domingo, enero 19, 2014

Grandes álbumes: TRAVIS - The man who

The man who es el segundo álbum de estudio de la banda pop indie escocesa Travis. El álbum fue lanzado en mayo de 1999, convirtiéndose en el disco que proporcionó reconocimiento internacional a la banda. Producido por Nigel Godrich (productor de OK Computer de Radiohead) y grabado en el castillo del productor Mike Hedges en Francia, la banda siguió grabando en otros estudios, como los estudios de Abbey Road en Londres.

The man who inicialmente parecía que sería un espejo de la publicación anterior de Good feeling. Aunque se introdujo en las listas en el número 7, con poca emisión en la radio de sus singles, rápidamente fue descendiendo en la clasificación. Peor aún, muchos críticos que se habían entusiasmado con el rock de Good feeling, menospreciaron el álbum por el movimiento de la banda hacia material más melódico y melancólico ("Travis serán mejores cuando dejen de intentar hacer clásicos discos tristes", NME). Sin embargo, cuando el álbum bajó hasta el puesto número 19, se detuvo. El boca en boca y la mayor aparición en las emisoras de radio del single Why does it always rain on me? hizo más conocido al grupo por el público y el álbum comenzó a subir de nuevo posiciones en las listas. Cuando Travis subió al escenario para interpretar esta canción en el Festival de Glastonbury de 1999, después de haber hecho un día soleado durante varias horas, comenzó a llover tan pronto como la primera línea fue cantada. Al día siguiente la historia estaba en todos los periódicos y televisiones, y con la mayor reproducción de los otros singles del álbum en la radio, The man who alcanzó el número 1 en las listas británicas. El álbum tuvo en su portada una dedicatoria a Stanley Kubrick.

También eventualmente fue nombrado Mejor álbum en el BRIT Awards de 2000, con Travis siendo nombrados Mejor banda. La revista de la industria de la música Music Week les otorgó el mismo honor, mientras que en los premios Ivor Novello, Travis se llevaron los premios de Mejor canción contemporánea y Mejor compositor. Travis promocionaron The man who con una extensa gira mundial de 237 actuaciones, incluyendo ser cabezas de cartel en los festivales de Glastonbury, T In The Park y V en 2000, y una parte de la gira por Estados Unidos con Oasis. En Los Angeles, una presentación de la banda en una sesión de firmas en una tienda obligó a la policía a cerrar Sunset Strip.

El título The man who proviene del libro The man who mistook his wife for a hat, del neurólogo Oliver Sacks. La mayoría de las canciones de este álbum fueron escritas antes de que incluso Good feeling fuese publicado. Writing to reach you, The fear y Luv fueron escritas alrededor de 1995/96, y As you are, Turn y She's so strange se remontan hasta 1993 y el EP Glass onion de 1993.

El álbum alcanzó el número 1 en Reino Unido y se convirtió en el álbum más vendido en Reino Unido en 1999, con más de 2,7 millones de ejemplares vendidos. También fue número 8 en Australia, 2 en Irlanda y 14 en Nueva Zelanda. Más tarde se publicó en Estados Unidos a principios de 2000, con tres bonus tracks, donde alcanzó el puesto 135 en Billboard 200. En 2006, la revista Q lo clasificó como el 70º álbum más grande de la historia, y también fue nominado en 2010 para Mejor álbum de los últimos 30 años, pero perdió frente a (What's the story) Morning glory? de Oasis.

Los Travis de Glasgow surgieron a finales de los 90, junto con un grupito de compañeros de viaje que hacían música melódica de guitarras post-Britpop como Cast, Embrace y Doves. Lanzado en la primavera de 1999, The man who fue el álbum que supuso el salto del grupo y temporalmente elevaría al cuarteto, liderado por la voz estentórea de Fran Healy, al más alto lugar del pop británico.

Después de su exitoso álbum de debut de oscuro pop, Travis aparentemente sintieron la necesidad de juguetear con la fórmula. El producto de este cambio es The man who, un álbum tranquilo llenado hasta el borde con baladas atmosféricas e introspectivas. Con la producción de Nigel Godrich, con melodías tranquilas conducidas por guitarras acústicas adornadas suavemente en cascada con sutiles crecidos de piano y violonchelo, este trabajo supuso un acontecimiento totalmente diferente de la revolución que supuso su álbum de debut. Afortunadamente para Travis, este disco se convirtió en un masivo éxito en Reino Unido, del que se editaron no menos de cinco singles de gran éxito. El hito más destacado del álbum era Why does it always rain on me?, una canción cantada a coro que cautivó a Inglaterra y se convirtió en uno de los más grandes éxitos de 1999. Sin embargo, a pesar del cálido abrazo del público a este álbum, los fans del viejo Travis podrían sentirse decepcionados. Se acabaron los coros pop mugrientos y sucios listos para arrasar en los estadios que componían Good feeling. En cambio, lo que quedaba era meramente adecuado; The man who ofrece agradable música de fondo, pero no momentos verdaderamente apasionantes. Es rock suave para la Gran Bretaña de finales de los años 90 que no terminaba de dejar su marca imborrable.

Travis eran la última banda favorita de los británicos, cuatro muchachos escoceses impecablemente desiguales a los que les encantaba Pavement, en contacto permanente con sus sentimientos y no pidiendo nada del universo excepto la oportunidad de cantar algunas canciones sobre las chicas que les gustaban. Su segundo álbum, The man who, fue un superventas porque Travis tocaban pub rock sentimental cálido, con hermosas guitarras y sinceridad de chico vecino. En su álbum de debut, Travis escaparon con un himno llamado All I want to do is rock, expresivo de sus intenciones; en The man who, utilizan el mismo truco con la balada Why does it always rain on me? Cualquier atisbo de ironía hundiría la canción, pero el coro tenor de Fran Healy despega toda la producción de la tierra.

Musicalmente, Travis podrían pasar por unos Radiohead extrayendo la ciencia ficción, con los vocales rizados de Healy alrededor del repique folk-rock de excelentes baladas de amor como The fear, As you are y Slide show. Writing to reach you se parece mucho a Wonderwall de Oasis, lo que adquiere sentido desde que Fran canta sobre el anhelo por de su ex-amante mientras escucha por la radio a Oasis ('What's a wonderwall, anyway?', pregunta Fran). Las letras giran sobre la devoción por las chicas, y ésa es la clave del reclamo de Travis. Como otras grandes bandas británicas de los últimos años, como Catatonia, Stereophonics y Gomez, Travis ignoran el irónico Londres de moda, y defienden las abundantes virtudes provinciales de emociones melodiosas y fervorosas guitarras. Con Pulp confundidos a través de un caos espiritual, The Verve separados, Oasis permaneciendo como los gigantes del momento, y Elastica todavía haciéndose de esperar para su difícil segundo álbum, Travis claramente eran los reyes del Brit-pop.

A pesar de que originalmente habían basado su sonido con la huella emblemática de Oasis, aunque exceptuando la amenaza salvaje de Liam y con más presencia de buenos chicos, The man who ofrece una firma más etérea, con destellantes guitarras eléctricas, rasgueos acústicos y una procesión de tempos poco exigentes y medianos.

Tan alegre y edificante, como incuestionable musicalmente, The man who no podía ser culpado por su cabalgata de melodías pop cobrizas. Su sobresaliente canción What does it always rain on me?, single Top 10 en Reino Unido, fue un himno que giraba sobre un estribillo casi infantilmente simple, pero inquebrantablemente infeccioso; su sentimental 'why me' podría hacer invloucrar al oyente en el relato. Las igualmente accesibles Writing to reach you y Driftwood añaden una pizca de menos dolor acorde a la fórmula, mientras que el sonido cadencioso de Turn vuelve a tratar de expresar de una manera inconteniblemente humana en una serie de trivialidades banales de la variedad "quiero vivir en un mundo donde pertenezco".

El enfoque suave y melódico de The man who se convirtió en un rasgo distintivo de los últimos tiempos del sonido britpop, e inspiró una nueva ola de bandas de rock en Reino Unido, con grupos como Coldplay y Starsailor, que pronto se unirían a Travis para desafiar la dominación en las listas de grupos urbanos y dance.

Tenue y poco agraciado como podría parecer superficialmente, The man who supuso algo así como un tsunami en las islas británicas, ganando casi unánimes elogios de la típicamente espinosa prensa musical inglesa. Destacando su single What does it always rain on me?, ofrecía el mismo tipo de melancolía Mersey-beat que April fools de Rufus Wainwright, un festín contagioso y encantador. En otras partes del disco, la influencia de Radiohead se evidencia en la lánguida As you are; Driftwood suena como vintage de mediados de los 70; la armónica sentimental de Luv suena prestada de He ain't heavy, he's my brother de los Hollies; y, como la dulce multilingüe Michelle de los Beatles, el sombrío canto fúnebre de The last laugh of the laughter inyecta un sabroso francés en su frágil soufflé Fabergé.

Aunque sin duda agradable y bonito, The man who carece de las epifanías apasionadas y sin embargo poco esforzadas para las cuales Radiohead y Oasis parecían tener un talento natural. La mayor parte del problema puede atribuirse a la paleta sónica casi mordazmente monocromática del álbum, de gris o de beige. Colorearlo sería un importante paso adelante para los cuatro muchachos de Travis, pero se podría convenir en que sería demasiado forzado calificarlo como un clásico.

"Todos los días me despierto y es domingo", exhala Fran Healy para comenzar The man who. Este estado de ánimo perezoso se extiende a lo largo del disco. El domingo es el día menos productivo, pero el más esperado. Travis satisface el equivalente musical de esta necesidad humana básica de lo mundano de vez en cuando. Aunque no lo hace de manera innovadora, The man who se expresa con una sinceridad y precisión nítida.

La producción es fresca y espaciosa, y puede verse el aliento de Nigel Goldrich soplar lentamente a lo largo del disco. Con fríos tonos sobre tintineantes baladas acústicas, elegantes y engañosamente simples, las diez canciones nunca suben al nivel de un grito, y, sin embargo, el ambiente trémulo llega a ser un poco asfixiante, con los oídos desplazándose a través de láminas traslúcidas de sonido. Fran Healy suena notablemente como un estable Thom Yorke, y temas como The fear apuntan directamente a esta influencia, pero con un enfoque más folk y tierno.

En The man who, el poder proviene de la moderación y el espacio. Hay bastantes florituras sutiles enterradas bajo la nieve acolchada para recompensar las repetidas escuchas, como las campanillas y ominosos teclados de As you are, el viento de Slide show, y el rasgueo de sitar en el coro dramático de The last laugh of the laughter. La pista oculta incluso premia a quienes necesitan rock con estribillos bramantes, guitarras en gong, y desconcertante toques de platillos.

Es difícil creer que una banda que ofreció anteriormente All I want to do is rock y U16 girls es la misma banda que interpreta The fear y Driftwood en 1999/2000. Pero si se escucha Good feeling desde la séptima canción, parece esencialmente el prefacio de The man who. Con la sutil atención del estado de ánimo y la dinámica un poco abatida, las letras inteligentes están allí en una fase embrionaria completamente desarrollada para intentar llegar a la perfección en The man who.

Algunos críticos sugirieron que Travis sólo habían hecho un movimiento de Oasis a Radiohead como su principal fuente de inspiración. Por el contrario, Travis es el puente entre los dos extremos dominantes del rock británico en la década de 1990. Menos desafiantemente miserables que Thom Yorke y compañía, con gustos más clásicos en cuanto a la composición de canciones, y más que conscientes de su propio enorme talento, Travis no se cobijan bajo la sombra de ninguna banda.

Writing to reach you es el primer single del álbum, y contiene un relajante sonido pop, respaldado por guitarra y batería. Es extremadamente pegadizo y suena como cuando Oasis estaban en todo lo alto, incluso haciendo referencia al grupo de los hermanos Gallagher preguntándose 'What's a wonderwall anyway?'. The fear es otra canción con ritmo lento, que suena triste y más puesta que la anterior. As you are también muestra un sonido relajante. La parte del riff a mitad de canción suena genial, teniendo en cuenta que Travis apenas incluye riffs en sus canciones.

Driftwood es el magnífico segundo single del álbum, y utiliza partes de guitarra magníficas y bellas letras. The last laugh of the laughter utiliza frases francesas ('cest la vie', 'tout ma vie') para hacer la canción más fuerte. Aparte de eso, sigue la combinación de guitarra-batería que continúa a lo largo del álbum. Turn, el cuarto single del álbum, es otra canción pegadiza que cuenta con todos los requisitos de un hit: un buen ritmo, buenas letras y un sonido agradable en general.

Why does it always rain on me?, como Wonderwall de Oasis, There she goes de The La's o Creep de Radiohead, es la canción himno de Travis. Luv utiliza una armónica, instrumento que apenas emplea Travis, y que, en este caso, ambienta a la canción en un entorno amoroso. She's so strange es una de las canciones extrañas de Travis, que parece más del primer álbum del grupo. Slide show es una canción deprimente, pero impresionante.

Blue flashing light es la canción oculta en Slide show, y hay que saltar 3 minutos y 14 segundos (uno de los miembros de la banda tenía una obsesión con el número pi) para empezar a escucharla. Esta pista oculta en realidad es una de las más destacadas del álbum, y es completamente diferente al tono general del álbum, y muestra un sonido hard-rock que no la hace apta para mezclarse con el resto de canciones, por lo que se explica que sólo aparezca como hidden track.

Listado de canciones:

1.-   Writing to reach you
2.-   The fear
3.-   As you are
4.-   Driftwood
5.-   The last laugh of the laughter
6.-   Turn
7.-   Why does it always rain on me?
8.-   Luv
9.-   She's so strange
10.- Slide show

Vídeos:

Writing to reach you - Travis


The fear - Travis


As you are - Travis


Driftwood - Travis


The last laugh of the laughter - Travis


Turn - Travis


Why does it always rain on me? - Travis


Luv - Travis


She's so strange - Travis


Slide show - Travis

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

No siendo un grupo que me llame especialmente la atención. más bien me encantan sus singles sin embargo sus lps me resultan un poco pesados he de reconocer que este disco si fué colocado en numerosas ocasiones en el plato por mi parte. me parece el más consistente de su carrera. como siempre chapeau por la esmerada revisión

JL dijo...

Cierto, parece un grupo que hace sus LPs en torno a los singles. Pero eso no obsta a que tengan algunos trabajos bastante decentes, como este The man who, The invisible band o The boy with no name.

Quizá The man who es su mejor trabajo, con alguno de los singles más representativos de su carrera.