domingo, febrero 01, 2015

Grandes álbumes: LCD SOUNDSYSTEM - Sound of silver

Sound of silver es el segundo álbum de LCD Soundsystem, lanzado en Reino Unido y Estados Unidos en marzo de 2007. Las canciones del álbum, en particular Someone great, contienen parte del disco 45:33, que había sido exclusivamente distribuido unos meses antes a través de iTunes. Coincidiendo con su publicación en Reino Unido, se lanzó online una versión remix del álbum con fines benéficos. Durante varias semanas antes y después de la publicación del álbum, estuvo disponible en streaming en la página de MySpace de la banda. El vídeo de la canción North American scum también fue publicado en la página MySpace del grupo en febrero de 2007. El álbum alcanzó el número 28 en las listas británicas, y debutó en el 26 en Billboard 200. El disco está dedicado a la memoria del Dr. George Kamen (1942-2006), una de las grandes mentes de su generación. Nacido en Bulgaria, Kamen fue un pionero de la terapia de grupo y había abierto una consulta en Nueva York.

Sound of silver recibió elogios de la crítica generalizada. The Guardian dio al álbum una calificación de 5 estrellas, mientras la web musical Pitchfork Media otorgó al álbum una puntuación de 9.2/10 y nominó la canción All my friends como la segunda mejor canción de la década 2000. A finales de 2007 fue ubicado por Metacritic como el 10º mejor álbum del año.

En diciembre de 2007, el álbum fue nominado para un premio Grammy al Mejor álbum de electrónica/dance. Fue nominado para el premio Shortlist de 2007, pero lo perdió ante The reminder de Feist. También fue nombrado Álbum del año por The Guardian, Uncut y Drowned in Sound. Pitchfork Media nombró a dos canciones del álbum, Someone great y All my friends, en el Top 10 de mejores canciones de 2007, y el álbum fue nombrado 2º mejor álbum de 2007. Entertainment Weekly y Rolling Stone clasificaron al disco como el 7º mejor álbum de 2007. En 2008, Entertainment Weekly lo nombró como uno de los mejores 50 discos de los últimos 25 años. En enero de 2008 fue nombrado Álbum del año 2007 en las encuestas de las revistas Village Voice Pazz y Jop and Idolator. La revista Time nombró a All my friends una de las 10 mejores canciones de 2007, en el puesto 4.

En 2009, Pitchfork Media nombró a All my friends la 2ª mejor canción de la década, y un mes más tarde, Sound of silver se ubicó en el puesto 17 de su lista de Los mejores álbumes de la década 2000. Rhapsody colocó a Sound of silver en el puesto 5 de su lista de 100 mejores álbumes de la década. También fue nombrado el 23º mejor álbum de la década por Resident Advisor. En 2012, Rolling Stone clasificó el álbum en el número 395 en su lista de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

James Murphy, cerebro del grupo, es uno de los productores más importantes de la escena independiente, quien, en 2001, en conjunto con Tim Goldsworthy formaron DFA Records, sello discográfico responsable de lanzar a escena a grupos tan relevantes como The Rapture, Hot Chip, Black Dice, o The Juan Maclean, entre otros. En 2002, Murphy creó LCD Soundsystem, reinterpretando el sonido post-punk, pero para la pista de baile. A veces parecido a sus influencias (Eno, Velvet Underground, Suicide, Bowie, Mark E. Smith, entre otros), pero jamás una copia. Es un trabajo de perfección del sonido del pasado, con el espíritu de un nuevo New York.

A fines del siglo pasado se produjo un gradual debilitamiento de los límites marcados entre el rock y la electrónica. De la mano de la tecnología, algunas bandas hicieron de su estilo algo etéreo y versátil, imprimiendo en su sonido elementos propios de variadas esferas de la creación musical. Una clara señal de esto se puede encontrar en Emperor Tomato Ketchup (1996) de Stereolab, o en Kid A (2000) de Radiohead, ambos ejemplos de mixtura estilística y poco aptos para clasificarlos en estilos definidos. Todo ello, por una reasignación de recursos en la evolución de las formas de hacer música de los últimos años; el “préstamo” de las estructuras ligadas al mundo del rock a la música más cercana a los sintetizadores (o viceversa).

Justamente de esto (y seguramente de mucho más) fue consciente James Murphy al crear LCD Soundsystem, banda también compuesta por Pat Mahoney, Phil Mossman, Tyler Pope y Nancy Whang, porque sabía que lo importante es hacer buena música usando lo que esté a la mano sin escatimar en recursos. Y lo que tenía a la mano era DFA Records, sello que brilla por la pulcritud de sus sonidos, por la calidad de sus grabaciones (basta escuchar cualquier proyecto que pertenezca a ésta y fijarse en la nitidez de las percusiones) y por la originalidad que logra imprimir a sus bandas.

LCD Soundsystem cuentan con un sonido generacional propio, a medio camino entre el punk-funk, el house y el electro, y en ningún momento a James Murphy se le ocurrió prescindir de las melodías, de las canciones en sí. La espídica Us vs them es la nueva Yeah; Someone great, la solución perfecta a las inquietudes de Murphy por los medios tiempos; Get innocuous, son 7 minutos trepidantes; All my friends, un pequeño recuerdo a los New Order más ibicencos. Adictivo como pocos, Sound of silver termina funcionando incluso en esas baladas que el grupo de vez en cuando gasta, como New York I love you.

James Murphy es considerado principalmente como un hombre con una gigantesca colección de discos. Menos apreciada es la profundidad de su composición y la inquietante precisión con la que representa al inquieto hipster entrado en años cuya gigantesca recaudación por discos ya no es suficiente.

James Murphy comenzó lanzando música dance entre B.O.B. (OutKast) y Get ur freak on (Missy Elliot). Fue una época dorada para el pop moderno, un período durante el cual se derrumbó mucho de lo que había de estética personal. Indie no era una mala palabra, pero era un sin sentido. Pop, sin embargo, no tenía mucho más sentido, pero era más de todo. Y por primera vez en mucho tiempo, el pop también tenía sus evangélicos; gente que podría argumentar convincentemente en su favor y que supo contextualizarlo curiosamente. Ese período de facturación fue un momento emocionante; la tensión ideológica, la sensación de que algo estaba en juego, la exuberancia de redefinir sus límites.

A pesar de parecer eventualmente una remezcla de Britney Spears y N.E.R.D., Murphy nunca tuvo una relación práctica con el pop. No obstante, su transición desde el punk a la música dance corrió concurrente con esta modesta revolución. Las primeras canciones de LCD, como Losing my edge, solían aparecer en listas de reproducción junto con canciones como Work it (Missy Elliot) o ...Baby one more time (Britney Spears) sólo para reforzar el vínculo. Sound of silver es lo más cercano a un híbrido perfecto de los valores de la música rock y dance, un trabajo que conecta puntos del pasado y del presente.

En enero de 2005, se lanzó el primer disco homónimo de la banda, que incluía grandes hits de la banda neoyorkina y nuevos temas que leían mejor que cualquier otro el espíritu de una nueva generación de la gran manzana. Esperadísimo durante meses por el éxito cosechado con los maxis previos (Losin´ my edge, Beat connection y Yeah!), el primer disco estaba repleto de temazos ya clásicos (Daft Punk is playing at my house, Disco infiltrator, Tribulations,...). Podría pensarse que el retorno de LCD Soundsytem sería un disco continuista y cómodo que esquivaría cualquier riesgo y mantendría la dirección y el sonido del disco y singles previos, pero Murphy va más allá.

De todos los grupos actuales de dance-rock, LCD Soundsystem se significan por hacer discos que son simultáneamente más disco y punk. Durante las nueve canciones de su álbum de debut, James Murphy se basaba, no en los secuenciadores o los samples, sino en su propia batería propulsiva, líneas de bajo caminantes, figuras de rasposa guitarra y percusión estrepitosa, todos los cuales se tambaleaban y aceleraban con el impulso de un corazón endurecido a menudo, pero siempre humano. 

En Sound of silver (2007), titulo que se le ocurrió durmiendo, según él mismo dice, se decanta más por la electrónica que por el rock. Get innocuous juega con The robots de Kraftwerk y su propio Losing my edge. Time to get away es funk infeccioso. Someone great es una grandiosa pieza que mezcla electro con pop ensoñador, en Us vs them retoma la orgía rítmica de Beat connection, con una catarsis final apoteósica. Watch the tapes es el tema más rockero, Sound of silver va directa a la pista de baile, y en el cierre, Murphy canta a New York como si fuese Lou Reed.

Comparado con el primer álbum de LCD Soundsystem, Sound of silver es más elaborado, más divertido, menos sucio, más elegante, menos alborotado, más divertido, menos distanciado, más arreglado. Presenta huellas de post-punk, disco y krautrock, pero las referencias son difíciles de precisar. Hay incluso cierta confusión en cuanto a la versión de la influencia en el sonido de David Bowie. Un aspecto claramente evidente del álbum es que Murphy había racionalizado su sonido. Se había eliminado adoptado un enfoque un poco más ordenado, que era a la vez más directo y más punzante. Murphy ya había probado las mieles de la producción totalmente naturalizada de música dance (lo que demuestra especialmente en Get innocuous!). Sin embargo, quizá la mejor canción del álbum tiene un tono triste, no reproducible en cualquier club. Someone great, una canción pop agridulce construida sobre profusos sintetizadores y una melodía dual vocal y de xilófono, es una gran composición de Murphy.

La potente maquinaria de baile y desenfreno de Murphy bebe, una vez más, del conglomerado de percusiones, cencerros, beats y groove, pero decantándose por su vena más electrónica, explotando al máximo las posibilidades abiertas por Disco infiltrator. No es que se hubiese olvidado del rock (ahí está Watch the tapes para corroborarlo), simplemente éste muta hacia una electrónica cósmica de influjo kraftwerkiano y sensibilidad a lo Brian Eno en temas como Get innocuous!

Nueve temas (de los cuales cinco están compuestos junto a Tyler Pope y Patrick Mahoney) en los que el todopoderoso capo de DFA se hace cargo de casi todo y donde hay espacio para alguna que otra sorpresa. Us versus them prostituye la orgía rítmica de Beat connection, mientras que Someone great es una grandiosa pieza que combina vibrante electro y ensoñación pop, tan evocadora como You can't go home again de DJ Shadow; North American scum es el single perfecto para descubrir la excitación del Nueva York subterráneo, mientras que All my friends parece efectivamente una declaración de unos LCD para todos los públicos. Y como corolario, ese emocionante New York I love you, donde James Murphy canta a su adorada ciudad como lo haría Lou Reed.

Con Sound of silver, Murphy nos recordaba que tiene la capacidad y el talento para inventar y reinventarse a sí mismo, a su banda y a su estilo. Como él bien lo explicita, su música es punk/funk/disco-house, una patada a los parámetros cómodos del pop y un claro manifiesto de que lo bueno de la historia de la música debe recuperarse para así crear algo completamente nuevo.

Asi, este nuevo compendio de canciones de LCD Soundsystem no deja de sorprender y de ser una grata explosión de baterias protagonistas, bajos sintetizados y guitarras robadas del punk, junto al peculiar timbre vocal de Murphy que lleva el timón de las canciones de manera casi permanente, conformando líneas melódicas que se alejan de fórmulas aseguradas, para lograr una atmósfera que atrapa al oyente y que da coherencia a las canciones.

En su escucha hay que dejar que el abanico de influencias que se asoman en las canciones fluyan sin prejuicios para poder captar los grandes momentos, como en North American scum, primer tema perfilado como single, que hace mover los pies a punta de potencia, estructura rockera y letra significativamente irreverente; o Watch the tapes, en donde la línea vocal y los coros nos suben a una tabla de surf para recordar por momentos a una banda de mediados de los 60 acompañada de un punzante y áspero bajo cercano al punk. También uno se puede encontrar con profundos sonidos como en Someone great y navegar en esas aguas de sintetizadores melancólicos y melodías bonitas que llevan el trabajo a su parte más intelectualizada, al igual que la declaración de principios New York I love you, que en algo recuerda al Lou Reed de Perfect day.

Los tintes experimentales también tienen su cabida en Sound of silver, un extenso tema que da nombre al disco, sin ningún tipo de coherencia estructural popera, el que se impone como manifiesto editorial de todo el disco y que nos advierte que Murphy no está de vuelta sólo para hacernos bailar y mostrarnos que hay onda en Nueva York, sino para apelar a la nostalgia musical que todos llevamos dentro: “Sound of Silver talk to me, makes you want to feel like a teenager“, dice y, sin acudir a sonidos retro, intenta lograrlo.

Sound of silver recibió una cantidad grandiosa de buenos comentarios y críticas positivas. Desde su lanzamiento, en 2007, ayudó a posicionar al proyecto de James Murphy como uno de los más importantes de lo que se empezó a conocer como dance-punk, la mezcla y fusión entre dos géneros bien diversos.

El comienzo, bastante fiestero y discotequero, corre por cuenta de Get innocuous!, un tema que, por duración, empieza a marcar la línea explotada en su siguiente disco This is happening, y en el que, con una base muy repetitiva resaltan el trabajo vocal y un final más ochentero con un coro muy de vieja escuela. Un tema muy repetitivo y monótono que, siendo el primero del disco, deja con mucha expectativa sobre lo que viene.

La batería y el bajo se hacen presentes en Time to get away, una canción mucho más interesante que conserva el aire old school, y en el que los sintetizadores hacen un trabajo de bajo perfil, pero espectacular. Buenos coros y un balance sonoro excelente en la producción. Afortunadamente, el aire se conserva en North American scum, primer single de Silver of sound, un corte más digerible y comercial, pero al mismo tiempo conciso y directo con el sello del proyecto de Murphy por todos lados, que trata de la crisis existencial de ser americano en este particular momento histórico.

La velocidad disminuye con Someone great, la cual, llena de efectos sonoros, va abriendo paso a sonidos dulces y suaves melodías. Mostrando otra vez el lado más electrónico de LCD Soundsystem, a diferencia de Get innocuous!, logra enganchar y quedar en la memoria auditiva del receptor por sus buenos arreglos y el interesante trabajo vocal lleno de buenas armonías. Someone great es una elegía de techno adictivo, con una tragedia inexplicable en su corazón destrozado.

Por otro lado, los teclados se hacen protagonistas en el escalofriante All my friends, que vuelve a subir el tempo del disco mostrando un increíble contraste entre estos, en ostinato y a un solo tono, y la voz, lo que no termina de definir si es un tema lento o no, fuerte o suave.

El comienzo de Us v them, al lado de All my friends, suena ingenuo y débil. A pesar del buen trabajo instrumental y algunos buenos momentos melódicos en las voces, la letra y los coros quedan debiendo. Por otro lado, What the tapes, explotando el mejor lado de LCD Soundsystem, resalta por su bajo y su fuerza. Un tema corto y conciso que, por su tiempo y buen ritmo, deja con ganas de más.

El comienzo vocal de Sound of silver, muy en la onda de los años 80, no desentona con la rítmica base instrumental. Es una canción muy experimental a la que le falta un poco de cuerpo y desarrollo.

El cierre es a cargo de Murphy y su voz en la mucho más suave y acústica New York, I love you but you’re bringing me down, en paralelo a los otros temas de aire eléctrico, una excelente declaración de amor a New York. Buenos teclados, buen bajo, sonidos orquestales y la sentida voz que nos muestran el lado más rockero y pesado de LCD Soundsystem. Un buen cierre para el trabajo de un grupo que, a pesar de increíbles canciones y momentos memorables, aún daría buenas composiciones, como lo demostrarían tres años después con el más maduro This is happening.

Fuentes: http://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.ew.com, http://www.nme.com, http://pitchfork.com, http://www.popmatters.com, http://www.punknews.org, http://www.rollingstone.com, http://www.spin.com, http://www.hipersonica.com, http://www.revistametronomo.com, http://jenesaispop.com, http://super45.net, http://www.adnmundo.com, http://aldomine.blogspot.com.es, http://www.sputnikmusic.com, http://www.bbc.co.uk, http://www.theguardian.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.- Get innocuous!
2.- Time to get away
3.- North American scum
4.- Someone great
5.- All my friends
6.- Us v them
7.- Watch the tapes
8.- Sound of silver
9.- New York, I love you but you're bringing me down

Vídeos:

Get innocuous! - LCD Soundsystem


Time to get away - LCD Soundsystem


North American scum - LCD Soundsystem


Someone great - LCD Soundsystem


All my friends - LCD Soundsystem


Us v them - LCD Soundsystem


Watch the tapes - LCD Soundsystem


Sound of silver - LCD Soundsystem


New York, I love you but you're bringing me down - LCD Soundsystem