domingo, febrero 09, 2014

Grandes álbumes: THE WATERBOYS - This is the sea

This is the sea, lanzado en octubre de 1985, es el tercer álbum de The Waterboys y el último de sus álbumes "Big Music". Considerado por los críticos como el mejor álbum de su primigenio sonido orientado al rock, descrito como "épica" y "un momento decisivo", fue el primer álbum de Waterboys que entró en las listas de Reino Unido, alcanzando el puesto número 37 en dichas listas. Steve Wickham hizo su debut discográfico con los Waterboys tocando el violín en The Pan within, y posteriormente se unió a la banda, apareciendo en el vídeo de The whole of the moon. This is the sea también fue el último álbum en el que participó Karl Wallinger, quien dejó el grupo para formar su propia banda, World Party, al parecer porque consideraba que sus talentos para la composición estaban siendo sofocados por el prolífico Mike Scott.

Por un breve momento a mediados de los 80, The Waterboys apuntaban a dirigirse a las alturas de la fama de estadios que estaba siendo conquistada en aquel momento por U2 y Simple Minds. Ciertamente, Mike Scott compartía similares aspiraciones épicas, incluso yendo tan lejos como para darles un nombre, 'The big music'.

Mike Scott, el compositor principal del álbum y líder de The Waterboys, describió This is the sea como "el disco en el que logré todas mis ambiciones musicales juveniles, la expresión final, completamente realizada del sonido de los primeros Waterboys", influenciados por la Velvet Underground, Astral weeks de Van Morrison, y Steve Reich. El álbum fue grabado entre marzo y julio de 1985, y publicado en octubre. Una versión remasterizada y expandida fue lanzada en 2004. This is the sea contiene el single superventas de los Waterboys, The whole of the moon. La portada del álbum es una fotografía tomada por Lynn Goldsmith.

Mike Scott era buscador de un concepto superior, un ente espiritual que, transitando por la tradición post-romántica literaria inglesa, le permitiera llegar a una orilla donde poder pergeñar una música grandiosa, mística, catedralicia, "Big Music" o "Big Sound", como él mismo la llamó en su primera época, la que abarca sus tres primeros LPs antes de asentarse en la tierra irlandesa del Fisherman´s blues, es un humanista escocés (licenciado en Literatura inglesa y Filosofía) que, como muchos de sus pares, forma sus primeros grupos de onda punk en los muy últimos años 70. Su primera banda seria, Another Pretty Face, le serviría de trampolín para saltar desde su Edimburgo natal hasta Londres donde, ya a principios de los 80, forma el grupo que le servirá de plataforma para dar forma a esa visión, que felizmente identificaba como "una metafísica para ver la autoría de Dios en el mundo".

Mike Scott es más un poeta que un compositor, sin embargo, dentro de sus limitaciones teje trances tan fascinantes que tiene pocos compañeros entre sus contemporáneos musicales. Tal vez Van Morrison, quien encuentra trascendencia en la tranquila contemplación, o Simple Minds, que minan el subconsciente con vertiginosos momentos de iluminación, se acercan. Pero a diferencia de ellos, Scott persigue la unión extática de carne y espíritu en un acto. En su mejor momento, su voz se eleva a un tono febril, rozando con una emoción que lo lleva al borde de la atonalidad de un fanático religioso, y lo que en teoría debería inhibirlo, la constante repetitividad de su música, se vuelve una ventaja, acumulando un poder casi hipnótico.

Scott es menos hábil en inventar melodías y tempos suficientemente diferentes. Pero parte de la fascinación de este álbum es la lucha entre el hombre y el espíritu, resumida perfectamente en un trozo de la canción Spirit: "Man crawls/Spirit flies/Spirit lives when man dies". Al final, hay paz en la inmensidad de This is the sea. Tras los rigores mentales de las ocho canciones anteriores, This is the sea bendice la Odisea con la promesa de aguas más tranquilas.

Mike se sirve de varios músicos, muchos de ellos excepcionales, para apuntalar sus inquietas ideas. Anthony Thistlethwaite (su primer compañero en una banda llamada The Red and The Black) y Roddy Lorimer (sus referencias abarcan desde trabajos con The Who y Eric Clapton, hasta The Communards, Deacon Blue, Bevis Frond, David Gilmour, Suede o Blur) forman la sección de metal, tan importante en un disco como éste, trasunto majestuoso de pequeña orquesta. Kevin Wilkinson (conocido en grabaciones anteriores de los añorados Niki Sudden y Jacobites, músico de sesión en trabajos de Los Secretos (Colección 1987-2000), Robert Fripp & The League Of Gentlemen o China Crisis) lleva la batería y percusión. Karl Wallinger, en sus tiempos miembro del Whole Thing de Peter Gabriel, responde a los teclados, y Martin Swain controla el bajo. Steve Wickham, músico que posteriormente alcanzaría más importancia en la banda como compositor, colabora al violín.

This is the sea es un álbum de imágenes, donde la música y los textos se alinean perfectamente para provocar en el oyente una serie de sensaciones de alto contenido onírico. Lugares fabulosos donde se pueda contemplar a nuestros mayores y rememorar sus enseñanzas, sus vidas pasadas, como en la misma Don´t bang the drum, canción épica, sin duda; escenarios donde los palacios y sus torres adivinan unicornios y amplios océanos repletos de lágrimas, como en la sublime The whole of the moon, tributo al escritor norirlandés C.S.Lewis, medievalista, ocultista (gran amigo del Tolkien de El Señor de los anillos), apologista del cristianismo y que influyó mucho en un Mike que siempre consideró la idea espiritual como fuerza motora en la creación artística; también aparece esta misma razón en el contenido lírico de otro gran tema, Spirit. Y The Pan within, que nos habla de aquellas estrellas vivientes, nacidas exclusivamente para ser nuestras aliadas en esas altas horas nocturnas en que buscamos la música para que nos redima.

Viajes iniciáticos en los que el autor nos invita a transitar entre tifones y cielos asesinos en Medicine bow; alegatos contra las drogas vestidos de horizontes amarillos y herrumbre en las miradas de la gente joven de su país, Old England; parajes donde fraternizan la belleza y el terror de las serpientes en Be my enemy; cantos poéticos en los que el amor y la vida se asemejan a sonidos, parajes, iglesias, veranos intensos como abrazos rubios, Trumpets; para finalizar con una llamada a la liberación personal como recurso de salvación en This is the sea, un hombre nuevo que aparece súbitamente después de una vivencia de dudas y desgracias.

This is the sea es un álbum muy equilibrado que bien podría aparecer en el diccionario catalogado como epopeya. Desde la fanfarria de trompeta de la apertura de Don't bang the drum, al lavado final de guitarras acústicas de This is the sea, su majestuoso multicapas marcó la culminación de las ambiciones musicales de Scott que realmente habían comenzado a tomar forma en A pagan place de 1982, pero que había estado persiguiendo desde sus inicios en la banda post-punk Another Pretty Face. Las obsesiones líricas de Scott con la espiritualidad y la religión estaban ya bien establecidas desde los primeros días de la banda, y continuaban infirmando sus letras poéticas y elípticas en temas como Spirit y The Pan within.

Un LP en directo fue grabado en Los Angeles y Filadelfia con muchas canciones reelaboradas, pero los planes para publicarlo después de A pagan place fueron desechados. Una versión fue elaborada, pero ninguna grabación ha salido al mercado, ni incluso en forma de promoción. La única canción que surgió fue una interpretación magnífica de The girl in the swing del álbum de debut del grupo, y que fue incluida en la cara B del single 12" de The whole of the moon junto con una versión extendida de Spirit y una canción no publicada en LP llamada Medicine Jack. Estas dos últimas canciones aparecen en el segundo disco de la reedición del álbum.

Scott comenzó a componer canciones para This is the sea en la primavera de 1984, comenzando con la canción Trumpets. Scott recuerda que en diciembre de 1984, "durante la primera gira americana de The Waterboys, compré dos libros de tapa dura... en los cuales ensamblé sus nuevas canciones". Durante los siguientes dos meses, Scott trabajó en las canciones en su apartamento, escribió las letras y trabajó en arreglos de piano y guitarra. Scott escribió entre 35 y 40 canciones, pero consideró que las nueve canciones que aparecieron en el álbum "eran las únicas que estaban destinadas a formar parte de él". La primera canción del álbum en ser interpretada en directo fue Trumpets, en abril de 1984.

La primera sesión de grabación para This is the sea comenzó en marzo de 1985 en los estudios Park Hates de Hastings, Inglaterra, con el ingeniero y productor John Brand. Los miembros de la banda Scott, Anthony Thistlethwaite, Karl Wallinger, Kevin Wilkinson y Roddy Lorimer interpretaron el nuevo material. En el estudio casero de Wallinger se escucharon grabaciones demo para varias canciones del álbum. Algunas de las grabaciones, como las de los dos últimos álbumes, permanecieron relativamente intactas por la ingeniería de estudio. En otras grabaciones, sin embargo, Scott agregó una caja de ritmos y el sonido en capas, usando una técnica de estudio similar a la del famoso productor discográfico Phil Spector, con la ayuda de Wallinger. "Tener a Karl Wallinger en el estudio", escribía Scott, "era como tener un hombre-orquesta. Podría haber hecho un This is the sea sin él, pero no habría sido el mismo disco, o no tan bueno".

Las sesiones de grabación continuaron hasta junio. En julio, Wickham, después de una invitación de Scott, quien había escuchado su forma de tocar en una demo de Sinead O'Connor en la casa-estudio de Karl Wallinger, entró en el estudio con la banda para agregar su violín a The pan within, quien posteriormente llevaría a Scott a un sonido completamente diferente. Wickham había estado en el grupo irlandés In Tua Nua y también participó en los álbumes de U2 War y The unforgettable fire. Producido a partir de las sesiones originales de los estudios Park Gates, junto con las grabaciones de los estudios Livingston en Londres, Amazon en Liverpool, Seaview y The Townhouse, entre otros, el álbum fue lanzado en octubre. Peter Anderson, escribiendo en Record Collector, describió a Scott "sintiéndose como en casa en el estudio" y escribió que Scott "no escatimó nada" en This is the sea.

Una versión remasterizada fue lanzada en 2004, con un segundo CD de material de los singles del álbum y temas inéditos de las sesiones de grabación de This is the sea.

This is the sea fue extensamente promocionado y llegó al número 37 en las listas británicas. Ninguno de los dos álbumes anteriores había entrado en el Top 40. El álbum fue seguido por giras por Reino Unido y Norteamérica como cabezas de cartel. Sinéad O'Connor hizo su debut en vivo en Reino Unido como una de las coristas en The big music en un concierto en el London Town and Country Club. En diciembre, The Waterboys se unieron a Simple Minds para una gira europea. Durante las tres giras principales, la formación de la banda comenzó a cambiar, y el álbum recibió más exposición más que sus dos predecesores. Mike Scott, sin embargo, se negó a promocionar el álbum y el single The whole of the moon en Top of the Pops porque él no quería hacer playback, un requisito obligatorio en el show.

Meiert Avis dirigió el vídeo para The whole of the moon, utilizando elementos de iluminación visionarios basados en Winter's tale de Helprin y sus recuerdos de una producción teatral de 1962 de Charles Kingsley, The water babies. Avis recondujo la aversión de Scott hacia el playback, disparando los efectos visuales para The whole of the moon mientras capturaba un audio de una única actuación en vivo del single. Avis luego utilizaría esta técnica en varios videos con Bruce Springsteen, quien comparte la misma aversión que Scott.

La temática expuesta en el álbum incluye la espiritualidad (Spirit, The Pan within), el amor romántico (Trumpets) y la política inglesa (Old England). Michael Tucker, en un artículo titulado The body electric: the Shamanic spirit in 20th Century music, menciona a This is the sea como ejemplo de temas chamánico en la música occidental del siglo XX. El músico irlandés Bono incluyó el álbum en su lista Top 10, observando "en el rock, la palabra 'poeta' es muy maltratada. Aquí no..."

Don't bang the drum, cuyas letras fomentan el ecologismo, e implorando a la humanidad que cuide de su planeta, fue lanzado como single en Alemania, con una canción titulada Ways of men en la cara B. El primer borrador de la música de la canción fue escrito por Wallinger. Scott reelaboró el arreglo, cambiando su ritmo y "sentimiento", pero los acordes y la melodía de Wallinger fueron preservados. La canción comienza con una introducción de bolero, y sigue propiamente como un pomposo pop-rock que mezcla aparentemente el segundo período de Roxy Music, el segundo período de Simple Minds, y un poco de Echo & Τhe Bunnymen en sus más románticas y festivas alusiones (The killing moon, Back of love).

The whole of the moon, una de las canciones más conocidas de The Waterboys y su éxito más comercial, fue lanzado primero como single de 12" y alcanzó el número 28 en la lista de singles de Reino Unido. Cuando el single fue reeditado en 1990, alcanzó el número 3 y fue galardonado con el premio Ivor Novello en 1991. Incluyendo el álbum remasterizado de 2004, la canción ha sido lanzada oficialmente cuatro veces.

La canción comenzaba como "un garabato en el reverso de un sobre en una calle invernal de Nueva York", como Scott comentó a su novia cuando ésta le preguntó si era difícil escribir una canción, no quedando terminada al principio de las sesiones de grabación, y siendo finalmente completada en mayo de 1985. La canción, como el primer single de The Waterboys, A girl called Johnny, es un homenaje a una figura inspiradora. En cada línea, el cantante describe su propia perspectiva e inmediatamente contrasta con la del sujeto de la canción, resumiendo la diferencia con la línea "I saw the crescent / You saw the whole of the moon". "You saw Brigadoon", uno de estos contrastes, se refiere a un pueblo ficticio que existe solo un día cada siglo, y procede del musical del mismo nombre.

El tema de la canción ha inspirado algunas especulaciones. El músico Nikki Sudden, con quien había colaborado Scott antes de formar The Waterboys, dijo que Scott mencionó a Max Edie, cantante de acompañamiento en The whole of the moon, que la canción había sido escrita por Sudden. Allmusic, en cambio sugería que en realidad varias personas inspiraron a Scott, incluyendo el escritor cristiano C. S. Lewis y el músico Prince. El mismo Scott declaró que "él no podría haber escrito" la canción sin haber leído la novela de Mark Helprin, Winter's tale, pero matizó que la canción no trata sobre Helprin. La web de FAQ oficial de Waterboys aclaró que Scott había dicho que el sujeto de la canción era "un compuesto de muchas personas", incluyendo a C. S. Lewis, pero declarando explícitamente que no trata sobre Prince.

Una característica de The whole of the moon es el trabajo de trompeta en la grabación, cortesía del trompetista de formación clásica Lorimer. Lorimer pasó tres días con Scott trabajando en el arreglo de la canción. Según Lorimer, él "fue a casa con una demo de la canción y pensaba darle en un enfoque más clásico. Después de estar un rato sentado al piano se me ocurrió la idea de trompetas antifonales. Una pequeña trompeta a la izquierda respondía a otra en la derecha y así sucesivamente, creciendo mediante la adición de una trompeta debajo de cada lado del cuadro estéreo. A Mike Scott le encantó, excepto los acordes ligeramente jazz que había usado al final, que él simplificó. Utilicé el mismo enfoque clásico más adelante en la canción, mezclando dos trompetas de tipo clásico detrás de un verso posterior". Lorimer también contribuyó con coros de falsete a la canción, mientras que Thistlethwaite, otro miembro de la sección de metal, interpreta un solo de saxofón cerca del final.

The whole of the moon fue versionada por Jennifer Warnes en su álbum The hunter (1992), por Mandy Moore en su álbum de 2003 Coverage (2003), Human Drama en el álbum de recopilación New wave goes to hell, y por el popular cantante y compositor Peter Mulvey en su trabajo Rapture (1995). También ha aparecido en numerosas otras recopilaciones.

Spirit, una canción que alaba la resistencia del espíritu humano, apareció originalmente en una versión corta de un minuto y medio. Una versión completa de cuatro minutos de la canción fue lanzada en el disco remasterizado de 2004.

La letra de The Pan within deriva en parte de técnicas de meditación ("Close your eyes / Breathe slow / And we'll begin"). Fue la primera de las dos canciones de Waterboys sobre el antiguo Dios griego Pan, que se han interpretado como medley en los conciertos de Waterboys. Scott describe el solo de guitarra de la canción como "consistiendo en una serie de frases o líneas/melodías que generalmente se construyen en un orden (que puede cambiar), pero que incluye mucha improvisación que es diferente cada noche. Las líneas nunca se han tabulado o escrito... La canción está en A menor (los acordes bajo el solo son F – Em – Am – Am repetido)". La segunda canción de Pan, The return of Pan, aparece en el álbum Dream harder. The pan within es la primera canción de Waterboys en que aparece sonando el violín de Wickham. Fue seleccionado como uno de los hits de DWXB-FMs de 1986.

Una versión alternativa de Medicine bow fue lanzada como single en Alemania, con una versión instrumental de Don't bang the drum para el single 7". Los singles 12" contenían otra mezcla de Medicine bow y Ways of men. Las versiones 7" y 12" aparecieron con una portada de color mostrando a Scott delante de un barco varado. Scott escribió que él mismo inventó el nombre y no tenía conocimiento de la existencia de Medicine Bow, Wyoming. La reedición del álbum contiene una versión de longitud completa de la canción que contiene una tormenta instrumental a base de piano, desde las primeras gotas de lluvia sónicas hasta el final con truenos y relámpagos, realizada por Adrian Johnston.

Old England es una crítica del thatcherismo, culpando Scott a las terribles políticas económicas de Margaret Thatcher sobre el tejido industrial, alejando a la población de la tierra prometida y convirtiéndola en lugares "donde los niños miran, con ojos de heroína", percibiendo un aumento de desesperación entre los jóvenes y los pobres en la Inglaterra de esa época, y un aumento de la adicción a las drogas, específicamente a la heroína. El estribillo, "Old England is dying", es una cita de James Joyce, y las líneas "You're asking what makes me sigh now / What it is makes me shudder so" son del poema de W.B. Yeats, Mad as the mist and snow. The Clash, una de las bandas que habían inspirado a Scott durante su fase de música punk, habían lanzado This is England, una canción con un tema similar, como single el mismo año.

Scott y The Waterboys se trasladarían a Irlanda el año siguiente, aprovechando una invitacíón de Wickham para pasar allí el año nuevo, buscando libertad y lejos de la presión constante de la compañía discográfica para hacer discos más comerciales en la línea de The whole of the moon. En Irlanda, Scott se embarcó en un viaje de redescubrimiento musical. Reanudó su amistad con las canciones de Van Morrison y descubrió la música country, una alternativa popular a la música tradicional irlandesa en muchos pubs de Dublín.

Be my enemy se lanza con un ritmo propulsivo, blues expeditivo, guitarra desaflojada y piano implacable, evocando la banda sonora de dos pícaros corriendo uno hacia el otro por una pelea que acaba de comenzar durará segundos.

Trumpets, una canción de amor, fue la primera canción escrita para el álbum, en la primavera de 1984, y la primera canción del álbum en ser interpretada en directo. Se cita que proviene de I'm only sleeping, una grabación de The Beatles.

This is the sea, la última canción en la versión original, tiene un tempo más lento que la mayoría de los otros arreglos. Scott declaró que escribió más de veinte versos de la canción, algunos de los cuales fueron incluídos en el alter ego de This is the sea, That was the river, que fue lanzado en 1994, en The secret life of The Waterboys. La canción This is the sea fue estrenada en Worcester en diciembre de 1984, y una versión más larga que eventualmente aparecería en el álbum, se interpretó en un concierto benéfico para los mineros en febrero de 1985. La temática de la letra de la canción trata sobre su conflictivo su presente ("You've got a war in your head / And it's tearing you up inside") y la nostalgia de la claridad del pasado ("And you know you once held the key"). El narrador sostiene, en cambio, que el pasado es irrelevante ("But that was the river / This is the sea"). Es un mensaje a todos aquellos que han crecido cansados y rotos, y Mike llega para hacerles saber que todo va a estar bien sólo manteniendo la fe y una actitud positiva. This is the sea aparecía en los créditos finales del documental Riding giants.

Listado de canciones:

1.-   Don't bang the drum
2.-   The whole of the Moon
3.-   Spirit
4.-   The Pan within
5.-   Medicine bow
6.-   Old England
7.-   Be my enemy
8.-   Trumpets
9.-   This is the sea

Edición CD:
10.- Beverly Penn
11.- Sleek white schooner
12.- Medicine bow (full length)
13.- Medicine Jack
14.- High far soon
15.- Even the trees are dancing
16.- Towers open fire
17.- This is the sea (live)
18.- Then you hold me
19.- Spirit (full length)
20.- Miracle
21.- I am not here
22.- Sweet thing
23.- The waves

Vídeos:

Don't bang the drum - The Waterboys


The whole of the Moon - The Waterboys


Spirit - The Waterboys


The Pan within - The Waterboys


Medicine bow - The Waterboys


Old England - The Waterboys


Be my enemy - The Waterboys


Trumpets - The Waterboys


This is the sea - The Waterboys


Beverly Penn - The Waterboys


Sleek white schooner - The Waterboys


Medicine Jack - The Waterboys


High far soon - The Waterboys


Spirit (full length) - The Waterboys


Sweet thing - The Waterboys


The waves - The Waterboys

4 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Mi album favorito de Scott sin lugar a dudas. Enorme trabajo de disección que me ha permitir escuchjar el disco de cabo a rabo en este horrendo día casero

AntonioR dijo...

Una maravilla de trabajo y una estupenda reseña del disco por tu parte. Saludos

JL dijo...

Seguramente fue el álbum más sólido de Scott y el grupo en toda su carrera. Además, tuvo el privilegio de juntar en el mismo equipo a Karl Wallinger (quien posteriormente dejaría el grupo para fundar World Party) y Steve Wickham (pieza clave en el sonido con raíces celtas de los inmediatos álbumes del grupo).
Merecía un lugar en esta sección, y os agradezco mucho los comentarios, Bernardo y Antonio.
Saludos.

Xim dijo...

Hace años que me compré ese doble cd, es un trabajo magnífico, la cúspide de los Waterboys, y todo gracias al genio Scott, contiene una energía y una alegría que levanta muertos oiga... SaLu2 agujereados en la luna