domingo, febrero 10, 2013

Grandes álbumes: BON IVER - For Emma, forever ago

For Emma, forever ago es el primer álbum de la banda de Wisconsin, Bon Iver. El álbum fue lanzado en julio de 2007 y suscitó rápidamente la atención de varias publicaciones de música como Pitchfork Media. En febrero de 2008, el álbum fue relanzado a través del sello Jagjaguwar con una nueva portada. En mayo de 2008, 4AD había recogido el álbum para su lanzamiento en Reino Unido y Europa. El álbum fue ampliamente aclamado, siendo catalogado como unos de los mejores álbumes en las listas de fin de año por la crítica, así como recibiendo varios premios. Hasta enero de 2012, el álbum había vendido 130 mil copias en Estados Unidos.

Tras la desintegración de su anterior banda DeYarmond Edison, Justin Vernon, sufrió de mononucleosis, y se aisló en una cabaña de caza de ciervos que había construído su padre en Medford, Wisconsin, durante tres meses planeando "hibernar". Estableciéndose a base de alimentarse con la carne de dos ciervos, unas latas de cerveza y con un corazón fuerte, Vernon comenzó a escribir canciones. Tres meses de soledad dieron como resultado la creación de For Emma, forever ago. Todos sus problemas personales, falta de perspectiva, y sentimientos de angustia, anhelo, amor, pérdida y culpa que habían sido almacenados en el transcurso de los últimos seis años, de repente fueron purgados en forma de canciones. El disco es creación entera de Justin Vernon: "a pesar de su complejidad, el disco fue creado con nada más que unos micrófonos y algunos equipamientos de grabación". Vernon describe qué aparatos utilizó para grabar el álbum: "Tenía un equipo muy ligero y básico: un Shure SM57 y una vieja guitarra Silvertone. Despojé a mi hermano de su vieja batería, y algunas otras cosas pequeñas, cosas que me hacía o que encontraba tiradas por ahí". Este aspecto casero se muestra en algunas secciones de canciones, pero está oculto por el sonido impresionante y casi orquestal que Vernon logró producir por sí mismo, dentro del frágil esqueleto de la cabaña de su padre.

Vernon tocaba todos los instrumentos durante la grabación y cada canción estaba altamente editada con un gran número de overdubs. Vernon escribió la mayor parte de las letras del álbum grabando una melodía sin letra y escuchando la grabación una y otra vez, y escribiendo las letras de acuerdo al sonido de las sílabas de la melodía.

"Era consciente de estar viviendo un momento mágico, haciendo un disco en un país de las maravillas invernal", advierte Vernon. "Fui allí porque sentí que no tenía adónde ir", continúa Vernon. "Yo sabía que escribiría canciones, trabajaría en la música, pero no tenía idea, hasta aproximadamente a mitad de camino, que lo que estaba haciendo era un proyecto nuevo. Ni siquiera sabía en ese momento que era un disco lo que estaba haciendo". El disco resultante, For Emma, forever ago, es un conjunto de canciones tristes, con la sensación de baja fidelidad del primer álbum de Iron and Wine, que la reverberación natural de la naturaleza de la cabina es convertida por Vernon en música emotiva con un aire misterioso, encantador y vivo. El proyecto en solitario de Vernon tomó de DeYarmond Edison su sonido introspectivo y folky embellecido con toques orquestales extravagantes que emulaban a Sparklehorse y el optimismo de The Flaming Lips.

Apareciendo en el título el nombre de Emma (el segundo nombre de una ex-novia), suena para todo el mundo como un disco de ruptura. "Honestamente, no lo es realmente", refuta Vernon. "Trata sobre mí y sobre otras personas. Es un estudio de los años precedentes, todas estas diferentes cosas que sentía. No entré en aislamiento tras conseguir dar un vuelco a mi vida y hacer un disco. Trata sobre ese antiguo amor, ese amor perdido que había perdurado durante años... esos sentimientos que se manifiestan en un determinado lugar y tiempo".

Y mientras Vernon deseaba componer en un idealizado trasfondo de cabina nevada, incluso no pudo evitar caer en esa trampa temática. For Emma, forever ago "está concebido con neumáticos de tractor y barro", dice. "Concebido con registros apilados y un molino de la sierra. Concebido con las manos de mi padre que construyeron la cabina. Concebido por los pinos y las nevadas colinas y senderos. Concebido por el tiempo, por el invierno".

Cuando abandonó la cabina, todavía se sentía deprimido, pero con una visión retrospectiva y un disco de arranque. Vernon declararía más tarde "cuánto supuso todo ello" para él y su autoestima. El cambio comenzó cuando decidió imprimir y publicar por su cuenta un lote de CDs, en 2007. Pero, principalmente, los envió a varias webs de internet y blogs, donde sus grabaciones encontraron una acogida instantánea. "Me siento bien en el sentido de que algo que sentía tan personal impactó en tanta gente", dijo Vernon.

Decidió purgar su mal momento a través de estas canciones. Ese espíritu de soledad y abandono sobrevuela cada segundo del álbum, se hace palpable y logra hacer partícipe e involucrar al oyente. A pesar de la falta de medios y de la precariedad de recursos, Vernon se ayuda de la imaginación para lograr un folk lleno de matices que a menudo escapa de las convenciones del género: capas de guitarras acústicas superpuestas, slides que campan a sus anchas por los altavoces, percusiones susurradas que acaban por estallar (literalmente: en el Act II de The wolves hace creer que son fuegos artificiales), vientos que aparecen con discreción en el momento y lugar adecuados (For Emma), teclados y efectos mínimos pero tremendamente eficaces y, sobre todo, su voz. El estremecedor y quebradizo falsete, casi fantasmal, de Vernon gobierna las canciones, doblándose y multiplicándose, coreándose a sí mismo y presumiendo de un sorprendente aire soul, que sin duda es su mejor arma y supone uno de los mayores atractivos del disco.

Las canciones de For Emma consisten en capas gruesas envueltas de paredes de corales exuberantes, con poco más que una antigua guitarra acústica o una batería ocasional proporcionando estructura. Los registros en falsete que canta Vernon expresan dolorosamente el significado detrás de sus manifiestos, pero extrañamente textos enrevesados. Esta nueva ruta vocal actúa como personaje principal de las canciones y origen de la melodía.

Junto a Sean Carey, quien lo acompañó en sus conciertos de promoción, Vernon recorrió toda la costa oriental de Estados Unidos y Canadá durante el resto del año, compartiendo el escenario con el compositor de ideas afines a Vernon, Elvis Perkins.

Debido a la gran cantidad de overdubbing en For Emma, forever ago, Justin Vernon estaba preocupado porque no hubiera suficientes voces para duplicar el sonido de las canciones del álbum. Para compensar este problema, Bon Iver repartió partituras de algunas de las canciones a la audiencia para que las cantara durante los conciertos. En una entrevista con Pitchfork, Vernon describió este dilema: "No quiero ser el tipo que canta con una guitarra acústica, porque esto es bastante aburrido. La canción realmente necesita entre 80 y 500 personas cantando o lo que dé el ambiente de la sala. Necesita esa lucha".

For Emma, forever ago fue recibido muy bien por la crítica. Para Metacritic, se ganó la etiqueta de "aclamación universal". En una primera revisión, la revista online Pitchfork Media la calificó muy favorablemente, además de incluirlo en su lista de Los mejores álbumes de 2007. The New York Times denominó al disco como "irresistible". La edición de mayo de la revista británica MOJO le otorgó 5 estrellas , y la etiquetó como "clásico instantáneo de MOJO". Robert Christgau de C-plus puede que formulase la revisión más severa del álbum (en comparación con el análisis de otros, en su mayoría positivas). Christgau comparó las letras de Justin Vernon con la poesía de Robert Creeley y se quejó de que no sólo los textos resultasen cortos, sino que "las meditaciones solitarias del álbum... pierden definición más rápidamente que el aliento de los ángeles en una mañana de enero".

Las críticas del álbum a veces se centraban en la calidad de audio del álbum, señalando que es difícil fingir palabras durante ciertas partes de algunas canciones. Sin embargo, incluso muchas de las críticas negativas comentaron sobre el potencial futuro: "si Justin sólo confiaba un poco demasiado en la atmósfera y los chirriantes espacios entre notas cubiertos por el carácter de la cabina en la que grabó, eso es algo que más grabación, es más una composición que seguramente llenará".

En Australia, Skinny love fue emitida en la emisora de radio alternativa Triple J, y se convirtió en éxito entre sus oyentes, figurando en la lista votada por los oyentes de Las 100 canciones más populares de 2008, en el puesto número 21. Peter Gabriel grabó un cover de la canción Flume para su álbum, Scratch my back.

El álbum fue incluído en el puesto número 92 en la lista de la revista Rolling Stone de Los 100 mejores álbumes de la década de 2000. Fue denominado como "uno de los álbumes de todos los tiempos que han supuesto una gran ruptura, sin mencionar que ha sido una de las historias con éxito más sorprendentes de la época".

For Emma, forever ago consiguió el puesto número 42 en Reino Unido, en Estados Unidos el 64 en el Billboard 200, el 4 en el Top Independent Albums y el 1 en el Top Heatseekers, el 16 en Irlanda, el 20 en Bélgica, y el 95 en Holanda.

Listado de canciones:

1.-   Flume
2.-   Lump sum
3.-   Skinny love
4.-   The wolves (Act I and II)
5.-   Blindsided
6.-   Creature fear
7.-   Team
8.-   For Emma
9.-   Re: Stacks
10.- Wisconsin

Vídeos:

Flume - Bon Iver


Lump sum - Bon Iver


Skinny love - Bon Iver


The wolves (Act I and II) - Bon Iver


Blindsided - Bon Iver


Creature fear - Bon Iver


Team - Bon Iver


For Emma - Bon Iver


Re: Stacks - Bon Iver


Wisconsin - Bon Iver