domingo, enero 24, 2016

Grandes álbumes: ROBERT PALMER - Clues

Clues es el sexto álbum de estudio de Robert Palmer, publicado por Island Records en 1980, y producido por Palmer junto con Chris Franz y Gary Numan. Grabado en los estudios Compass Point de New Providence, Bahamas, contiene un sonido más rock y new wave en comparación con sus anteriores publicaciones. El álbum llegó al número 59 en la lista Billboard Top Pop Albums, y al número 31 en las listas de Reino Unido en 1980, así como al número 1 en Suecia, 3 en Francia, 15 en Holanda y 42 en Italia. El álbum fue certificado Disco de oro en Alemania por BMieV en 1992.

A Palmer, que había participado en el álbum de Talking Heads, Remain in light, tocando la percusión, le fue devuelto el favor cuando el baterista de la banda, Chris Frantz, tocó los tambores en Clues. Andy Fraser, ex-bajista de Free y autor del primer single de éxito de Palmer, Every kinda people, tocó el bajo en el álbum en dos canciones. El icono del movimiento new wave Gary Numan, participó como teclista en la versión de su canción I dream of wires, y coescribió con Palmer Found you now.

Robert Palmer, nacido en 1949, pasó toda su infancia cambiando regularmente de domicilio, debido a los múltiples destinos de su padre, oficial del servicio de inteligencia de la Royal Navy. A falta de amigos de larga duración, el pequeño Robert entabló una relación especial con la música que emitían las radios de las fuerzas americanas basadas en Europa. Atraído por el jazz, el blues y el soul, Palmer no tardó mucho en integrarse a un primer grupo, The Mandrakes, con 15 años. Con 20 se convirtió en el cantante de The Alan Brown Set después de que este grupo se separara de su líder.

Posteriormente se quedó al mando de otra formación, Vinegar Joe, con Elkie Brooks (que se haría famosa con su hit de 1977 Pearl’s a singer). Publicaron tres discos sin apenas notoriedad. En 1974, inició su carrera en solitario, gracias al empeño de su sello, Island Records. De 1974 a 1979, Robert Palmer publicó cinco álbumes, en los que mezclaba numerosos estilos, desde el funk hasta el reggae, pasando por el calipso, el soul y el pop, hasta que por fin dio en el clavo con el tema Every kinda people, del disco Double fun. En Estados Unidos no logró mucho éxito, pero en Europa se convirtió en un mega hit cuando Heineken decidió sacar un spot de televisión con esta canción de fondo.

Después de grabar una serie de álbumes que le consagraron como intérprete pop de estilo soul, Robert Palmer sorprendió a sus fans en 1980 con un giro estilístico de 180º. Con Clues, Palmer encuadró su sonido en la era de la new wave con rasgos de rock en su música, con una brillante producción de su sonido, y la incorporación de sintetizadores en los arreglos. El resultado final, con ese inconfundible sonido synthpop moderno, soft y elegante, se convirtió en un gran éxito en Reino Unido y allanó el camino para éxitos internacionales posteriores como Riptide y Heavy nova.

Con el éxito comercial logrado con Secrets (1979), Robert Palmer había demostrado que su voz profunda y varonil era apta tanto para canciones hard rock como para baladas. Pero Palmer no quería dormirse sobre los laureles. La new wave estaba en su apogeo y buscó a algunas de las figuras descollantes del género de los años 80. Chris Frantz de Talking Heads y Tom Tom Club contribuye al hit dance Looking for clues, así como Gary Numan en la versión de Palmer de su canción I dream of wires, y ambos ayudaron a Palmer a experimentar en el disco con bases electrónicas como las que se escuchan en Johnny and Mary.

Robert había estado incluyendo partes de la canción Cars de Gary en sus conciertos, junto con la canción del mismo Numan, I disconnect from you. Y Gary Numan, habiendo oído hablar de esto, fue a conocer a Robert a Nassau aprovechando un viaje promocional a Japón.

En aquel momento, Palmer parecía destinado a disfrutar de una carrera de éxito modesto con hits en emisoras de radio adulto-contemporáneas junto con rockeros "de velero" como Christopher Cross, Dan Fogelberg y los Doobie Brothers de la era de Michael McDonald. Pero Palmer intentó arrancar el motor un poco mejor con el estridente single de 1979, Bad case of loving you (doctor, doctor) de Moon Martin, un hit que llegó al puesto 14 que le hizo ganar cierta exposición mainstream.

Además de probar el sabor del éxito en las listas, Palmer tomó cierta ventaja en un momento en que se podía aceptar para un artista de un sello importante asumir ciertos riesgos en el estudio. El período de 1979 a 1981 tuvo mucho de renacimiento musical: con la aparición de la tecnología en el estudio de grabación, la influencia de la escena artística de Nueva York y la actitud post-punk que provenía de Londres y Nueva York, muchos artistas fueron publicando algunas de las obras más interesantes de su carrera. Durante este período, artistas establecidos como Peter Gabriel, David Bowie, Phil Collins y hasta Paul McCartney publicaron algunos de sus álbumes más desafiantes artísticamente exitosos, compitiendo con los sonidos experimentales procedentes de la new wave y grupos de la generación post punk como The Clash, Joy Division, Devo, XTC y Talking Heads.            

Talking Heads estaban completando su grabación de Remain in light con Brian Eno en los estudios Compass Point de Bahamas mientras Palmer estaba allí trabajando en Clues. La asombrosa cantidad de energía creativa flotando en el ambiente en el estudio era sorprendente. Quizás también fue poco sorprendente las trayectorias muy diferentes que llevaría cada disco. Dos discos grabados al mismo tiempo en el mismo estudio: uno, Remain in light, no sólo se convertiría en un elemento básico esencial en la new wave, sino en un álbum muy influyente en la música posterior. El otro, Clues, sería una obra bastante olvidada sobre todo a finales de la década, y quedaría fuera de impresión en Estados Unidos a mediados de los 90, ya que Palmer, desde mediados de los 80 fue estrella del vídeo musical multi-platino, cuya carrera dio un poderoso volantazo hacia el encasillamiento de crooner romántico (su último single en las listas fue una versión de Mercy mercy me de Marvin Gaye en 1991). El hecho de que Palmer capitalizase su fama de Addicted to love atormentaría para siempre su legado, en el sentido de que sus obras anteriores, menos comercialmente acertadas, parecen albirar que su carrera aparentemente se basó en la imagen y el éxito comercial, y no la innovación y la integridad artística (como Talking Heads).

El baterista Chris Frantz de los Talking Heads colaboraría en la canción que abría Clues, Looking for clues, que ofrece a los oyentes un aperitivo bastante bien envasado de lo que había en el resto del álbum: una interesante mezcla de estilos con toques funk y rock de Palmer, además de un interesante solo de xilófono. El vídeo musical de la canción fue una interpretación literal acerca de la letra de la canción, con Palmer brincando alrededor con una guitarra, contestando al teléfono, saltando sobre bloques gigantescos, bailando con un esqueleto y encima de un gigantesco rompecabezas de sí mismo e interpretando el solo de xilófono de la canción bailando sobre un gigantesco xilófono.

Robert Palmer entró en los años 80 en uno de sus momentos más creativos de su carrera, y realmente disponía de muchas grandes ideas musicales para plasmar, pues en 1980 había muchos diferentes géneros colisionando juntos, como new wave, post punk, electrónica, fusión, pop y funk, que se unían en combinaciones nuevas y diversas. Looking for clues fue uno de los más exitosos inventos rítmicos que propuso Palmer en su carrera. New wave, funk, ska y pop sudafricano se englobaron en un solo trabajo, ayudado por la inclusión de un inteligente vídeo musical. Hay canciones soul rock del estilo de los Rolling Stones como Sulky girl, What do you care, Woke up laughing y una versión de Not a second time de los Beatles, que tenían una influencia en los ritmos que descubrían algo parecido a lo que Paul McCartney estaba haciendo al mismo tiempo en su McCartney II. Sin embargo, los principales puntos de interés en este álbum son algunas de las canciones más electro-pop como Johnny and Mary, una canción que fue a la vez típica y profética a la naturaleza del pop en el futuro en general. I dream of wires está más en la onda new wave progresiva, al igual que Found you now. Una de las características más importantes del disco es su corta duración. Generalmente un disco con este tipo de ámbito melódico y rítmico normalmente dura al menos 40 minutos y las canciones suelen durar más de cinco minutos. Puesto que ninguna de estas condiciones se cumplen, ello prueba que ritmos y melodías progresivas en la música pop no son necesariamente dependientes de ejecuciones extendidas, lo que mostraba también el acercamiento de Robert Palmer entonces a la vanguardia del pop del momento.  

Clues fue algo así como una bocanada de aire fresco. Con su look de inglés de clase media impoluto, Robert Palmer abrió el camino hacia un pop elegante y moderno. La voz camaleónica de Palmer era ideal para la electrónica, variando desde el tono bajo mostrado en Johnny and Mary al falsete de Looking for clues. Aunque el álbum no está temáticamente organizado, las canciones tratan en gran parte sobre el amor y el anhelo, y sus canciones son una montaña rusa de emociones desde el escaso calor de Found you now a la pareja glacialmente distante de Johnny and Mary, o al shock futurista de I dream of wires.

Clues también produjo dos singles notables en Looking for clues, una porción inteligente de pop new wave que sorprende al oyente con un solo inesperado de xilófono inesperado, y Johnny and Mary, una caprichosa balada conducida por el synth con perspicaces letras sobre una relación romántica condenada. También contiene un impresionante cover de I dream of wires de Gary Numan que conserva con éxito la fría grandeza electrónica del original trabajando en un arreglo terrenal de ritmos que hace la canción más dance. Por otra parte, Palmer demostraba que no había abandonado su afición por el soul y la música étnica: Woke up laughing filtra una estilo africano, y una melodía vocal que se asemeja a un canto a través de un estilo de producción electrónica minimalista, Not a second time es una versión actualizada de una canción de John Lennon del álbum Meet The Beatles, en la que aparece una segunda estrofa añadida por Palmer, y que también fue editada como single, y Found you now es una encantadora canción de amor que combina eficazmente un ritmo reggae con un impasible sentido fresco muy new wave, resultando un álbum sólido y consistente, a pesar de su corta duración (unos 31 minutos).

Las canciones se caracterizan por una selección equilibrada entre sonidos electrónicos y tradicionales, siendo el denominador común una búsqueda de la simplicidad y la inmediatez que hacen de la escucha del disco una experiencia agradable.

Johnny and Mary es sin duda la canción más conocida del disco. El vídeo de la canción recibió una cantidad relativamente abundante de emisión en MTV y una buena cantidad de giros de platos de las pistas de baile.

Si la cara 1 del disco es sobre todo diversión y juegos que exhiben la destreza de Palmer para escribir una buena canción (todas las canciones de esta cara son composiciones suyas), la cara 2 es donde Palmer se convierte en más meditativo y es donde produce parte de su material más desafiante.

A lo largo de toda su carrera, Palmer mantuvo la tradición de versionas varios temas en cada LP. En Clues, sin embargo, se limitó a dos: Not a second time de The Beatles y I dream of wires del icono de la new wave Gary Numan. Palmer realizó una copia bastante fiel de la canción de los Beatles, dándole una actualización adecuada new wave. Sin embargo, es su cover de Gary Numan, que abre la cara 2, uno de los momentos más fascinantes del disco. No sólo hace que la calidad hipnótica y fascinante de la canción parece extraído de la cabina de mando de Palmer, sino que también el mismo Numan toca el sintetizador en esta grabación.

Numan también coescribió y tocó en la canción que cierra el álbum, Found you now. El efecto de Numan aquí es una mera ornamentación del sonido isleño-synth-rock con el que Palmer intentaba obtener el éxito.

Woke up laughing bien parecería una canción de los propios Talking Heads, que el mismo David Byrne quisiese haber escrito para las sesiones de Remain in light.

La canción principal, Looking for clues, fue descrita por Allmusic como "una porción inteligente de new wave pop que sorprende al oyente con un inesperado solo de xilófono". El vídeo de esta canción fue emitido en el día de la inauguración del canal musical MTV en agosto de 1981.

En 1984, Melissa Manchester grabó Johnny and Mary con letras añadidas por Bernie Taupin. En 2014, Todd Terje grabó una versión downtempo de Johnny and Mary con Bryan Ferry como vocalista. Johnny & Mary fue utilizada como tema de fondo para un anuncio publicitario de la compañía francesa Renault. Sobre esta canción, Palmer opinaba, “mucha gente en Inglaterra piensa que ésta es una mis mejores canciones, pero eso depende de dónde estés. Los americanos piensan que es un poco rara e inaccesible”.

Lo único que diferenciaba a Robert Palmer de sus contemporáneos en la década de los 80 fue su semblanza de sex-appeal, ayudado por la eterna imagen de él cantando frente a una banda de despampanantes mujeres y mudas en el videoclip Addicted to love. Si bien sus escogidos clásicos hits de la época, como Addicted to love, Simply irresistible o I didn't mean to turn you on, no exhibían totalmente el potencial ecléctico de la carrera de Palmer, que alcanzó su punto máximo creativo con Clues.

En última instancia, Clues encontraría un módico éxito comercial, sobre todo en el continente europeo (el álbum alcanzó el puesto 59 en Estados Unidos). Canciones como Johnny and Mary y Looking for clues harían ganar a Palmer cierta exposición en MTV y en emisoras alternativas y universitarias americanas.

Clues es visto en la crítica meramente como un precursor del "magnum opus" de Palmer, Riptide de 1985. Sin embargo, el éxito artístico de Clues alimentó que Palmer probase con más experimentación en el álbum Pride de 1983, que fue un fracaso crítico y comercial y el más personalmente inquietante revés profesional para Palmer. Escaparía a la sombra de esa crisis colaborando con Power Station a finales de 1984, un supergrupo que incluyó a miembros de Duran Duran y Chic. Palmer se apresuró a entrar en el estudio para grabar Riptide y sacar provecho del sorprendente éxito del proyecto de Power Station. El resto fue historia, ya que Palmer pasó la segunda mitad de la década como uno de los artistas más comercialmente viables del mundo musical, pero después trató con poco éxito de intentar recuperar la gloria pasada. Palmer pasaría mucho tiempo en los 90 actualizando y remezclando el corazón de muchas de las canciones de Clues y las espolvoreó en una serie de recopilaciones llamadas Addictions Vol. 1 & 2.

Fuentes: https://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.amazon.com, http://undia-undisco.net, https://www.debaser.it, http://rincondesconexion.blogspot.com.es, http://w5.cl, https://underratedacademydotcom.wordpress.com, http://rateyourmusic.com, https://alteredfrequencies.wordpress.com, https://itunes.apple.com, http://www.cduniverse.com

Listado de canciones:

1.- Looking for clues
2.- Sulky girl
3.- Johnny and Mary
4.- What do you care
5.- I dream of wires
6.- Woke up laughing
7.- Not a second time
8.- Found you now

Vídeos:

Looking for clues - Robert Palmer


Johnny and Mary - Robert Palmer


I dream of wires - Robert Palmer


Woke up laughing - Robert Palmer


Not a second time - Robert Palmer


Found you now - Robert Palmer

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

uno de mis discos de adolescencia . y uno de los artistas que mas han estadao en mis imagenes mentales. Pamer era un pedazo de todo, Grandisimo sobre rodo hSTA EL pOWER sTATRION. uNA PETICIÓN si se puede controlas a laos Fiery Furnces estoy engancghado con un par de discos y a lo mejor me sirves de guia . si los controlas un post sobre ellos me vendría al pelo OK Thanx

JL dijo...

Lo miro enseguida y les hago un hueco, claro que sí.

Respecto del disco, para mí no es el mejor de Palmer, un tío muy versátil y hábil, que supo buscar su hueco en el mundo de la música. Y aunque es recordado por las tías de bandera más altas que él (no era demasiado complicado, por eso...), tenía mucha música y una facilidad por hacer buenas canciones y muy buenas versiones, que en algunos casos superaban al original. El disco es un ejemplo de adaptación a la época, con muy buena utilización de teclados y dos temazos que pegaron fuerte en las listas. En sí era un disco algo irregular, pero los dos singles y las versiones de las canciones de Gary Numan y los Beatles, soportaron el peso del álbum.

Saludos, Bernardo.