domingo, octubre 05, 2014

Grandes álbumes: ACDC - Back in black

Los quiebros, los cambios de formación, y a veces la muerte, pueden ser una de las causas y fuente de inspiración para grandes obras. Es el caso de este magnífico disco que llegó con absoluta propiedad a la historia del rock, un disco redondo, aplicado, fiel, leal, pegadizo y magistral en el manejo de los tiempos por los Young. Con este disco, el más vendido de la banda en su historia (el 2º con más ventas de la historia, tras Thriller de Michael Jackson, y delante de The dark side of the moon de Pink Floyd), y ayudado por el éxito de su antecesor, Highway to hell, Disco de platino en Estados Unidos, AC/DC se metieron de pleno en el mainstream entrando directamente al número 1 en las listas inglesas.

En febrero de 1980, tras la muerte de Bon Scott, se produjo una gran crisis en la banda, que se cuestionó si seguir o no, pero consideraron que no había mejor homenaje para Bon que continuar. La idea de un sustituto comenzó a cobrar fuerza. En los 70, Geordie era un grupo de rock de discreto e irregular éxito. En una de sus actuaciones, por Reino Unido, compartieron escenario con Fraternity, grupo del cual Bon formaba parte, y les llamó especialmente la atención su vocalista Brian Johnson, manifestando posteriormente a los Young y a los otros miembros del grupo, que era uno de sus cantantes favoritos. Esta historia es la que tuvo en cuenta un fan de Chicago para enviar una carta y una cinta a la banda, al enterarse de que estaban audicionando vocalistas y que no daban con la fórmula adecuada; tanto Malcolm como Angus seguían profundamente afectados por la muerte de Bon.

Angus admitía estar profundamente afectado por la muerte de Scott, que llegó en medio de los ensayos para el nuevo álbum: “Estaba triste por Bon. Ni siquiera pensé en la banda. Habíamos estado con él todo ese tiempo, le habíamos visto más que su propia familia”. Malcolm añadió que la idea de dejarlo nunca se le pasó por la cabeza. “Pensé: ‘Que le den por culo a todo. No me voy a quedar sentado, deprimido todo el puto año’. Así que llamé a Angus y le dije: ‘¿Quieres volver a ensayar?’. Esto fue como dos días después [de la muerte de Bon]”. “Y yo estoy seguro”, continuaba Angus, “que si hubiera sido uno de nosotros, Bon hubiera hecho lo mismo”.

Finalmente, se activó una orden de búsqueda del inglés, el cual se encontraba en su natal Newcastle trabajando de mecánico. Brian audicionó con Whole lotta Rosie, entre otras, se defendió bien en la interpretación, y a la semana siguiente se quedó con el puesto, con mucho respeto, mostrando gran disposición, colaboración al espíritu de la banda y sobre todo al trabajo. De inmediato logró muy buena sintonía con todos los integrantes del grupo, su gran sentido del humor ayudó mucho para ello, y su fibrosa expresividad vocal encajó a la perfección en el hard-rock con raíces blues de los hermanos Young, no llenando completamente el escenario y dejando suficiente espacio a Angus para poder lucirse. Su personaje en el escenario era simple: llevaba una gorra plana a cuadros y jeans, ponía voz fuerte y áspera en cada palabra. Realmente era la elección perfecta.

Tras el éxito de su anterior álbum, Highway to hell, Bon Scott y el resto de la banda comenzaron a componer material para un nuevo álbum. Algunas de las canciones ya se habían completado cuando inesperadamente Scott murió por intoxicación alcohólica. Cuando Brian Johnson se convirtió en cantante, AC/DC decidió terminar las composiciones que habían empezado bajo Scott, con los hermanos Young componiendo la música y Johnson escribiendo las letras.

El disco es un completo homenaje a Bon, partiendo por su portada, negra y de un luto total. Su sonido remacha las constantes del conjunto australiano: estructuras básicas rock con potentes riffs y estribillos adhesivos. En este trabajo, repetía como productor Robert John 'Mutt' Lange, totalmente respaldado por el éxito del disco anterior. Se dirigieron a grabar a Bahamas, por falta de disponibilidad por un lado, junto con la tentación de evadir impuestos, a los Compass Point Studios de Nassau, y después a los estudios Electric Lady en Nueva York, donde también se mezcló el álbum.

La grabación en los estudios Compass Point de las Bahamas no fue fácil para AC/DC, ya que su equipo fue detenido inicialmente por las autoridades aduaneras, y la isla sufrió tormentas tropicales que causaron estragos en la electricidad del estudio. Johnson declaró haber tenido problemas para adaptarse al medio ambiente, e incluso hizo referencia al mal tiempo en las líneas de apertura de Hells bells ("I'm rolling thunder, pourin' rain. I'm comin' on like a hurricane. My lightning's flashing across the sky. You're only young but you're gonna die").

Según Angus Young, la cubierta negra del álbum era una señal de luto por Scott. Atlantic Records estuvo en desacuerdo con la portada, pero la aceptó sólo si la banda aceptaba que figurase un contorno gris alrededor del logo de AC/DC.

Su éxito significó que AC/DC fuese la primera banda desde los Beatles en tener cuatro álbumes en el Top 100 británico simultáneamente, junto con Highway to hell, If you want blood you've got it y Let there be rock, que volvieron a entrar en las listas tras la publicación de Back in black. En Estados Unidos, el single You shook me all night/Have a drink on me se convirtió en el primero del grupo que entró en el Top 40 en el país, llegando al puesto número 35. Back in black fue también bien recibido por los críticos, con Rolling Stone comentando en su revisión del álbum de 1980: "el primer LP desde Led Zeppelin II que captura toda la sangre, sudor y arrogancia del género hard rock". A pesar de su enorme éxito comercial, Back in black no alcanzó la cima de las listas de Estados Unidos, alcanzando un máximo en el número 4, pero permaneció en Billboard 200 durante 131 semanas; su siguiente álbum, For those about to rock we salute you, alcanzó el número 1 en 1981, primer disco del grupo que lo consiguió. Back in black, sin embargo, llegó al número 1 en las listas de Reino Unido. En 2014 volvió a entrar en Billboard 200, llegando al puesto número 73. Tras su lanzamiento original, Back in black también fue número 1 en Australia, Francia y Canadá.

Las campanas mortuorias de Hells bells, una de las mejores canciones del álbum, es el punto de partida de este vibrante trabajo hard-rock que contiene fuerza, diversión, pujanza, sarcasmo, energía, cinismo, dosis irónicas de misoginia, loas alcohólicas y sobre todo, grandes composiciones, como Shoot to thrill, Hells bells, Let me put my love into you, What do you for money, honey, You shook me all night long, Rock and roll ain't noise pollution o Back in black.

Para Hells bells, la banda había encargado a una fundición de Loughborough que fundiera una enorme campana, pero en el momento de la grabación no estaba lista; finalmente lo que quedó registrado es un campanario, grabado con un equipo móvil. Una canción que empieza con unas campanas y una aire tristón, luego sube el ritmo y abre el disco con potencia, pero sin pasarse de velocidad. Monumental canción, extraordinarios riffs, perfecto manejo del tiempo, magnífica entrada de los Young y un debut impresionante de Brian Johnson entrando con contundente personalidad. Es como un pequeño recuerdo a Bon Scott por la relación de las campanas de muerte y el infierno como en Highway to hell. Hells bells es un himno instantáneo, titular indiscutido de las presentaciones en vivo hasta hoy, es el primer cañonazo como frontman de Brian, apertura de un disco que termina siendo toda una declaración de principios y una celebración del deseo de seguir en la cima.

Shoot to thrill, Mucho más melódica y pegadiza, es pura potencia, cruda armonía, los riffs son tienen la marca de Malcolm y Angus Young, fiesteros, alegres. Empieza el tema explotando a los pocos segundos, con muy buenos registros de Brian, Angus y Malcolm perfectos en la ejecución de sus guitarras, Cliff impasible y rotundo, y Phill batiendo como una apisonadora. A media canción destaca un break para lucimiento del solo de Angus y Phill.

What do you do for money honey, con su tronar de platillos y guitarras, machacan el comienzo, y al entrar los riffs rockeros de los Young se completa la canción, con Brian luciéndose, su capacidad vocal alcanza todos los registros. Phil Rudd, acompaña con maestría y precisión quirúrgica. Espectacular, directo, incendiario, con un gran sonido de sus guitarras y respirando blues por los cuatro costados. La letra gira alrededor de uno de los temas más recurrentes de la banda: las chicas interesadas cuyo único motor es el dinero.

En Given the dog a bone, Brian alcanza agudos e inimitables tonos, marcando el sello de AC/DC, inconfundible, con el riff invitando al goce. Tema muy rockero, con muy buen ritmo, repitiendo la fórmula que tanto éxito les había dado, y con una letra totalmente metafórica sobre el sexo oral. Los coros de Malcom y Cliff como siempre, llenando el estribillo de sustancia. Empieza muy bluesera y rock, y la batería de Phil Rudd todo el tiempo imprime la dosis de energía que sostiene la canción, con un gran despliegue del talento de Brian Johnson.

En Let me put my love in to you, Cliff Williams suena fuerte y claro, como los latidos de un corazón gigante, bajando las revoluciones del temazo anterior, y Brian utiliza un cambio de registro. Es una balada ácida, áspera, de alto contenido sexual, con un riff excelente, eléctrico y un tanto siniestro, con una base rítmica durante el solo bluesero al que da vida los silencios.

Back in black se desprende de sus creadores, que nombre al disco y es la semilla de tanta cosecha, tanta influencia e infructuosa imitación. La batería entra como un reloj, la guitarra seca aparece poderosa, con un tempo sencillo, pero nada rápido, llegan los primeros breaks de batería atizando, y la voz desgarradora de Brian. El solo entra suavemente, y después realizan una especie de puente magnificamente construido con un par de notas para luego retomar otra vez el tema, que continúa rojo vivo, finalizando con un gran solo de Angus.

You shook me all night long, es de acero puro. Con una intro muy simplona pero efectiva, comienza el tema a ritmo de ferrocarril sin frenos, con un gran solo y un estribillo de los más pegadizos de la historia del grupo, acompañado por una letra muy explícita. El riff es muy optimista, casi pop, pero mantiene ese sonido de rock honesto. Una canción sexy, provocativa y rockera de principio a fin, cuya letra trata sobre una mujer sensual y diosa en la cama.

Have a drink on me es un gran midtempo, un blues/rock 'n roll, con gran creatividad de los Young y con un riff muy rockero.

El acelerado Shake a leg es una inyección de adrenalina. Un rock and roll rápido, acelerado y pegadizo, con un gran solo al que Angus imprime una velocidad moderada y la banda al completo sonando potente, y con unos cambios de ritmo muy a la vieja escuela cincuentera y sesentera.

Rock and roll ain´t noise pollution, bar, humo, noche, el siempre presente blues. "El rock and roll no es contaminación acústica ... y nunca morirá", es toda una declaración de principios. El inicio es elegante, suculento, suave y placentero. Riff blusero, que entra muy suavemente, Phill aparece con un ritmo básico pero potente, y Brian nos invita a introducirnos en el tema hablando con ese slang tan callejero. Cierran el disco a lo grande con este tema, con un estribillo memorable, y un solo con un tacto y feeling magníficos, en que se nota la influencia del blues en Angus. La canción alcanzó el número 15 en la lista de singles británica, el puesto más alto conseguido por todos los singles extraídos del álbum.

Back in black fue masterizado por Bob Ludwig en Masterdisk de Nueva York. Fue remasterizado y relanzado en 1994, y de nuevo en 1997 como parte del boxset Bonfire y en 2003 como parte de la serie Remasters de AC/DC por George Marino. Además, una versión DualDisc fue lanzada en 2004, con el álbum en formato LPCM estéreo mejorada y el vídeo documental de la historia de Back in black.

AC/DC repiten la fórmula que tanto éxito les dio con Let there be rock y Highway to hell: riffs bien rockeros, cargados de dinamita, sonidos guitarreros bien crujientes, una base rítmica que camina como una locomotora... todo bien mezclado. El productor Robert John 'Mutt' Lange, al que le avala su anterior trabajo con ellos, Highway to hell, consigue aquí un sonido de guitarra más distorsionado y afilado, más ochentero, pero tal vez se pierde por el camino la fiereza de Powerage o Let there be rock.

Parte del creciente éxito del grupo se podría atribuir al renacer del heavy metal, que en aquel momento arrasaba en ambos lados del Atlántico. Pero lo único que AC/DC compartía con aquellos campeones del metal como Ted Nugent, Van Halen y las grandes promesas inglesas Def Leppard, Judas Priest y Saxon. era el universal desdén de los críticos. Comparado con el sonido plomizo de la mayoría de los paganos del heavy metal, el de AC/CD lo conformaban pegadizas y agresivas canciones con un ritmo acelerado y bailable, el rasgueo martilleante de Malcolm, el histrionismo a la guitarra de Angus y los espeluznantes berreos de Johnson. “Nosotros sólo salimos ahí fuera y hacemos rock”, declaraba Angus, que perdía más de un kilo y medio cada noche con su maníaca rutina sobre el escenario. “Si tu amplificador revienta o tu guitarra falla, la destrozas y coges otra. Y siempre ha sido así con nosotros. Ni siquiera podemos parar a afinar. Los chicos están ahí metidos, en tensión. Un segundo o dos es demasiado para ellos. Se lo tienes que dar todo en el momento”.

Back in black también fue elogiado por su calidad de sonido. Años después de su lanzamiento, técnicos de los estudios Music City de Nashville comprobaron la acústica de una sala de grabación, mientras Motörhead la usaría para afinar su sistema de sonido.

AC/DC grabó seis vídeos musicales para el álbum, que se registraron en Breda, Holanda. Las canciones que fueron documentadas en vídeo fueron Back in black, Hells bells, What do you do for money honey, You shook me all night long, Let me put my love into you y Rock and roll ain't noise pollution, y eran vídeos de funcionamiento básico. La mayoría de éstos permanecía inédita oficialmente hasta que Back in black, Hells bells, What do you do for money honey y Rock and roll ain't noise pollution, así como el vídeo de 1986 para You shook me all night long que fue filmado para el álbum Who made who, fueron editados en el DVD Family jewels. El vídeo original de You shook me all night long fue posteriormente publicado en el DVD promocional Back in black: the videos and on the backtracks boxsets. El vídeo de Let me put my love into you aún permanece inédito, pero puede visionarse en YouTube.

El álbum aparece en muchos mejores de las listas. En 1989, ocupó el puesto 26 en la lista de la revista Rolling Stone de Los 100 mejores álbumes de los años 80, y la canción Back in black se ubicó en el número 190 en la lista de la misma revista de Las 500 mejores canciones de la historia. En 2001, VH1 colocó a Back in black en el número 82 en su lista de Top 100 albums, y a la canción Back in black en el número 2 en su lista de Las 100 mejores canciones de hard-rock. En 2003, el álbum ocupaba el puesto 77 en la lista de Rolling Stone de Los 500 mejores álbumes de todos los tiempos. En 2006, la revista Q colocó el álbum en el puesto 9 de la lista de Los 40 mejores discos de los 80. Fue ubicado en el puesto 2 en el libro Los 100 mejores álbumes australianos en 2010, e incluido en el libro 1001 álbumes que debes escuchar antes de morir en 2005.

Fuentes: http://www.elportaldelmetal.com, http://rollingstone.es, http://blogs.gamefilia.com, http://www.diosesdelmetal.org, http://eltrasterodelrock.blogspot.com.es, http://musicavital.wordpress.com, http://berteolate.blogspot.com.es, http://www.alohacriticon.com, http://www.theguardian.com, http://www.allmusic.com, http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://www.ultimate-guitar.com, http://www.sputnikmusic.com, http://puluche.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Hells bells
2.-   Shoot to thrill
3.-   What do you do for money honey
4.-   Given the dog a bone
5.-   Let me put my love into you
6.-   Back in black
7.-   You shook me all night long
8.-   Have a drink on me
9.-   Shake a leg
10.- Rock and roll ain't noise pollution

Vídeos:

Hells bells - AC/DC


Shoot to thrill - AC/DC


What do you do for money honey - AC/DC


Given the dog a bone - AC/DC


Let me put my love into you - AC/DC


Back in black - AC/DC


You shook me all night long - AC/DC


Have a drink on me - AC/DC


Shake a leg - AC/DC


Rock and roll ain't noise pollution - AC/DC

1 comentario:

Eduardo García dijo...

Es un grupo mítico que nunca me ha llamado la atención.
Este disco lo tenía mi hermano, y no me disgustaba.
Cuando lo volví a escuchar, otra vez, hace poco, no me dijo nada.
Me quedo, eso sí, con dos temas.
Saludos sintéticos.