domingo, diciembre 22, 2013

Grandes álbumes: AIR - Moon safari

Moon safari es el álbum de debut del dúo francés de música electrónica Air, lanzado en enero de 1998. En abril de 2008 Virgin Records relanzó Moon safari para celebrar el décimo aniversario del álbum con una edición limitada acompañada de un libro encuadernado, un documental de DVD sobre el dúo y un CD extra con actuaciones en vivo y remezclas. La edición francesa de la revista Rolling Stone colocó este álbum en el puesto número 65 en su lista de Los 100 mejores álbumes de rock francés. Moon safari preparó el escenario para el incipiente estilo musical downtempo y, según Nielsen SoundScan, había vendido unas 365 mil copias en 2009.

La portada del álbum, así como las ilustraciones interiores y portadas de los singles del album, fueron realizadas por Mike Mills, un diseñador estadounidense y director cinematográfico que filmaría un documental de la primera gira de Air, Eating sleepin waiting & playing (el que se incluyó en la reedición del disco en formato DVD de 2008), y que daría su nombre a una pieza instrumental de Air de 2004.

El origen de Air comenzó en París en 1995, cuando Nicolas Godin y Jean-Benoit Dunckel se conocieron mientras estudiaban en la misma Universidad. Durante 1996 y 1997, el dúo lanzó tres singles y remezcló canciones de bandas de electrónica como Depeche Mode. En 1998, lanzaron su álbum debut Moon safari, que no es un disco bailable, aunque se puede clasificar en la sección de dance. Es un disco de electrónica con elementos de new wave. El espléndido sonido de Air encaja con el de sus hermanos europeos High Llamas y Divine Comedy; pop orquestal que mezcla la acústica con lo sintético para hacer cualquier sonido lo más llamativo posible.

Nicolas Godin y Jean Benoit Dunckel son un par de genios de los teclados de Versalles, Francia, que pasaban mucho tiempo en el estudio. Su debut espacial-pop, Moon safari, es un homenaje realmente obsesivo a la escucha fácil. Construyen su música de clásica francesa de los 60, con bongos, castañuelas, piano eléctrico de la época, sintetizadores ensoñadores y órgano de extensa moqueta de las bandas sonoras de películas como Un homme et une femme.

Fiel a su nombre, este álbum debut del dúo francés de Jean-Benoît Dunckel y Nicolas Godin explora audazmente las regiones espaciales del dance y la música electrónica con la misma sensibilidad pop de los antepasados del chillout Burt Bacharach y Brian Wilson. Godin y Dunckel tuvieron como vocalista invitada a la estadounidense Beth Hirsch para cantar unas baladas trágicas de café, consiguiendo evocar la tragedia de una manera coqueta y con un toque sensual. Pero el núcleo de Air estaba realmente en sus valores instrumentales, que van desde el ritmo de cóctel sórdido de La femme d'argent a la discotequera Sexy boy. New star in the sky podría pasar por David Bowie en su papel de Jacques Brel, deleitándose con la melancolía del amor tristón con una melodía sorprendentemente emocional. La música está llena de chistes ocultos, como cuando Remember replica la intro de tambor distorsionada de los Beach Boys de Do it again. Muchas bandas estadounidenses trataron de emular el pop francés de los 60, pero Moon safari probó que nadie como los franceses podían realmente hacerlo mejor que ellos mismos.

Aunque la música electrónica tuvo su cuota de clásicos de chillout antes del debut de Air, la parte del león se la llevaban entre el techno austero (Warp) o el trip-hop cargado de samples (Mo' Wax). Pero mientras Air sin duda habían comprado discos y se habían basado en los artistas que habían influido en estos cambios, no sólo no repitieron mecánicamente (o samplearon) lo que aprendieron de ellos, sino que asimilaron sus lecciones de una manera que les proporcionó nuevos caminos a seguir. Eran músicos en un mundo de productores, y mientras que nadie podría acusar a su música de ser bailable, se entregaron al poder emocional de la gran música dance incluso traspasando las barreras de cómo la electrónica podría o debería sonar, ni Saint Etienne sería más la única banda de cierta edad que revelase su afición por Burt Bacharach.

El nombre de Air es muy apropiado para el grupo, pues cada sonido del álbum, desde la introducción en cascada de La femme d'argent, a la guitarra pulsada suavemente en All I need, al ritmo pegadizo de saxo de Ce matin la, es exuberante en su lugar adecuado, se intensifica y luego se disipa en una especie de éter producido. No es exactamente profundo, pero el genio de Godin y Benoit es como si meticulosamente evocasen un universo totalmente nuevo. El teclado vuela majestuoso en La femme d'argent dando paso a los sintetizadores grunge de Sexy boy, y Hirsch anhelando "to be held and understood" (ser celebrada y comprendida) en You make it easy. Al mismo tiempo que su espacio es también orgánico y pesimista, así mismo lo es su nostalgia, estando claramente plantados en el futuro. Aunque Moon safari no es exactamente una escucha desafiante, es finalmente espléndido. Donde Come with us de los Chemical Brothers es una palpitación, un viaje por la mente inducido por el ácido, Moon safari es un somnífero deslizado en tu Cosmopolitan.

El EP The modulor había mostrado sus asombrosos poderes de música ambiental y texturas, pero fue su debut en larga duración, Moon safari, el que demostró que también podrían escribir canciones pop accesibles como Sexy boy y Kelly watch the stars. Pero no todo era pop. La canción que abre el álbum, La femme d'argent, era un comienzo de otro planeta, con una furtiva base de bajo evocando Histoire de Melody Nelson de Serge Gainsbourg, y un deslizamiento lento a través de siete minutos de creciente éxtasis (más un solo de teclado maravilloso). El vocoderizado Remember relanzó una ola de robot pop que no había sido escuchada en casi 20 años, y los solos de armónica y trompeta francesa en Ce matin la hizo las comparaciones con Bacharach indiscutibles. A diferencia de la mayoría de los productores de electrónica, Air tenían ideas musicales que se extendían más allá de samples o teclados, y Moon safari encontró esas ideas envueltas en música que era irresistible, cálida y atractiva.

Air elaboran una música de fondo perfecta para el diseño de arquitectura minimalista. En su disco de bonus, en vez de material de los dos excelentes EP del dúo, Le soleil est près de moi y la recopilación de singles Premiers symptômes, figuran cinco canciones en directo. Del resto de demos y remixes, sólo la versión con arreglos de cuerdas de Remember, un logrado remix de Kelly watch the stars, y un austero demo de You make it easy (de cuando era un instrumental llamado Bossa 96) son remotamente esclarecedores. Todo lo demás suena incidental y recalentado. El documental de Mills sigue siendo una curiosidad que vale la pena, junto con un libro adjunto con letras de las canciones.

Tras su lanzamiento en 1998, parecía seguro de que habría multitud de imitadores del ambiente brumoso de las composiciones de Air. Y, ciertamente, hubo muchos esperando en línea en los últimos días de las interminables recopilaciones de las salas chillout, pero ninguno de ellos podría jamás comprender el mismo baúl de sonido pan-estilístico de Nicolas Godin y Jean-Benoît Dunckel moldeado en su colosal soul jazztrónica proto-prog y moog-lounge. Incluso los mismos Air nunca intentaron repetir su momento definitivo, para mejor (Walkie talkie de 2004) o peor (10.000 Hz legend de 2001).

Sin embargo, Moon safari, aún siendo atípico y retrocontemplativo, surgió como producto de su época. El mundo estaba en llamas con la sampledelia kitsch y la adulación crítica sobre el eclecticismo del Ejército de Salvación del Odelay de Beck. Pronto, la prensa musical fue descubriendo, destapando y rindiendo adoración a Stereolab, Cibo Matto, Cornershop, Fantastic Plastic Machine, Thievery Corporation, etc. Las obsesiones del indie-pop comenzaron a converger con la comunidad dance y viceversa. La música del pasado empezaba a aparecer con una nueva luz, y la nueva banda francesa Air estaban más que dispuestos a disparar un guiño irónico hacia los husos polvorientos de la anterior era espacial de la música en pos de su mapa del tesoro melódico.

Sin embargo, los franceses se establecieron "band à part" por su recalcitrante resistencia a la autoridad del breakbeat, el estándar de oro de la música de los 90. Los tambores de Moon safari no tienen nada que ver con el funky, y son a menudo tan minimales en cuanto a ser prácticamente utilitarios y metronómicos, como eran a menudo lo eran para sus antepasados espirituales de Kraftwerk. Aquellos pioneros teutónicos comúnmente se mencionan en el mismo grupo que Dunckel y Godin, y tal vez hay una buena razón para ello. Ambos artistas estaban interesados en la extracción de calor de la maquinaria, pero el estruendo de Kraftwerk surgió como una reacción a la reconstrucción de la posguerra alemana y las posibilidades que presentaba. Fue también una contrarreacción pre-punk en el ambiente comunal del naturalista, música basada en la comuna hippie realizada por sus compañeros psicodélicos, un tenso y perfeccionista ejercicio en absoluto sopesado.

La música de Air, por el contrario, surgió durante el apogeo de la cultura comercial, a la vez que el pop comenzaba a consumirse, cuando la nueva arquitectura comenzaba a construir una nueva a partir de los desechos de antaño. 1998 fue un momento que no se podía concebir un retorno a la naturaleza sin que pareciese un estilo lunático a lo John Zerzan/Ted Kaczynski. El primitivismo que impulsa el movimiento freak-folk de hoy estaba más allá de la franja para la aldea global recién interconectada. Estaba pasado de moda. Air, entonces, no tenía necesidad de Kling-Klang, pero estaban igualmente fascinados por la flauta de Florian Schneider en Ralf & Florian, como lo estaban por sus sintetizadores en Radio-activity. Se sentían igualmente emocionados por las cuerdas sensuales de Isaac Hayes y Serge Gainsbourg, como por el profundo acorde sinusoidal de teclados de la ELO.

Considerando que muchos de sus compañeros musicales de la época, como Stereolab, Beck, Saint Etienne, experimentaron con los ritmos caleidoscópicos de sus predecesores, Air decidieron concentrar sus energías en la expansión de las texturas, los telones de fondo ambientales que proporcionaron las bases para tales melodías ganadoras. El resultado es un disco que captura el espíritu y la energía de la música dance, mientras no exige que sus oyentes se muevan un paso. En todo caso, Dunckel y Godin han elaborado la perfecta banda sonora para festeros que están mucho más cómodos fuera de la pista, tomando bebidas en la esquina.

Comenzando con el furtivo La femme d'argent, el álbum se desparrama sobre los oídos, envuelve al oyente en un cóctel suave de ambient, trip-hop y krautrock. Estos elementos nunca se mezclan con más propósito o precisión que lo hacen en Sexy boy, un apasionante y escalofriante remedo de himno para una nueva generación de adolescentes. La tensión sexual en el coro titular se procesa robóticamente a través de los vocales por fases de Dunckel y Godin con una calidad andrógina, casi extraterrestre. Se consigue un efecto similar con vocoder en el reluciente Kelly watch the stars. Un buen acompañamiento también es proporcionado por Beth Hirsch en puntos de interés como el ostentoso All I need, prestando un latido humano vital al pulso del álbum.

Con melodías hipnóticas y ecléctica instrumentación (desde sintetizadores a bongos y órganos, son empleados multitud de variados instrumentos), Moon safari es un viaje revelador, explorando nuevos terrenos usando un mapa gastado de nostalgia de manera emocionante y con estilo progresista. Nicolas Godin y Jean-Benoit Dunckel gestionan magistralmente los controles, blandiendo una matriz vintage de Moog, Rhodes y otros sintetizadores; órganos y teclados conjuran sus paisajes sonoros lunar callejeros trip-hop-como. Pero a diferencia de gran parte de la música electrónica espacial de los 70 que los inspiró, Moon safari se las arregla para mantener contacto con La Tierra a través de la brillante guitarra bossa nova, el piano y la voz rasposa y entrecortada de Beth Hirsch en temas como All I need y You make it easy.

La vaporosa y misteriosa La femme d'argent se abre con un zumbido y una percusión de sintetizador de new wave. Poco después de una buena línea de bajo, entra un teclado. No hay vocales, pero hay una especie de coro de acompañamiento tarareando. La canción es muy cálida, y está impulsada principalmente por el teclado y algunos efectos atmosféricos espaciales. Mientras tanto la línea de bajo se va acomodando durante la canción. Es una canción con una música de fondo muy buena y relajante, tipo chill out. Posteriormente, aparecen los platillos y la canción adquiere un ritmo cada vez más creciente, construyendo un maravilloso clímax de unos 6 minutos de duración.

Sexy boy comienza con un sintetizador de sonido más oscuro, y por primera vez se utilizan los tambores reales. Voces femeninas están presentes en esta canción, repitiendo las palabras "Sexy boy" varias veces. Después la canción muestra un tono ligero, y una voz suave y sensual. Fue uno de los singles del álbum.

All I need muestra una guitarra limpia, y la canción es amplia. La voz de Beth Hirsch cantando en inglés es hermosa. Los vocales son la parte principal de la canción, con la música de acompañamiento sólo haciendo un gran trabajo de apoyo. Es una canción más minimalista que las dos anteriores. Hay un buen solo de piano cerca del final que añade grandeza a la canción.

Kelly watch the stars es una canción espacial. Hay un prominente sintetizador bajo, y las voces masculinas están distorsionadas de manera automatizada, muy típica de lo que hacía la new wave de los 80. Hacia la mitad de la canción entra un piano muy agradable, con un riff de teclado alto mimetizándose con la melodía.

Talisman es una canción instrumental más lenta y más suave que la anterior, con un órgano espacial y un efecto de eco largo, que sostiene este sonido de aullido. El riff de teclado es la parte principal de la canción junto a la línea del bajo. Alrededor del minuto, entra una percusión y la canción comienza a repuntar el ritmo, agregando más instrumentos y sonidos, hasta que finalmente termina con una nota agradable.

Remember se caracteriza por los mismos sintetizadores y efectos espaciales, pero lo que realmente hace la canción memorable es la voz digitalizada, hipnótica y pegadiza. You make it easy es una canción sensual más suave que se abre con un sonido de olas, y los vocales son llevados a cabo por Beth Hirsch, acompañada de una buena estructura melódica.

Ce matin la comienza con cuerdas espaciales y una alarma sintetizada repitiendo con una guitarra acústica. Después las cuerdas toman el protagonismo que deja la guitarra, y continúa con un solo de trompeta atractivo. La guitarra vuelve un rato para unirse al saxo, pero luego deja a éste sólo de nuevo, para retornar más tarde. La melodía es pegadiza, y el tema es adictivo, a pesar de que no hay ninguna voz. New star in the sky (chanson pour Solal) es brillante, con una guitarra acústica y sintetizador de teclado abriendo la canción. Los efectos de teclado utilizados a lo largo de la canción son variados, y la voz entra en el minuto 1:40, y marca perfectamente el estado de ánimo. Hay algunos sonidos de niños jugando, añadidos a la atmósfera de la canción.

Le voyage de Penelope tiene un tipo diferente de estructura de canción que en el resto del álbum. Es casi como si Air se sintiesen compungidos de tener que terminar el álbum y decidiesen hacer una triste canción blues. El efecto wah-wah en la guitarra es muy pegadizo para ir junto con la trompeta a lo largo de la canción. Cerca del final, entra la percusión sintetizada, y la canción toma el efecto soñador y espacial que define el álbum.

Moon safari fue una obra maestra de retro downtempo de la era espacial que fue saludada como un clásico instantáneo, incluso cuando se estrenó en enero de 1998. Aunque el álbum fue lanzado por Astralwerks Records y era técnicamente un álbum de música electrónica, Moon safari no tenía de hecho casi nada en común con los sonidos big beat de Fatboy Slim, The Crystal Method o The Chemical Brothers, que habían invadido los clubes americanos y británicos del momento.

En otros lugares de Moon Safari, es posible escuchar con más claridad el apreciado agradecimiento de Godin y de Dunckel por Burt Bacharach, particularmente en temas como Ce matin la y New star in the sky. Quizá la gema oculta del disco es su canción de cierre, Le voyage de Pénélope, un número relajado de trip-hop que evoca el sol saliendo lentamente sobre la superficie lunar, o por detrás de La Tierra, como la noche anterior se extiende sobre la mañana siguiente.

Con los años, Moon safari aparentemente no ha perdido nada del destello brillante de sus encantos retro futuristas. Incluso en la actualidad el álbum aún logra sonar simultáneamente como un retroceso a los años 70, un álbum contemporáneo de la electrónica de finales de los 90, y algo que está a años-luz por delante de su tiempo.

Moon safari fue número 6 en Reino Unido, 41 en Estados Unidos, 7 en Irlanda y 21 en Francia. El álbum recibió excelentes críticas. Recibió la calificación más alta en allmusic (5 estrellas de 5), Pitchfork Media lo situó en el número 46 en su lista de Los mejores álbumes de los años 90, y en una lista de la revista Visions de Los 150 mejores discos de la historia, fue colocado en el puesto número 114.

Listado de canciones:

1.-   La femme d'argent
2.-   Sexy boy
3.-   All I need
4.-   Kelly watch the stars
5.-   Talisman
6.-   Remember
7.-   You make it easy
8.-   Ce matin là
9.-   New star in the sky (chanson pour Solal)
10.- Le voyage de Pénélope

Reedición 10º aniversario 2008:
11.- Remember (David Whitaker version)
12.- Kelly watch the stars (Live on the BBC, 1998)
13.- J'ai dormi sous l'eau (Live on the BBC, 1998)
14.- Sexy boy (Live on the BBC, 1998)
15.- Kelly watch the stars (The Moog Cookbook remix)
16.- Trente millions d'amis (Live on KCRW radio, 1998)
17.- You make it easy (Live on KCRW, 1998)
18.- Bossa 96 (demo)
19.- Kelly watch the stars (demo)
20.- Sexy boy (Beck Sex Kino mix)

Vídeos:

La femme d'argent - Air


Sexy boy - Air


All I need - Air


Kelly watch the stars - Air


Talisman - Air


Remember - Air


You make it easy - Air


Ce matin là - Air


New star in the sky (chanson pour Solal) - Air


Le voyage de Pénélope - Air


Remember (David Whitaker version) - Air


Kelly watch the stars (The Moog Cookbook remix) - Air


Sexy boy (Beck Sex Kino mix) - Air

2 comentarios:

Eduardo García dijo...

Es un disco estupendo.
Retrofuturista, ambiental, cálido y envolvente.
Una joyita.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Uno de los discos señeros de los 90, impresionantemente bien elaborado y arreglado.
Felices fiestas, saludos sintéticos.