domingo, octubre 12, 2014

Grandes álbumes: CHEMICAL BROTHERS - Exit planet dust

Exit planet dust es el álbum de debut de dúo británico de música electrónica The Chemical Brothers, lanzado en Reino Unido en junio de 1995 y en Estados Unidos en agosto del mismo año. El título es una referencia al anterior nombre del dúo, The Dust Brothers. Exit planet dust fue uno de los pocos álbumes europeos post-tecno que pudo hacer cualquier tipo de avance en el mercado en Estados Unidos.

En 2004, el álbum fue empaquetado con Dig your own hole en un boxset de edición limitada como parte de la colección 2CD Originals de EMI. Fue certificado Disco de platino por el BPI en enero de 1996.

El álbum fue votado como el 2º mejor álbum dance de todos los tiempos por Muzik. El álbum estuvo en las listas británicas durante muchas semanas y también apareció en las listas durante cada año desde el lanzamiento en 1995 hasta 2000. Su pico más alto fue el número 9 en 1995. En octubre de 2000, el álbum fue lanzado en formato MiniDisc.

Formados en Manchester en la época de la influyente era Madchester de la ciudad (definida sobre todo por las drogas psicodélicas que alimentaron su creación tanto como la celebrada combinación que de música rock y dance hacían sus abanderados), The Chemical Brothers descubrieron una forma innovadora de llevar la guitarra a la pista de baile. Por supuesto, ello en realidad no implicaba tanto a las guitarras como los samples de guitarras, junto a las cajas de ritmos, loops, secuenciación spot-on y toda una serie de llamadas de sirenas (One too many mornings, Alive alone), trazando un resplandor de luz de neón a través de sus muchas influencias electrónicas, acid house, ritmos funky y trip-hop, por nombrar unos pocos. Los Chemical sólo tuvieron éxito en la captura del rock en su esencia, siguiendo su estructura y reemplazando los elementos acústicos por elementos electrónicos.

Dos años antes de que se hiciese popular el grandilocuente ritmo de Fatboy Slim a partir de los Chemical Brothers que le valió dos nominaciones a los Grammy e invadió las pantallas de televisión en América (en forma de galopantes licencias comerciales), el dúo formado por Tom Rowlands y Ed Simons ayudaron a conformar un movimiento que en última instancia se propagaría hacia el cierre de siglo, pero no antes de electrizar a toda una generación de DJs lista para flexionar su propia músculo mezclador.

En 1989 dos estudiantes de Historia Medieval se conocieron en la Universidad de Manchester, y notaron que compartían los mismos gustos musicales, por lo que comenzarían a mezclar discos en reuniones de amigos, y nunca imaginarían lo que el futuro les deparaba. The Chemical Brothers comenzaron en 1992 como The Dust Brothers, nombre tomado de sus héroes de la producción del mismo nombre famosos por producir el álbum de los Beastie Boys de 1989, Paul's boutique. Su trabajo inicial incluía un remix de una canción de Ariel (banda que incluía a Tom Rowlands de The Chemical Brothers en la batería, publicada bajo su nombre 237 Turbo Nutters) y la canción Song to the siren, editada como single independiente en Diamond Records, al parecer inspirada por un apodo que tenía Ed Simons. El single también contenía dos remixes extendidos de la canción. La banda llevó la canción a varias tiendas de discos dance alrededor de Londres, pero nadie la recogió. Song to the siren fue elaborada simplemente utilizando un sistema hi-fi Hitachi, un ordenador, un sampler y un teclado, utilizando un sample de This Mortal Coil.

Andrew Weatherall de The Sabres of Paradise había escuchado la canción. Decidió interpretarla vivo en sus sets de DJ y firmó al dúo para su sello discográfico Junior Boy's Own, que relanzó el single en 1993. La banda se había vuelto remezcladores populares, mezclando canciones desde Jailbird de Primal Scream a Voodoo people de The Prodigy (su remix de este tema particular también se convirtió en la cara A de Voodoo people en versiones selectas).

El dúo trabajó en nuevas canciones en 1993, dando como resultado los EP Fourteenth Century sky y My mercury mouth. El primero incluyó la popular canción Chemical beats, que estableció la plantilla de big beat utilizada por el dúo durante mucho tiempo, y también incluyó a One too many mornings, que fue el primer destello que dejó entrever el lado más relajado del dúo. Los Chemical Brothers comenzaron con la idea de hacer un álbum en 1994, época en la que empezaron a pinchar en el extranjero.

La grabación del álbum comenzó en agosto de 1994 y concluyó en noviembre. Tom Rowlands declaró en 2002 que "permanecieron tres semanas grabándolo". Una canción de las sesiones, Leave home, fue lanzada por primera vez a finales de 1994 en el álbum de mezclas del dúo NME Xmas dust up, editado como una cinta de cassette que aparecía en una portada de NME. Las primeras seis canciones de Exit planet dust eran continuas, sin cortes, haciendo un medley. Entre estas seis canciones se incluían Leave home y ediciones de las dos canciones previas del dúo, Chemical beats y su primera canción Song to the siren (grabada en vivo en el álbum).

El dúo se convirtió en DJs residentes en el pequeño, pero muy influyente Heavenly Sunday Social Club en el pub Albany de Great Portland Street de Londres en aquellos momentos. Artistas de la talla de Noel Gallagher, Paul Weller, James Dean Bradfield y Tim Burgess eran asiduos visitantes. Los Dust Brothers (como se llamaban en aquel momento) fueron demandados posteriormente para remezclar canciones de Manic Street Preachers y The Charlatans. Sus remixes de Jailbird de Primal Scream y Voodoo people de The Prodigy recibieron exposición en la televisión, formando parte de la lista de reproducción de The Party Zone de MTV Europe en 1995.

El álbum fue terminado en 1995 y publicado por Junior Boy's Own, conjuntamente con la propia rama independiente de The Chemical Brothers de ese sello, Freestyle Dust, y Virgin Records, quien más tarde reemplazó a Junior Boy's Own como cabeza del sello de la banda. El dúo, sin embargo, tuvo que cambiar su nombre a The Chemical Brothers, después de que los Dust Brothers de Estados Unidos amenazasen con demandarlos si se negaban a hacerlo. El nombre de The Chemical Brothers surgió a partir de la canción del dúo Chemical beats. El cambio de nombre inspiró el título del álbum.

El álbum fue lanzado en Reino Unido en junio de 1995. Poco antes de su lanzamiento, Ed Simons declaró a Muzik que "nadie en el mundo del dance ha llegado con un álbum para reflejar estos tiempos. ¿Por qué? ¿Por qué se deja a un grupo como Oasis para expresar la forma en que los jóvenes quieren salir y son maltratados cada fin de semana? Eso es lo que los Chemical Brothers quieren expresar".

Exit planet dust se convirtió en el punto de inflexión entre la cultura dance y el mundo del rock and roll, y en el punto de encuentro entre la cultura del éxtasis y la energía de las pistas de baile. Desde el tema con el que se iniciaba el disco, Leave home, a la balada de estilo hiperespacial Alive: Alone (su primera colaboración con Beth Orton), el álbum ofrecía el equilibrio ideal entre los discos dance y los que se disfrutan en la intimidad utilizando unos auriculares, y marcaba el inicio de un nuevo estilo que a partir de entonces se conocería con el nombre de "big beat". En tan sólo un año, Tom y Ed no sólo habían redefinido su propio estilo, sino que también habían aprovechado al máximo su talento creativo hasta tal punto que resultaba imposible encasillarles en un estilo concreto. Al mismo tiempo, consiguieron hacer sobresalientes sus actuaciones en directo, pasando de actuar en pequeños locales, a convertirse en teloneros de grupos como Underworld y The Prodigy antes de destacar como estrellas absolutas de sus propios conciertos. Tras la publicación del álbum, el dúo recibió el agradecimiento en las notas de la contraportada de Better living through chemistry de Fatboy Slim.

Aquel debut electrónico fue un golpe contundente y eficaz que ganó un Disco de oro y fue objeto preciado de la crítica. La fórmula ganadora de los Chemicals se basó en incluir ingredientes musicales de distinto origen para crear su compuesto triunfador: hip-hop, funk, break-dance, furiosa energía rock y códigos digitales bailables para el servicio de la definición del big beat. Junto con The Prodigy, Fatboy Slim, The Crystal Method, Underworld, Orbital, Apollo 440 y algunos otros grupos menos conocidos, fueron pioneros en llevar el género de la electrónica de baile big beat a la vanguardia de la cultura pop.

Se trata de un álbum conciso, de sólo 50 minutos, algo extraño en música de este tipo, que destaca sobre todo por la impresión de ser un todo cuando los escuchas. Una cohesión pocas veces vista, y menos en otros trabajos del dúo; un disco con sus necesarios altos y bajos pero que deja una sensación de ritmo imparable que no está al alcance de muchos artistas. Muchos lo han considerado como la mejor fusión entre rock y electrónica de la historia.

Con canciones secuenciadas para mezclarse junto con costuras no discernibles, Exit planet dust fluye como un todo coherente. El resultado es una narrativa de ritmo imparable unida por los mínimos y máximos necesarios. Usan a menudo suaves y profundos graves, crujientes sintetizadores, contundentes tambores, y a veces nos llegan cuerdas y trompetas. No hay demasiados acompañamientos vocales, pero cuando aparecen, están perfectamente acoplados al ritmo y ambiente de las canciones.

La portada del álbum era la de una caja rechazada en una sesión de fotos de moda de los 70, según Ed Simons. En una entrevista con la revista Select de 1995, Ed comentaba, "queríamos algo que sólo pareciese bonito. Un montón de discos techno sólo tienen en las portadas los fractales, y queríamos algo un poco más romántico y místico con colores suaves, agradables. Tomamos un camino erróneo intencionalmente. Si Tom y yo estamos en esa foto, estaríamos en el coche diciendo, 'oh, ella tiene razón, yo desearía estar ahí con una guitarra en la espalda con ella'. Sería como una de las cosas buenas de la vida. Originalmente teníamos a esta mujer embarazada en un campo usando ese vestido blanco, como si un anuncio raro saliese mal. Pero no podíamos usarlo porque el feto nos podría haber demandado". Otra imagen de la misma sesión de fotos fue utilizada como una de las imágenes del folleto de Dig your own hole.

Song to the siren fue publicado como single en octubre de 1992, autoeditado tres años antes de su aparición en el álbum. The Fourteenth Century sky EP fue lanzado en enero de 1994, con Chemical beats y One too many mornings como canciones 1 y 2, respectivamente, del EP. Otro EP, My mercury mouth EP, fue lanzado a la vez, sin canciones que apareciesen después en el álbum, con una canción que fue cara B de un single de Exit planet dust. Leave home fue lanzado como el primer single oficial del álbum en junio de 1995, alcanzando el puesto número 17 en la lista de singles británica. Life is sweet fue lanzado como el segundo single en agosto de 1995 y alcanzó el número 25 en la misma lista.

El álbum fue muy bien recibido por la crítica tras su publicación. En Allmusic, un crítico opinaba, "el sonido de The Chemical Brothers es grande en ampulosidad, repleto de samples de riffs de guitarras y un montón de sirenas y divas gritando. Un tipo de álbum que supone un gran descubrimiento, Exit planet dust era, tras su publicación, uno de los pocos discos post-techno europeos que marcaban un avance en el mercado". El álbum ha recibido aclamación retrospectiva y continúa inspirando a muchos artistas. Muzik lo nombró el 2º mejor álbum dance de todos los tiempos en 2002, y Q TV lo nombró el 41 º mejor álbum de la década de 1990.

En referencia a los samples, el principio de Leave home es un breve sample del inicio de la canción de Kraftwerk, Ohm, sweet ohm, del álbum Radio-Activity. También fueron sampleadas las secciones de percusión de Got myself a good man de Pucho & His Latin Soul Brothers, y vocales de Brothers gonna work it out de Blake Baxter (1992). In dust we trust contiene algunos cortos samples de The maestro de los Beastie Boys desde su álbum Check your head. El sample vocal de Song to the siren es un sample invertido de parte de la canción Song of Sophia de Dead Can Dance, de su álbum The serpent's egg.

Podría decirse que el álbum está dividido en dos partes. En la primera, muy cohesionada, casi como si fuese la sesión de un DJ. Esta parte es quizás la más recordada y conocida, y sobre todo la más bailable, ya que a partir del séptimo corte, Chico’s groove, el ritmo de los temas decae un poco para dejarnos ante una música más tranquila y vocal. Los tempos toman respiros más que suponer cambios rotundos.

Leave home se compone de ritmos discordantes y seis palabras repetidas decenas de veces. In dust we trust, algo similar a una secuencia de persecución, encuentra las influencias del hip-hop en el dúo, en un corte marcado, sobre todo, por la percusión, y por lo funky del bajo, que mantiene una línea parecida a la del tema anterior. La canción es puro poder bailable que deja estirar los sonidos como fuelles y luego acelerar sus partículas para provocar la reacción de movimiento en el oyente.

Song to the siren, ya clásico del dúo en aquellos momentos, con su eterno loop, sus breaks, la distorsionada voz femenina y esa percusión que hace tan característicos a los temas iniciales del álbum que dan como resultado un tema obsesivo. Además de mostrar loops vocales femeninos que destilan exhalaciones heladas con frecuencia frígida, es como una mezcla esquizoide de extrañas florituras electrónicas y efectos de tambor.

En Three little birdies down beats, el continuo y psicodélico loop empleado recuerda mucho más a una sirena industrial que cualquier sonido del tema anterior, y evoca locura y obsesión, a la vez que invita a moverse como ningún otro tema del álbum. Golpe house con pura actitud rock, digno de una fiesta subterránea que continúe con el legado de The Hacienda, con su tono inquietante e implacable, exhibe un interesante ritmo.

Después llegan los fuertes graves de Fuck up beats, un tema corto, suavemente repetitivo y monótono, cuyo protagonista de nuevo es otro loop, y en el que además destaca la parte vocal y los breaks, en un interludio de golpes saturados, acorraladores y untados de tonos techno; confusión experimental que deja con ganas de más, pero que invita a tomarse un descanso.

Sigue con el otro clásico de entonces, Chemical beats que ya presentaran como Dust Brothers, que devuelve el disco al territorio explorado en las anteriores piezas del álbum con su sonido ácido y funky aderezado con ritmos tribales, captando la atención del oyente con sus efectos de sonido e intrigantes entradas. Chemical beats es la pura descripción de golpes digitales de laboratorio, intensos y ácidos, un paso trance mediante ritmos tribales, bañados en vapor de sal. En esta canción y en todo el disco, el dúo demuestra su persistente talento para la producción, del ominoso sample de alarma que abre Leave home a la lastimada la percusión de la sensacionalista In dust we trust.

Con Chico's groove llega un verdadero descanso para quien ha estado bailando incansablemente, con un bajo suave y constante sobre media nota aguda, supone un interesante contraste con el sonido tradicional de la banda, marcando el momento de entrar en la parte más personal, intima y atmosférica del álbum, un viaje interestelar relajante y sin prisa que bien puede caber al son de un coctel galáctico. Chico’s groove aparece, sorprendiendo, tanto por el hecho de que haya esa especie de pausa entre tema y tema, como si la sesión hubiera terminado, como por lo casi romántico y soñador del sonido del tema, casi rozando en el trip-hop.

One too many mornings es una gota fría de ácido al amanecer, indicios de dub botan a través de los vocales más plácidos (y trascendentes) del álbum. En One too many mornings tenemos quizás el lado más dulce de Exit planet dust, un tema que apela a las emociones y los sentimientos, gracias sobre todo por las dulzuras vocales dream pop de Swallow, que se cuelan en las atmósferas con su sonido en los samples, y que demuestra que los Chemical Brothers no sólo saben de beats y loops, sino que también se manejan en el terreno de la seducción.

Life is sweet fue elegido como single del álbum, probablemente pensando que tener a Tim Burgess, vocalista de The Charlatans, como voz para el tema podría reportar algo de notoriedad, y que nos regala cierta dosis de brit-pop. Aunque lo que realmente dio esa notoriedad a Life is sweet fue el remix realizado por Daft Punk, que fue un todo un éxito. Este es quizás el título del álbum que más se acerca al pop, con permiso de Alive alone, con una estructura casi completa de estrofas y estribillo rodeada de los característicos breaks de los hermanos químicos, que, por cierto, con este tema retoman un poco los ritmos de la primera parte del álbum, aunque sólo sea momentáneamente.

Para ir terminando el álbum, los Chemical eligieron dejar prácticamente reducido a una base rítmica su Playground for a wedgeless firm, que sólo ve interrumpido el sonido de la batería por un riff de guitarra electrónica, conformando una dosis extraña de ruidos incidentales y arpegios binarios, en otro experimento sonoro que sirve de puente para el verdadero final del disco. Playground for a wedgeless firm inspira imágenes simbólicas, como la de un concepto o un animal tratando de liberarse de una restricción; un sonido único y atípico.

Alive: Alone es un verdadero tema pop, aunque con los arreglos que sólo los Chemical podrían darle. Se eligió a Beth Orton como vocalista, sin la que el tema no hubiera sido el mismo, y el resultado fue una “balada electrónica” que sólo ellos podrían haber facturado. Un tema bello e ideal para dejar con buen sabor de boca y ganas de más a cualquiera que oyera el disco. Alive alone profundiza con desaliento en sus temas lentos y melosos con aplomo apático, como muestra un estribillo tan alegre como "I’m alive, and I’m alone, and I never wanted to be either of those" (estoy vivo, y estoy solo, y nunca quise ser uno de esos).

Un disco por el que, aunque haya pasado el tiempo, se mantiene joven y se puede escuchar sin pensar que suena antiguo. Muchos de los recursos utilizados en él se siguen utilizando hoy en día, y en muchos casos con no tanta brillantez como lo hacen los Chemical, pero ellos supieron sacar el máximo de muy poco en este Exit planet dust. Aunque bandas como The Crystal Method (considerada por muchos como la respuesta de Estados Unidos a The Chemical Brothers), así como muchos otros tomarían numerosas notas de Exit planet dust en los años que siguieron a su lanzamiento, ninguno parecía capaz de igualar los mancunianos ritmo a ritmo en su propio juego tal y como lo disfrutaron en la primera mitad de los 90.

Con este trabajo Rowland y Simons consiguieron cosas que ni pretendían, como el hecho de haber sabido conjugar la esencia del rock con la electrónica como casi nadie ha conseguido, ni antes ni después, y haber sido los pioneros de un sonido que ellos mismos llamaron big beat y que otros muchos han tratado de emular o perfeccionar sin tener ni una parte del éxito de los Chemical Brothers en ese intento.

Sonido que consolidarían con la cota más alta de su discografía en Dig your own hole (1997) y que se mantiene muy presente en los oídos de quienes vivieron aquel estallido electrónico de los 90, y que tanto ha contribuido a la evolución del género. Exit planet dust es una parada obligada en la galaxia musical de la electrónica, y el sitio de partida triunfal para uno de los dúos que lograron causar un punto de fusión en los cuerpos con sólo clicar un par de botones.

Fuentes: http://www.hipersonica.com, http://persimusic.com, http://medellinstyle.com, http://www.indyrock.es, http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.treblezine.com, http://www.westnet.com, http://www.sputnikmusic.com, http://rateyourmusic.com, http://www.bbc.co.uk, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Leave home
2.-   In dust we trust
3.-   Song to the siren
4.-   Three little birdies down beats
5.-   Fuck up beats
6.-   Chemical beats
7.-   Chico's groove
8.-   One too many mornings
9.-   Life is sweet
10.- Playground for a wedgeless firm
11.- Alive alone

Vídeos:

Leave home - The Chemical Brothers


In dust we trust - The Chemical Brothers


Song to the siren - The Chemical Brothers


Three little birdies down beats - The Chemical Brothers


Fuck up beats - The Chemical Brothers


Chemical beats - The Chemical Brothers


Chico's groove - The Chemical Brothers


One too many mornings - The Chemical Brothers


Life is sweet - The Chemical Brothers


Playground for a wedgeless firm - The Chemical Brothers


Alive alone - The Chemical Brothers

1 comentario:

bernardo de andres herrero dijo...

El unico qu tengo de ellos y para mi el mas completo de su discografia