domingo, septiembre 22, 2013

Grandes álbumes: THE JAM - All mod cons

All mod cons es el tercer álbum de la banda británica The Jam, publicado en 1978. El título, una frase británica que se podía encontrar en anuncios sobre viviendas, es la abreviatura de "todas las comodidades modernas" y es un juego de palabras con la asociación de la banda al renacimiento mod.

El álbum fue comercialmente más exitoso que el álbum precedente de The Jam, This is the modern world. El single Down in the tube station at midnight fue uno de los éxitos más importantes de la banda hasta aquel momento, alcanzando el puesto número 15 en las listas de singles de Reino Unido. En 2000, la revista Q colocó All mod cons en el número 50 en la lista de Los 100 mejores álbumes británicos de la historia.

Las influencias de la invasión pop británica revoloteaban sobre el álbum, con referencias a The Kinks o The Who. Paul Weller admitió su falta de interés durante el proceso de composición de las canciones y que tuvo que volver a regrabar un nuevo conjunto de canciones para el álbum después de que el productor Chris Parry rechazase la primera remesa por considerarla que estaba por debajo del estándar.

El álbum fue publicado en Estados Unidos en 1979, con la canción The butterfly collector reemplazando a Billy Hunt. En la edición deluxe remasterizada, se incluyen caras B de singles, demos y rarezas. También cuenta con un nuevo documental, The making of all mod cons, con nuevas entrevistas, clips promocionales y material inédito en vivo.

The Jam se reagruparon y reorientaron para All mod cons, un álbum que marcó un gran salto en la madurez y sentido de sus composiciones. Estábamos en 1978, y All mod cons veía la luz tras su vibrante y enérgico primer álbum (In the city), que fue muy bien recibido, mientras que el segundo (This is the modern world) fue en general bastante criticado, ambos lanzados en 1977. Por primera vez, Paul Weller construyó la música sobre sus influencias, tallando una voz distintiva y personal, empleando un estilo de la narrativa de la historia con personajes inventados y vívida imaginería británica a lo Ray Davies para hacer incisivos comentarios sociales, todo ello en un paquete musicalmente irresistible. La perspectiva joven y apasionada entrega en All mod cons hizo obtener a Weller la etiqueta de "voz de una generación", y ciertamente capta un momento en el tiempo, pero en realidad, las sensaciones y sentimientos expresados en el álbum son sencillos de hablar con cualquier futura generación de jóvenes. Términos como "clásico" son a menudo utilizados con demasiado desparpajo, pero en el caso de All mod cons, sin duda lo merece.

The Jam eran una banda muy diferente a las otras bandas punk de la época. No eran tan intimidantes como The Damned, ni eran tan agresivos como los Sex Pistols. Más interesados en los comentarios sociales que en la confrontación política, The Jam respiraban cierta sofisticación en el movimiento punk británico. El joven Paul Weller había mezclado la ira del punk con la guitarra mod de los años 60, una combinación que colocaba a The Jam aparte de sus contemporáneos. Cínicas pero nunca abrasivas, las canciones de All mod cons son cortas y mordaces. Weller muestra un toque cada vez más seguro en las baladas nostálgicas y, zambulliéndose en el libro del soul para engalanar Down in the tube station at midnight, da una pista de la dirección que tomarían The Jam en álbumes posteriores.

The Jam nunca fueron realmente grandes fuera de Reino Unido. A diferencia de sus compañeros punk los Sex Pistols, The Jam fueron más que una explosión de potentes guitarras y letras sin sentido lanzadas todas juntos a sonar bien. The Jam tenían algo más que contar, y lo perfeccionaron en All mod cons, su tercer y posiblemente mejor álbum. El álbum es una explosión de inteligencia punk excelente.

En All mod cons, Paul Weller encuentra una voz lírica verdaderamente original, basada fuertemente en la tradición narrativa inglesa de la talla de Ray Davies y el tremendo salto de la banda en sofisticación. El amor/odio de To be someone y las circustancias miserables de Down in the tube station at midnight capturan la emoción de los veinteañeros londinenses con una cercanía, una personalidad, que pocos lograron antes o después. Weller conseguiría aún mayor brillantez (por ejemplo, en el LP Sound affects), pero muchas de sus joyas están aquí. El músculo musical de la banda podría haber nacido en su álbum de debut, pero All mod cons supuso la génesis del genio del Paul Weller compositor.

El trío de canciones que abren All mod cons incluyen All mod cons, cuya letra es una crítica a las personas volubles que se adhieren a las que disfrutan de éxito y dejan de apoyarlas una vez termina su buena estrella, con el bajo de Foxton mostrando su presencia en el sonido del grupo. To be someone es una declaración del compositor Paul Weller sobre los excesos de ser una estrella del pop, relatando el proceso que va desde los sueños de estrellato hasta su realización (incluyendo piscinas con forma de guitarra y cocaína), y a su desaparición, todo en el curso de 2 minutos y medio. La canción arranca con una línea de bajo que recuerda al de Paul McCartney en Taxman de los Beatles, y se rellena de buenas melodías y armonías. Afortunadamente, Paul Weller no suena al menos un poco simplista hasta Mr. Clean, uno de los puntos débiles del disco, a pesar de la voz pasional de Weller, con el bajo de Foxton cantando su propia melodía, y en la que Weller demuestra sus habilidades de escritura.

El disco sigue lento pero muy seguro después. David Watts, cantada por el bajista Bruce Foxton, es demasiado fiel a la versión original, pero es agradable por la misma razón. El estilo de voz scat ayuda a colorear la canción durante el coro, logrando una versión que no desmerece la original. Es también una sutil indicación de que la influencia principal en Weller en aquel momento sería Ray Davies, no Pete Townshend. Todavía, el pop vivaz de It's too bad en la que mezclan buenas letras y bonitas melodías, suena como una reescritura de So sad about us de The Who, que también versionan The Jam, a quienes homenajean en varias ocasiones, no sólo versionando sus canciones, sino también covers que los mismos Who hacían de otras canciones, como Heatwave y Batman.

Weller se lanza también en canciones de amor acústicas hermosas y afectadas, como English rose (el nombre original y la inspiración que se convertiría en The Stone Roses), interpretada en solitario por Weller, tocando la guitarra acústica y encargándose de las voces, y Fly, una bonita canción que recoge una ligera influencia de los Who en los coros. Finalmente, está el manifiesto apasionado de In the crowd, con letras inteligentes de Weller y buena guitarra; el punk Billy Hunt, con un ritmo ligeramente pegajoso y repetitivo, aunque con un leve toque de The Clash y Buzzcocks; y el staccato de A bomb in Wardour Street. The place I love es una de las pocas canciones de The Jam que todavía canta hoy en día Paul en sus conciertos, al igual que In the crowd.

All mod cons se cierra con una mini-opera, el cuento de un crimen espantoso, Down in the tube station at midnight. Es una de las mejores composiciones de Weller. Su convicción es genuina, la música es escasa pero sólida (con el bajo de Foxton imitando pasos amenazantes) y la imaginería lírica es vívida de principio a fin, con letras brillantes. Narra en primera persona la historia de un joven que entra a una estación de metro de camino para reunirse con su esposa y es golpeado a por matones de la extrema derecha. Weller, mostrando una aguda capacidad para leer la noticia un día y recrearla en una canción a continuación, se mete tanto en su propia canción, que aplasta todas las voces que clamaban que era un aspirante a Pete Townshend o un farsante punk, y canta con tanta fuerza que su acento inglés, perfecto para la mezcla punk/pop/mod-rock de The Jam, puede sonar un poco incomprensible a los oídos estadounidenses). Lo que hace esta canción tan sorprendente es cómo las letras se han escrito para adaptarse a la música y la música se ha escrito para encajar las letras simultáneamente. Nos quedamos con una obra maestra que demuestra el extraordinario poder lírico y musical. El bajo y la guitarra al principio establecen la tensión, y ésta se mantiene en la cumbre mientras Weller narra una historia de sangrienta violencia que atemoriza la mente del oyente.

La canción aborda temática sobre la violencia urbana y cuenta con un excelente conjunto de letras que eventualmente inician deambulantes, acompañando la confusión del último segmento de la canción brillantemente. Foxton y Buckler tocan de manera impecable, proporcionando una de las interpretaciones más intrincadas de la carrera del grupo. El bajo en particular juega un papel melódico que clarificaba el sonido, mientras Bruce ya no podía alcanzar a Paul líricamente por entonces (ambos escribían las canciones en los comienzos de la banda), pero su contribución instrumental nunca debía ser menospreciada.

Una canción que se hace eco del tema de la violencia de Tube station es A bomb in Wardour Street, una canción que podría pasar perfectamente por una canción de The Clash, con los riffs característicos de guitarra y la voz rugiente a lo Joe Strummer, donde Paul lamentaba el papel que la agresividad había tenido en la escena punk. Explicaba que la gente al principio iba a los conciertos para ver nuevas bandas, pero llegó a un punto en que sólo asistían para golpearse unos a otros. A bomb in Wardour Street fue el primer single del álbum, editado junto con el cover de David Watts de The Kinks, donde Paul y Bruce compartían vocales, y que no funcionó del todo bien en las listas.

Hablando de The Kinks, el álbum cuenta con dos retazos del estilo de Ray Davies: Mr. Clean y Billy Hunt. El primero es un ataque contra el sistema británico de clases y una crítica aguda sobre los austeros viejos ingleses que "pegaban patadas a sus televisores después de ver a los Sex Pistols" (Weller), con su riff de guitarra clásico negándose a dominar la brillantez de las letras de Weller, mientras que el segundo es una viñeta contagiosa de un niño oprimido que enumera las humillaciones sufridas por cada persona de su edad cuando trabajan por primera vez. Termina retirándose a un mundo ilusorio de superhéroes y poderes biónicos cuando las situaciones se vuelven demasiado insoportables. Este mundo de fantasía obviamente está contaminado por la experiencia, como la ilusión está manchada por las verdaderas dificultades a las que tienen que enfrentarse muy a menudo en la vida. Al final, una persona está obligada a madurar a base de renunciar a estas fantasías, y retirarse allí simplemente significaría empañarlas sin posibilidad de reparar los daños.

Listado de canciones:

1.-   All mod cons
2.-   To be someone (Didn't we have a nice time)
3.-   Mr. Clean
4.-   David Watts
5.-   English rose
6.-   In the crowd
7.-   Billy Hunt
8.-   It's too bad
9.-   Fly
10.- The place I love
11.- A' bomb in Wardour Street
12.- Down in the Tube Station at midnight

Edición Estados Unidos:
13.- The butterfly collector

Reeedición CD 2006:
14- News of the world
15.- Aunties and uncles (impulsive youths)
16.- Innocent man
17.- Down in the Tube Station at midnight (single version)
18.- So sad about us
19.- The night
20.- Worlds apart

Vídeos:

All mod cons - The Jam


To be someone (Didn't we have a nice time) - The Jam


Mr. Clean - The Jam


David Watts - The Jam


English rose - The Jam


In the crowd - The Jam


Billy Hunt - The Jam


It's too bad - The Jam


Fly - The Jam


The place I love - The Jam


A' bomb in Wardour Street - The Jam


Down in the Tube Station at midnight - The Jam


The butterfly collector - The Jam


News of the world - The Jam


Aunties and uncles (impulsive youths) - The Jam


Innocent man - The Jam


So sad about us - The Jam


The night - The Jam


Worlds apart - The Jam