira por Canadá y Estados Unidos, interpretando gran parte del repertorio más clásico de la banda, además de la novedad de interpretar temas del álbum de 1980, Drama (el único en la carrera de Yes que no contó con la voz de Jon Anderson), jamás vueltos a interpretar en vivo desde su gira promocional, Parallels de Going for the one (1977), Astral travellers de Time and a world (1970), además de interpretar sobre el escenario un tema inédito llamado Alien (only us from the future), compuesto por Chris Squire.

En octubre del 2010, Yes confirma que se encuentra una vez más en trabajo de estudio, Fly from here, nombre del nuevo disco, que tiene como principales novedades la salida de Oliver Wakeman como teclista, y el regreso de Trevor Horn como productor y co-escritor, y el de Geoff Downes como teclista. El disco fue terminado en marzo de 2011, y se publicó en julio, al que siguió una gira de promoción por Europa junto a Styx, que continuará durante este 2012 por Australia. Pese a que la formación es similar a la de Drama, Chris Squire confirmó que el estilo del disco va de la mano al estilo clásico de la banda, con un sonido más cercano a trabajos como Fragile y Close to the edge. Squire confirmó también que el disco tendría una canción de estilo "épico" y de larga duración al estilo de canciones como The gates of delirium, Close to the edge, The revealing science of god, que sería finalmente Fly from here.

Fuentes: http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://www.alohacriticon.com, http://www.rocksinfonico.com, http://www.radiodos.com, http://www.rockaxis.com, http://www.lastfm.es, http://rincondesconexion.blogspot.com

Canciones recomendadas:

Beyond and before, I see you, Yesterday and today, Looking around, Survival (Yes)

No opportunity necessary, no experience needed, Then, Sweet dreams, The prophet, Astral travellers, Time and a word (Time and a word)

Yours is no disgrace, Starship trooper, I've seen all good people, Perpetual change (The Yes album)

Rondabout, South side of the sky, Long distance runaround, Heart of the sunrise, America (Fragile)

Close to the edge, And you and I, Siberian Khatru (Close to the edge)

The revealing science of God (dance of the dawn), Ritual (nous sommes du soleil) (Tales from topographic oceans)

The gates of delirium, Sound chaser, To be over(Relayer)

Going for the one, Turn of the century, Parallels, Wonderous stories, Awaken, Eastern number (Going for the one)

Future times/Rejoice, Don't kill the whale, Madrigal, Release, release, Arriving UFO, Onward, On the silent wings of freedom (Tormato)

Machine Messiah, White car, Does it really happen, Into the lens, Tempus fugit (Drama)

Owner of a lonely heart, Hold on, It can happen, Changes, CinemaLeave it, Our song, City of love, Hearts (90125)

Rhythm of love, Big generator, Shoot high, aim love, Almost like love, Love will find a way, Final eyes, I'm running, Holy lamb(song for harmonic convergence) (Big generator)

Themes, Fist of fire, Brother of mine, Birthright, The meeting, Quartet, Teakbois, Order of the universe, Let's pretend (Anderson Bruford Wakeman Howe -ABWH-)

Hold you in my arms, Make believe, Santa Barbara, Axis of love (Dialogue -ABWH-)

I would have waited forever, Shock to the system, Lift me up, Saving my heart, Miracle of life, The more we live -Let go- (Union)

The calling, I am waiting, Real love, Walls, Endless dream (Talk)

Be the one, That, that is (Keys to ascension)

Mind drive (Keys to ascension 2)

New state of mind, Open your eyes, Wonderlove, The solution (Open your eyes)

Homeworld (The ladder), It will be a good day (The river), Lightning strikes, If only you knew, To be alive (Hep Yadda), New language (The ladder)

Magnification, Spirit of survival, Don't go, Give love each day, We agree, Dreamtime (Magnification)

Fly from here - Part I - We can fly, Fly from here - Part II - Sad night at the airfield, Fly from here - Part III - Madman at the screens, Hour of need, Into the storms (Fly from here)

Vídeos:

Survival, Beyond and before y I see you, de su primer álbum Yes:

Survival - Yes


Beyond and before - Yes


I see you - Yes


Time and a word, Then y Sweet dreams, del álbum Time and a word:

Time and a word - Yes


Then - Yes


Sweet dreams - Yes


I've seen all good people, Starship trooper, Perpetual change y Yours is disgrace, de The Yes album:

I've seen all good people - Yes


Starship trooper - Yes


Perpetual change - Yes


Yours is no disgrace - Yes


Un directo de Rondabout, Long distance runaround y Heart of the sunrise, del álbum Fragile:

Rondabout (live) - Yes


Long distance runaround - Yes


Heart of the sunrise - Yes


Siberian Khatru, Close to the edge y And you and I, del álbum Close to the edge:

Siberian Khatru - Yes


Close to the edge - Yes


And you and I - Yes


Un directo de Ritual, del álbum Tales from topographic oceans:

Ritual (live) - Yes


The gates of delirium (Part 1), To be over y Soon, la tercera parte de Gates of delirium, del álbum Relayer:

The gates of delirium (Part 1) - Yes


To be over - Yes


Soon - Yes


Wonderous stories, Going for the one, Parallels y Awaken en dos vídeos, del álbum Going for the one:

Wonderous stories - Yes


Going for the one - Yes


Parallels - Yes


Awaken (Part 1) - Yes


Awaken (Part 2) - Yes


Don't kill the whale, Future times/Rejoice, Onward y Madrigal, del álbum Tormato:

Don't kill the whale - Yes


Future times/Rejoice - Yes


Onward - Yes


Madrigal - Yes


Into the lens/Rejoice, Machine Messiah y Tempus fugit, del álbum Drama:

Into the lens - Yes


Machine Messiah - Yes


Tempus fugit - Yes


Owner of a lonely heart, It can happen, dos directos de Changes y Hold on, Leave it, Our song y Hearts, del álbum 90125:

Owner of a lonely heart - Yes


It can happen - Yes


Changes (live) - Yes


Hold on (live) - Yes


Leave it - Yes


Our song - Yes


Hearts - Yes


Rhythm of love, Love will find a way, Big generator, I'm running y Holy lamb (song for harmonic convergence), del álbum Big generator:

Rhythm of love - Yes


Love will find a way - Yes


Big generator - Yes


I'm running - Yes


Holy lamb (song for harmonic convergence) - Yes


Themes, Order of the universe, Brother of mine, Quartet, The meeting, del álbum homónimo de Anderson, Bruford, Wakeman y Howe:

Themes - ABWH


Order of the universe - ABWH


Brother of mine - ABWH


Quartet - ABWH


The meeting - ABWH


Santa Barbara, del álbum Dialogue de Anderson, Bruford, Wakeman y Howe, grabado en 1990 y que sólo se llegó a publicar a través de bootlegs de Yes:

Santa Barbara - ABWH


Lift me up, I would have waited forever, Saving my heart, Miracle of life The more we live -Let go-, del álbum Union:

Lift me up - Yes


I would have waited forever - Yes


Saving my heart - Yes


Miracle of life - Yes


The more we live -Let go- - Yes


The calling, I am waiting, Endless dream, del álbum Talk:

The calling - Yes


I am waiting - Yes


Endless dream - Yes


Be the one y That, that is, del álbum Keys to ascension:

Be the one - Yes


That, that is - Yes


Mind drive, del álbum Keys to ascension 2:

Mind drive (Parte 1) - Yes


Mind drive (Parte 2) - Yes


Open your eyes y New state of mind, del álbum Open your eyes:

Open your eyes - Yes


New state of mind - Yes


Homeworld (The ladder), It will be a good day, To be alive (Hep Yadda) y New language, del álbum The ladder:

Homeworld (The ladder) - Yes


It will be a good day - Yes


To be alive (Hep Yadda) - Yes


New language - Yes


Magnification, Don't go y Dreamtime, del álbum Magnification:

Magnification - Yes


Don't go - Yes


Dreamtime - Yes


We can fly, Sad night at the airfield y Into the storm, del álbum Fly from here:

We can fly - Yes


Sad night at the airfield - Yes


Into the storm - Yes