domingo, julio 20, 2014

Grandes álbumes: ELTON JOHN - Goodbye Yellow Brick Road

Goodbye Yellow Brick Road es el séptimo álbum de estudio del cantautor británico Elton John, editado en 1973 por DJM. Se considera su mejor trabajo y uno de los más influyentes en la música moderna, siendo además, el más vendido de John, con más de 31 millones de copias vendidas en todo el mundo. El álbum ocupó el puesto número 91 de la lista de Los 500 mejores álbumes de todos los tiempos según la revista Rolling Stone, y el número 59 en la lista de Channel 4 de Los 100 mejores álbumes publicada en 2009. En 2003, el álbum fue introducido en el Grammy Hall of Fame. En Estados Unidos fue certificado Disco de oro en octubre de 1973, 5 Discos de platino en marzo de 1993, y finalmente 8 Discos de platino en febrero de 2014 por la RIAA.

Bajo un primer título otorgado al álbum, Vodka and tonics and silent movies, talking pictures, pensando que debía recoger las alusiones a películas mudas y habladas debido a los muchos temas cinematográficos de las letras y canciones, Bernie Taupin escribió las letras en dos semanas, y John compuso la mayor parte de la música en tres días mientras se hospedaba en el hotel Pink Flamingo en Kingston, Jamaica. La producción del álbum comenzó en los estudios Dynamic Sound de Kingston, Jamaica en enero de 1973, donde los Rolling Stones habían grabado Goats head soup, aunque tras una serie de dificultades con el sistema de sonido y el piano de estudio, acompañado de los disturbios debidos a la celebración del combate de boxeo entre Joe Frazier y George Foreman que tuvo lugar en Kingston, y la tensión política violenta debida a la mala situación económica, la banda decidió mudarse antes de hacer ningún trabajo productivo.

Goodbye Yellow Brick Road se grabó en sólo 17 días, incluyendo la mezcla, en el Château d'Hérouville, un estudio cercano a París donde John había grabado previamente Honky Château y Don't shoot me, I'm only the piano player (que fue además el último álbum que Elton John y su banda grabaron en el estudio antes de desplazarse a Caribou Ranch, para los tres álbumes siguientes), y al que John apodaba Honky Château, a partir del álbum grabado el año anterior, según el texto escrito por Alexis Petridus en el folleto del boxset de tapa dura, tras el fallido intento de grabar en los estudios de Kingston, del que proviene el título de la canción Jamaica jerk-off. Sólo una versión de Saturday night's alright for fighting fue grabada en Jamaica, pero esa grabación fue descartada y la versión final de la canción editada provino de las sesiones en el castillo.

Además de los tres singles del álbum (Bennie and the jets, Goodbye Yellow Brick Road y Saturday night's alright for fighting) cuando éste se publicó, muchas emisoras de AOR emitieron otros fragmentos de canciones, incluida Harmony (que se había considerado como su cuarto single americano), su épico Funeral for a friend/Love lies bleeding, y su tributo personal a Marilyn Monroe (y después reescrita y dedicada a la Princesa Diana), Candle in the wind.

Harmony, la canción final del álbum, fue planificada para editarse como cuarto single, pero no fue lanzado en aquel momento porque la larga permanencia del álbum y sus singles en las listas se solapó con los próximos lanzamientos de Caribou y sus singles de acompañamiento propuestos. Fue, sin embargo, utilizada como cara B de la versión americana del single Bennie and the jets, y se hizo popular en listas diarias de las emisoras de FM, especialmente WBZ-FM en Boston, cuya lista Top 40 permitía la inclusión de cortes de LP y caras B para ser votadas por los oyentes. Harmony pasó tres semanas en el número 1 en la lista de WBZ-FM en junio de 1974 y figuró en el número 6 del año, con Bennie and the jets en el número 1, y Don't let the sun go down on me detrás de Harmony, en el número 7. Harmony fue lanzada como single en Gran Bretaña en 1980 y no entró en las listas, pero ha sido una de las favoritas de siempre de los fans, y John la ha interpretado en vivo en muchas ocasiones.

Funeral for a friend/Love lies bleeding, la epopeya de presentación que abre la obra magna de Elton John, sugiere un esfuerzo de producción elaborada y extensos overdubs e interminables retoques en el estudio. Pero una versión en vivo de la mini-suite del Hammersmith Odeon de Londres (incluída en la reedición ampliada del boxset de Yellow Brick Road publicada por Tuesday) sugiere una banda que no necesitaba ser arreglada.

El cantante y compositor conocido anteriormente como Reginald Kenneth Dwight optó por capitalizar su eclosionante estatus internacional (y cumplir con su obligación contractual de dos álbumes por año con MCA Records) comenzando las sesiones para otra nueva colección de canciones que escribió con el letrista Bernie Taupin. Fue diseñado para ser un éxito de ventas y lo consiguió. Antes de Goodbye Yellow Brick Road, Elton John había logrado varios éxitos (su segundo álbum, Elton John, fue Top 10 en Estados Unidos y Reino Unido, y tuvo singles de éxito, pero este álbum de 1973 fue una declaración de propósitos extendidos en dos LPs, que era el mejor escaparate para cada elemento de la personalidad adornada con lentejuelas de John.

En 1973, la carrera de Elton John estaba explotando. Ya había tocado el éxito antes de Goodbye Yellow Brick Road; Your song era un Top 10 a finales de 1970, y cada uno de sus dos álbumes de 1972, Honky Chateau y Don't shoot me I'm only the piano player, cosecharon un par de hits Top 10 con eternos clásicos como Rocket man, Honky cat, Daniel y la alegre Crocodile rock. Sin embargo, Goodbye Yellow Brick Road obtuvo una subida fulgurante en las listas con la canción Goodbye Yellow Brick Road escalando hasta el número 2 en octubre de 1973, y Bennie end the jets llegando al número 1 en febrero de 1974.

La unidad básica formada por Elton John en voz y piano, Davey Johnstone en guitarra, Dee Murray en el bajo y Nigel Olsson en batería, había estado interpretando juntos desde el LP de John de 1971 Madman across the water, pero su increíble musicalidad y gama, desde grandes baladas a rockeras a ultranza, se convertiría en evidente para los asistentes a los conciertos en que John estaba dando a conocer material de su nuevo álbum, comenzando en septiembre en el Hollywood Bowl.

Con su apertura con el ejercicio melodramático de once minutos de Funeral for a friend/Love lies bleeding, tan progresivo como Elton podía llegar a ser, Goodbye Yellow Brick Road inmediatamente abraza tanto el exceso como la melodiosidad, y John seguidamente cambia a Candle in the wind y Bennie and the jets, dos canciones que forman el núcleo de su canon y recorre un largo camino hacia adelante explicando el atractivo del resto de las canciones de Goodbye Yellow Brick Road.

El disco supuso el verdadero debut de Elton John como el actor, el profesional que sabe cómo satisfacer a todos los segmentos de su público, y este afán de complacer significa que el disco es un poco abrumador, un torrente de canciones demasiado semejantes, pero con un abanico amplio que incluye canciones pop perfectamente esculpidas como Grey seal, rockeras como Saturday night's alright for fighting y Your sister can't twist (but she can rock & roll), baladas cinematográficas como I've seen that movie too, también retrospectivas para barridos conceptuales de Tumbleweed connnection bajo la forma de The ballad of Danny Bailey (1909-34), y novedades de absurdo glam, como Jamaica jerk-off.

Según el productor del álbum Gus Dudgeon, el álbum no fue planeado como una colección de dos discos. En total, John y Taupin compusieron 22 canciones para el álbum, de las cuales 18 (contando Funeral for a friend/Love lies bleeding como dos canciones separadas) formaron parte del listado final del álbum, suficientes como para ser lanzado como un disco doble, el primero de John (tres álbumes más siguieron hasta 2011). Las canciones, que giraban sobre todo alrededor del tema de la nostalgia por una infancia más humilde y una cultura americana más antigua, como podía observarse a través de las películas, incluían a Bennie and the jets, Yellow Brick Road y Saturday night's alright for fighting, utilizando memorias de un pub de Market Rasen que Taupin frecuentaba en su juventud, los once minutos de Funeral for a friend/Love lies bleeding, y el tributo a Marilyn Monroe, Candle in the wind. Grey seal, que anteriormente había sido la cara B del single de 1970, Rock 'n roll Madonna, se registró nuevamente para formar parte del álbum.

En 1973, la vacante para encontrar un showman extravagante con canciones pegadizas era demasiado obvia. Con su estrella en plena ascensión ya, ese octubre Elton John se adelantó enfundado en deslumbrantes botas de plataforma para reclamar ese papel para sí mismo con su nuevo disco, Goodbye Yellow Brick Road, que también marcó un punto de inflexión en su imagen pública, desde su estudioso aspecto virtuoso con inclinaciones aparentemente clásicas al chico de póster para rock brillante, con sus anteojos frikies, botas de plataforma y ambigua sexualidad.

La realización del LP es un cuento de falsos comienzos, jamaicanos con armas de fuego, química innegable y una pasión infalible para el trabajo. "Estábamos en lo más alto", dijo Elton, recordando la emoción palpable cuando preparaba su conjunto para embarcarse en las sesiones de su nuevo álbum. Ya tenía seis discos a su nombre, y cada uno había ido mejor que el anterior. Honky Château fue el primero en llegar al número 1 en Estados Unidos, mientras que su siguiente disco, Don't shoot me I'm only the piano player, repitió la hazaña y entregó un single superpopular con Crocodile rock. Como estaba ante el precipicio de su próximo movimiento, todas las señales estaban sugiriendo grandeza.

"Estábamos definitivamente jubilosos", declaraba el guitarrista Davey Johnstone. "Fue definitivamente como si estuviésemos en el camino correcto". Y esa pista fue navegada principalmente por un solo hombre: el letrista Bernie Taupin. "Todo proviene de él", comentaba Elton. "Todas las canciones (el tempo, la manera como sonaban, qué tipo de sonido tendrían) se determinaron a partir de las letras".

"Es una magia que sólo sucede entre nosotros dos", declaraba Elton sobre su relación con Taupin. "Ojalá pudiera decirte más, pero lo divertido y la belleza de la forma en que trabajamos era el elemento de sorpresa". "Uno de los ases en la manga que hemos logrado desde el primer día es el hecho de que éramos multigénero en cuanto a la clase de música que nos gustaba", explicaba Bernie. "Elton provenía mucho más de una sensibilidad pop... Derivó bastante hacia un rhythm & blues negro americano y al soul. Las cosas que me gustaban eran mucho más narrativas, y estaban basadas en el country". "Fue un proceso gradual y creciente para darnos cuenta de que estaba bien sumergir los pies en las aguas de todo tipo de géneros diferentes y contar historias en diferentes estilos musicales, y creo que fue la culminación de todo eso fue el álbum Goodbye Yellow Brick Road".

Antes de entrar en el proceso de grabación del disco, Elton se apercibió de que requería un equipo apropiado para giras, en lugar de una colección de músicos de sesión. El baterista Nigel Olsson y el bajista Dee Murray ya eran profesionales experimentados cuando Elton llamó a su puerta. "Entramos en el estudio", recuerda Nigel, "y yo diría que durante los primeros ocho compases de la primera canción que tocamos cuando estábamos ensayando, es cuando yo supe que esto estaba hecho para mí. Fue totalmente inspirado y éste era el tipo de música que yo quería interpretar; era muy original, y sentí que no había habido nada como la música de Elton y Bernie desde los Beatles".

La banda se amplió a cuatro componentes con la incorporación del músico folk Davey Johnstone. "Inmediatamente conecté con Elton cuando lo conocí, tan tímido como era", dijo Davey, "porque yo le sugeriría un poco, '¿por qué no empezamos la canción así?' Creo que notó mi entusiasmo. Tenía 19 años, y era como si yo fuera un pequeño niño gritando, '¿Qué es esto? ¡Quiero probar esto!'"

Las sesiones del álbum comenzaron en Jamaica. Bernie, comentaba: "los Rolling Stones hicieron Goat's head soup en Jamaica, en el estudio de Byron Lee, y todos pensamos, '¡Hey! Es hora de un cambio. Vamos a ir a Jamaica, escribiremos las canciones allí, nos lo tomaremos con calma y grabaremos allí'. Así que fuimos a Jamaica y, resumiendo, fue un desastre absoluto. El estudio era abismal, fue una sensación muy incómoda, muy tensa. El estudio fue rodeado por los guardias con alambre de púas y los nativos no fueron definitivamente amigables".

Con sólo una débil primera toma de Saturday night's alright for fighting, que sonaba como "un grupo de avispas enojadas atacando a un niño con una piruleta", según Davey, el equipo, incluyendo al productor Gus Dudgeon, dejó los estudios de Jamaica y se trasladaron al entorno familiar del Château para adoptar rápidamente una rutina íntima y gratificante. "Todos obviamente teníamos nuestras propias habitaciones allí", comentó Bernie. "Recuerdo estar sentado al lado de la cama, escribiendo cosas. Escribía por la mañana, bajaba a desayunar y Elton estaría trabajando allí en el piano en la sala de desayunos, y le daba lo que había escrito".

Elton retomaba la historia: "yo estaba escribiendo, y la banda se levantaba porque escuchaban lo que yo estaba escribiendo. Bajaban, tomaban sus desayunos, y luego recogían sus instrumentos. Era una rutina muy áspera, entraban en el estudio y se ponían a trabajar. Encajábamos perfectamente. Había trabajado con ellos durante mucho tiempo y sabían lo que yo quería, y eran realmente brillantes. No decían, '¿qué toco?' Ellos ya sabían qué hacer".

"Hacíamos tres o cuatro canciones al día", declaraba Davey. "Hicimos todo el álbum en 16 días; overdubs, coros, todo. No conozco a nadie que trabaje así hoy en día. Si lo trabajas todo demasiado volviendo a cortar, rehacer y remezclar, podríamos estar en el proceso mucho tiempo. Las posibilidades son también infinitas. Dijimos: 'ya lo hemos hecho. Eso es todo. Lo tenemos. Lo dejamos. Vamos a la siguiente cosa'. Y esa es la manera en que trabajábamos".

Con la banda ya consolidada, Bernie a veces quedaba al margen. "Siempre estuve al margen de las cosas", explicaba. "No quiero decir que no fuese miembro del equipo, pero creo que probablemente era la persona más joven involucrada... Todavía estaba encontrando mi camino musicalmente como individuo, y estaba tan rodeado de un montón de talentos musicales que creo que posiblemente me sentía un poco intimidado".

Elton quedó impresionado con las contribuciones de Bernie, aunque vinieran de un lugar privado. "Hay tantos temas líricos en el álbum", admitía Elton. "Y siempre me he quedado sorprendido por todo lo que me ha dado". Bernie comentaba sobre el álbum y sus diversos temas y narrativas: "está lleno de canciones con una historia detrás, que es a lo siempre he aspirado".

El álbum comienza con el sonido ambiental de sintetizador futurista de Funeral for a friend, compuesta por el ingeniero David Hentschel. Aunque se grabó después de que el álbum estuviese completo, el instrumental en realidad presenta este conjunto de relatos perfectamente, anunciando un motivo enigmático y atmosférico que se construye en proporciones casi ominosas, antes de ser continuado sin solución de continuidad por Love lies bleeding, un potente y frenético ataque de sufrimiento romántico.

Posteriormente llega el elegante esplendor de Candle in the wind, su sentimiento original todavía es conmovedor y pertinente, despreciando la maquinaria y la prensa de Hollywood que desprestigió gradualmente y en cierto modo llevó al suicidio a Marilyn Monroe. "He dicho en muchas ocasiones que mucha gente cayó bajo la idea errónea de que yo era un fan rabioso de Marilyn Monroe", declaró Bernie. "Siempre he tratado de explicar, en esa canción, que Marilyn era sólo la actriz destacada, según mi opinión. La idea para mí, creo, cuando originalmente creé esa canción, es cómo tendemos a crear un mito alrededor de personas que mueren jóvenes. Eso es realmente lo que estaba diciendo en esa canción: mueres joven y vives para siempre. Estás esculpido en piedra y para siempre eres la persona atractiva".

"Es como un jodido dinosaurio dirigiéndose hacia una ciudad". Así es como Elton describía las dramáticas notas de piano que lanzan Bennie and the jets, una gema de inspiración glam de lenta combustión que representa una banda futurista de cyborgs andróginos. "Era como si H.G. Wells hubiese divisado el futuro y dijese, 'OK, esto es mi idea de una banda de rock and roll'", sugería Bernie. Inicialmente considerada la primera grabación apta para el álbum, el carácter de Bennie and the jets fue refinado y definido al añadir el productor Dudgeon efectos de reverberación y sonido de una audiencia en vivo. Aún así, a pesar de su mejoría, "cuando la compañía discográfica la sugirió como primer single," recordaba Davey, "pensábamos algo así como, '¿estáis locos? ¿Qué?"

Pero Bennie... resultó un éxito, encabezando la lista estadounidense de rhythm & blues, primer número 1 de Elton a través del Atlántico. "Me llevó a una nueva audiencia," comentaba Elton. "Me encanta la música negra más que cualquier otra música (música gospel, música soul y música blues), así que conseguir ese número 1 era imprescindible para mí. Me hizo mucho bien y me dio mucha confianza ser aceptado por ese segmento de la audiencia comprando discos, y fue un enorme impulso para mí en las emisoras de radio en América".

Bernie declaraba acerca de la canción Goodbye Yellow Brick Road, que representa la nostalgia de un chico desilusionado por la gran ciudad, "hay un montón de nuestras canciones donde puede parecer que se tratan de un tema particular, pero también podría ser una metáfora para otras cosas, y me gustaría pensar que muchas de nuestras canciones trabajan en ese nivel. Creo que Yellow Brick Road podría ser una de ellas".

Historias y temas se desarrollan a través de un álbum que creció natural e instintivamente de sesiones entusiastas. "Pienso que no fuimos allí con la idea de que iba a ser un disco doble", admitía Bernie. "Creo que el hecho de que hubiese tantas canciones grabadas y escritas, y que la mayoría de ellas eran bastante buenas, nos llevó a pensar 'esto no puede ser un solo álbum'". Y con un proyecto tan enorme vino la necesidad de una voz ligeramente imparcial de razón. Y es donde entraba en juego su productor.

La entrada y la participación de Dudgeon es algo que todo el mundo enfatiza. "Gus fue uno de los pocos que tenía pelotas para decir: '¿sabes qué? Eso no es bueno. Puedes hacerlo mejor en esa parte'", declaraba Davey. "Lo que es la ventaja de tener un productor", atestiguaba Elton, acreditando las habilidades musicales de Dudgeon. "Y él siempre haría lo correcto. Fuimos muy afortunados de tener un productor así". "Por otra parte, Gus Dudgeon era un hombre muy agradable con un gran conocimiento musical. Su amor por la música era contagioso y su principal objetivo era cómo crear un buen ambiente y asegurarse de que todo el mundo estuviese contento. Era un maestro absoluto en conseguir los mejores resultados al saber cómo tratar a los músicos y técnicos con los que trabajaba", dijo Hentschel.

Equipado con una consola MCI 416 y máquina Ampex de 16 pistas, una sala de control pequeña y una zona más espaciosa estaban situadas en el primer piso del castillo. Allí, por cortesía de dos paredes de ventanas de doble acristalamiento, se otorgaba un buen aislamiento de sonido desde el exterior, mucha luz natural y vistas sobre los campos de maíz circundantes.

"Grabar música requiere mucha concentración, y cuando se está viviendo junto a un grupo de personas en una instalación residencial, debe haber muy pocas distracciones", declaraba David Hentschel, quién había diseñado las 17 canciones que terminaron publicándose en el álbum. "Fácilmente puedes decir que no haya llamadas telefónicas y también no había gente pasando. Y además, viéndose los miembros del equipo continuamente entre sesiones, todos estaban centrados en la música todo el tiempo y, como en este caso, eso puede ser muy, muy productivo. Según mis propias experiencias, esto funciona durante unas tres semanas antes de que la gente empiece a hartarse. Es como tener un amigo viene a quedarse en tu casa; incluso si es un muy buen amigo, eventualmente llegará un momento en que te empezarás a enojar con todas sus pequeñas peculiaridades y debilidades".

Nacido y criado en Lindfield, West Sussex, Hentschel comenzó su vida musical como músico de formación clásica, aprendiendo a tocar el piano, órgano de la iglesia y clarinete, mientras simultáneamente abrigaba su amor por el pop y el rock que escuchó en los primeros álbumes de los Beatles y, un poco más adelante, discos de Captain Beefheart y Velvet Underground. Tocando teclados en bandas escolares, también desarrolló su gusto musical por el soul y el jazz, y fue con esta amplia base musical con la que a los 17 años de edad, en el verano de 1969, David Hentschel aprovechó un año sabático pre-universitario para conseguir un empleo como chico de té en los estudios Trident en Soho, donde derramó las tazas de té que llevaba a David Bowie y Rick Wakeman mientras estaban grabando Space oddity, con Gus Dudgeon de productor, sin saber que años más tarde trabajaría con él. Hentschel pronto también trabajaría con Bowie cuando éste produjo el clásico álbum All the young dudes de Mott The Hoople, y previamente había auxiliado a Van der Graaf Generator en H to he, who am the only one, producido por John Anthony, quien reclutó después a Hentschel como ingeniero de sonido para el siguiente álbum de Van der Graaf Generator, Pawn hearts, en 1971, así como para Nursery crime de Genesis ese mismo año, haciendo una buena amistad con Phil Collins que le llevó a producir años más tarde los discos de Genesis, Trick on the tail, Seconds out, And then there were three, Duke y Three sides Live.

"Las canciones fueron grabadas en dos semanas. Hicimos todas las pistas del respaldo, todos los overdubs de guitarra, los obvios overdubs de teclado, y todos los vocales principales y coros. Davey, Dee y Nigel eran una unidad fantástica. Tenían tres voces totalmente diferentes, pero porque lo hacían desde hacía tiempo, esta mezcla funcionaba y era increíble", dijo Hentschel.

Si Goodbye Yellow Brick Road tiene un tema principal, es el de la nostalgia por los placeres y experiencias más simples de la infancia anterior a la fama. No es que esta infancia necesariamente perteneciese a Elton Hercules John. Por supuesto, puede haber compartido con Bernie Taupin su anhelo por el glamour del viejo estilo de Hollywood, representado por el camino de ladrillos amarillos que llevaba a Emerald City en la película épica de 1939, El mago de Oz, protagonizada por Judy Garland. Sin embargo, puesto que Elton creció en el suburbio londinense de Pinner, era algo incongruente que en la canción Goodbye Yellow Brick Road apareciese cantando "I should have stayed on the farm" (debería haberme quedado en la granja) y "I'm going back to my plough" (estoy volviendo a mi arado). En cambio, a la vez que Saturday night's alright for fighting hace referencia a recuerdos del pub Aston Arms de Market Rasen, Lincolnshire, donde Bernie solía pasar el rato en su adolescencia, Goodbye Yellow Brick Road aludía a sus orígenes humildes como hijo de un granjero.

Pronto se hizo evidente que tenían más que suficiente material para un solo álbum. "Probablemente nunca hubiéramos hecho un álbum doble si no fuera por el hecho de que fuimos a Jamaica y Elton estaba en un estado de ánimo excelente", declaró Dudgeon en una entrevista en 1993. "Sólo escribía canción tras canción tras canción. Entonces, cuando fuimos a Francia, entonces solía sentarse en el piano y componer canciones antes de empezar las sesiones y escribir un poco más. De repente, tuvimos dos álbumes que valían la pena". El álbum constaba de 17 canciones que contenían 76 minutos de música (86 minutos si se incluyen las 3 caras B de los singles del disco).

Una vez que las pistas básicas, overdubs de guitarra y vocales principales y de acompañamiento se habían registrado en el castillo, correspondía a Gus y David retocar y mezclar el álbum. Esto lo llevaron a cabo en los Trident Studios de Londres (los estudios que utilizó Elton para sesiones de grabación antes de hacerlo en Francia). Al percusionista Ray Cooper lo reclutaron para tocar la pandereta en All the girls love Alice, y al arreglista Del Newman (que ya había trabajado con Elton cuando aún se llamaba Reg Dwight en algunas sesiones de demos en 1968) hizo arreglos orquestales en seis de las canciones.

Fue en los estudios Trident donde Bennie and the jets fue transformada de una canción de estudio a una en directo. Según explicó Gus, "estaba haciendo la mezcla y por alguna extraña razón, Elton tocó el acorde de piano de apertura de la canción exactamente un compás antes de la canción en realidad comenzada. "Pensé 'es el tipo de cosas que se hacen en el escenario antes de comenzar una canción'. Por alguna razón, ese acorde me hizo pensar que tal vez deberíamos hacer de esto un falso directo. Así lo hicimos. Los silbidos son míos y de otros miembros del estudio, y los aplausos se tomaron de la actuación de Elton en el Festival Hall, además de un poco de Jimi Hendrix en vivo en el festival Isle of Wight".

La conexión del álbum con el público fue inmediata. Llegó al número 1 en ambos lados del Atlántico y llegó a ser el álbum más vendido de Elton hasta la fecha. En ese momento crucial de octubre de 1973, sonaba futurista, fantástico y divertido. "Fue un álbum muy de su tiempo", dijo Elton. "Es un gran disco. No sé si es lo que nos propusimos hacer, pero es lo que nos resultó, y resultó ser el mejor", declaró Bernie Taupin.

También, sesiones de overdub grabadas aparecen al principio del álbum. El primer minuto y 40 segundos de Funeral for a friend es una obertura de Henstchel arreglada e interpretada en un sintetizador ARP usando temas de canciones en el álbum. Se pueden identificar variaciones sobre melodías de I've seen that movie too, The ballad of Danny Bailey, Candle in the wind y otras en la inquietante introducción.

Las versiones remasterizadas de 1992 y 1995 en CD lo editaron como un solo disco, al no superar los 80 minutos de duración.

La edición 30º aniversario siguió el formato original, dividiendo el álbum a través de dos discos para permitir la inclusión de los bonus tracks, mientras también se incluía un DVD sobre la realización del álbum. El álbum también ha sido publicado por Mobile Fidelity como un solo CD en edición oro de 24 quilates. El álbum (incluyendo los cuatro bonus tracks) fue lanzado en SACD en 2003 y en DVD-Audio en 2004. Estas publicaciones de alta resolución incluyen las mezclas estéreo originales, así como remixes 5.1 producidos y dirigidos por Greg Penny.

En lo que respecta al boxset deluxe de 40º aniversario publicado en 2013, que incluye el álbum doble remasterizado, un libro ilustrado de 100 páginas, el DVD de la película de Bryan Forbes de 1973, Elton John and Bernie Taupin say goodbye to Norma Jean and other things, y un disco de covers de artistas como Fall Out Boy, The Band Perry, Ed Sheeran, Miguel, Hunter Hayes, Emeli Sande o Zac Brown Band, junto con valiosos demos, incluyendo una versión temprana de Grey seal que se remonta a 1970, y los dos discos de la actuación en directo de Hammersmith.

Goodbye Yellow Brick Road marcaría el octavo álbum que John publicaría en menos de cuatro años, un florecimiento de la creatividad inimaginable hoy en día, y todavía tenía 23 años en aquel momento. Su asociación con sus compañeros de grupo, el letrista Bernie Taupin y el productor Gus Dudgeon, tuvo mucho que ver con la calidad de su producción, pero él y Taupin estaban más avanzados en esta etapa de sus carreras que equipos de compositores como Lennon/McCartney, Jagger/Richards y Bacharach/David incluso en las suyas.

Goodbye Yellow Brick Road no es el disco temáticamente más cohesivo de John, como podría ser, por ejemplo, Tumbleweed connection (1970), ni el más elaboradamente orquestado, como los trabajos intensivos en cuerdas asociados con el arreglista Paul Buckmaster (Elton John de 1970; Madman de 1971). Pero fue el esfuerzo más ambicioso en un momento en que el álbum doble marcaba la trayectoria culminante de muchas de las superestrellas de la época, de los Stones a Zeppelin y a Stevie Wonder. John continuaría grabando admirables obras, incluyendo Captain Fantastic and the brown dirt cowboy (1975), pero Yellow Brick Road puede considerarse su última obra maestra.

Fuentes: http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://variety.com, http://www.allmusic.com, http://www.hollywoodreporter.com, http://www.eltonjohn.com, http://www.pastemagazine.com, http://www.clashmusic.com, http://www.rollingstone.com, http://www.soundonsound.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Funeral for a friend/Love lies bleeding
2.-   Candle in the wind
3.-   Bennie and the jets
4.-   Goodbye yellow brick road
5.-   This song has no title
6.-   Grey seal
7.-   Jamaica jerk-off
8.-   I've seen that movie too
9.-   Sweet painted Lady
10.- The ballad of Danny Bailey (1909–34)
11.- Dirty little girl
12.- All the girls love Alice
13.- Your sister can't twist (but she can rock 'n roll)
14.- Saturday night's alright for fighting
15.- Roy Rogers
16.- Social disease
17.- Harmony

Edición Deluxe 30th Anniversary 2003:
18.- Whenever you're ready (we'll go steady again)
19.- Jack Rabbit
20.- Screw you (young man's blues)
21.- Candle in the wind (acoustic remix by Greg Penny)

Edición Deluxe 40th Anniversary 2014, Disco 2 Goodbye yellow brick road: revisited & beyond:
22.- Candle in the wind (Ed Sheeran)
23.- Bennie and the jets (Miguel featuring Wale)
24.- Goodbye yellow brick road (Hunter Hayes)
25.- Grey seal (The Band Perry)
26.- Sweet painted Lady (John Grant)
27.- All the girls love Alice (Emeli Sandé)
28.- Your sister can't twist (but she can rock 'n roll) (Imelda May)
29.- Saturday night's alright for fighting (Fall Out Boy)
30.- Harmony (Zac Brown Band)

Funeral for a friend/Love lies bleeding - Elton John


Candle in the wind - Elton John


Bennie and the jets - Elton John


Goodbye yellow brick road - Elton John


This song has no title - Elton John


Grey seal - Elton John


Jamaica jerk-off - Elton John


I've seen that movie too - Elton John


Sweet painted Lady - Elton John


The ballad of Danny Bailey (1909–34) - Elton John


Dirty little girl - Elton John


All the girls love Alice - Elton John


Your sister can't twist (but she can rock 'n roll) - Elton John


Saturday night's alright for fighting - Elton John


Roy Rogers - Elton John


Social disease - Elton John


Harmony - Elton John


Whenever you're ready (we'll go steady again) - Elton John


Jack Rabbit - Elton John


Screw you (young man's blues) - Elton John


Candle in the wind (acoustic remix by Greg Penny - Elton John


Candle in the wind - Ed Sheeran


Bennie and the jets - Miguel feat. Wale


Goodbye yellow brick road - Hunter Hayes


Sweet painted Lady - John Grant


All the girls love Alice - Emeli Sandé


Saturday night's alright for fighting - Fall Out Boy

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Como es habitual magnifico recorrido por un disco clasico. me has obligado a buscarlo por toda la casa y horror no lo he encontrado me temo que mañana lo buscare por las tienads sin falta

JL dijo...

Seguramente lo dejaste a alguien y no te lo han devuelto. A mí me pasaba con muchos discos que no encontraba, y lo peor, es que con los años, ya no tienes ni remota idea de quién era el sujeto deudor.
Es un disco magnífico. Yo sólo conocía algunas canciones, y hacer esta pasada por su disco me ha reafirmado de la injusticia de no haberle dedicado todavía una biografía a Sir Elton.
Saludos, Bernardo.