miércoles, febrero 05, 2014

THE NEW DIVISION

The New Division es un cuarteto de Riverside, California, Estados Unidos, encabezado por John Kunkel (vocales/producción), junto con Micheal Janz 'Janzie' (secuenciadores/sintetizadores), Mark Michalski (sintetizadores) y Brock Woolsey (guitarra), que están influenciados por una amplia gama de artistas alternativos y electrónicos de diferentes épocas. Con un sonido totalmente ochentero, guitarras gloriosas desenfadadas con sabor a antaño y una atmósfera que nos traslada a la new wave de la vieja élite, con un cierto toque actual. Clásico pero lleno de fuerza. Se han dado a conocer por medio de blogs, donde son mencionados como banda revelación con muchos comentarios positivos. Su EP The rookie fue especialmente alabado por infinidad de blogs, comentaristas y críticos de música, y su single Starfield figuró en sitios web como Pitchfork.com.

The New Division comenzaron como un proyecto de habitación dormitorio de Universidad para el compositor John Kunkel en 2005. Después de trasladarse desde Uruguay (donde residía desde hacía 18 años) al sur de California, Kunkel comenzó a experimentar con sintetizadores después de ser influenciado por los sonidos de grupos veteranos como Joy Division, New Order, Depeche Mode y U2, o nuevos como Interpol, MGMT, Deadmau5 y Adam K & Soha.

Originalmente, bajo el nombre New Division se escondía el título de un artista trabajando sobre canciones que nunca serían publicadas. El nombre proviene de dos de las bandas favoritas de Kunkel, New Order y Joy Division. “El nombre ‘New Division’, a mi parecer, era una especie de homenaje a las dos bandas que realmente me impactaron desde una perspectiva musical. Y definitivamente, hay algo de Joy Division en la música que hacemos. No necesariamente en el sonido, pero tal vez sí en las letras y en algunas de las melodías vocales”, comentó Kunkel.

En sólo unos meses, Kunkel desarrolló una serie de canciones que atrajo a otros compañeros universitarios en la Universidad Bautista de California. A finales de 2007, el proyecto de The New Division se había transformado en una formación de cuatro componentes. Michael ‘Janzie’ Janz fue el primer miembro en agregarse después de que Kunkel descubriese que ambos tenían intereses comunes compartidos en gustos musicales. Poco después ambos empezaron a elaborar demos en su dormitorio de la Universidad, lo que eventualmente atrajo a varios estudiantes, incluyendo a Brock Woolsey, quien más tarde sería reclutado para una batalla de bandas tocando la guitarra en el campus. Tras conseguir ganar el concurso, The New Division comenzaron a ganar la atención en su ciudad local de Riverside, y se les pidió actuar en varias sedes locales, incluyendo el conocido café Back to The Grind, donde, durante uno de sus shows, la banda conoció a Mark Michalski, quien en ese momento era muy fan del grupo. Kunkel, viendo la necesidad de un teclista adicional, reclutó a Michalski, quien más tarde se convertiría en parte integral del sonido del grupo.

Mientras Kunkel se centraba en la producción y el aspecto de la composición de la banda, los demás miembros jugaban un papel vital en el desarrollo de su actuación en directo y el sonido. "Solíamos ser pésimos, no voy a mentir," dice Janzie. "Pero hemos evolucionado muy lejos de lo que solíamos ser. Mientras que antes enchufábamos un ipod y presionábamos el play para ciertos temas, ahora hacemos básicamente lo que Deadmau5 hace con Ableton. La única diferencia es que somos una formación de cuatro miembros, somos fans de la new wave, y a veces utilizamos un baterista en vivo (Kenny Wells)”.

Su primera publicación fue The New Division EP (2009), y su primer single, Art-kraft, no llegó hasta agosto de 2010. Un año después apareció el EP con el que crítica y público empezaron a tenerles realmente en cuenta, The rookie. Autoeditado, se convirtió en la lanzadera que les iba a llevar a convertirse en un grupo de referencia dentro del synthpop y la new wave. Y posteriormente el LP Shadows, su primer larga duración, que consta de 14 cortes atmosféricos con un punto melancólico, pero a la vez, cargados de intensidad. Su último trabajo en forma de EP, Night escape, sigue la línea anterior.

2011 fue un año brillante para la banda. El primer single de su LP Shadows, True lies, fue denominado por el propio Kunkel su "mejor single hasta la fecha. Es una mezcla de géneros, combinando hip-hop con electro. Es muy oscuro, pero extremadamente pegadizo. A cualquiera que se lo hemos mostrado, nos ha confesado que era su favorito”.

The New Division cuentan con un catálogo en directo de más de trescientas canciones, siempre añadiéndole nuevo material que se escribe sobre "una base regular". "Creemos que la mejor manera de hacer buena música es escribir mucho," declaraba John Kunkel. "Me levanto cada día con ideas frescas y busco fuentes de inspiración. A veces, intento escribir tres canciones en un día si tengo tiempo. Es lo que me gusta hacer. Es terapéutico".

Afortunadamente para el oyente, no dieron a luz un álbum estilo-Captain Beefheart de muchas canciones, rebosante de tanto material como fuese posible. En cambio, la banda optó por un disco de 14 canciones algo embriagadoras que ensayar una abundante cantidad de ideas en el espacio de una hora. Sin embargo, Shadows todavía puede sentirse como un gran proyecto, especialmente cuando es implacable con su estilo de producción inicial que enfoca todo claramente para el oyente. Los sintetizadores brillan y crecen, las guitarras se agitan y tañen mientras la voz de John Kunkel va desde un hipnotizado arrastre de palabras (Hearts for sale), a un sorprendente falsete (True lies). “En Shadows podréis encontrar un montón de sonidos escondidos de gente andando en lo que suena como una gran ciudad, da igual que estén esperando al tren, o simplemente paseando a través del distrito comercial. También encontraréis diversidad de estilos, desde música dance a downtempo, mucho más ambiental. Hay un poco de todo”, declaró Kunkel sobre el álbum, que fue catalogado por varios medios como uno de los mejores de 2011.

Aún así, todavía había mucho espacio para la sutileza. En cada momento en que la música es fuerte y penetrante, siempre hay mucho que descubrir en el sonido de fondo. Los gélidos sintetizadores corales en la canción de apertura Opium ayudan a conducir la canción, pero son fáciles de perder con el resoplante bajo y los chispeantes teclados reclamando la mayor parte de la atención hasta que los altos gemidos de Kunkel regresan a la palestra, antes de casi disolverse en el entorno musical. El camino hacia los ritmos de club emergen en Memento; y el trabajo de guitarra ágil en Saturday night. Otras veces las cosas más obvias sólo parecen ir bien como el elegante bajo en Hearts for sale, o el riff de guitarra al principio de Sense.

El álbum crea una buena primera impresión con Opium, donde el efecto completo de la banda choca con la imagen de un conjunto de sintetizadores no coordinados que persisten a lo largo de la canción. Pero una vez se ha encendido el fuego, sigue ardiendo, y sólo se hace más potente cuando Kunkel sube una octava sobre su segundo coro. Shallow play es otra muestra de la gama de Kunkel, pero no excita o cautiva absolutamente tanto como la canción anterior.

Lo mejor, sin embargo, está escondido en la segunda mitad del álbum. Su primer single, True lies, gime y retumba, emparejando la tristeza honesta de las letras donde Kunkel parece luchar con el equilibrio de poder de una relación, y todo conduce a un murmullo donde proclama "I can’t trust you" en su más alto registro. Hearts for sale tiene esa línea de bajo furtiva que se desliza perfectamente entre el ritmo desplazándose antes de la banda plantee uno de los mejores coros donde Kunkel suena abatido, como si la música y la letra se fundiesen en una nube sombría sobre él. Aunque el plato fuerte real es Memento, donde la banda se extiende durante más de nueve minutos. La canción comienza normal, con vocales tensos y música coincidente que inquieta y brilla en el fondo, pero en un momento se transforma en otra criatura. Una tercera parte comienza con una avalancha de guitarra y vocales procesados, y sus brasas moribundas dejan un ritmo club al que pronto se suma un riff de guitarra funky frustrado.

Puesto que todos estos aspectos destacados se encuentran en la segunda mitad del álbum (o justo al principio, en el caso de Opium), el álbum tiene sus momentos de más calma, donde el ruido y el entusiasmo están presentes, pero no son los ganchos. Los instrumentales de larga duración LA noire y Shadows actúan como bienvenida de descanso respecto de las canciones completas que les rodean, pero no consiguen mucho más. Munich podría considerarse la canción más pop, donde las guitarras resoplan y los tambores truenan como en cualquier canción pop-rock, como una divertida y agradable explosión de energía, pero al mismo tiempo un poco insípida. Soft es una buena transición entre el material menos destacable y la explosión que viene a continuación, mientras Kunkel suena nostálgico y como si finalmente estuviese en algún lugar con sus problemas ("I had it all figured out").

Para un álbum que parece tratar sobre varios temas oscuros y tópicos (drogas, muerte, relaciones rotas), Shadows termina con una nota bastante despreocupada con Saturday night. "When should the sun go down on a Saturday night?", se pregunta Kunkel como si se dirigiese a una multitud de bailarines en un club lleno, lo que es extraño teniendo en cuenta que el álbum parece notablemente oscuro, muy lejos de algo parecido a la luz del sol. Y al mismo tiempo, algo disipa toda preocupación nerviosa e insomne a la que la materia lírica del álbum parece dirigirse, pasando por una serie de hazañas de otro fin de semana. Llegando al final, la banda demuestra que están listos para tener éxito en la pista una vez más, o incluso proporciona una banda sonora para todos los ravers.

Comprendiendo la importancia de la colaboración, sus miembros continúan remezclando canciones de sus artistas favoritos y animan a otros a remezclar su propia música. También han fundado su propio sello discográfico, Division 87 Records, que explora nuevos talentos tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Varios de sus componentes también tienen proyectos secundarios (Gala, John Glenn).

The New Division también decidieron adoptar un enfoque de composición más colaborativo en su nuevo EP Night escape (2012), con el que aumentan y profundizan en su sonido ya sólido. Su evocativo single Kids, extraído del EP, destaca por la voz de John Kunkel, clara y constante, mientras el sonido gira a su alrededor.

El single Opium, extraído de Shadows, ha sido editado junto con un videoclip dirigido por Keegan Wilcox, protagonizado por Avan Jogia y Zoey Deutch, y producido por Dersu Rhodes y Steven Bender. Filmado en Mammoth, California, durante dos días completos, el producto terminado cuenta una historia de amor y adicción.

Desde enero de 2014 ya se puede escuchar el nuevo single de The New Division, Stockholm.

Fuentes: http://beatsperminute.com, http://www.sputnikmusic.com, http://www.reverbnation.com, http://newdivisionmusic.com, http://www.lastfm.es, https://myspace.com, http://www.thenewdivision.net, http://radio3.rtve.es, http://musicblowsmeup.com, http://www.discogs.com, http://witness-this.com, http://www.indieshuffle.com, http://ondasynthpop.blogspot.com.es, http://latimesblogs.latimes.com, http://www.indiefermag.com, http://centralsapc.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Canciones recomendadas:

Move, I like you, She's just a girl (The New Division EP)

Starfield, Devotion, No health, Nocturnal, Bucharest (The rookie EP)

Opium, Shallow play, Sense, Soft, Munich, True lies, Hearts for sale, Special, Memento, Saturday night (Shadows)

Pride, Kids, Night escape (feat. Keep Shelly in Athens) (Night escape EP)

Pride (Let's Drive to Alaska remix), Night escape (Hyperfactor's Faction remix), Night escape (Teeel remix), Kids (Song of Return rework), Kids (Nseven remix) (Night escape remixes EP)

Art kraft, Stockholm (Otros singles)

Vídeos:

Su primer single, Art kraft:

Art kraft - The New Division


She's just a girl, del EP The New Division:

She's just a girl - The New Division


Starlife, No health y Bucharest, del EP The rookie:

Starlife - The New Division


No health - The New Division


Bucharest - The New Division


Opium, Shallow play, True lies, Memento, Soft y Saturday night, del álbum Shadows:

Opium - The New Division


Shallow play - The New Division


True lies - The New Division


Memento - The New Division


Soft - The New Division


Saturday night - The New Division


Kids y Pride, el EP Night escape:

Kids - The New Division


Pride - The New Division


Y, para finalizar, el nuevo single Stockholm:

Stockholm - The New Division