domingo, marzo 22, 2015

Grandes álbumes: MERCURY REV - Deserter's songs

Deserter's songs es el cuarto álbum de estudio de la banda rock Mercury Rev, lanzado a finales de septiembre de 1998. La revista musical británica NME nombró a Deserter's songs Álbum del año 1998. El éxito del álbum fue una agradable sorpresa para la banda, ya que tras el fracaso comercial de See you on the other side, el que Jonathan Donahue consideraba como el mejor álbum del grupo, decidieron hacer un disco más enteramente por sí mismos, haciendo caso omiso de las influencias comerciales y esperando separarse poco después. Sorprendentemente, Deserter's songs fue su álbum más exitoso y les hizo grandes celebridades en Reino Unido y Europa, dejando también una huella no tan importante en Estados Unidos. "El mundo no estaba exactamente esperando otro disco de Mercury Rev", declaró su frontman, Jonathan Donahue.

Mercury Rev se fundaron a finales de los años 80 en Buffalo, cerca de Nueva York, componiéndose su formación original de David Baker (cantante), Jonathan Donahue (voces y guitarra), Sean Mackowiak 'Grasshopper' (guitarras), Suzanne Thorpe (flauta), Dave Fridmann (bajo) y Jimy Chambers (batería). Su estilo de música era cercano a un rock psicodélico experimental, muy noise. Baker dejó el grupo después de su segundo trabajo, Boces.

El primer disco del grupo tras la marcha de Baker, fue See you on the other side, donde la banda empezó a cambiar su enfoque musical, limando su sonido áspero y crudo, hacia un sonido más accesible, aunque manteniendo su lado oscuro. En 1998 llegó la gloria con Deserter's songs, un disco redondo, una obra maestra sin ninguna duda. Melancolía, sonidos y atmósferas etéreas, interpretadas con amor y maestría.

See you on the oher side (1995), cima artística de Mercury Rev hasta entonces, trazó una apasionante estela de conclusiones abiertas que todavía pendían de la edición de su cuarto álbum, excesivamente dilatada mientras aguardaba en un cajón que, por fin, vio girar la llave. Pero el camino que entonces señalaron no ha encontrado apenas continuidad, siquiera un encadenamiento estructural en la forma de entender las canciones.

A la vez que los discos anteriores simplemente se basaban en los efectos, Deserter's songs emplea una gran variedad de instrumentos: piano, órganos, instrumentos de viento, trompetas, cuerdas, silbatos, sierra musical,... Tan importante como suponer un renacimiento personal para Mercury Rev, fue una presentación cultural también; la banda se elevaba desde el entorno de los años 90 (la autodestrucción, la adicción, el sarcasmo, el soporte de la distorsión) y encontró algo sinceramente hermoso, sincero y lleno de sueños.

Cuatro álbumes publicados, y Mercury Rev seguían siendo tan sorprendentes y atrevidos como siempre, intercambiando el ruido volcánico y sensibilidades retorcidas de versiones anteriores por arreglos recargados y cuerdas etéreas. Deserter's songs desbloqueaba la belleza siempre escondida justo debajo de la superficie de la banda, sus exuberantes armonías y suaves texturas bañándose en una luz casi sobrenatural. Deserter's songs es un disco que fusiona el folk pastoral con el progresivo más atmosférico. El álbum mostraba un sonido potente, muy vanguardista, canciones tremendas, que se paseaban por el pop, rock y alternativo. Muy propositivo con una instrumentación basta, sonando hasta serruchos, y todo grabado de manera novedosa, imponente e impecable. Los Mercury Rev fueron muy inteligentes y bajaron las dosis psicotrópicas de sus trabajos anteriores para subirse al pedestal del clasicismo majestuoso con las suficientes dosis de deconstrucción y modernidad con este su cuarto álbum.

Mercury Rev se caracterizan por haber dejado primar la canción. Los ecos a Brian Wilson y las estratégicas paradas en otras épocas no les impiden sonar más contemporáneos que nunca. Las atmósferas de Pet sounds flotan entrelazadas con el espíritu de aquel escondido Christmas album que The Beach Boys registraran en 1964. Y así, a partir de Tonite it shows, el disco se impregna de un magnético ambiente navideño, se diría que sacado de un cuento de Charles Dickens. En él, los Beatles de Magical Mystery Tour parecen converger con la E.L.O. en la magnífica Opus 40, y Endelessly, un retazo de pura orfebrería instrumental, con villancico incorporado y vestido con unas voces celestiales, espera agazapada mientras The Flaming Lips asisten desde la memoria al convite (Holes). Delta sun bottleneck stomp pone la estupenda guinda a unos 45 minutos plenos de inspiración.

Se podría decir que se trata de un disco de himnos o una banda sonora de una antigua película independiente. Y que tiene una profunda influencia de David Bowie y The Beatles en cada una de sus canciones. El álbum tiene un sentido místico o cinematográfico, en donde se conjuga el pop más experimental y las orquestaciones. Deserter's songs es una desolada travesía a dedo, un viaje a través de sitios desérticos, en donde la llegada de la noche da paso a las reflexiones de lo sucedido durante la jornada. El inicio es un tremendo impulso con Holes, con todo el sentido épico de la travesía. También hay unos pequeños cortes instrumentales, I collect coins y The happy end (the drunk room), que sirven para dar paso a otros capítulos de la historia o para que la voz en off explique qué pasa con el protagonista. Tremendamente adictiva es Opus 40, la canción sobre la chica no podía faltar. En el cierre aparece Delta sun bottleneck stomp, una especie de bajada de cortina para la aventura, un cierre luminoso, con la llegada al Atlántico viene la inevitable despedida. "...Kicking up the dust /Constructing new ideals /Old ones laid to rust/ Nothing seems so real..." Un disco completamente nocturno, muy bien facturado, especialmente recomendando para viajes largos.

Mercury Rev se han esforzado siempre en elaborar este tipo de sonido profundamente evocador, aunque su visión a menudo ha sido oscurecida por la psicodelia vaporosa e inestable. Los nuevos regalos de Donahue son más claros y menos rebeldes, encerrados en un patrimonio americano cósmico que precede, corriendo paralela y ocasionalmente entrelazada con la historia del rock 'n' roll. Las canciones de Deserter's songs se remontan a las orgullosas sinfonías de Aaron Copland, curadores excéntricos de música indígena como Van Dyke Parks e inspirados en las raíces de The Band contemporáneos como Spiritualized, con quienes los Revs habían sido comparados en el pasado.

Cuando Mercury Rev regresaron de gira tras su disco de 1995 See you on the other side, eran una banda en medio del caos. Las ventas del disco habían sido decepcionantes, y a consecuencia de ello, la banda había solicitado la rescisión del contrato con su sello. Para mas inri, el manager de la banda se había ido, el baterista desde hacía mucho tiempo Jimy Chambers había dejado la banda, sus abogados recientemente se habían despedido, y los Mercury Rev estaban muy endeudados. Su líder Jonathan Donahue estaba sumido en una profunda depresión, y la comunicación entre los miembros de la banda era prácticamente inexistente.

En las profundidades de su depresión, Donahue comenzó a escuchar algunos de sus discos favoritos de la infancia, incluyendo Tale spinners for children, una colección de cuentos de hadas recitados con fondo de música clásica. Influenciado por esta fuente musical decididamente no rock, el cantante comenzó a componer y grabar melodías sencillas en el piano. Estas grabaciones demo serían los primeros pasos en la nueva dirección que Mercury Rev tomarían en Deserter's songs.

Donahue fue abordado en aquel momento por The Chemical Brothers, que le pidieron tocar en una canción suya llamada The private psychedelic reel. Sorprendido no sólo porque alguien recordase a Mercury Rev, sino también porque querían su colaboración, Donahue se involucró con entusiasmo en el proyecto. Sería el impulso que necesitaba para restaurar su confianza y centrarse en hacer música de nuevo.

A raíz de su colaboración con los Chemical Brothers, Donahue se acercó al guitarrista de Mercury Rev, Sean 'Grashopper' Mackiowiak, y los dos comenzaron a compartir ideas musicales y a grabar. Donahue reveló desde entonces que Deserter's songs trataba más sobre restablecer su amistad con Grashopper (a quien consideraba su mejor amigo) que sobre otras cosas. Grashopper también mencionó que ambos hombres estaban luchando contra la adicción a las drogas y tenían conflictos en sus relaciones.

"Es un disco nacido a partir de una cierta cantidad de dolor", declaró Donahue a Q, "porque, después de la última gira, básicamente nos vinimos abajo. Grasshopper se enclaustró en un monasterio, el baterista se fue, y sufrí dos fuertes ataques nerviosos. Perdí a mi novia y herí a mucha de la gente que amaba. Fue una época bastante horrible; algo que nunca pude enteramente rectificar". "Creo que es especial porque fue el único disco que nos trajo de vuelta desde el abismo", comentó el guitarrista Sean 'Grashopper' Mackiowiak sobre Deserter's songs.

En aquellos momentos, Donahue y Grasshopper se trasladaron a las montañas Catskill, donde tendría lugar la escritura y la grabación de Deserter's songs durante los siguientes seis meses. Dos de las primeras canciones escritas, Opus 40 y The Hudson line, hacían referencia a su nuevo entorno de Catskill. The Hudson line en particular, detallaba a Grasshopper dejando Nueva York (y sus tentaciones) para pasar un mes en una casa de retiro jesuita en el norte del estado de Nueva York. La influencia de Catskill sólo se solidificó cuando Garth Hudson y Levon Helm de The Band, que vivían en la zona, se unieron a las sesiones de grabación, y cuando contrató una mini-orquesta de intérpretes clásicos.

La canción Goddess on a hiway fue originalmente escrita por Donahue en 1989 cuando era miembro de The Flaming Lips. La canción permaneció en el olvido hasta que fue encontrada en una vieja cinta de cassette durante las sesiones de grabación de Deserter’s songs. Donahue era reacio a trabajar en la vieja canción, pero fue convencido por Grasshopper para resucitarla para el álbum. Goddess sería más tarde lanzada como single.

Temáticamente, las canciones escritas y grabadas para el álbum exploran el acto de partir, o de "alejarse", como explicaba Donahue. Y de hecho, con los miembros de la banda presintiendo que el final estaba cerca, el álbum iba a ser algo así como una despedida de Mercury Rev.

En medio de la grabación, la banda firmó con V2 Records. Su nuevo sello discográfico, plenamente consciente del pasado impredecible y caótico de Mercury Rev, cautelosamente comenzó a canalizar dinero a la banda poco a poco para completar al álbum.

Después de establecerse las pistas básicas para Deserter's songs, la banda pasó dos meses en el estudio Tarbox Road grabando los arreglos de cuerdas y mezclando el álbum con el miembro de la banda Dave Fridmann. En ese momento el sonido del grupo era completamente reimaginado. Mientras que en discos anteriores, la banda encarnaría pistas básicas con capas de distorsión y guitarras, esta vez instrumentos de música clásica (cuerdas, trompetas y maderas) fueron utilizados en lugar de guitarras.

El álbum fue masterizado a película magnética de 35 mm para mejorar la fidelidad. El productor Fridmann explicó que este proceso único dio a la música un intencional "sonido raro", al tiempo que mejoraba la "inclinación cinematográfica" de la música.

Tras la finalización del proceso de grabación de Deserter's songs, el álbum recibió una inesperada promoción boca a boca de viejos colaboradores de Donahue, The Chemical Brothers. Una copia del álbum había sido enviada a The Chemical Brothers, quienes a su vez comenzaron a airear a la prensa que Mercury Rev habían creado algo especial. Aún así, la banda fue gratamente sorprendida por la inmediata popularidad y éxito del álbum, especialmente en Europa. Grashopper recordaba que "enloqueció" la primera vez que escuchó Goddess on a hiway reproducido en un supermercado británico. Remarcó que "fue una locura... de total ansiedad y desesperación en agosto, justo antes del lanzamiento del álbum, a una total sensación emocional de euforia hasta un par de meses más tarde, cuando salió el álbum".

Donahue agregó: "Tenía la sensación de renacer, de haber ido a la tumba un rato, haber yacido allí en la oscuridad y el silencio, y entonces alguien tiraba de mí hacia arriba y quitaba la suciedad que me cubría, y me decía, "no, pensabas que estabas muerto, pero no lo estás".

El álbum capturó un tono musical prevaleciente de terror pre-milenario, y se atrevió a dotarlo de un sentimiento de asombro infantil. Se trata de un trabajo conceptual acerca de decir adiós (o de alejarse, como Donahue prefiere describirlo) que define la idea que la tristeza de dejar a los amantes, casas, amigos, el planeta o incluso una escena rock no siempre es contrarrestada por la ansiosa alegría del cambio inminente, la búsqueda de aventura y nuevas posibilidades.

Un aspecto refrescante de este disco es el énfasis recién focalizado en las letras. Aunque normalmente los Revs no son conocidos por los talentos de la escritura de Donahue o la banda, este giro ve ese elemento mejorado. Las palabras escritas no se utilizan para ataques personales o principalmente para dar rienda suelta o expresar sentimientos; en su lugar se utilizan en viñetas, cada una espaciada a lo largo de la obra y agradable de escuchar. Por eso en un solo disco se pueden escuchar historias sobre el Hudson line (Hudson line), gente que se ganan la vida cavando hoyos (Holes), y sobre estar en el mar (Delta sun bottleneck stomp). Bien es cierto que las historias no son muy extravagantes, pero están ciertamente bien escritas y agradables de escuchar.

Casi cada nota comunica fragilidad emocional y la nostalgia por un amor perdido, por la juventud perdida, por los sueños perdidos. Sus canciones son tristemente orquestales con románticas pero inestables cuerdas. Sus interludios musicales, tronando como si fuesen transmitidos por un gramófono, son inquietantes: un piano desolado se murmura a sí mismo en I collect coins y después discute con un violín rascado en The happy end (the drunk room).

Deserter's songs pronto se convirtió en un referente, una obra maestra que sentó las bases para mucho de lo que sería el sonido indie, la forma de grabar las cosas, de producir sonidos, de llevar a las canciones a picos de estridencia sublimes. Un año después salió The soft bulletin de los Flaming Lips, con Dave Fridmann como productor y responsable del sonido en ambos discos, ahí se comenzó a aclarar todo.

A la vez que Mercury Rev estaban completando su trabajo en Deserter's songs en Tarbox Road con Dave Fridmann, el productor simultáneamente estaba ayudando a The Flaming Lips con su álbum The soft bulletin en el mismo estudio. En una entrevista en 2011, Wayne Coyne de The Flaming Lips hablaba sobre Deserter's songs y The soft bulletin y la creación simbiótica de los dos álbumes: "... eran tiempos en que The Flaming Lips entraban al estudio justo después de Mercury Rev, o ellos venían justo detrás de nosotros, y todos estábamos explorando los mismos nuevos artilugios juntos. Ellos comenzaban a trabajar en Pro Tools al mismo tiempo que nosotros. Y cualquier instrumento, cualquier nuevo artilugio, entre nosotros, Mercury Rev y Dave Fridmann... que utilizara una banda, el siguiente grupo en el estudio lo utilizaría también. Si Dave había hecho algún avance que había grabado con nosotros, cuando entraban Mercury Rev les decía, "hey... tenemos que hacer esto, esto es genial". Y lo mismo pasaría con nosotros. Así que creo que la conexión era Dave Fridmann, y también esa falta de creer realmente que habría una audiencia para este disco. Creo que Mercury Rev sentía lo mismo. Su público se había ido y todo lo que podían hacer era componer la música que estaba en sus sueños".

Coyne atribuyó parte del éxito de The soft bulletin a una gira de Flaming Lips con Mercury Rev en 1999: "Creo que sin Deserter's songs siendo tan significativo, The soft bulletin probablemente no hubiera llegado tan lejos. Pero desde que fue puesto en el mismo filón, la gente se interesó mucho en nosotros".

La pista oculta al final de Delta sun bottleneck stomp está interpretada con el acumulador de onda Tettix, un instrumento construido por Donahue y Grasshopper. A partir de 2009, el masivo instrumento ha sido alojado en el sótano de un bar. La canción Holes fue utilizada en la película Panic (2000), protagonizada por William H. Macy y Neve Campbell. Fue Amy Helm, hija de Levon, quien silbaba en el outro de Opus 40, ganándose cierta fama.

Su primera canción, Holes, con un aire de plegaria tras una intro floydiana, atrae inmediatamente al oyente a su mundo sónico de majestuoso brillo, dirigido por la frágil e insegura voz de Donahue a lo Neil Young. La canción trata sobre la paranoia, pero la línea final de la canción "Bands/Those funny little plans/That never work quite right" (Bandas/Esos pequeños y divertidos planes/Que nunca funcionan bien) sonaba divertida.

Tonite it shows tiene un aire stravinskiano, de cuento fantástico, gran melodía, de arreglo y desenlace. Endlessly es una especie de ballet onírico, los coros de las ninfas nos confunden en la noche estrellada. Qué cerca está la felicidad del horror, la despedida, el sueño, la vuelta a empezar...leaving you again endelessly. El grupo y las relaciones entre sus miembros se desmoronaban.

Un pasaje intrumental turbador como I collect coins da paso a la menina del disco: Opus 40, un gran homenaje a The Band, y no sólo por los cálidos tambores de Levon como invitado. Unos versos dylanianos ("with her spanish candles and her persians poems") y unos majestuosos arreglos sobre su base de crescendo gospel, más un memorable aunque corto solo de Hammod B3 a lo Billy Preston, la hacen digna de ser una de las mejores canciones de la década de los 90.

Hudson Line tiene la gentileza de dar un respiro a la voz principal para que Grasshopper cante una preciosidad para el lucimiento del Hammond de Adam Sayder y el saxo de Garth Hudson.

Otro interludio instrumental de frenopático al estilo Swordfish Trombones, The happy end (the drunk room), da paso a otra de las maravillas del disco, el sorprendente Goddess in a hyway, que alude al inevitable apocalipsis que se avecina a través del desastre ecológico, su enorme coro de "And I know/It ain’t gonna last" (Y yo sé/Que no va a durar) es un alegre acompañamiento que se hincha el corazón de placer puro e inocente. El motivo angelical que llevaba el impresionante Endlessly transforma una pesadilla de deserción repetida e infinita en algo trascendente, una canción de cuna para el aterrizaje en la cuneta y mirando las estrellas.

En un tono más funk, pero totalmente psicodélico, discurre The funny bird, que bandas como Grandaddy, The Delgados o los Spiritualized que practicaban la weird America como una religión, y no estaban tan alejados de los planteamientos de Radiohead.

Otro pasaje terrorifico, Pick up if you're there, desemboca en el tema más post-screamadélico, Delta sun bottleneck stomp, que con sus rastros de free jazz y su carácter sureño pasado por la batidora dance, rubrica una obra compleja pero del todo admirable. El rock de la vieja escuela de rock 'n' roll se convierte en una canción italiana para unos momentos dorados, haciendo sentir al oyente como si hubiese hecho un largo viaje nocturno por el desierto americano.

Una edición de 10º aniversario del álbum se rumoreaba que sería publicado en marzo de 2007, pero nunca se terminó de concretar. Mercury Rev lanzó su séptimo álbum de estudio Snowflake midnight justo cuando Deserter's songs cumplía el 10º aniversario de su lanzamiento, en septiembre de 2008.

En mayo de 2011 se lanzó una edición para coleccionistas completamente instrumental del álbum, con mixes, demos y alguna canción nunca antes editada. El material adicional es más una curiosidad extra e interesante para los fans. Durante el mismo mes, la banda también organizó una serie de conciertos en escenarios en toda Europa en la que el álbum entero fue interpretado en directo.

Mercury Rev fue uno de los grupos que más y mejor supo avanzar dentro de la evolución patente contemplada en sus cuatro primeros discos, y se puede comprobar si se compara Yerself is steam (1991) y Deserter’s songs, situando al colectivo neoyorquino como uno de los nombres más valientes y escurridizos de la música de los 90. Deserter’s songs no era el delirio espacial de la banda más marciana del planeta, sino la mirada reflexiva de puertas para adentro que lograba un avance definitivo hacia adelante.

Muchos grupos que se convirtieron en punteros de la música indie de la década de 2000, como Arcade Fire, My Morning Jacket, The Shins, o Andrew Bird, fueron inspirados por la grandeza genuina de Deserter's songs, agrandando su leyenda en los años venideros. En muchos sentidos, Mercury Rev nunca recuperó su magia, pero el hecho de que una vez fuesen capaces de embotellarla es más que suficiente.

No es fácil Deserter´s songs  como no son fáciles las obras muy personales que muestran también el lado oscuro de la Luna. Deserter´s songs es, sin lugar a dudas, un disco esencial, pero también un disco isla, no se parece a nada ni nadie. Ésa es su conquista: trascender a quien lo firma y tener nombre propio.

Fuentes: http://www.rockdelux.com, http://en.wikipedia.org, http://www.uncut.co.uk, http://altmusic.about.com, http://www.allmusic.com, http://regioncuatro.net, http://www.exileshmagazine.com, http://tsi-na-pah.blogspot.com.es, http://emepitri.blogspot.com.es, http://www.triponline.com.ar, http://fadeoutmusicforablog.blogspot.com.es, http://blogdelhuarencito.blogspot.com.es, http://www.nme.com, http://www.theguardian.com, http://www.avclub.com, http://mvremix.com, http://www.sputnikmusic.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Holes
2.-   Tonite it shows
3.-   Endlessly
4.-   I collect coins
5.-   Opus 40
6.-   Hudson line
7.-   The happy end (the drunk room)
8.-   Goddess on a hiway
9.-   The funny bird
10.- Pick up if you're there
11.- Delta sun bottleneck stomp
12.- (Untitled instrumental)

Edición CD Japón:
13.- Underture (silence)
14.- Ragtag

Bonus EP:
15.- He was a friend of mine
16.- Motion pictures
17.- Silver street
18.- Philadelphia
19.- I only have eyes for you (feat. Sean O'Hagan)
20.- Caroline says pt. II

Edición Deluxe (2011):
21.- Piano vs. telephone (home cassette tape demo)
22.- Holes (Bill Laswell 1998 remix)
23.- Pick up, if you're there (DJ Nickel 1998 remix)
24.- Endlessly (Tascam 8 track Reel to Reel demo)
25.- A soft kiss (for waking up) (home cassette tape demo)
26.- Tonite it shows (Tascam 8 track Reel to Reel demo)
27.- Looking back now, I can see... (unreleased mix)
28.- Opus 40 (early rough version)
29.- Hudson Line (early rough version)
30.- Judging by the Moon (home cassette tape demo)
31.- Goddess on a hiway (1989 home cassette tape demo)
32.- Night on Panther Mountain (unreleased mix)
33.- Delta sun bottleneck stomp (early rough version)

Vídeos:

Holes - Mercury Rev


Tonite it shows - Mercury Rev


Endlessly - Mercury Rev


I collect coins - Mercury Rev


Opus 40 - Mercury Rev


Hudson line - Mercury Rev


The happy end (the drunk room) - Mercury Rev


Goddess on a hiway - Mercury Rev


The funny bird - Mercury Rev


Pick up if you're there - Mercury Rev


Delta sun bottleneck stomp - Mercury Rev


He was a friend of mine - Mercury Rev


Philadelphia - Mercury Rev


I only have eyes for you (feat. Sean O'Hagan) - Mercury Rev


Caroline says pt. II - Mercury Rev


Holes (Bill Laswell 1998 remix) - Mercury Rev


Pick up, if you're there (DJ Nickel 1998 remix) - Mercury Rev


Looking back now, I can see... (unreleased mix) - Mercury Rev


Night on Panther Mountain (unreleased mix) - Mercury Rev

1 comentario:

bernardo de andres herrero dijo...

Con creces mi disco favorito de los Rev. en este disco dieron el do de pecho antes de aventurarse en tronadas sonicas que a veces salien sobresalientes pero otras se quedaban en un meros chiste sin gracia