domingo, julio 12, 2015

Grandes álbumes: SMASHING PUMPKINS - Siamese dream

Siamese dream es el segundo álbum de la banda estadounidense de rock alternativo The Smashing Pumpkins, lanzado en julio de 1993 por Virgin Records. El álbum fusiona influencias diversas como shoegazing, noise pop, heavy metal ​y rock progresivo. Siamese dream fue número 4 en Reino Unido y alcanzó el puesto número 3 en las listas de Nueva Zelanda y Canadá, y el 7 en Australia.

A pesar de que las sesiones de grabación estuvieron llenas de dificultades y tensiones, Siamese dream debutó en el número 10 en la lista Billboard, y, finalmente, vendió más de 4 millones de copias en Estados Unidos, y más de 6 millones en todo el mundo, que consolidaron a The Smashing Pumpkins como un grupo importante en la música rock alternativa. Cuatro singles fueron lanzados en apoyo de Siamese dream: Today, Cherub rock, Disarm y Rocket. Además de recibir críticas positivas en su lanzamiento, Siamese dream ha sido ampliamente considerado como uno de los mejores discos de la década de 1990, y uno de los mejores álbumes de todos los tiempos. En 2003, la revista Rolling Stone clasificó en el puesto número 362 en su lista de Los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

Los Smashing Pumpkins fueron una de las formaciones más exitosas de los 90, en la que Billy Corgan, guitarrista y cantante de la banda, fue considerado en su día como uno de los genios de la década, una mente perturbada que plasmaba cada uno de sus demonios en canciones muy bonitas o bien en temas violentos. El grupo obtuvo una fama relativa con la publicación de su primer álbum, Gish (1991) donde ya Corgan había conseguido formar una banda acorde a sus intereses: potentes cuando emulaban a sus queridos Black Sabbath, sinuosos y tentadores cuando emulaban a The Cure y al rock psicodélico que tanto le gustaba a Iha.

El álbum debut de la banda, Gish, lanzado por Caroline Records en 1991, fue un éxito inesperado y aclamado por la crítica, aunque empequeñecido por la publicación de Nevermind de Nirvana y de Ten de Pearl Jam, pero ya los Pumpkins habían trazado el itinerario que ellos deseaban recorrer, abriendo para Nirvana, Jane´s Addiction, Red Hot Chili Peppers y Guns 'N Roses. Sólo les faltaba elaborar un disco que les colocara en el disparadero. Tras el lanzamiento de Nevermind de Nirvana más tarde ese mismo año, The Smashing Pumpkins fueron promocionados como "los próximos Nirvana". La banda firmó con Caroline Records, sello subsidiario de Virgin Records, y comenzaron a grabar su siguiente álbum. El vocalista Billy Corgan sentía que "esta gran presión para hacer el próximo disco me daba tanto entusiasmo que era capaz de poner el mundo en llamas". La inmensa presión para conseguir el éxito se intensificó debido a situaciones personales problemáticas: el baterista Jimmy Chamberlin estaba sufriendo una adicción cada vez más grave a la heroína; y el guitarrista James Iha y la bajista D'arcy Wretzky habían terminado recientemente su relación romántica, y Corgan, aparte de las batallas con el aumento de peso y depresión suicida, sufría un grave episodio de pelea contra el "bloqueo del escritor".

El reconocimiento llegó con la publicación de Siamese dream, con mucho más gancho que Gish y sin los excesos de su siguiente trabajo Mellon Collie & The infinite sadness, lanzado en 1993 entre un océano de tensiones que a punto estuvieron a acabar con la banda. D'Arcy Wretzky y James Iha habían finalizado una relación sentimental y pasaron por esa cruda etapa de las ex-parejas en las que ninguno puede ver al otro. Por otra parte estaba el batería, Jimmy Chamberlain, quien ya tenía problemas serios con las drogas. Pese a estos problemas, consiguieron vencer a las adversidades y lanzar uno de sus álbumes más laureados.

El segundo disco de los Smashing Pumpkins fue de todo menos convencional provocando la reinvención de conceptos del rock que hasta la fecha parecían estancados y dando una nueva vuelta de tuerca a la música alternativa. Esta obra de arte underground es conceptualmente de naturaleza tristona pero a la vez rebosa energía y vitalidad. El sonido que ya apuntaba Gish, evolucionaba y se enriquecía, en parte gracias a la introducción de nuevos elementos orquestales (violines, campanas, melotrón…), marcando la diferencia respecto de otros grupos del momento con los que se relacionó al grupo como Jane´s Addiction o Nirvana. Por otro lado, las letras ganaban inmediatez, y claridad en su mensaje.

Siamese dream se grabó principalmente entre diciembre de 1992 y marzo de 1993. La banda se trasladó a los estudios Triclops en Marietta, Georgia, para desarrollar las sesiones del álbum, con lo que podría evitar a los amigos y distracciones locales, y para desconectar a Chamberlin de su conocida conexión con las drogas. Butch Vig repitió su papel como productor después de trabajar en su álbum de debut Gish.

Corgan se quedó prendado del estratosférico Loveless de My Bloody Valentine y decidió que las guitarras de su nuevo disco sonaran tan licuadas, etéreas y espaciales como las de Kevin Shields y los suyos. Y, para hacerlo todo más a su gusto, decidió tocar el todos los instrumentos excepto la batería, en la que Jimmy Chamberlin siempre ha sido de su confianza.

Después de sufrir una crisis nerviosa, Corgan comenzó a visitar a un terapeuta. Como consecuencia de ello, sus letras se hicieron más explícitas acerca de su atribulado pasado y sus inseguridades. Today fue la primera canción escrita por Corgan para Siamese dream. Tocó su demo autograbado ante Vig, y recibió una reacción positiva. Poco después, ejecutivos de Virgin Records fueron a observar a la banda después de enterarse de sus problemas, pero se mostraron complacidos con el demo y demoraron su vuelta al estudio. La reacción de los ejecutivos sólo sirvió para poner más presión sobre Corgan. Corgan trabajó horas extras, viviendo prácticamente en el estudio para la grabación de Siamese dream. Junto con Vig, a veces trabajaban en una pista de 45 segundos de música durante dos días, y estaban en el estudio 16 horas al día durante semanas para conseguir el sonido que Corgan quería.

El anhelo de Corgan por conseguir la perfección musical puso más presión sobre las relaciones ya deshilachadas entre los miembros de la banda. Vig recordaba más tarde, "D'arcy se encerraba en el baño, James no quería decir nada, o Billy se encerraba en la sala de control". Corgan a menudo hacía overdubs de partes de Iha y Wretzky con su propia instrumentación. Wretzky declaró que Corgan sólo interpretó la mayoría de las partes de guitarra y bajo, porque haría que la grabación más fácil y con muchas menos tomas. Muchas historias sobre la grabación del álbum circularon por la prensa musical. Corgan admitió que había algo de verdad en las acusaciones respecto de su comportamiento tiránico, aunque estimaba que la prensa malinterpretaba la situación.

Mientras Chamberlin realizó todas las partes de batería del álbum, desaparecería durante varios días por abuso de drogas, lo que hizo a todos temer por su vida. Después de un incidente en el que el baterista había desaparecido durante dos o tres días, Corgan "pisó el acelerador", de acuerdo con Vig, y puso a Chamberlin a realizar la parte de batería para Cherub rock hasta que sus manos sangraron. Debido a la insistencia de Corgan, Chamberlin ingresó en una clínica de rehabilitación. Corgan dijo a Spin más tarde, "ya sabes, yo les di un año y medio para prepararse para este disco ... estoy rodeado de esta gente que me importa mucho, pero continúan fallándome". Corgan explicó que comenzó a tomar las acciones de los demás personalmente; dijo, "si piensas realmente sobre ello, por supuesto, alguien no hace el trabajo porque son perezosos, o no piensan que es importante. Pero lo tomé como, 'no eres digno de ir a casa y trabajar en la canción'".

Mientras tanto Corgan también estaba pasando por sus propios problemas. Él mismo admitió en 2011 que durante todo el proceso de grabación había estado planeando su propio suicidio, indicando que le había dado por deshacerse de la mayoría de sus cosas y estaba "fantaseando sobre mi propia muerte, empecé a pensar cómo sería mi funeral y la música que tocarían en él".

Virgin comenzó a impacientarse con la grabación del álbum, ya que ya estaba por encima del presupuesto y del tiempo asignado para grabarlo. La banda, sin embargo, no dejaba que la compañía hiciese recortes si eso significaba poner en peligro el sonido. Tras finalizar la grabación, Corgan y Vig se sentían demasiado agotados emocionalmente para mezclar el disco. Corgan sugirió que el ingeniero Alan Moulder mezclase el álbum, ya que le encantó su trabajo en Loveless de My Bloody Valentine. Moulder reservó dos semanas en un estudio para mezclar el álbum; la mezcla terminó durando 36 días en ser completada. Eventualmente, el álbum fue terminado después de cuatro meses y 250 mil dólares por encima del presupuesto.

El álbum cuenta con altos valores de producción y arreglos recargados en comparación con otros álbumes alternativos de principios de los 90. Vig declararía, "Billy quería hacer un disco que llamase la atención de la gente y dijesen, '¿qué diablos fue eso?' ... Queríamos tener ocupados los dos oídos constantemente". Uno de los principales objetivos de Corgan era crear una sensación de profundidad sonora, pero, como Corgan dijo, "sin necesariamente utilizar delays o reverbs, utilizando en su lugar tonalidades". Se usó mucho el movimiento a través de los altavoces, saltando de uno a otro, y así podemos encontrar en el disco la existencia de múltiples pistas por instrumento (guitarra principalmente). Corgan declaró que sólo Soma contiene hasta 40 partes de guitarra dobladas. Vig declaró que 100 partes de guitarra fueron comprimidas en una sola canción. Rolling Stone señaló que el álbum estaba más cercano al rock progresivo que al punk o al grunge.

Los temas de las letras de Corgan en Siamese dream eran variables. Corgan señaló que la mayoría de sus canciones para el álbum trataban sobre su novia y futura esposa Chris Fabian, con quien él había roto brevemente en el momento de escribir las canciones. Corgan ocasionalmente escribió sobre otros temas. En Cherub rock, la canción que abre el álbum, Corgan atacó a la industria de la música norteamericana, y Today gira sobre el hecho de que estaba experimentando depresión y pensamientos suicidas. Spaceboy fue escrita como un homenaje a su medio hermano autista, Jesse.

El crítico de Entertainment Weekly, David Browne, elogió a la banda por estar a la altura de las expectativas de la industria y los calificó como "los próximos Nirvana", comparando favorablemente Siamese dream con Nevermind de Nirvana. Browne concluía resumiendo, "pretendiendo ser algo más que otro disco de guitarras alternativo, Smashing Pumpkins pueden haber tropezado con una nueva actitud: gandules con visión". El crítico Simon Reynolds no estuvo de acuerdo y escribió en su reseña de The New York Times que "riffs recubiertos y vocales angustiosos son bastante la norma en estos días, y Smashing Pumpkins carecen de la perspicacia zeitgeist que hizo de la irrupción de Nirvana tan emocionante y resonante". Robert Christgau de Village Voice le dio al álbum una honorable mención de tres estrellas, seleccionando Geek U.S.A. y Today como sus momentos más destacados.

Siamese dream ganó las primeras nominaciones de The Smashing Pumpkins a los premios Grammy. El álbum fue nominado para el Premio Grammy por Mejor álbum de música alternativa, y el grupo fue nominado a la Mejor interpretación de hard rock con vocales en los premios Grammy de 1994. El álbum ha sido con frecuencia incluído en listas de los mejores discos de la década de 1990: Alternative Press lo clasificó en el puesto 4, Pitchfork en el 18, y Spin en el 23. En 2003, el álbum ocupó el puesto número 360 en la lista de la revista Rolling Stone de Los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

La portada para el álbum iba inicialmente a ser creada por un artista marginal, pero tras una serie de desacuerdos con el sello discográfico, Corgan se vio obligado a intervenir en el último momento. El folleto del álbum, compuesto por fotografías antiguas de miembros de la familia de Corgan y otras ajenas con letras escritas a mano en la parte superior, fue montado por Corgan y su esposa el día siguiente de su boda, pero Corgan no quedó satisfecho con los resultados. El primer prensado del CD contenía un folleto de 20 páginas, con una página independiente dedicada a las letras de cada y una fotografía adjunta; los prensados ​​posteriores contenían una cubierta interior plegable de cuatro paneles con miniaturas de cada imagen. En 1999, Virgin Records reeditó el álbum con el folleto de 20 páginas original.

Poco después de la reforma de los Pumpkins en 2007, Corgan publicó un mensaje en el blog de ​​la banda diciendo que estaban "buscando chicas de la portada del álbum Siamese dream... Como todos ustedes saben, ellas eran muy jóvenes cuando se tomó la foto, y no se han unido más, por lo que sabemos". Las intenciones de la banda para esta búsqueda nunca estuvieron claras. En febrero de 2011, Billy Corgan anunció a través de Twitter que no sólo se había encontrado a una de las chicas, sino que era la bajista entonces de los Pumpkins, Nicole Fiorentino. Según Corgan, "acabo de encontrar la noticia más extraña: nuestra bajista Nicole acaba de admitir que ella es una de las chicas de la portada de Siamese dream". Sin embargo, según el fotógrafo asistente para Siamese dream, la foto de la portada fue probablemente disparada específicamente para el álbum. Dada la edad de Fiorentino en el momento del lanzamiento del álbum, habría sido demasiado mayor para estar en la portada de Siamese dream. Más tarde se confirmó que la información era falsa, y ambas niñas fueron localizadas en 2008, aunque Corgan no ha hecho ningún comentario sobre ello. Existen fotos de Billy al lado de Ali Laenger, la chica de la parte derecha de la fotografía, pero no se sabe si la chica de la izquierda, identificado sólo como Lisandra R, conoció a Billy al igual que lo hizo Laenger.

El álbum también fue lanzado como un boxset revestido de madera (Siamese dream Collectors Edition) con bisagras de metal, limitado a sólo 1.000 copias, y que contenía el álbum en formato CD lanzado por el sello HUT británico, alojado en un hueco con numeración individual en placa de metal en relieve de plata en el lateral y un folleto de 20 páginas alojada en un rebaje similar en la tapa. Aunque el propio CD y el folleto son oficiales y genuinos, el boxset de madera no es oficial de Virgin (Estados Unidos) o HUT (Reino Unido).

Existen dos versiones de Siamese dream: una fue exclusivamente lanzada en Japón e incluye Pissant, del álbum Pisces Iscariot, aunque bajo el nombre de Hikari Express. Todas las canciones fueron escritas por Billy Corgan, excepto Soma y Mayonnaise, que fueron escritas por Corgan y James Iha.

El disco comienza con la famosa Cherub rock, en la que el grupo critíca la música comercial imperante en nuestros días, dispuesta siempre más a llenarse los bolsillos que a promocionar a los artistas que verdaderamente tienen calidad. Un suave redoble de batería de Chamberlain, es continuado por unas notas simples de guitarra de Iha, para que luego entre un riff de guitarra muy potente y distorsionado por parte de Corgan. La guitarra de este primer tema recuerda al sonido de la guitarra de Cobain en Nevermind, con una excelente linea melódica que tejen Iha y Corgan, respaldada por el buen hacer de D'arcy al bajo. Las guitarras, pese a estar en primer plano, suenan totalmente diferentes a las de Gish. Aparecen como pasadas por agua, como diluidas y exprimidas de nuevo para sacar un jugo totalmente distinto. La fabulosa base rítmica y un estribillo preciso, "Who wants money as long as there´s some money?" (¿Quién quiere miel mientras puedas obtener un poco de dinero?), en el que de nuevo sobresale la voz entre candorosa y dolida de Corgan hacen el resto.

Quiet ataca con su estructura uniforme, su sonido constante y único, más agresivo, pero sin llegar a la violencia incontrolada. El sonido del disco fue retocado y estudiado por Corgan hasta la exageración, partiendo de la premisa de que había que sonar con fuerza, pero al mismo tiempo crear sugestión en el oyente. Este segundo tema quizás sea uno de los que más se pueda parecer al disco debut en cuanto al sonido.

Today fue uno de los singles del disco, una canción accesible, potente y dulce que transpira sensación de inocencia y felicidad, una canción alegre y jovial que trata de confundir al oyente con una lírica sarcástica que trata realmente sobre el suicidio (“hoy es el día más maravilloso que jamás haya conocido, no puedo pensar en mañana, mañana queda demasiado lejos, quemaré mis ojos antes de que termine”), que sirvió a la banda para poder asaltar las emisoras de radio de la época. La melodía es sublime, iniciada por un punteo limpio y continuado por la electricidad a chorro de un juego de guitarras. En cierto modo, Today es lo más cerca que va a estar Corgan de las convenciones indies, con sus subidas y bajadas, sus contrastes y sus claroscuros.

Hummer es el hermano pequeño de Today, pero con una duración mayor, haciendo notar en registros extremos el contraste entre un sonido puramente rock y un sonido acústico y distendido, y que sirve tránsito para Rocket, con guitarras dulces para una canción más orientada al pop y al mainstream. Suave, dulce y llena de optimismo, con ese peculiar tono de voz peculiar de Corgan (“Enciendo mi alma para mostrar al mundo que soy puro en el fondo de mi corazón”, “seré libre, libre de esas voces de mi interior”, “la luna ha salido, las estrellas me invitan, creo que esta noche partiré”). La potencia inicial del tema se ve acompañada con la sombría guitarra de Iha, que transporta al oyente a un paraje ensombrecido por el apoteósico final, que parece emerger de la nada. Haciendo honor a su título, toda la estructura de la canción parece la de un cohete que comienza su despegue. Líneas de guitarras que van y vienen, ruidos que se quedan atrás, acelerones ("consume my love, devore my hate only powers my escape…") y voces con eco para, finalmente, frenar en seco. La fuerza inicial del álbum va trasladándose a un aroma exquisito de optimismo, de promesas, de ilusión.

En contraste con el optimismo de Rocket, las guitarras eléctricas brillan por su ausencia, para dar paso a los fantasmas emocionales, al pesimismo y a la depresión con Disarm. Guitarras acústicas suavemente rasgueadas en forma de balada acústica mecida por una acertadísima sección de cuerda, timbal e incluso campanas, proporcionando una sensación etérea y de desasosiego. Pop acústico y dramático ribeteado por violines y percusiones de orquesta. Ampulosa en el buen sentido, nunca grandilocuente, Disarm demuestra lo alto que apuntaba la inspiración de Billy Corgan en este disco. Épica de habitación de adolescente. La canción fue compuesta por Corgan en respuesta a la mala relación con sus padres, que se manifiesta en la lírica ("te desarmo con una sonrisa y te corto como quieres que corte al niño pequeño que hay en mi interior y en una parte de ti"), que deja patente esa peculiar forma de ser de Corgan, un personaje sui generis.

Soma podría conectar fácilmente con Disarm. Avanza lentamente, melodiosa, como si el espíritu contagioso del anterior tema envolviese a éste, pero tratando temáticas distintas. Soma es una poética interpretación de los conceptos de Huxley, la canción del amor y del dolor, de las cosas o personas que aún sabiendo que nos pueden desarmar con una palabra, seguimos recurriendo a ellas, porque nos son necesarias. Una droga de la cual es difícil desengancharse. Quieres que ella contemple el daño que te ha causado, que vea cómo has terminado por su culpa (“Envolví mi herida en ti y me cobijé en ese dolor, el opio de la culpa es tu corazón destrozado”). La autoestima y el engaño de nuestros sentimientos nos ayudará a soportar la carga (“Ahora sólo cuento conmigo mismo… traicionaré a mis lagrimas con cualquiera, con cualquiera menos contigo”). La ira estalla de pronto, volviendo a encontrarnos con esa marabunta de guitarras a las que, pensábamos, ya nos habíamos acostumbrado. Pero esta vez hay algo distinto, una gota de inestabilidad, que lo hace todo mucho más intenso. Excepcional el espectacular solo que realiza James Iha, de lo mejor del disco. En palabras de Billy, la canción “…está basada en la idea de que una relación amorosa es casi lo mismo que el opio: suavemente te pone a dormir, te ablanda y te da una sensación de seguridad y certeza”. Con la colaboración de Mike Mills (R.E.M.) se construye sobre un colchón perezoso y ensoñador para acabar provocando un vendaval de los que rompen corazones.

Geek USA es la explosión de furia necesaria tras el adormecimiento instrumental y lírico de los dos temas anteriores, con un ritmo más potente y frenético proporcionado por la nerviosa batería de Chamberlain. Es la reacción natural al desengaño, un pataleo al descubrir que las cosas no son como tú creías, el asimilar la realidad que se muestra ante tus ojos (“Y entonces supe que habíamos sido abandonados, expulsados del paraíso, no puedo creerles cuando dicen que todo sigue yendo bien”); y la autocomprensión, el quedarte inmerso en tu propio mundo, que ya sólo se encuentra en el interior de ti mismo; el no poder, ni querer, encontrar la manera de explicar lo que te pasa (“Las palabras no pueden definir cómo me siento por dentro ¿Quién las necesita? Contagiado con este virus de mi mente me rendiré a la enfermedad de mis necesidades”). Excepcional el riff de guitarra, otra vez ecos del rock alternativo que tanto les gusta de los Pixies, combinándolos con pasajes donde se acercan más a Black Sabbath. Las guitarras suenan espectaculares, combinando en la distorsión melodías agresivas, psicodélicas y sucias, deudoras del sonido garage característico de la banda, manifestado en muchos temas, con otro muy buen solo de Iha.

Mayonaise también fue compuesta para fomentar el relax y las divagaciones, con inicio y final casi country. Comienza con una guitarra limpia que rasguea limpiamente una serie de tres acordes, acompañando a una segunda que hace un solo efectivo y fácil, sin derroche de virtuosismo. Una melancolía sincera que se transmite con los acordes de una guitarra acústica. El desasosiego de intentar volver a aquellos tiempos de nuestra vida en los que éramos felices, sabiendo de antemano que eso es ya imposible inundan un tema que pese a intentar ser optimista; refleja otra vez el vasto complejo mundo interior personal. Regresan las murallas de guitarras suavemente distorsionadas, vuelve la tranquilidad, el control del sonido… pero hay ahora algo distinto. Esta canción es como un intento de retorno a los orígenes, a la parte optimista y feliz que encontrábamos al comienzo del álbum, pero no alcanza su cometido en ningún momento. ¿Cuántas veces hemos querido volver a tiempos pasados y mejores sabiendo que ahora ya es imposible? Y así, en un intento de revivir tu pasado, es como se forma la canción más melancólica del álbum. Ahora has madurado y ya no volverás a cometer los mismos errores, pero es tan difícil volver a la inocencia de antaño, es tan difícil volver a ser como antes… (“No más promesas, no más tristeza, no seguiré por más tiempo, ¿Puede alguien escucharme? Sólo quiero ser yo mismo”).

Spaceboy es como un llanto de Corgan por su hermano, con síndrome de Down, y le da un toque aún más mágico, triste y personal al disco. Una canción mágica, íntima y especialmente dolorosa, con arreglos orquestales como Disarm, con arranques y paradas (sustituyendo los de murallas de guitarras por los de violines y violonchelos) que sirven para bombear de dolor el corazón de un Corgan que echa de menos a ese hermano suyo, que nunca volverá.

Silverfuck cumple a la perfección con los cánones que los Smashing establecieron en su música: suavidad-potencia, pero ésta manifestada en un riff de guitarra simple pero potente, que casa a la perfección con los estupendos redobles de batería y el elegante bajo de D'arcy, creando una textura de sonidos interesante, con otras reminiscencias de psicodelia y con los ya típicos arranques-parones de la banda. Es la antítesis de Today, ya que mientras Today era una vía para acercarse al gran público, Silverfuck es todo lo contrario, con una parte final que es una descarga de toda la tensión acumulada durante todo el álbum, un desahogo lleno de ruido y distorsión, ahora ya descontrolado.

Al final del disco figuran dos piezas acústicas: Sweet sweet, un tema folcklórico que contrasta con la ruidosa Silverfuck, y Luna, una especie de nana humilde, llena de gracia, que despide al oyente con un incesante “Estoy enamorado de ti”, lo cual demuestra que todos los pesares de esta vida se superan gracias a ese sentimiento, capaz de mover el mundo, que es el amor. Canciones cortas, con suaves rasgueos de guitarra que dan carpetazo a este disco.

Con Siamese dream, Corgan construyó un monumento al rock artístico y al trastorno obsesivo-compulsivo. Quizá el mayor acierto del disco sea la perfecta combinación entre temas dolorosos y temas potentes, junto con la capacidad de Corgan para dar rienda suelta a sus demonios internos. Siamese dream es solidario, con Iha demostrando que es uno de esos guitarristas que nunca engrosarán una lista de los mejores, pero que atesora más talento del que se puede prever a simple vista. Y también la estupenda labor de D'arcy al bajo, elegante y cumplidora, y Chamberlain, feroz cuando la situación lo requiere.

Fuentes: http://www.elportaldelmetal.com, http://es.wikipedia.org, http://www.hipersonica.com, http://www.amazon.es, http://rollingstone.es, http://www.exileshmagazine.com, http://cincopunto1.blogspot.com.es, http://www.musicacronica.com, http://www.revistaindie.com, http://untestparairalespacio.blogspot.com.es, https://nuevoruido.wordpress.com, http://discoxdia.blogspot.com.es, http://muzikalia.com, http://jenesaispop.com, http://feiticeira.org, http://frommadridtohollywood.blogspot.com.es, http://foro.elaleph.com, http://www.allmusic.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Cherub rock
2.-   Quiet
3.-   Today
4.-   Hummer
5.-   Rocket
6.-   Disarm
7.-   Soma
8.-   Geek U.S.A.
9.-   Mayonaise
10.- Spaceboy
11.- Silverfuck
12.- Sweet sweet
13.- Luna

Edición Japón:
14.- Pissant

Edición CD 2011:
15.- Pissant (Rough mix)
16.- Siamese dream (Broadway rehearsal demo)
17.- STP (Rehearsal demo)
18.- Frail and bedazzled (Soundworks demo)
19.- Luna (Apartment demo)
20.- Quiet (BBC session/Billy Corgan mix)
21.- Moleasskiss (Soundworks demo)
22.- Hello Kitty Kat (Soundworks demo)
23.- Today (Broadway rehearsal demo)
24.- Never let me down again (BBC session)
25.- Apathy's last kiss (Siamese sessions rough mix)
26.- Ache (Silverfuck rehearsal demo)
27.- U.S.A. (Soundworks demo)
28.- U.S.S.R. (Soundworks demo)
29.- Spaceboy (Acoustic mix)
30.- Rocket (Rehearsal demo)
31.- Disarm (Acoustic mix)
32.- Soma (Instrumental mix)

Vídeos:

Cherub rock - Smashing Pumpkins


Quiet - Smashing Pumpkins


Today - Smashing Pumpkins


Hummer - Smashing Pumpkins


Rocket - Smashing Pumpkins


Disarm - Smashing Pumpkins


Soma - Smashing Pumpkins


Geek U.S.A. - Smashing Pumpkins


Mayonaise - Smashing Pumpkins


Spaceboy - Smashing Pumpkins


Silverfuck - Smashing Pumpkins


Sweet sweet - Smashing Pumpkins


Luna - Smashing Pumpkins


Pissant - Smashing Pumpkins


Siamese dream (Broadway rehearsal demo) - Smashing Pumpkins


Luna (Apartment demo) - Smashing Pumpkins


Moleasskiss (Soundworks demo) - Smashing Pumpkins


Hello Kitty Kat (Soundworks demo) - Smashing Pumpkins


Today (Broadway rehearsal demo) - Smashing Pumpkins


Apathy's last kiss (Siamese sessions rough mix) - Smashing Pumpkins


Ache (Silverfuck rehearsal demo) - Smashing Pumpkins


U.S.A. (Soundworks demo) - Smashing Pumpkins


Spaceboy (Acoustic mix) - Smashing Pumpkins


Disarm (Acoustic mix) - Smashing Pumpkins


Soma (Instrumental mix) - Smashing Pumpkins

3 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

si se nota y mucho que Corgan tenia en mente en salir de ese grunge de ambiientes pesados. Un primer intento y magnifico de evolución que alcanzaria su extasis en el Mellow Collie

bernardo de andres herrero dijo...

si se nota y mucho que Corgan tenia en mente en salir de ese grunge de ambiientes pesados. Un primer intento y magnifico de evolución que alcanzaria su extasis en el Mellow Collie

Jakesnake White dijo...

Un disco absolutamente imprescindible de los 90. A mí, a pesar de que en aquella época era un Heavy cerrado, me conquistó desde el primer momento, especialmente Disarm, por la que siento una debilidad especial.
Una reseña magnífica, como siempre.
Saludos.