domingo, agosto 18, 2013

Grandes álbumes: ORBITAL - Orbital 2

Orbital 2 (conocido como simplemente Orbital en Reino Unido) es el segundo álbum del dúo británico de música electrónica Orbital. Es también conocido como el Brown album para diferenciarlo del álbum de debut de 1991 de Orbital, que era llamado Green album por su cubierta verde. Fue lanzado en mayo de 1993 y alcanzó el puesto 28 en las listas de álbumes de Reino Unido.

En Orbital 2 el dúo pretende hacer música más atmosférica que el dance apto para fiestas rave de su primer álbum. Utilizaron ritmos más complejos y circulares, y arreglos más densos en las canciones que apropiadamente titularon Lush, pero todavía seguían probándose ellos mismos que eran capaces de hacer música pop de calidad en Halcyon + On + On, con voz de Kirsty Hawkshaw.

Con expectativas de repetir el éxito de su primer álbum Orbital, el dúo se puso a trabajar en una secuela de este trabajo en el invierno de 1993. El fruto de sus labores durante estos meses, Orbital 2, constituye un logro asombroso, una obra maestra atemporal que sigue prácticamente sin precedentes dentro del género. En este disco, los hermanos Hartnoll logran un equilibrio casi perfecto entre el sonido ambient que habían desarrollado en el anterior disco y una nueva cepa de trance hiper-futurista. Habían conseguido cimentar el lugar de honor de Orbital como pioneros del trance y ambient techno, y prepararon el camino para artistas como Aphex Twin, que salieron de gira con ellos tras la publicación del álbum.

El álbum comienza con Time becomes, que cuenta con el mismo sample hablado llevado a cabo por el actor Michael Dorn en Star Trek: The next generation - Time squared ("There is the theory of Möbius. A twist in the fabric of space where time becomes a loop") que abrió su primer álbum. La segunda canción, Planet of the shapes, contiene un sample de la película sobre ShakespeareWithnail & I ("even a stopped clock gives the right time twice a day"), dirigida por Bruce Robinson.

Phil Hartnoll y Paul Hartnoll disfrutan con los aurales juegos de palabras, y el uso del sample de Star Trek: The next generation iba a enfurecer a los oyentes haciéndoles creer durante unos segundos que habían comprado una copia mal impresa. La intro ahogada en Planet of the shapes tiene la adición intencional de grabación estática y crepitaciones, seguidas por el sonido de una aguja saltando surcos a través de todo el disco, lo que también provocó enfurecer a los fans que compraron la edición vinilo, haciéndoles pensar que su copia era defectuosa.

Así como cada canción es capaz de exponer una serie de estados de ánimo, también Orbital rechazan que se limiten a cualquier modo único para el Brown album. El disco abarca un vasto campo emocional, del ultra-ambient a lo francamente amenazante e inhumano. Sus dos canciones más famosas caen más a lo largo del final de este espectro. Lush 3-1 comienza con el juego de baile de la cibernética, al que luego se suma la monotonía cristalina de un sintetizador, con un tono propenso a lo largo de su camino celestial. Esta progresión se hace circular y es posteriormente modificada en las secciones posteriores de la canción. Otra canción importante del disco es Halcyon + On + On, probablemente una de las más singulares e influyentes del ambient techno después de A huge, ever-growing pulsating brain that rules from the centre of the ultraworld de The Orb, de 1990. Como su predecesora, Halcyon es hermosa e impresionante.

Pero Orbital 2 también trae a escena lo siniestro. Remind inunda al oyente con una corriente fría de dígitos, un binario de naranja y remolinos, vaciándose en la enorme y distante oscuridad del espacio los solitarios sollozos del primer satélite de La Tierra. En algún lugar en su cerebro metálico un circuito se ha acortado, comprendiendo su propio empuje hacia afuera hacia el abismo estrellado, tal como se encuentra encadenado a su órbita por la gravedad de La Tierra. La siguiente canción, Walk on... cuenta con un bucle de diyiridú  (instrumento de viento aborigen). Pero el instrumento rápidamente pierde sus amarres terrenales y se va convirtiendo como el constante zumbido de los motores de la nave espacial, pulsante, enloquecedor. El ritmo en esta canción, más afectado que cualquier otro en el álbum, sólo amplifica este efecto. A esto se agrega una línea de sintetizador maníaco, respaldada por una secuencia de bajo.

La música electrónica ha sufrido durante mucho tiempo la idea errónea de que es un estilo frío, mecánico y sin alma, un error sin duda alimentado por la falta de familiaridad con el género y la representación de nuestra propia industria del entretenimiento de ciertas tecnologías. A mediados-finales de los 80, el techno, con su incesante bombardeo de sonido, era tan obtuso y abstracto como algunos pueden catalogar al dubstep hoy en día. Incluso la capacidad de Kraftwerk para transmitir la calidez y la atmósfera a través de instrumentos electrónicos fue anulada por su estilo de actuación simplemente detrás de ordenadores como autómatas sin vida. Todos podemos tener imágenes mucho más mentales de los comportamientos fríos, calculados y no-humanos de ordenadores y robots como los antiguos HAL9000, Joshua o T-1000, por lo que no es de extrañar que la idea de música creada por máquinas inicialmente podría ser vista con escepticismo, o peor aún, descartada completamente. Los hermanos Paul y Phil Hartnoll han llevado una trayectoria de refutar y destruir muchas de estas ideas preconcebidas.

A partir de una plantilla de ambient house desarrollada por artistas como The Orb, los hermanos Hartnoll buscaron ampliar las percibidas limitaciones percibidas de DJs y músicos de electrónica. Más evidente en sus actuaciones en vivo, los hermanos a menudo tocaban instrumentos en directo e incluían elementos de improvisación en sus sets. Fueron vistos a menudo detrás de los ordenadores con linternas pegadas a la cabeza, meciéndose al ritmo, rompiendo esa pared invisible de desprendimiento perpetuado por los grupos similares a Kraftwerk. Adoptando el nombre de Orbital, proveniente de la autopista orbital M25 que envuelve el Gran Londres y que era la principal vía para ravers aspirantes a llegar desde la ciudad a la región interior al norte de Londres durante el Verano del amor de 1988, los hermanos grabaron su primer single, Chime, en 1987. Un himno instrumental dance inicialmente lanzado en 1989 y de nuevo otra vez en 1990, Chime introdujo no sólo a la banda en el mundo musical, sino también su deseo de llevar la música electrónica fuera de los clubs y dentro de estadios de rock.

Aunque mantuvieron una firme convicción de que un álbum electrónico podría funcionar como una declaración artística tan bien como un álbum de rock, y no simplemente servir como un medio para coleccionar singles, el primer larga duración de Orbital parecía contrarrestar esa convicción. El disco de debut homónimo del grupo (aka Green album), aunque lleno de sobre todo nuevo material, carecía de una cohesión, logrando su expansión a través de una colección de singles. Superando algunos de los peligros de la adolescencia, el segundo álbum de Orbital, llamado Brown album para diferenciarlo de su predecesor, es un esfuerzo con mucha más plena realización. Maravillosamente equilibrado, las sensibilidades de la banda ambient house que perfectamente habían elaborado y desarrollado tras más de seis años de singles, con una estética trance, Orbital y los sonidos del álbum se adelantaban años a su tiempo. En retrospectiva, ­Orbital 2 incluso podría describirse como el puente que Underworld cruzó desde sus mediocres días pop de Underneat the radar para convertirse en la banda que grabó Born slippy y King of snakes.

Desde los primeros compases del álbum, Orbital 2 promete y augura "un desgarro en el tejido del espacio y el tiempo, donde el tiempo se convierte en un bucle," parafraseando a Michael Dorn. El aforismo enlazado en Planet of the shapes, "even a stopped clock is right twice a day", es mucho más que cierto para el Brown album de Orbital. Es un disco que apenas ha envejecido ni un día desde su lanzamiento inicial, en el que sólo puedes darle al play y ser transportado instantáneamente al límite del espacio exterior.

A diferencia de su primer álbum Orbital, donde la canción The Moebius se convierte en una pieza completamente realizada, en Orbital 2 la canción, esta vez titulada Time becomes, sirve como ejemplo de una técnica experimental conocida como phasing. Una técnica utilizada por primera vez por Toni Fisher en su single de 1959 The big hurt, y posteriormente popularizada por el compositor Steve Reich, phasing es el proceso de interpretar dos muestras idénticas a velocidades ligeramente diferentes. Orbital utiliza esta técnica dos veces en el álbum, sirviendo eficazmente de sujetalibros a la parte musical del disco. Time becomes comienza con una clara frase hablada, que se vuelve confusa y algo incomprensible cuando terminan sus dos minutos. Contrarrestando este efecto está la canción de cierre del álbum, Inside out, donde las frases habladas "input translation" y "output rotation" son capas superpuestas unas sobre otras, y a medida que continúa la canción, las dos se separan bastante unos de otras para convertirse en apenas comprensibles.

Las canciones de Orbital 2 se construyen metódicamente, según un determinado patrón de mutación que persiste más o menos durante todo el álbum. Esto concede el álbum su sorprendente integridad. Cada canción normalmente procede de manera acumulativa, estableciendo un motivo central alrededor del cual se añaden capas sucesivas. Al introducir nuevos elementos, otros retroceden en el fondo o se descoloran completamente, sólo para reaparecer en nuevas combinaciones más adelante en la misma canción. Cada parte simula el conjunto al que pertenece, similar a la forma de un fractal. Orbital entreteje estas partes constitutivas de una manera que casi se aproxima a un arqueamiento de idas y venidas a lo largo de una red de láser cuyos contornos hinchados se han estirado por el constante transcurso digital.

Monday ejemplifica perfectamente esta tendencia. La canción se abre con su componente más simple, un bucle de piano. Se añade una sección rítmica básica, seguida por un pulso de bass drum y un staccato fosforente de sintetizador. Tras unas estratificaciones sónicas adicionales, Orbital altera la dinámica de la canción coleccionando estas partes unas contra otras. Las diversas yuxtaposiciones exploran en el curso de la oferta de despliegue de la canción una gama de diferentes estados de ánimo. Mientras que en su mayor parte Monday evoca la atmósfera brillante de una utopía de las máquinas, se desliza en trágicos acordes a mitad de la canción, que luego son arpegiados mediante un ritmo lento industrial de la batería. Tras un segundo oleaje asintótico, la canción completa el círculo, regresando al mismo bucle de piano con el que comenzó.

Las canciones en el Brown album tienen una integridad entre sí mismas que unifica el álbum como un todo. Esto se puede mostrar primero en la tendencia de las canciones de fluir unas en otras, no tanto como en una mezcla de ritmos bien emparejados, sino como una preparación del camino para la próxima. La progresión trascendente que se puede escuchar en el tono de flexión de Lush 3-1 y su continuación, Lush 3-2, es un gran ejemplo de este enfoque: dos canciones que podrían existir independientemente una de la otra, pero crean una obra multifacética, mucho más grande cuando se ponen juntas. Los efectos en cascada, drum & bass y elementos de proto-trance en Impact (The Earth is burning) ayudan a hacer esa canción la pieza central de la épica del álbum, allanando el camino para pistas como Monday y Walk now... (con su bucle diyiridú), para predecir los sonidos electrónicos de finales de los 90 defendidos por grupos como Underworld y los gurús del big beat, The Chemical Brothers.

A la vez que Orbital miraba al futuro en su segundo álbum, seguramente la más celebrada canción del álbum (y tal vez incluso la carrera de la banda), Halcyon + On + On, es en realidad una versión remezclada de un viejo single, Halcyon. Escrito originalmente como una respuesta a la propia madre de los Hartnoll en su lucha contra la adicción a los sedantes, Halcyon apareció primero en el EP Radiccio, y luego como single independiente lanzado en Estados Unidos. La canción también cuenta con un hermoso sample vocal de la cantante de Opus III, Kirsty Hawkshaw, de la canción It's a fine day. La versión remezclada en el Brown album es un poco más optimista y melódica, y sirve como prueba firme de la capacidad de Orbital de hacer una hermosa canción pop dentro de una matriz estilo ambient/trance.

Casi desde el momento en que fue publicado, Orbital 2 ha sido considerado un hito en el campo de la electrónica y la música dance. Veinte años después de su lanzamiento, las canciones y el álbum como un todo suenan tan frescos como siempre, sin notarse el paso del tiempo. La autenticidad y la sinceridad detrás de las convicciones de los hermanos Hartnoll aparecen claramente, ya que mezclan una presentación de rock con un ritmo dance, orquestando capas y texturas sobre técnicas minimalistas actualizadas y produciendo un disco cálido e inspirado que trasciende géneros, etiquetas, y hasta ahora, el tiempo.

El álbum aparece en el libro 1001 álbumes que debes escuchar antes de morir junto a su LP de 1994, Snivilisation, y también, junto con su álbum In sides, fue incluído en la lista de Los 90 mejores álbumes de los 90 de la revista Q.

Listado de canciones:

1.-   Time becomes
2.-   Planet of the shapes
3.-   Lush 3-1
4.-   Lush 3-2
5.-   Impact (The Earth is burning)
6.-   Remind
7.-   Walk now...
8.-   Monday
9.-   Halcyon + On + On
10.- Input out

Vídeos:

Time becomes - Orbital


Planet of the shapes - Orbital


Lush 3-1 - Orbital


Lush 3-2 - Orbital


Impact (The Earth is burning) - Orbital


Remind - Orbital


Walk now... - Orbital


Monday - Orbital


Halcyon + On + On - Orbital


Input out - Orbital

2 comentarios:

Eduardo García dijo...

Un disco que, como muchos otros, tengo pendientes en mi cartera de escuchar en condiciones.
Gracias por recordármelo.
Lo que está claro es que Orbital es de esos grupos electrónicos de los 90 que dignificaron el género.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Es un disco muy influyente sobre todo lo que se hizo a partir de entonces en la música electrónica de los 90, y ha irradiado su influencia hasta la actualidad.
Es uno de esos discos de los 90 que hay que escuchar sí o sí.

Saludos sintéticos