miércoles, abril 25, 2012

VANGELIS

Evángelos Odiseas Papathanassiou, más conocido como Vangelis (Volos, Grecia, 1943) es un famoso teclista y compositor griego de música electrónica. Entre sus obras más conocidas destacan las partituras originales para las películas Chariots of fire (ganadora del Oscar a la mejor banda sonora en 1981), Blade runner (1982), y 1492: La conquista del paraíso (1992). En una carrera musical de casi 50 años en que ha escrito y compuesto más de 50 álbumes, Vangelis es reconocido por varios críticos musicales como el más grande compositor de música electrónica de todos los tiempos.

Su música se caracteriza por el uso de sintetizadores y ocasionalmente instrumentos acústicos para crear atmósferas de sonido envolvente, en un tono generalmente grandioso y solemne. No es sencillo enmarcar su música dentro de un género en concreto, aunque es habitual que se le incluya entre las filas de las llamadas Nuevas Músicas, o de forma más amplia como músico clásico contemporáneo. En cualquier caso, la diversidad y complejidad de la obra contenida en su discografía hace difícil su catalogación como artista puramente New Age, ya que incluso es considerado uno de los pioneros de la vanguardia de la música electrónica acontecida a mediados de los años 70.

Aunque algunos de sus trabajos más conocidos pertenecen al mundo de la música de cine y televisión, Vangelis ha logrado reconocimiento tanto por sus bandas sonoras como por sus discos de estudio. Entre sus obras se encuentran, además, varias creaciones para obras de teatro: Elektra (1983), Medea (1992), Las troyanas (2001), The tempest (2002). También ha compuesto para ballet: R. B. Sque (1983), Frankenstein: Modern Prometheus (1985), The beauty and the beast (1986).

Desarrolla una carrera paralela como pintor, habiendo realizado varias exposiciones internacionales. Su aporte a diversos proyectos de interés cultural le han afianzado como una personalidad de considerable peso mediático, especialmente en Grecia. En su honor, la Unión Astronómica Internacional dio su nombre a un asteroide: (6354) Vangelis.

La posición acomodada de la familia Papathanassiou hizo que Vangelis, quien ya realizaba pequeños conciertos con sus propias composiciones a los 6 años de edad, fuese uno de los primeros poseedores de un sintetizador en Grecia. Se negó a tomar lecciones de piano tradicionales y a lo largo de su carrera no llegó a tener un conocimiento sustancial de la notación para lectura o escritura musical notation. Estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de Atenas. Vangelis dijo en una entrevista para la revista Life, cuando se le preguntó acerca de su falta de capacidad de leer música: “Cuando los profesores me pidieron interpretar algo, quise fingir que estaba leyéndolo y lo toqué todo de memoria. No les engañé, pero no les importó”.

Debuta en el mercado discográfico como teclista del grupo The Forminx, una de las muchas bandas juveniles que se forman a mediados de los 60 para seguir la estela musical y estética de The Beatles, compuesta de 5 músicos, y que se hizo popular en Grecia con singles como Yenka beat y Geronimo Jenka. La banda tocaba una mezcla de versiones y de material propio, en su mayor parte escrito por Vangelis (con letras del DJ y productor Nico Mastorakis), cantadas en inglés. The Forminx lanzó nueve singles y un EP navideño antes de disolverse en 1966 en la cima de su éxito. Un documental realizado sobre ellos en aquella época, inicialmente dirigido por Theo Angelopoulos, nunca fue terminado, y las canciones compuestas para el mismo nunca fueron lanzadas. Vangelis pasó los siguientes dos años mayormente en el estudio escribiendo y produciendo para otros artistas griegos, como Maria, Zoitsa 'Zoe' Kouroukli, Aleka Kaneelidou y Ricardo Credi. En 1967, Vangelis tiene la oportunidad de realizar la banda sonora de 5000 Psemmata, una película cómica griega.

Formó un nuevo grupo, The Papathanassiou Set, que incluía al cantante y bajo Demis Roussos, el guitarrista Anargyros ‘Silver’ Koulouris, y el batería Lucas Sideras. El grupo acompañó al cantante griego George Romanos en su publicación In concert and in the studio (1968), y Vangelis hizo su debut en solitario con el single The clock (editado con su nombre Vangelis Papathanassiou). En la época de las revueltas estudiantiles de 1968, el grupo se trasladó a París, y ya como Aphrodite's Child junto a Demis Roussos (primo del artista), Lucas Sideras y Anargyros "Silver" Koulouris. Después de un intento fallido de entrar en Reino Unido, encontraron una casa en París, donde grabaron su primer single, un éxito en gran parte de Europa llamado Rain and tears, basado en la interpretación por Vangelis de Canon de Johann Pachelbel. Siguieron otros singles, como Spring summer winter and fall y Let me love, let me live, incluyendo dos álbumes, End of the world y It's five o'clock, que, en total, vendieron más de 20 millones de copias. El récord de ventas llevó a la compañía discográfica a pedirles un tercer álbum, y Vangelis salió a concebir el doble álbum 666 (The Apocalypse of John, 13/18), basado en la Revelación, el último libro de la Biblia, un doble vinilo conceptual sobre el Apocalipsis de San Juan que, por un lado les vale el reconocimiento de la crítica como pioneros del rock sinfónico, y por otro, la censura en algunos países debido a los supuestos mensajes satánicos y/u obscenos que contendría dicha obra. En uno de los temas, la actriz Irene Papas grita repetidamente una frase ambigua en una mezcla de éxtasis alucinógeno y orgásmico, y el segundo vinilo concluye con la frase "do it" (hazlo), que fue suprimida en Estados Unidos. 666 es considerado como uno de los álbumes más influyentes de su época y todo un hito de la música conceptual, alabado, entre otros, por el pintor Salvador Dalí. El rumbo experimental impuesto en este último disco por Vangelis, espina dorsal de los Aphrodite's Child, trae como resultado la separación del grupo. Tras grabar varias canciones con la cantante griega Melina Mercouri y participar en los arreglos para un álbum del cantante italiano Claudio Baglioni, Vangelis iniciará una peregrinación por las principales capitales culturales europeas que le llevará a grabar varios álbumes en ciudades como París o Londres, llegando a construir en la segunda su propio estudio de grabación, al que bautiza como Nemo, en el que grabarán los siguientes años varios artistas italianos como Chrisma, Patty Pravo, Riccardo Cocciante, Panda y I Nuovi Angeli.

Es en esta época cuando Vangelis publica varios singles bajo pseudónimo, tal vez tanteando la reacción del público ante el sonido que podría adoptar para su carrera como solista, o quizá utilizando estas incursiones como una forma de dar salida a facetas poco conocidas de su creatividad en lo que a amplitud de géneros se refiere, sin comprometer con ello su imagen ante sus seguidores.

Antes de que la banda Aphrodite's Child se disolviera, Vangelis ya había publicado un primer álbum como solista titulado Sex power (con Demis Roussos cantando coros), banda sonora de la película del mismo título, dirigida por Henry Chapier, para quien también compondría la música de Amore. A este primer trabajo le suceden dos álbumes correspondientes a sesiones de improvisación, que, aunque son piezas interesantes, son publicados sin el permiso del artista, que afirma no considerarlos representativos de su estilo. Hypothesis (aka Visons of the future), el primero de ellos, es un experimento de jazz electroacústico tomado de sesiones de grabación con varios músicos en los Marquee Studios de Londres, y The dragon, el segundo, se trata de una pieza de rock progresivo con un mayor grado de intencionalidad.

En el álbum Earth, de nuevo una pieza progresiva, Vangelis propone una fusión de música rock con folclore mediterráneo, un camino por el que no transitaría en sus siguientes creaciones. En él presentaba una formación compuesta por varios músicos, incluyendo al guitarrista de Aphrodit’s Child, Silver Koulouris, y al vocalista y compositor Robert Fitoussi, más conocido por su famoso single Words don’t come easy como F.R. David. Esta alineación, saliendo más tarde brevemente bajo el nombre de Odyssey, lanzó un single en 1974 titulado Who, pero que fue la última participación de Vangelis con ellos. Más tarde, en 1974, Vangelis fue ampliamente demandado para unirse a la banda de prog-rock Yes, tras la salida de Rick Wakeman. Tras un par de semanas de ensayos Vangelis vaciló en la opción de unirse a Yes, y la banda tuvo que contratar en su lugar al teclista suizo Patrick Moraz, quien se unió más tarde a The Moody Blues. Vangelis, sin embargo, se hizo amigo con el vocalista de Yes, Jon Anderson, y más tarde trabajó con él en varias ocasiones, incluso publicando material como el dúo Jon & Vangelis.

Durante mediados de los 70, Vangelis está especialmente ocupado en la composición de varias bandas sonoras para películas independientes (la mexicana ¿No oyes ladrar a los perros?, rebautizada como Ignacio, o Crime and passion), así como algunas obras relativamente poco conocidas, sobre todo Fais que ton rêve sois plus long que la nuit, un poema sinfónico en dos movimientos sobre las revueltas de mayo de 1968 en París, que comprende pasajes musicales mezclados con fragmentos de noticias y canciones de protesta; algunas letras se basaron en graffiti ensuciado en paredes durante los disturbios. Destaca en esta época su música para la serie documental L'Apocalypse des animaux, trabajo enmarcado en una larga lista de colaboraciones con el cineasta Frederic Rossif (George Mathieu ou la fureur d'etre, Pasteur le siecle y De Nuremberg a Nuremberg, entre otras), que supone su primer éxito en listas de ventas como artista en solitario, y cuya segunda canción La petite fille de la mer nos cautivó a todos como música de la carta de ajuste de Televisión Española durante algunos años.

Entre los años 1975 y 1980, Vangelis firmó un contrato con RCA Records, y afianza su particular sonido mediante una serie de álbumes que, en muchos casos, surgen como evolución lógica unos de otros. Heaven and hell (1975) se trata de un álbum conceptual con múltiples piezas corales ensambladas en dos largas suites, ofreciendo un sonido cercano al de la música clásica en la primera cara del vinilo, que concluye con el tema vocal So long ago, so clear, y composiciones más experimentales en la segunda; Albedo 0.39 (1976) constituye una de las obras más conocidas de la llamada música cósmica, fluyendo entre pasajes de rock progresivo y movimientos de vanguardia electrónica, y con un sonido más espontáneo y minimalista que el de Heaven and hell. En él se contienen sus famosas melodías Alpha y Pulstar, que incluye voces de astronautas mientras pisaban La Luna. No en vano, Vangelis se verá a menudo ligado al mundo de la ciencia-ficción, no sólo por esta clase de sonido "espacial" que desarrolla en algunos álbumes, sino también por su participación en Blade runner, en la serie Cosmos y en un proyecto de la NASA. El autor de 2001, Arthur C. Clarke le agradece, además, su inspiración para la novela 2010: Odisea dos. Vangelis también contribuyó como productor y teclista al álbum Phos de la banda griega de rock Socrates Drank the Conium (posteriormente conocida simplemente como Socrates), con Jon Anderson en su trabajo Olias of Sunhillow (1976), con Demis Roussos en Magic (1977) e Irene Papas en el álbum Odes (1979).

A la misma época pertenecen otros álbumes como Beaubourg (1978), hermético, envolvente y extremadamente provocador en su aparente ausencia de melodías o esquemas rítmicos; el comercial Spiral (1977), que contiene el clásico To the unknown man junto a otras piezas electrónicas muy versionadas desde entonces, como Dervish D; y Opera sauvage (1979), con abundancia de temas cortos y melódicos, fácilmente accesibles para el público general, sin que por ello se renuncie a la búsqueda de profundidad artística. De ambos álbumes destacan, entre otros, los temas Himalaya y Rêve. En aquellas fechas, la película de Peter Weir, The year of living dangerously (El año que vivimos peligrosamente), adopta el tema L'enfant, de Opera sauvage, como sintonía principal. En 1979, Vangelis firma un nuevo contrato con el sello Polydor, con quien se mantendría durante los 80. El primer álbum publica en Polydor fue China, donde Vangelis no sólo demuestra su habilidad tocando instrumentos electrónicos, sino también con todo tipo de instrumentos de percusión.

En 1980 también se edita el álbum See you later, arriesgada reflexión sobre el convencionalismo de la vida cotidiana en la sociedad actual, abordada en algunos momentos con ademanes satíricos. Este álbum contiene una de las piezas emblemáticas del griego, Memories of green, que aparecerá de nuevo en la película Blade runner como parte integrante de su ambientación musical. El disco sin embargo había sido concebido en 1975, antes incluso de que se publicara Heaven and hell.

La expansión y aceptación de la música de Vangelis a nivel comercial y crítico recibe un gran impulso gracias a la inclusión de varios temas de sus álbumes de los años 70 (Heaven and hell, Ignacio, Création du monde, ...) en la exitosa serie televisiva Cosmos: Un viaje personal, un documental sobre el Universo y el origen de la vida en La Tierra creado por Carl Sagan, que ha sido emitido repetidas veces internacionalmente.

Los años 80 comienzan exitosamente para Vangelis, consiguiendo el Oscar de la Academia de Hollywood con su banda sonora para Chariots of fire, basada en los Juegos Olímpicos de verano de 1924, imponiéndose entre otros a John Williams y su partitura para En busca del arca perdida. La elección de la música fue poco ortodoxa en un período más destacado por partituras orquestales en las películas tradicionales, considerando que la música de Vangelis era moderna y basada en sintetizadores. El tema de apertura de la película, Chariots of fire, fue lanzado como single en 1982, encabezando la lista Billboard estadounidense durante una semana después de subir constantemente durante cinco meses. El contenido del álbum en cuestión, tal y como sucederá con el resto de sus futuros trabajos para el cine, no guarda una relación estricta con las piezas utilizadas en la película, sino que éstas son reeditadas y reordenadas para crear una obra musical que funcione como disco de estudio, de cara a su escucha independiente. Es más, a menudo se tiene la sensación mientras se visiona la película Chariots of fire, dirigida por Hugh Hudson, de que en ella están efectivamente los temas del álbum, aunque parcialmente reinterpretados. También aparecen en la película temas del griego, como Hymne, compuesto para el seminal Opera sauvage. En cualquier caso, debe aclararse que en las demás películas musicalizadas por Vangelis los temas utilizados en el montaje se corresponden exactamente con las versiones del álbum, con independencia de que en éste haya temas inéditos o el orden de las piezas varíe.

El músico griego Stavros Logarides reclamó que Vangelis había copiado la melodía de Titles de una de sus composiciones llamada City of violets. Miembro de una banda de los años 70 llamada Poll, y amigo de Vangelis en aquellos momentos, Logarides demandó a Vangelis por plagio en 1987. En la audiencia, Vangelis configuró sintetizadores en la sala de audiencias e interpretó la melodía para demostrar al juez cómo desarrollaba su proceso composición. El juez dictaminó que las similitudes en ambas melodías eran menores y Titles era original de Vangelis.

Es interesante mencionar el método que utiliza el griego para musicalizar películas, ya que suele limitarse a improvisar en los teclados mientras visualiza los montajes provisionales que le facilitan los directores siguiendo una técnica de "creación directa". Varios cineastas han comentado su asombro ante la capacidad de Vangelis para crear piezas sobre la marcha que encajen perfectamente con sus escenas.

A partir del momento de recibir el Oscar, y tal vez temiendo la posibilidad de quedar encasillado como músico de cine, Vangelis decide no publicar comercialmente todos sus trabajos para el séptimo arte, decisión que de hecho sólo ha sido quebrantada en contadas ocasiones. Entre los ejemplos de sus bandas sonoras inéditas se encuentran las partituras para las películas Missing, de Costa Gavras, y The Bounty, de Roger Donaldson, todas oficialmente inexistentes como álbumes. Del documental de Frederic Rossif, Sauvage et beau, tan sólo queda el tema del mismo título, que sería incluido en el recopilatorio Portraits.

Su siguiente obra para la gran pantalla se convertirá en uno de sus mayores logros, una banda sonora mítica para una película de culto, Blade runner (1982), de Ridley Scott, grabación que tan sólo se publicó en una edición revisada en 1994, si bien las ediciones piratas abundaron en este tiempo. Un desacuerdo llevó a Vangelis a retener su permiso a la publicación de la música de Blade runner, y el estudio en su lugar contrató a un grupo de músicos estadounidense llamado The New American Orchestra para grabar el LP oficial publicado en aquel momento. Tardó 12 años antes de que el desacuerdo fuese resuelto y el trabajo propio de Vangelis en Blade runner fue lanzado en Estados Unidos en 1994. La banda sonora fue todavía incompleta, ya que la película contenía algunas canciones que no eran de Vangelis.

Scott, en su faceta de director de anuncios para la televisión, ya ha trabajado con música del griego, y aunque se contrata a Jerry Goldsmith para suplir el retraso en el envío de la grabación requerida a Vangelis, finalmente ésta es acoplada al montaje de la película antes del estreno oficial. Fue precisamente la presión de las fechas la que impidió al músico acudir a recoger el Oscar por Chariots of fire. La partitura de Blade runner se caracteriza sobre todo por amalgamar música electrónica y étnica con sonidos del jazz y el blues, logrando ambientar a la perfección el homenaje al cine negro desde un enfoque distópico que la película propone. Capturando el aislamiento y la melancolía del personaje de Harrison Ford, Rick Deckard, el resultado del trabajo de Vangelis es parte del ambiente distópico, como los edificios decadentes y la lluvia omnipresente. El tema Memories of green fue reutilizado con posterioridad en otra película de Scott, Someone to watch over me, aunque versionado por otro artista.

El resto de los años 80 están marcados por la alternancia de trabajos muy comerciales con otros más arriesgados, en los que Vangelis amplía sus registros musicales, obteniendo una respuesta irregular por parte de crítica y público. Ejemplos del primer tipo son Antarctica (1988), banda sonora para la exitosa película japonesa Nankyoku Monogatari (1983), y Direct (1988), grabado para su nueva compañía discográfica, y que presenta un sonido algo más aséptico y despersonalizado, grabado con la ayuda de su nueva herramienta revolucionaria 'Zyklus', destacándose los temas Elsewhere, Ave, e Intergallactic Radio Station. Al segundo tipo de álbumes corresponden Soil festivities (1984), con un carácter atmosférico y ambiental, e Invisible connections (1985), primer disco publicado por el sello alemán de música clásica Deutsche Grammophon de un compositor procedente de la esfera pop, y dominado por el carácter atonal e indescifrable de la música culta contemporánea. A medio camino entre ambas tendencias se encuentra The mask (1985), ambicioso en su sonoridad y accesible, por otra parte, para el público no iniciado. Este álbum influiría decisivamente en algunas de sus grabaciones más conocidas de la siguiente década, especialmente en Mythodea.

Vangelis también colaboró con la cantante italiana Milva en 1981 y 1986, consiguiendo especial éxito en Alemania con los álbumes Ich hab' keine Angst y Geheimnisse (I have no fear and secrets). El álbum en italiano de Nana Mouskouri introdujo a la artista griega cantando la composición de Vangelis, Ti amerò. También hizo otras colaboraciones con el letrista Mikalis Bourboulis, cantadas por Maria Farantouri, para las canciones Odi A, San Elektra y Tora Xero. En 1983, Vangelis escribió la música de Michael Cacoyannis para la puesta en escena de la tragedia griega Elektra, que fue interpretada con Irene Papas en el anfiteatro al aire libre de Epídauros en Grecia. El mismo año que Vangelis compuso su primera partitura para un ballet, de Wayne Eagling. Originalmente fue interpretada por Lesley Colier y Wayne Eagling en una gala de Amnistía Internacional en Drury Lane, pero en 1984 la Royal Ballet School la presentó nuevamente en el teatro Sadlers Wells. En 1985 y 1986, Vangelis compuso música para dos ballets más: Frankenstein - Modern Prometheus y The beauty and the beast.

Desde el punto de vista discográfico, los años 80 concluyen para Vangelis con la partitura nunca editada de Francesco, película italiana sobre la vida de San Francisco de Asís protagonizada por Mickey Rourke; y con el álbum The city, obra que explora la combinación de ambientes urbanos con minimalismo electrónico. Este disco fue grabado en Roma, y de su carácter da testimonio la pieza Good to see you, en el que los primeros 23 segundos sólo consisten en ruidos de ciudad. En este trabajo participan con sus voces el director de cine Roman Polanski y su pareja, la actriz Emmanuelle Seigner, con quienes el griego trabajará a continuación en la película Bitter Moon (Lunas de hiel), banda sonora que tampoco vería la luz, oficialmente, en forma de álbum.

Mientras estuvo en Atenas, Vangelis registra tres canciones con la cantante griega Maria Farantouri, que publicó en su álbum 17 songs. En 1991, Vangelis coopera en tres actuaciones; primero interpreta en Rotterdam, Holanda, Eureka, the event of excellence, improvisó música en The night of poetry en Atenas, y finalmente compuso y realizó la música para la miniópera Antígona. En 1992 Vangelis se traslada a París, donde construye un nuevo estudio, Epsilon.

En 1992, y tras la tibia acogida de The city (primer trabajo en el sello Warner - East West) Vangelis obtiene el espaldarazo necesario para continuar en la cima durante la nueva década. Lo consigue con el gran éxito de su banda sonora para 1492: Conquest of paradise (de nuevo junto a Ridley Scott), que fue nominada para un Oscar. El tema central, Conquest of paradise, es una de las piezas más conocidas del músico, tanto que John Williams y Klaus Schulze han grabado sus propias versiones de este himno coral. La celebridad de Conquest of paradise alcanza con rapidez el mundo de la publicidad, como había ocurrido en innumerables ocasiones con la música de Vangelis, siendo adoptado este tema por el boxeador Henry Maske para sus propias campañas de imagen.

La colaboración con Ridley Scott en estos años no concluye con la película sobre Colón, sino que el director británico estrena con posterioridad Blade runner: el montaje del director, en la que la eliminación de los monólogos de Harrison Ford da mayor notoriedad a la banda sonora. La trascendencia de este reestreno anima a Vangelis a publicar finalmente el álbum con su música original, aprovechando la ocasión para añadir algunos temas descartados en 1982, así como piezas totalmente nuevas que contienen fragmentos de diálogos entre los personajes. En la portada de Blade runner no se especifica que se trate de la música original de la película, y esto es un ejercicio de objetividad por parte del griego, pues el álbum en su conjunto se puede entender más como una obra conceptual que como una banda sonora al uso. Ciertamente, y aunque los temas clásicos de la película son respetados escrupulosamente (no son retocados ni regrabados), los cortes del disco van ligados unos a otros, como ya venía siendo costumbre en las obras de Vangelis. En adelante, y aunque Vangelis y Scott no han vuelto a coincidir en un mismo proyecto, el director ha contado habitualmente con Hans Zimmer para sus bandas sonoras, un músico que, considerando su estilo compositivo, podría tener a Vangelis entre sus más importantes influencias creativas. Ese mismo año, Vangelis escribió Medea, la música de la obra Eurípides, en la que actuaba Irene Papas.

Los años 90 suponen para el artista un mayor acercamiento a los esquemas compositivos y la gravedad de la tradición clásica, sin insistir tanto en la creación de música experimental como lo hiciese en décadas anteriores. El disco Voices explora las diferentes posibilidades sonoras de la voz humana, desde el himno pseudo-comunista Voices hasta un tema pop junto a Paul Young. Las letras de los tres temas cantados fueron escritas por los propios vocalistas: Caroline Lavelle, Stina Nordenstam y el mencionado Paul Young. Oceanic, por otra parte, es un disco conceptual sobre los océanos, inspirado por las películas de nadadoras de los años 50. Es difícil calificarlo como un trabajo arriesgado, si bien es cierto que cosechó un aceptable éxito comercial y crítico entre los seguidores de la música new age. Es un disco en el que muchos de los ritmos utilizados recuerdan a trabajos anteriores. A pesar de no ser un disco brillante, Vangelis realiza un trabajo correcto, y mantiene una línea muy regular en todo el disco, destacando ligeramente (sobre el resto de las composiciones) los temas Bon voyage, Spanish harbour y Song of the seas.

Su siguiente álbum, basado casi íntegramente en una edición limitada de 3000 ejemplares para coleccionistas que se había publicado en 1995, se trata de El Greco, probablemente uno de los más conseguidos de su discografía. El Greco es un tributo al genio del manierismo y a los sobrios ambientes religiosos y palaciegos de su época, capturando mediante diez movimientos el personal universo creativo del pintor cretense. Los movimientos III, V y VII, los relativamente más cálidos del disco, no corresponden a la partitura original del 95, sino que fueron añadidos en 1998. En esta misma década, Vangelis anotó una serie de documentales submarinos para el ecologista francés y director de cine, Jacques-Yves Cousteau, y publicó el álbum Themes (1994), en el que se recogen sus mejores colaboraciones con el género cinematográfico.

En 1996, Vangelis compone la partitura para la película griega Cavafis, pero al igual que muchas grabaciones anteriores la música no es lanzada oficialmente. Vangelis compuso una serie de canciones para Montserrat Caballé, que se publican en sus álbumes Friends for life (1997) y With all my heart (1998). Interpretaron juntos en la ceremonia de apertura de los Campeonatos Mundiales de Atletismo de 1997 en Atenas. Con el lanzamiento de Reprise 1990-1999 en 1999, Vangelis concluye su contrato con East-West.

En mayo de 2000, Vangelis compuso la música diseñada para la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, aunque no existe grabación oficial de esta composición, pero sí se empleó para la música que acompañó la presentación del emblema de los Juegos de Atenas 2004.

En 2001, la NASA se pone en contacto con Vangelis para encargarle la composición de un tema que sirva de himno para la misión no tripulada a Marte, Mars Odyssey. El encargo deriva en el álbum Mythodea, en parte basado en una obra anterior del artista no publicada oficialmente. Mythodea es presentado en directo en Atenas, y el evento supone la primera edición de una obra de Vangelis (poco pródigo en conciertos, por otra parte) en formato DVD. En 2002 se publica el single con el himno oficial de la Copa del Mundo de la FIFA de Corea y Japón, compuesto e interpretado por el artista.

Circularon también rumores sobre la participación de Vangelis en la película Matrix reloaded. No se sabe si Vangelis había creado temas originales para ella o si se pensaba utilizar temas clásicos de sus álbumes, aunque finalmente el músico aparece totalmente desligado del proyecto.

En 2002, Vangelis compone la música para otra obra, A Vihar (The tempest) de Williams Shakespeare, realizada durante el verano en Budapest (Hungría). En 2003 se produce el estreno mundial de una exhibición pública de pinturas de Vangelis en València, España, donde se organiza una exposición entre junio y septiembre. Vangelis compone música especial para la ocasión. A finales de ese mismo año se encuentra de nuevo con Irene Papas en los escenarios en las obras Il Troiane y Ecuba, ambas realizadas con interpretación de Vangelis en Roma, Italia en septiembre.

En 2005 sale al mercado la banda sonora original de Alexander, de Oliver Stone, un trabajo muy ambicioso en el que el sonido de Vangelis se mezcla con el de una orquesta sinfónica completa. Una de sus pistas, Roxanne's veil, había aparecido anteriormente en un álbum de Vanessa Mae, cuyo violín interpreta la melodía principal. Resultó enigmática la ausencia del músico griego en las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Atenas el año anterior, y al parecer esto se debió al trabajo que estaba realizando para la película de Stone. La posterior aparición de Alexander, The final cut revela que la partitura de Vangelis era mucho más extensa que la publicada en el álbum. Vangelis asegura sentirse atraído desde un principio hacia esta obra por la evidente herencia cultural que, como griego, le vincula al personaje principal de la misma.

A lo largo de 2007 aparecen en el mercado dos nuevos discos de Vangelis, el primero en homenaje a Blade runner en el 25º aniversario de su estreno, y coincidiendo con el reestreno en cine y DVD de su versión definitiva (la quinta). El disco, llamado BR 25, expande el universo musical de la película con temas en los que colaboran Roman Polanski, Oliver Stone y Ridley Scott, entre otros personajes del mundo de la cultura y la política internacional. Forma parte de un estuche titulado Blade runner trilogy, y contiene también el álbum Blade runner de 1994, junto a un tercer disco con temas de la película nunca publicados oficialmente. La versión de 2007 todavía carece de música incidental, destacando la música de fondo de la escena del bar de Taffey Lewis con voz de Demis Roussos.

El segundo trabajo de 2007 es la banda sonora original de El Greco, coproducción hispano-griega sobre la vida y obra del pintor que le da título. Ha de tenerse en cuenta que la música contenida en este álbum nada tiene que ver con la de El Greco de 1998. Esta obra, editada en principio sólo en Grecia, supone la segunda colaboración de Vangelis con el director Yannis Smaragdis tras Cavafy, para la que también compuso su partitura.

En 2008, Vangelis aporta tres nuevas piezas musicales para los títulos iniciales y finales de Swiadectwo (o testimony), un filme documental polaco sobre Juan Pablo II.

Son de destacar las muchas colaboraciones de Vangelis con otros artistas de renombre, además de los ya mencionados. Las más importantes son las que llevó a cabo junto a Jon Anderson, vocalista de la banda de rock Yes (que estuvo a punto de contratarlo como teclista, en sustitución de Rick Wakeman), integrando el dúo Jon and Vangelis. Esta formación es responsable de los álbumes Short stories (1980), The friends of Mr. Cairo (1981), Private collection (1983) y Page of life (1991). Anderson también aparece como invitado en el tema So long ago, so clear, incluido en Heaven and hell, y en Opera sauvage, en cuyo tema final interpreta el arpa. Dichas colaboraciones incluyen asimismo a Demis Roussos y al saxofonista de jazz británico Dick Morrissey, colaborador habitual tanto de Anderson como de Vangelis, y notablemente en el popular Blade runner love theme.

Igualmente, Vangelis formó un dúo con la cantante y actriz Irene Papas, editando junto a ella los álbumes Odes y Rapsodies, ambos dedicados a recuperar para la modernidad las sonoridades del folklore tradicional helénico, si bien el primero se centra en las canciones populares de resistencia frente al empuje otomano de siglos pasados, y el segundo, en aspectos de la tradición cristiana griega.

Vangelis ha colaborado también con Montserrat Caballé, Vanessa Mae, Caroline Lavelle, Demis Roussos, Melina Mercouri, Suzanne Ciani, Claudio Baglioni, Mariangela, Stina Nordenstam, Michael Hoppé, Richard Anthony, Michel Huygen, Milva, y hasta con el actor Sean Connery (que en el single Ithaca recita el poema homónimo de Cavafis).

Como músico, Vangelis se apoya en gran medida en los sintetizadores y otros enfoques referentes a la música electrónicas. Synthtopia, un sitio web de música electrónica, afirmó que la música de Vangelis podría ser denominada electrónica sinfónica debido a su uso de sintetizadores en modo orquestal. El sitio mencionado pasó a describir su música como melódica: aprovechando las melodías de la música folklórica, especialmente la música griega de su tierra de residencia. La música de Vangelis y sus composiciones han sido descritas como “un sonido distintivo con melodías simples, repetitivas pero memorables, contra ritmos evocadores y progresivos.” A menudo usa el vibrato en sus sintetizadores, que ha llevado a cabo de forma distintiva en su sintetizador polifónico Yamaha CS80, variando la presión ejercida sobre la clave para producir el expresivo sonido de vibrato.

En una entrevista con el sitio web de música y cine Soundtrack, Vangelis habló sobre sus procesos compositivos. Para películas, Vangelis afirmó que comenzaba a componer una partitura en cuanto ve un montaje del material de archivo. Además de trabajar con sintetizadores y otros instrumentos electrónicos, Vangelis también trabaja con y es director de orquestas. Por ejemplo, en la película de Oliver Stone, Alexander, Vangelis dirigió una orquesta que consistía de varios instrumentos clásicos incluyendo sitar, percusión, crótalos y arpas.

Fuentes: http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://www.todomusica.org, http://musica.hispavista.com, http://www.rockaxis.com, http://www.oldies.com, http://www.vangelismovements.com, http://rincondesconexion.blogspot. com

Canciones recomendadas:

End of the world, Don't try to catch a river, Rain and tears, You always stand in my way (End of the world -con Aphrodite's Child-)

It's five o'clock, Wake up, Let me love, let me live, Such a funny night (It's five o'clock -con Aphrodite's Child-)

The four horsemen, Aegian Sea, The beast, Hic and nunc, All the seats were occupied, Break (666 -con Aphrodite's Child-)

Hypothesis Part 1 (Hypothesis)

The dragon (The dragon)

Sex power Part II, Sex power Part V, Sex power Part VI (Sex power)

Fais que ton rêve soit plus long que la nuit Part 1 (Fais que ton rêve soit plus long que la nuit)

We were all uprooted, He-o, Let it happen, My face in the rain (Earth)

La petite fille de la mer, Le singe bleu, La mort du loup, Création du monde (L'apocalypse des animaux)

Bacchanale, Symphony to the powers B, Movement 3, So long ago, so clear, Needles and bones, 12 o'clock (Heaven and hell)

Pulstar, Mare Tranquillitatis, Sword of Orion, Alpha, Nucleogenesis Part 2 (Albedo 0.39)

La fête sauvage II (La fête sauvage)

Ignacio (Ignacio)

Spiral, Dervish D, To the unknown man, 3 + 3(Spiral)

Neranzoula, La danse du feu, Racines, Lamento, Menoussis (Odes -Vangelis & Irene Papas album-)

Chung Kuo, The dragon, The Plum blossom, The Tao of love, Himalaya (China)

Hymne, Rêve, L'enfant, Mouettes, Chromatique (Opera sauvage)

Each and everyday, I hear you know, The road, One more time (Short stories (con Jon Anderson)

It can't take it anymore, Multi-track suggestion, Memories of green, Suffocation (See you later)

Titles, Five circles, Abraham's theme, Eric's theme, Chariots of fire (Chariots of fire)

I'll find my way home, State of independence, The friends of Mr. Cairo, Back to school (The friends of Mr Cairo (con Jon Anderson)

Theme from Antarctica, Antartic echoes, Life of Antarctica, Memory of Antarctica, Deliverance (Antarctica)

Italian song, And when the night comes, Deborah, Polonaise, He is sailing, Horizon (Private collection (con Jon Anderson)

Movement 1, Movement 2 y Movement 4 (Soil festivities)

Movement 1, Movement 2, Movement 6 (Mask)

O!, gliki mou ear, Rapsodia, Tin oreotita tis parthenias so, Christos anesti (Rapsodies -con Irene Papas–)

The motion of stars, The will of the wind, Metallic rain, Dial out, Message, Ave (Direct)

Main theme from Missing, Opening titles from Mutiny on The Bounty, Closing titles from Mutiny on The Bounty (Themes)

Dawn, Nerve centre, Side streets, Good to see you, Procession (The city)

Wisdom chain, Page of life, Money, Garden of senses, Is it love, Anyone can light a candle, Be a good friend of mine (Page of life -con Jon Anderson-)

Conquest of paradise, Monastery of La Rábida, Light and shadow, West across the Ocean sea, Eternity, Pinta, Niña, Santa María (1492: Conquest of paradise)

Main titles, Blush response, Rachel's song, Love theme, Memories of green, Blade runner (end titles), Tears in rain (Blade runner)

Voices, Ask the mountains, Prelude, Losing sleep, Messages, Dream in an open place (Voices)

Bon voyage, Sirens' whispering, Dreams of surf, Spanish harbour, Fields of coral, Aquatic dance, Song of the seas (Oceanic)

Movement 1, Movement 3, Movement 4, Movement 5, Movement 6, Movement 10 (El Greco)

Theme from Bitter Moon, Psalmus ode (Reprise 1990–1999)

Movement 1, Movement 2, Movement 6, Movement 8, Movement 9, Movement 10 (Mythodea: Music for the NASA Mission: 2001 Mars Odyssey)

Main theme from Cavafy, Anthem - FIFA World Cup 2002, Celtic dawn (Odyssey: The definitive collection)

Titans, The drums of Gaugamela, Roxane's veil, Across the mountains, Dream of Babylon, Eternal Alexander (Alexander)

One alone, Desolation path, Fading away, Dimitri's bar, Perfume exotico, Piano in an empty room (Blade runner trilogy: 25th anniversary)

Part 1, Part 4, Part 12, Part 13, Part 18 (El Greco (soundtrack))

Vídeos:

De la etapa de Vangelis en Aphrodite's Child, Rain and tears y End of the world del álbum End of the world, It's five o'clock y Let me love, let me live del álbum It's five o'clock, y The four horsemen y Break del álbum 666, y el single Spring, summer, winter & fall:

Rain and tears - Aphrodite's Child


End of the world - Aphrodite's Child


It's five o'clock - Aphrodite's Child


Let me love, let me live - Aphrodite's Child


The four horsemen - Aphrodite's Child


Break - Aphrodite's Child


Spring, summer, winter & fall - Aphrodite's Child


Hypothesis Part 1, del álbum Hypothesis:

Hypothesis Part 1 - Vangelis


The dragon, del álbum The dragon:

The dragon - Vangelis


Sex power Part VI, del álbum Sex power:

Sex power Part VI - Vangelis


We were all uprooted y Let it happen, del álbum Earth:

We were all uprooted - Vangelis


Let it happen - Vangelis


La petite fille de la mer, Le singe bleu y Creation du monde, del álbum L'apocalypse des animaux:

La petite fille de la mer - Vangelis


Le singe bleu - Vangelis


Creation du monde - Vangelis


Needles and bones, Symphony to the powers, Movement 3, 12 o'clock y So long ago, so clear, con Jon Anderson a la voz, del álbum Heaven and hell:

Needles and bones - Vangelis


Symphony to the powers, Movement 3 - Vangelis


12 o'clock - Vangelis


So long ago, so clear - Vangelis & Jon Anderson


Pulstar, Alpha y Sword of Orion, del álbum Albedo 0.39:

Pulstar - Vangelis


Alpha - Vangelis


Sword of Orion - Vangelis


Un fragmento de La fête sauvage I y II, del álbum La fête sauvage:

La fête sauvage - Vangelis


Un fragmento de Ignacio, del álbum Ignacio:

Ignacio - Vangelis


Spiral, To the unknown man y Dervish D, del álbum Spiral:

Spiral - Vangelis


To the unknown man - Vangelis


Dervish D - Vangelis


Racines y La danse du feu, del álbum Odes con Irene Papas:

Racines - Vangelis


La danse du feu - Vangelis


Chung Kuo, Himalaya y The dragon, del álbum China:

Chung Kuo - Vangelis


Himalaya - Vangelis


The dragon - Vangelis


Hymne, L'elefant y Rêve, del álbum Opera sauvage:

Hymne - Vangelis


L'elefant - Vangelis


Rêve - Vangelis


I can't take it anymore, Memories of green y Multitrack suggestion, del álbum See you later:

I can't take it anymore - Vangelis


Memories of green - Vangelis


Multitrack suggestion - Vangelis


Titles, Eric's theme y Abraham's theme, de la banda sonora de la película Chariots of fire:

Titles - Vangelis


Eric's theme - Vangelis


Abraham's theme - Vangelis


Theme from Antarctica, Life of Antarctica y Deliverance, del álbum Antarctica:

Theme from Antarctica - Vangelis


Life of Antarctica - Vangelis


Deliverance - Vangelis


Movement 4, del álbum Soil festivities:

Movement 4 - Vangelis


Movement 1, del álbum Mask:

Movement 1 - Vangelis


O! Gliki mou ear, del álbum Rapsodies conjunto con Irene Papas:

O! Gliki mou ear - Vangelis & Irene Papas


Metallic rain, Message y The will of the wind, del álbum Direct:

Metallic rain - Vangelis


Message - Vangelis


The will of the wind - Vangelis


Main theme from Missing y Opening theme from Mutiny on The Bounty, del recopilatorio Themes:

Main theme from Missing - Vangelis


Opening theme from Mutiny on The Bounty - Vangelis


Procession y Good to see you, del álbum The city:

Procession - Vangelis


Good to see you - Vangelis


Conquest of paradise, Monastery of La Rabida, Light and shadow y West across the ocean sea, del álbum 1492: The conquest of paradise:

Conquest of paradise - Vangelis


Monastery of La Rabida - Vangelis


Light and shadow - Vangelis


West across the ocean sea - Vangelis


Prelude, Voices y Ask the mountains con Stina Nordenstam a la voz, del álbum Voices:

Prelude - Vangelis


Voices - Vangelis


Ask the mountains - Vangelis feat. Stina Nordenstam


Love theme, Blade runner (end titles), Rachel's song y Tears in rain, de la banda sonora de la película Blade runner:

Love theme - Vangelis


Blade runner (end titles) - Vangelis


Rachel's song - Vangelis


Tears in rain - Vangelis


Fields of coral, Dreams of surf, Spanish harbour y Song of the seas, del álbum Oceanic:

Fields of coral - Vangelis


Dreams of surf - Vangelis


Spanish harbour - Vangelis


Song of the seas - Vangelis


Movement 4, Movement 5 y Movement 10, del álbum El Greco:

Movement 4 - Vangelis


Movement 5 - Vangelis


Movement 10 - Vangelis


Theme from Bitter Moon y Psalmus ode, del recopilatorio Prelude 1990-99:

Theme from Bitter Moon - Vangelis


Psalmus ode - Vangelis


Movement 1, Movement 9 y Movement 10, del álbum Mythodea:

Movement 1 - Vangelis


Movement 9 - Vangelis


Movement 10 - Vangelis


Main theme from Cavafy y Anthem - FIFA World Cup 2002, del recopilatorio Odyssey: The definitive collection:

Main theme from Cavafy - Vangelis


Anthem - FIFA World Cup 2002 - Vangelis


Titans, Across the mountains y Eternal Alexander, de la banda sonora de la película Alexander:

Titans - Vangelis


Across the mountains - Vangelis


Eternal Alexander - Vangelis


One alone, Desolation path y Perfume exotico, de la reedición Blade runner trilogy: 25th anniversary:

One alone - Vangelis


Desolation path - Vangelis


Perfume exotico - Vangelis


El Greco Part 4, El Greco Part 12 y El Greco Part 18, de la banda sonora de la película El Greco:

El Greco Part 4 - Vangelis


El Greco Part 12 - Vangelis


El Greco Part 18 - Vangelis


Last of the mohicans de la banda sonora de la película del mismo nombre, Indonesia de la banda sonora de la película Cousteau, Sauvage et beau (Opening theme) de la banda sonora del documental Sauvage et beau, y Sanctus de la banda sonora del documental Swiadectwo:

Last of the mohicans - Vangelis


Indonesia - Vangelis


Sauvage et beau (Opening theme) - Vangelis


Sanctus - Vangelis

2 comentarios:

chorbyradio dijo...

De este personaje en solitario no conozo mucho. No me atrae el investigar sobre él. Cosas que no se entienden.
Sin embargo, me encanta lo que hizo con Aphordite´s Child.
Como curiosidad, muchos temas en los que parecía que sonaba una guitarra, eran los teclados de Vángelis.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Tiene una discografía irregular, pero sus mejores trabajos vale la pena escucharlos. En general es una música que te envuelve y te hace evocar imágenes y pensamientos tranquilos y relajantes. Es uno de los imprescindibles en la historia de la música moderna, y como paradoja, quizá el mundo de la música lo conoce más por su trabajo más comercial dirigido al celuloide, que por sus trabajos más brillantes. Pero esto es una constante en muchos de los mejores músicos.

Saludos eléctricos