domingo, enero 04, 2015

Grandes álbumes: NEW ORDER - Technique

Technique es el quinto álbum de estudio de New Order, lanzado en 1989 por Factory Records. Parcialmente grabado en los estudios Mediterráneo de la isla de Ibiza, incorpora influencias Balearic beat, acid house, ambient, música electrónica y rave en el sonido de dance/rock del grupo.

Technique fue el primer álbum de New Order que alcanzó el número 1 en las listas de Reino Unido. Fine time, el primer single lanzado, alcanzó el número 11. Versiones remix de Round & round y de Run también fueron lanzadas como singles, y todos ellos fueron acompañados de vídeos musicales. La compañía editorial de John Denver presentó una demanda, alegando que el riff de guitarra inicial de Run se asemejaba demasiado estrechamente a la canción de Denver, Leaving on a jet plane. El caso fue resuelto fuera de los tribunales. Una versión instrumental de Vanishing point fue utilizada en las series de la BBC, Making out.

En 2008 el álbum fue relanzado en una edición Deluxe con un disco bonus que contenía mezclas raras y terminaba con un remix de World in motion.

En 2006, revista Q colocó el álbum en el número 21 en la lista de Los 40 mejores álbumes de la década de 1980. La guía alternativa de discos de la revista Spin afirmó en 1995 que "Technique es el mejor álbum de New Order" porque representa la síntesis perfecta de las capacidades de la banda como una banda rock de influencia punk y como pioneros del synthpop. El artículo dio al álbum una calificación de 9 sobre 10.

Además del hito de ser el primer álbum de New Order en llegar al número 1 en Reino Unido, el éxito fue continuado en el verano siguiente con su primer single número 1, World in motion. Fue el último de un cuarteto de álbumes de estudio excepcionales, con varios componentes musicales compitiendo por la supremacía en el sonido: el bajo y la batería de Power, corruption and lies, los sintetizadores de Low-life, las guitarras de Brotherhood y los ritmos dance de Technique. Sin embargo, las tensiones que ayudaron a impulsar la creatividad del álbum, generaron quizás su más fuerte colección de canciones combinadas con buenas letras, conllevando inevitablemente la implosión de la banda. Technique fue número 1 en la listas de álbumes independientes de Reino Unido, número 11 en Nueva Zelanda, 15 en Suiza, 23 en Suecia, 25 en Alemania y Australia, 28 en Canadá, y 32 en la lista Billboard 200 de Estados Unidos.

Tras el suicidio de Ian Curtis en 1980, Joy Division se retitularon como New Order con la adición de Gillian Gilbert en los teclados, y guitarras ocasionalmente. Aunque eran una banda indie alternativa definitiva con letras melancólicas y vulnerables, los cuatro miembros de la banda eran multi-instrumentistas y pronto fueron cubriendo su sonido básico de guitarras en extensiones de sintetizadores y bajo (tocado casi al modo de una guitarra solista), respaldada con patrones de tambor expansivos y beats secuenciados. Jugaron un papel prominente en la mayoría de los movimientos de la música de los 80, que van desde el synthpop de los new romantics al dance-rock del rave de Madchester, del innovador dance-electro de Blue Monday al acid-house de Fine time.

Los gustos musicales y los sonidos estaban cambiando rápidamente en los años 80, lo que incitó la transformación más sorprendente de New Order del temperamental dance-rock a ser expertos en acid house. Technique fue el trabajo de producción más llamativo del grupo, con el single Fine time probando ser un segundo Blue Monday, como una de las más extrovertidas canciones dance del catálogo del grupo. Abriendo el disco, era un retrato de un grupo irreconocible desde sus orígenes, entregando lascivos e introvertidos anzuelos entre pulsantes ritmos. Colocado en la posición perfecta para lograr la definitiva toma alternativa en música house, la banda produjo otro disco clásico.

Originalmente lanzado en 1989, Technique completaba el cambio de estilo operado en New Order en su primera década de funcionamiento. Tras haber pasado de sus escarceos post-Joy Division mediante definitivos clásicos como Blue Monday, y con un gran éxito cercano en el tiempo con el single True faith, Technique los mostraba en su versión informal y sumergidos de nuevo en el poder de la música disco, en plena efervescencia del movimiento Madchester. Se trata de un viaje caleidoscópico de melancolía e himnos para la pista de baile lavados con ácido, melódica guitarra pop, un disco que es a su vez un trabajo de celebración festiva y una mirada triste en la rupturas (de la vida personal de Sumner y de la banda en sí misma).

Parecía en algún momento durante este período que la banda entraba en una extraña batalla tratando de sacarse de encima el sonido The Cure, más evidente en Guilty partner y All the way, mientras Vanishing point suponía la euforia del house, mostrando a unos New Order preparados para la nueva década, aumentando su ya excelente reputación. Elegante, y bien conducido y construido para la década de los 90, pero en realidad y mirado en retrospectiva, éste fue su último gran álbum, ya que el demasiado pulido Republic (1993) y Get ready (2001) parecen ahora versiones de piloto automático de su plantilla pionera.

Publicado dos años después del irregular Brotherhood, probablemente haciendo daño en los ojos de los puristas por ser el primer álbum de New Order que cometía el crimen de marginar el chasis tradicional del grupo. Esta herejía es en realidad lo que hizo a Technique tan compulsivo y accesible. Evidentemente, todavía era un álbum de New Order, aunque All the way suena como un primo cercano a cualquier canción de Brotherhood, Run retoma el hilo incluso más allá de Low-life, o Guilty partner encajaría en la era de Power, corruption & lies.

New Order venían arrastrando la cruz de Joy Division desde que se formaron tras el suicidio de Ian Curtis. Podían dar con beats más o menos acerados, podían buscar la luz con mayor o menor desacierto, podían fabricar melodías expresando con mayor o menor compasión su génesis. Pero siempre acababan desprendiendo una frialdad estremecedora que contrastaba con la voz de Bernard Sumner y nunca, aún aportando los diseños de Peter Saville algo (pocas veces) de color, hasta entonces supieron o quisieron desembarazarse de la servidumbre al blanco y negro.

En este aspecto, Technique es la ruptura radical. Una portada con colores intensamente saturados (además se repite en el diseño interior hasta seis veces más variando los tonos, siempre lisérgicos) da la bienvenida a quienes estén dispuestos a aceptar la inmersión de New Order en lo que ellos deberían entender por hedonismo. De hecho, es como si procurasen aunar este aspecto de Happy Mondays con las melodías de los Stone Roses en la variante perfecta. Como meterse de lleno en el "ritmo de la noche ibicenco" (propugnado por Shaun Ryder), aunque con la cabeza fría que ha de presumir un miembro de New Order. Así, se introducen bajos de Peter Hook más sintéticos (Fine time) con combinaciones rítmicas espectaculares (la percusión de Round & round es muy anterior a Young folks de Peter Bjorn and John) que atrapan los altibajos de euforia y reflexión.

El álbum es rigurosamente, casi maniáticamente preciso; las canciones de rock no se extienden innecesariamente, no hay ningún descuido, los solos (como en All the way) encajan perfectamente dentro de las canciones, todo es una pieza específica para el rompecabezas. Las canciones "dance" parecen dibujarse en todo lo que habían hecho antes y aumentan el impacto mediante un fantástico desplazamiento escurridizo ininterrumpido elaborado sin excesivo esfuerzo.

Y entre toda esta ensalada de consignas, las canciones más clásicas, las de guitarra acústica y bajo que aletea como Love less, esta vez vuelan más alto, mientras otras absorben las enseñanzas de la relación de Bernard con Johnny Marr, y sobre todo con Neil Tennant (Mr. Disco y Vanishing point contienen elementos en los arreglos afines a Introspective y Behaviour de Pet Shop Boys) con un fin de álbum antológico, disolviéndose Dream attack en su nebulosa de cristales digeridos. Hora de irse a dormir y procurar no pensar en nada.

Sumner realmente demuestra su propia fortaleza como vocalista, con su voz más segura que nunca, y un conjunto más literario de letras de las poca gente le creía capaz. Las líneas de bajo arrastrando los nudillos de Peter Hook nunca fueron más fluidas y concisas, formando una base rock sólida para que las guitarras alternativamente irregulares y relajantes de Sumner flotasen por encima.

Technique en realidad son dos álbumes en uno: por un lado, un sonido intenso danceclub, con cuatro himnos para las pistas de baile; odas de neón a las drogas, el sexo y la decadencia. Por otro lado, contiene canciones de rock basadas en guitarras alegres y variables, la mayoría de ellas detallando la agitación que el grupo estaba atravesando en el tiempo, en particular la disolución del matrimonio de Sumner. El álbum recorre la brecha entre el júbilo alimentado por el éxtasis a la punzada de amor no correspondido dentro de un latido, y eso hace que funcione.

El álbum no tiene momentos oscuros, destacando la inquietante sensación de amenaza y desesperación restableciéndose en Guilty partner, dirigida específicamente por el bajo de Peter Hook, la alta melodía de sintetizador en la segunda estrofa de Round and round, el buen oído de Sumner para guitarras acústicas encantadoras, el dulce timbre electrónico en Vanishing point, su "canción de John Denver", Run, y mucho más.

El doble bajo de Hook (y los sintetizadores), las melodías insertadas en las cajas de ritmos de forma natural, el sonido acid suena extremadamente acoplado en Fine time, la cantidad de buenas remezclas que salieron del disco (sólo tuvo dos singles pero se editaron varios maxis más) y el aroma a Ibiza que desprende por todas partes, lo convirtieron en un disco irrepetible incluso para ellos mismos, tal y como el tiempo demostró.

La grabación de este álbum coincidió con el proceso de divorcio de Bernard Sumner de su primera esposa, y esto se refleja en muchas de las letras amargas: ""I worked hard to give you all the things that you need, and almost everything that you see, I spent a lifetime working for you, and you won’t even talk to me" (trabajé duro para darte todo lo que necesitas, y casi todo lo que ves, he pasado la vida trabajando para ti, y ni siquiera me hablas), de Love less. Los problemas de drogas con la heroína y el éxtasis también pusieron de su parte para crear una banda que parecía que se caía a pedazos: ""You work your way to the top of the world, and then you break your life in two. What the hell is happening? I can’t think of everything. I don’t know what day it is or who I’m talking to (te curras tu camino a la cima del mundo, y luego rompes tu vida en dos. ¿Qué diablos está pasando? No puedo pensar de todo. No sé qué día es, o de qué te estoy hablando), de Run.

Comparado con el omnisciente pesimismo y pretensión de las letras de Ian Curtis, lo que destaca en el disco es la honestidad abrasadora de Sumner que parece andar a tientas diciendo verdades a medias en su confusión emocional. Momentos de revelación, como "it takes years to find the nerve to be apart from what you’ve done, to find the truth inside yourself, not depend on anyone" (se tarda años en encontrar el valor de estar lejos de lo que has hecho, para encontrar la verdad dentro de ti, no depende de nadie), de All the way, o de desesperación, como "I can’t find my piece of mind, 'cos I need you with me all the time, used to think about you night and day, didn’t care what other people would say. I’ve tried but I can’t find you, tell me now, what do I do?" (no puedo encontrar mi parte de mente, porque te necesito conmigo todo el tiempo, solía pensar en ti noche y día, no importaba lo que otras personas dijeran. Lo he intentado pero no puedo encontrate, dime, ¿qué debo hacer?), de Mr Disco.

Si los problemas personales Ian Curtis formaban parte del atractivo de Joy Division, lo mismo podría decirse de las cuestiones del propio Bernard Sumner. De padre desconocido y con su madre sufriendo parálisis cerebral, llamándose a sí mismo en distintas coyunturas Bernard Sumner, Bernard Dickin y Bernard Albrecht, se trataba de un hombre que buscaba desesperadamente su propia identidad: "The picture you see is no portrait of me, it’s too real to be shown to someone I don’t know" (la imagen que ves no es ningún retrato de mí, es demasiado real para ser mostrado a alguien, no lo sé), de Round & round. También insinúa enigmáticamente abuso infantil en la canción Vanishing point (como lo había hecho en All day long del anterior álbum).

Technique nos retrata como seres frágiles, tan a menudo gobernados por nuestras emociones, pero también entiende la forma en que al final del día, nuestra manera de ser no puede modificarse para adaptarse a los deseos de otra persona, por mucho que queramos. En un mundo donde nos definimos a través de las opciones de estilo de vida y compras vorazmente desenfrenadas, Technique simultáneamente incide a través de lo que significa ser una persona.

Pero aunque todo lo anterior suena un poco sombrío, también hay un constante sentido del humor contenido en las letras. Nunca pudiese haberse imaginado a Joy Division titulando una canción como Mr Disco, haciendo pasar el profundo bajo del cantante soul Barry White con una letra ridícula como "you know, I’ve met a lot of chicks, but I’ve never met a girl with all her own teeth" (ya sabes, he conocido muchas chicas, pero nunca conocí a una chica con todos sus propios dientes), abrir una canción con un ataque de tos, o cerrándola con el sonido del balido de ovejas.

Y luego está la carátula del álbum, en muchos sentidos tan brillantemente simple, pero tan absolutamente representativa de la abundancia evidente de sonido en el propio disco, con esa figura griega de querubín, girando fuera de la sombra y en una mezcla intoxicante de color y brillo, como si fuese aceite derramado a través de los límites del Mar Mediterráneo.

Technique se abre con toda una declaración de intenciones: Fine time es un muy acertado collage de melodías que supuso el primer ejemplo de lo que sería la música dance de los 90. A continuación deleitan a sus seguidores con una de esas canciones pop-rock redondas como sólo ellos saben construir, All the way, para continuar echando una mirada atrás y recuperar uno de sus sonidos típicos (bajo y batería) de su primera época, con Love less. Con Round & round incluyen el segundo ejemplo de lo que sería la música de baile de calidad por venir. A continuación, se dedican a definir lo que que años después será el pop británico de los 90, en temas como Guilty partner y, sobre todo, en la monumental Run. Regresan a las pistas de baile, y definen la forma de mezclar rock y electrónica con dos temas, Mr. Disco y la impagable Vanishing point, y cierran el disco con un guiño a sus fans de toda la vida, con una canción que suena a los New Order más clásicos, Dream attack.

Ian Harrison escribió en la contraportada de la edición de coleccionistas de 2008: "es discutible que en Technique fuese más clara la división entre rock y electrónica dance que en Brotherhood... Mientras Fine time, Round & round, Mr. Disco, Vanishing point y Dream attack están en la última categoría,... las canciones vocales (All the way, Love less, Guilty partner y Run) con guitarras son infundidas con similar sensualidad". Bernard Sumner comentaba, "estábamos en esta posición de ser conocidos por este sonido dance-electrónica, y hubiera sido tonto por nuestra parte que hubiésemos dejado de hacerlo. Ésa era la naturaleza del tiempo. Como vi que todavía estábamos escribiendo música tan bien, llegamos a un compromiso". Peter Hook bromeó que el álbum era "una lucha épica entre los secuenciadores y yo. Estaba resistiéndolo con valentía, porque yo todavía quería que fuésemos una banda rock".

Sumner también escribió todas las letras, y Harrison sugirió que las fiestas de la banda y la grabación en la isla de Ibiza influenciaron fuertemente el sonido y las letras del álbum. Gillian Gilbert recordó, "teníamos a Mike (Johnson, ingeniero) con nosotros, así que siempre había alguien haciendo algo, pero era cuando no estábamos juntos en el estudio cuando más cosas hacíamos. Era como si, 'tú haz tus tambores hoy, y esta noche haré la voz'... Las canciones se elaboraron allí, pero había enormes trozos que faltaban. Dejábamos los bloques y decíamos, '¿queréis rellenarlos? Ya he hecho mi parte". Después de cuatro meses en Ibiza, la banda cambió de lugar a los estudios Real World de Peter Gabriel en Bath para terminar de grabar, a los que Sumner calificó como "con una atmósfera más sobria".

Haciéndose eco del pensamiento expresado también por Harrison, Hook comentó: "creo que Technique suena fantástico. Y lo hace, teniendo en cuenta que no es un disco de Ibiza dance. Creo que capta un sonido veraniego realmente brillante". Stephen Morris mencionó que el álbum tuvo un "final de plazo, con un sentimiento como si fuese el último día de escuela". Harrison postuló que Technique representaba "el zénit comercial de New Order y que allanó el camino para que otras bandas mezclasen rock y dance, prediciendo la toma del poder en los 90 de la música para clubes".

Lanzado por el irónico Fine time, con sus fuertes ritmos y remolinos de sintetizadores, introduce instantáneamente de lleno al oyente en el sonido singular del álbum. La línea vocal filtrada de Sumner lanza letras de manera unidimensional en son de broma intencionalmente, como “Sophisticated lady/You know I've met a lot of cool chicks/But you've got style/You've got class/But most of all - you've got love technique” (mujer sofisticada, sabes que he encontrado muchas chicas fáciles, pero tienes mucho estilo, tienes clase, pero lo que más tienes es técnica), mientras que una oveja bala de fondo. Es un maravilloso pastiche de la cultura de clubes, dando un toque divertido mientras lo celebraban al mismo tiempo.

New Order cambian rápidamente a la perfección pop desenfrenada de All the way, un jam orientado a la guitarra acústica en el cual la banda canaliza el espíritu de Just like heaven de The Cure en un himno glorioso y elevado de una canción que parece besar el cielo con su optimismo frívolo y manifiesto individualista. All the way galopa a lo largo de ritmos desenfadados y una explosión gaseosa de sintetizador en el coro que pretende ser el equivalente de audio de la ruptura del sol sobre el horizonte, mientras Sumner canta finalmente sacudiendo los últimos grilletes espectrales de Joy Division.

Love less continúa mostrando a Sumner más emocionalmente directo de lo que nunca antes de había permitido, proporcionándonos un asiento de primera fila ante su doloroso divorcio.

Una vez se desvanece el melancólico pop acústico de Love less, el álbum cambia a modo de club con Round & round, aunque manteniendo el tema lírico constante. Las letras de rencor muestran un carácter descontrolado, amenazando con "Get rid of you" (deshacerse de ti) si te metes con él, mientras que una palpitante línea de bajo refuerza la amenaza implícita de las letras. Round & round no deja perder de vista los objetivos del álbum, sin embargo; un continuo punteo de sintetizador te hace saber que, de hecho, deberías estar bailando.

Technique alcanza su nivel más bajo, emocionalmente, con Guilty partner. Toda la ira del álbum se había plasmado en Round & round, un resignado y tibio bajo de Hook enmarca esta canción deprimente y gris, con Sumner intentando convencerse de que aún queda esperanza, mientras la tensión aumenta con la aparición de un triste sintetizador que sólo conduce a un breve e irresuelto intento de tecleo ametrallador, cerrando la primera mitad del álbum.

Run y Mr Disco ponen en marcha el proceso una vez más, llevando el álbum al borde del clímax. Run será siempre más conocida como la canción por la que John Denver los demandó, alegando que el riff usado aquí es el mismo que el de Leaving on a jet plane. Similitudes aparte, Run se eleva positivamente con el canturreo vocal de Sumner y la delicada guitarra acústica acentuada por una aurora boreal angelical de sintetizadores, sonando completamente triunfal, con uno de los mejores solos de guitarra de la banda.

Mr Disco vuelve una vez más vuelve al sonido de club, un cuento de amores perdidos de jet-set, mediante un arrullo de sintetizadores y estallidos de ritmos programados Atari. Luciendo una de las más inolvidables melodías de Sumner, Mr Disco puede resultar muy animoso para algunos, pero es reconfortante ver a New Order en un modo despreocupado, sólo visto previamente en singles dispersos como Bizarre love triangle.

Vanishing point empuja Technique a toda marcha, con su producción épica y minuciosas letras, mediante un prog-rock cruzado con synth-pop. Un agitado estribillo de piano sintetizado está inmerso rompiendo en un palpitante tambor y punzantes carámbanos de sintetizadores. Sumner puede ser un poco dogmático en esta canción, cayendo en las trampas líricas que él mismo colocó en álbumes anteriores, pero las despreocupadas corrientes electrónicas son más que suficientes para mantener a flote la canción.

Dream attack remata el álbum, una encapsulación perfecta de todos los variados sonidos y estados de ánimo del álbum. Con una línea de bajo profundo y avanzando desde allí a escarpadas guitarras eléctricas y arreglos electrónicos vagamente psicodélicos, Dream attack muestra a Sumner en su lado más nostálgico, aparentemente en conexión con su vida, pero todavía deseando que regrese el amor que ha perdido: “I don’t belong to no one/But I want to be with you/I can’t be owned by no one/What am I supposed to do?/I can’t see the sense in you leaving/All I need is your love to believe in/And for you I would do what I can/but I can’t change the way that I am.” (no pertenezco a nadie, pero quiero estar contigo, no puedo ser propiedad de nadie, ¿qué se supone que debo hacer?; no puedo ver el sentido de que te vayas/Todo lo que necesito es tu amor para creer en él, y para ti haría lo que pudiese, pero no puedo cambiar mi forma de ser). Se cierra el círculo completo del álbum musicalmente y deja colgando el extremo emocional, inseguro de lo que está por llegar.

Este final abierto demostró ser bastante profético, ya que el futuro de New Order quedó incierto durante los siguientes cuatro años, hasta Republic, que surgió en 1993. Technique fue, a la vez, al final de la época dorada de New Order, mientras daba vida a una nueva era en el pop/rock dance. New Order pueden haber hecho mejores discos (como Power, corruption & lies), pero ninguno de ellos les define y suena tan esencialmente a lo que ellos siempre estaban buscando, tan bien como Technique.

Technique es seguramente el álbum más accesible de New Order; la mayoría de sus canciones suenan estilísticamente similares unas a otras (con la excepción de Fine time, que parece ser de otro repertorio), es un álbum pop y Bernard Sumner finalmente encontraba su acomodo vocal. Además, cantaba temas referentes a su vida, en lugar de pretender hacer letras de Ian Curtis o referencias a esa vieja zona de placer. Technique es un álbum poderosamente contradictorio. No sólo es un disco de Ibiza que es lo menos techno que podían hacer New Order, sino que también es un álbum alegre y optimista con maduras letras inspiradas por el divorcio del cantante.

Technique es un disco que no pasa de moda, nunca suena desfasado. Fue el auténtico tapado de 1989 frente a rivales mucho más potentes mediáticamente como The Stone Roses (Happy Mondays se apuntarían un año después). Technique es un disco fundamental, en el que, a través de una gran colección de maravillosas canciones, resumen y amplían todo su magisterio como banda visionaria y mítica de la música que se ha escuchado en los últimos 30 años. Un crítico dijo una vez de ellos que "ojalá el 1% de los grupos que infectan el planeta sonasen como los cuatro fabulosos de Manchester". Tenía toda la razón.

Fuentes: http://www.musicaenlamochila.net, http://discos-miticos.lacoctelera.net, http://thequietus.com, http://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.bbc.co.uk, http://www.sputnikmusic.com, http://www.nme.com, http://www.stylusmagazine.com, http://www.musicomh.com, http://www.adriandenning.co.uk, http://www.treblezine.com, http://www.uncut.co.uk, http://blogcritics.org, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Fine time
2.-   All the way
3.-   Love less
4.-   Round & round
5.-   Guilty partner
6.-   Run
7.-   Mr. Disco
8.-   Vanishing point
9.-   Dream attack

Collector's Edition 2008:
10.- Don't do it
11.- Fine line
12.- Round & round
13.- Best & marsh
14.- Run 2 (extended version)
15.- MTO (Minus mix)
16.- Fine time (Silk mix)
17.- Vanishing point (Instrumental making out mix)
18.- World in motion (Carabinieri mix)

Vídeos:

Fine time - New Order


All the way - New Order


Love less - New Order


Round & round - New Order


Guilty partner - New Order


Run - New Order


Mr. Disco - New Order


Vanishing point - New Order


Dream attack - New Order


Don't do it - New Order


Fine line - New Order


Best & marsh - New Order


Run 2 (extended version) - New Order


MTO (Minus mix) - New Order


Fine time (Silk mix) - New Order


Vanishing point (Instrumental making out mix) - New Order


World in motion (Carabinieri mix) - New Order

4 comentarios:

Eduardo García dijo...

El primero que tuve del grupo.
Me parece un gran disco, combinando temas Acid con otras más con toque New Wave.
Saludos sintéticos.

bernardo de andres herrero dijo...

Un disco que supuso un avance en el grupo y asimismo dar credibilidad al acid house. Me perece uno de los más interesantes delgrupo y sin duida su ultima gran obra.

No me estraña que te cuesten los post muchos los tengo en word cual libro de cabcera

JL dijo...

Seguramente uno de los vinilos que más he pinchado, a pesar de que ya en esa época no diversificaba tanto la música que escuchaba e iba a lo seguro. Recuerdo, sobre todo, la cara B del disco, que era trallazo sobre trallazo. Impresionante... Y esa portada... es impactante.
Sí... para muchos fans es el último gran trabajo de New Order, porque el resto de discografía es más irregular, con algunas grandes canciones dispersas en los discos, pero ninguno de ellos dio la sensación de solidez de los cinco primeros de su discografía.
Es interesante saber la historia que hubo tras la elaboración de este disco para comprender el porqué de ese sonido acid-dance.
Aparte del disco, entre los outtakes está esa sorprendente Don't do it, cara B de Fine time. Es buenísima.
Al respecto de los trabajos, Bernardo, ahora estoy adelantando un poco, pero de vez en cuando me toca alguna discografía que tengo que repasarla con celeridad, porque me va justa. Me tendré que replantear la regularidad de mis publicaciones, porque descuido otros hobbies como ver otros blogs o leer, que casi no hago.
Saludos, Eduardo y Bernardo.

carlos gonzalez dijo...

Buen post, me considero mu friki de la banda y no conocía los entresijos que rodearon el disco, por cierto texto blanco sobre fondo marrón me hace físicamente mal a los ojos! jej un abrazo

Carlos