miércoles, agosto 28, 2013

YELLO

Yello es un grupo suizo de música electrónica, formado por Dieter Meier (cantante y letrista) y Boris Blank (teclista, programador y compositor), en activo desde finales de la década de los años 70, que elaboran sus trabajos mediante una mezcla de música electrónica y voces manipuladas, que forma la mayor parte de su música. Su música es una fusión electrónica de techno y ambient, con ritmos tropicales, principalmente del Caribe y Brasil. Gracias al apoyo de la técnica de tape-loops y más tarde de los samples, consiguen un sonido personal e inimitable, que va más allá del electro-pop. Entre sus temas más famosos se encuentran The race (homenaje a Autobahn de Kraftwerk) y Oh yeah, utilizado en varias bandas sonoras y en las escenas donde aparece Duffman, personaje de Los Simpsons.

Boris Blank (1952; teclados, sampling, percusión, vocales de acompañamiento) y Dieter Meier (Zurich, Suiza,1945; vocales, letras; millonario empresario, jugador de póker y miembro de la selección nacional suiza de golf), artista en solitario y que también actuaba en el grupo Fresh Colour, se conocieron y formaron el grupo en 1979, año en que publicaron su primer sencillo, I.T. Splash en Periphery Perfume Records. El nuevo nombre de la banda, Yello, fue elegido como un juego de palabras basado en una declaración hecha por Dieter Meier, “a yelled hello”. También este año Meier y Blank fueron a San Francisco para conocer a los responsables del sello discográfico Ralph Records, que distribuía material de grupos como Tuxedomoon y The Residents. Tras varios contactos, un responsable de la compañía viajó a Zurich y los contrató.

En esta época, Yello aún estaba formado únicamente por Blank y Meier, pero poco después de conseguir ser contratados por Ralph Records, Blank conoció al hispano-suizo Carlos Perón. Ambos se encontraron por casualidad, grabando el sonido de una prensa de desguace de coches abandonados. Viendo que compartían el gusto por la experimentación sonora, Blank invitó a Perón a formar parte del grupo, como encargado de las cintas y los efectos sonoros.

Su primer disco, Solid pleasure, precedido del single Bimbo, apareció en noviembre de 1980. Se trata de un disco bastante diverso en cuanto a estilo e influencias, con temas bailables, pasajes tranquilos y relajantes, e incluso densos collages de ruido, desde la balada Night flanger, al reggae rock de Rock stop, o la samba de Blue green, todo combinado con la voz (a menudo manipulada) de Meier y sus letras irónicas. Sus canciones tenían reminiscencias de Kraftwerk, y al mismo tiempo se acercaban al incipiente synthpop. Solid pleasure contenía su primer éxito, Bostich, en su versión corta, ya que su versión extendida se convertiría en un hit single en 1981, y en un clásico de los clubes underground de Estados Unidos.

Un año después publicaron Claro que sí, que continuaba con el estilo del primer álbum, mezclando ritmos exóticos con mucha electrónica, e incluso una canción cantada en árabe, desde el country robótico de The evening’s young, a la música cósmica arábiga de Quad El Habib, adentrándose en la new age con la world music atmosférica de Homer Hossa, y en el film noir con la balada impregnada She’s got a gun. Con este álbum hicieron sus primeras incursiones en videoclip, que serían un componente fundamental de la labor del dúo, siendo el pionero el de la canción Pinball cha cha, dirigido por Meier, que cosechó elogios considerables, y que en 1985 fue seleccionado como una de las 32 obras incluidas en el Museum of Modern Arts Music Video Exhibition.

Poco después firmaron con Elektra y publicaron You gotta say yes to another excess (1983), que contenía los éxitos internacionales I love you y Lost again, que entraron en las listas británicas y cuyos videoclips recibieron mucha rotación en MTV. El disco suponía un acercamiento a la música disco comercial con el toque de calidad de Yello en cortes como Swing, Heavy whispers o Pumping velvet. En cuanto a su sonido, Blank hizo uso de samplers como el Fairlight CMI, instrumento con el que dotó al álbum de una paleta sonora más diversa. Este fue el último disco del grupo con Carlos Perón, que poco después dejó los Yello para iniciar una carrera en solitario, publicando varios discos de tono experimental, new age y de música electrónica, y siendo productor de grupos como Wolfsheim, Sielwolf, The Cain Principle, Stalin, Cyrus o Recall. Con You gotta say yes to another excess, la banda comenzó una relación de trabajo con Ernst Gamper, cuyo logo cortado en la esquina les representaría durante tres álbumes, y sería quien diseñaría las portadas para el grupo después de la desaparición de este logo.

Tras firmar con Mercury Records, el disco siguiente, Stella (1985), supuso un gran avance comercial para el ahora dúo, y en él Blank dio aún más importancia al Fairlight y los ritmos bailables. Stella incluye otro de los temas más conocidos de Yello, Oh yeah, que ha aparecido en las bandas sonoras de varias películas como Ferris Bueller’s day off y The secret of my success, una de las apariciones más famosas es como complemento sonoro de las intervenciones de Duffman, un personaje Los Simpsons. Y también figuran en el disco los éxitos Desire y Vicious games, y canciones elegantes como No angel, Domingo o Desert Inn. En 1986 apareció el disco Yello 1980-1985: The new mix in go, un álbum de remezclas que incluye los temas inéditos Base for Alec y Tubo dub.

Para su disco One second (1987), Yello contó con la colaboración de varios artistas, como Shirley Bassey (que cantaba el tema The rhythm divine) o Billy Mackenzie (de The Associates), y contenía baladas como The rhythm divine y Moon on ice.

En 1988 publicaron Flag, que contenía otro de sus grandes éxitos, The race, que transgredió fácilmente los mercados pop y dance en la estela del fenómeno acid house, y en la que Meier murmuraba sus letras extrañamente imaginativas sobre la inventiva electrónica de Blank, y otros cortes como Tied up.

A pesar del éxito de Flag, Yello crecieron posteriormente cada vez más involucrados en proyectos cinematográficos. El grupo resurgió en 1991 con Baby, con hits para discotecas como Rubberband man, Drive driven y Jungle Bill Benche, y tres años más tarde con Zebra (1994), editando la recopilación Essential Yello en 1992. Tuvieron una significativa influencia en muchos DJs y compositores de música electrónica, una nutrida representación de los que se puede observar en el disco de remezclas publicado por Polydor Records, Hands on Yello de 1995, y que incluía remezclas de Moby, The Orb, The Grid, Carl Craig y Carl Cox, entre otros. En 1997 editaron disco con material nuevo, Pocket universe, y en 1999, Motion picture. Su siguiente trabajo de larga duración fue The eye (2003).

En 2005, Yello re-lanzó sus primeros álbumes Solid pleasure, Claro que sí, You gotta say yes to another excess, Stella, One second y Flag, todos con bonus tracks compuestos por rarezas, como parte de las Yello remaster series.

Para celebrar el 30 aniversario del grupo, Dieter Meier y Boris Blank comenzar un nuevo capítulo en la historia de Yello. Su nuevo trabajo se titulaba Touch Yello (2009). Como explicaba Dieter Meier, el mayor reto es hacer frente a sí mismo: "Boris es un perfeccionista increíble. Siente dolor casi físico cuando la grabación se realiza demasiado rápida. Él cree que, como dijo una vez Kieslowski, que la película en realidad nunca terminó. No consiste sólo la situación en la que la dejó el director." Meier es mucho más prudente en las declaraciones sobre el álbum. El álbum es "la esencia de Yello, con los diversos aspectos y ritmos, y la ironía de sus letras." El álbum fue grabado con músicos extraordinarios: el trompetista de jazz y fan de Yello, Tilla Brönera, y la artista suiza Heidi Happy. "El disco es como una película con muy diferentes estados de ánimo e imágenes", explica Meier. El espíritu pionero consustancial a Yello desde el principio sigue siendo muy visible en lo que siguen haciendo Meier y Blank.

Yello nunca fue visto como un equipo en el sentido más estricto, sino más bien como un proyecto de arte. Dieter Meier siempre visualizaba las composiciones musicales, transformándolas en caóticos videoclips humorísticos que se han convertido una inspiración para muchos cineastas. En vísperas del lanzamiento oficial del disco se estrenó la película Touch Yello - The concert virtual in Berlin, con la participación de Tilla Brönera y Heidi Happy. “Como en todos los álbumes de Yello, Touch Yello tiene como temáticas los estados de ánimo, las imágenes y escenas. Por esta razón, hemos querido crear una versión visual del álbum”, declaraba Meier.

Carlos Perón por su parte también publicó su álbum más experimental Impersonator (Konkurrenz, 1981), en la frontera con el estilo new age. Die Schwarze Spinne (Erdenklang), Impersonator 3 y Trance true mental han propuesto a Perón bajo la apariencia de un poeta de acuarelas con salpicaduras electrónicas sin pretensiones. Una tradición que continuó más adelante con discos como Ritter minne y Romantik (Strange Ways, 1999). Talks to the nation (2008) es una antología de la carrera de Perón.

Meier es también cineasta, habiendo escrito y dirigido las películas Snowball, Jetzt und alles y Lightmaker, así como la mayoría de los vídeos musicales de Yello. En los 90 compró un rancho, Ojo de agua, en Argentina, donde tiene ganado, produce vino y desarrolla cultivos ecológicos. Además, tiene un restaurante y una tienda en Zurich donde vende los productos de su granja.

Un documental sobre Yello, Electro pop, realizado en Suiza, dirigido por Anka Schmid, se estrenó en el cine Riff Raff de Zurich en septiembre 2005. Yello fueron los encargados de producir música para el lanzamiento del Audi A5 en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 2007 y para el anuncio comercial del Audi A5 en mayo del mismo año.

El sonido de Yello se caracteriza principalmente por samples de música inusual, una fuerte dependencia de los ritmos y la oscura voz romántica de Dieter Meier. Yello han sido instrumentos, junto con The Art of Noise, Paul Hardcastle y Depeche Mode, en difundir y desarrollar el uso del sample, especialmente en la construcción de canciones con base rítmica, como su firma en The race, desde 1988. Boris Blank ha hecho un par de giros vocales en Swing (de You gotta say yes to another excess) y Blazing saddles (de Flag), y la clientela de vocalistas invitados en sus grabaciones ha incluído a Rush Winters (la primera diva femenina presentada en una grabación de Yello), Billy MacKenzie, Stina Nordenstam, Jade Davies, Shirley Bassey y Heidi Happy. El grupo ha compartido créditos de letras con MacKenzie, Winters y Happy. Yello raramente utiliza samples de música lanzada anteriormente; casi cada instrumento ha sido probado y re-diseñado por Boris Blank, quien durante años ha construído una biblioteca de samples originales de más de 100.000 sonidos nombrados y catalogados.

Fuentes: http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://www.lastfm.es, https://itunes.apple.com, http://www.scaruffi.com, http://muzyka.wp.pl, http://www.oldies.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Canciones recomendadas:

Bimbo, Night flanger, Downtown samba, Bostich, Blue green, Eternal legs, I.T. splash (Solid pleasure)

Daily disco, No more Roger, The evening's young, She's got a gun, Quad El Habib, Pinball cha cha (Claro que sí)

I love you, Lost again, No more words, You gotta say yes to another excess, Swing, Heavy whispers, Pumping velvet (You gotta say yes to another excess)

Desire, Vicious games, Oh yeah, Desert inn, Domingo, Sometimes (Dr. Hirsch) (Stella)

La habanera, Moon on ice, Call it love, Hawaiian dance, The rhythm divine, Goldrush, Dr. Van Steiner (One second)

Tied up, Of course I'm lying, Blazing saddles, The race, Otto di Catania, Tied up in red (Flag)

Rubberbandman, Jungle Bill, Who's gone?, Capri calling, Drive/Driven, Blender, Sweet thunder (Baby)

Suite 909, How how, Night train, Do it, Fat cry, Tremendous pain, Move dance be born (Zebra)

Celsius, More, On track, Monolith, To the sea, Pan blue, Resistor (Pocket universe)

The race (Brake light mix), Do it (Marky P. & Tery B. dub), How how (In silence mix), On track (Doug Laurent's first journey), Rubberbandman (Rubber mix) (Eccentrix remixes)

Get on, Prisoner of his mind, Time freeze, Liquid lies, Squeeze please, Bubbling under (Motion picture)

Planet Dada, Don Turbulento, Soul on ice, Tiger dust, Distant solution, Time palace, Unreal, Star breath (The eye)

Distant light, Umbria, Topaz (Progress and perfection)

The expert, You better hide, Out of dawn, Till tomorrow, Part love, Friday smile, Kiss in blue, Trackless deep, Stay (Touch Yello)

Dialectical kid, Liquid lies, The expert (Yello by Yello)

Blue horizon P.M., Mean Monday (The key to perfection)

Vídeos:

Bostich, Bimbo y Blue green, de su primer álbum Solid pleasure:

Bostich - Yello


Bimbo - Yello


Blue green - Yello


Pinball cha cha, Daily disco y The evening's young, del álbum Claro que sí:

Pinball cha cha - Yello


Daily disco - Yello


The evening's young - Yello


I love you, Lost again y Swing, del álbum You gotta say yes to another excess:

I love you - Yello


Lost again - Yello


Swing - Yello


Oh yeah, Vicious game y Desire, del álbum Stella:

Oh yeah - Yello


Vicious game - Yello


Desire - Yello


The rhythm divine con Shirley Bassey, Goldrush y Moon on ice, del álbum One second:

The rhythm divine - Yello feat. Shirley Bassey


Goldrush - Yello


Moon on ice - Yello


The race, Tied up y Blazing saddles, del álbum Flag:

The race - Yello


Tied up - Yello


Blazing saddles - Yello


Rubberbandman y Jungle Bill, del álbum Baby:

Rubberbandman - Yello


Jungle Bill - Yello


Night train, How how, Tremendous pain y Move dance be born, del álbum Zebra:

Night train - Yello


How how - Yello


Tremendous pain - Yello


Move dance be born - Yello


Celsius, Pan blue y Resistor, del álbum Pocket universe:

Celsius - Yello


Pan blue - Yello


Resistor - Yello


On track (Doug Laurent's first journey), del álbum Eccentric remixes:

On track (Doug Laurent's first journey) - Yello


Get on y Squeeze please, del álbum Motion picture:

Get on - Yello


Squeeze please - Yello


Planet Dada, Tiger dust y Time palace, del álbum The eye:

Planet Dada - Yello


Tiger dust - Yello


Time palace - Yello


Distant light, del álbum Progress and perfection:

Distant light - Yello


Out of dawn, The expert, You better hide y Part love, del álbum Touch Yello:

Out of dawn - Yello


The expert - Yello


You better hide - Yello feat. Heidi Happy


Part love - Yello


Liquid lies, del álbum Yello bt Yello:

Liquid lies - Yello


Mean Monday, del álbum The key to perception:

Mean Monday - Yello

4 comentarios:

Xim dijo...

Como siempre te visito desde mi iPad ya que desde el Mac normal no puedo debido al exceso de videos, y aun así hoy sólo se ven 2 o 3 videos, no sé si estos problemas los tengo sólo yo o más gente, lo digo porque deberías hacertelo mirar, piensa que si alguien más tiene este tipo de problemas dejarán de seguir tu blog, no sé...

Los Yello, para mí su grandioso éxito fue el Bostich sin duda alguna, es una auténtica ametralladora, muy mecánico y a la vez bailable, algo así como el People are People de los primeros Depeche Mode, aparte de eso confieso que no sé nada más de ellos... Pero el Bostich no lo cambio por nada, ea!!!!

SaLu2 Yelleros

Eduardo García dijo...

Reconozco que Yello son de esos grupos con los que tengo una asignatura pendiente. Tengo algo de ellos, y he escuchado más cosas, aparte de sus temas conocidos, pero no me he metido a fondo.
Saludos sintéticos.

Ramon CARBO ZARSO dijo...

Un gran grupo que, en su propio estilo, los comparo con Telex tal vez por ese fino sentido del humor que emanan.
¿Lo que más me gusta de ellos? Sin duda el manejo de los samples.

JL dijo...

Me han sorprendido, y no por sus éxitos, que ya conocía varios de ellos, sino por el giro más apoyado en el tecno y menos en los ritmos de los álbumes del nuevo siglo, sobre todo The eye (2003). Touch Yello (2009) ya es un álbum más maduro, en el que no faltan sus señas de identidad propias, y demuestran que todavía les queda mucha cuerda.

En el tema de los vídeos, Xim, creo que sí debo empezar a no pasar de alrededor de 20-25 vídeos, porque las páginas tardan mucho en cargarse, y más en ordenadores que ya tienen mucha morralla. Lo del Ipad lo desconozco. En mi Smartphone se descargan mucho mejor que en mo PC, pero no los puedo reproducir por mor de las velocidad de bajada de los vídeos en móvil, que es todavía más desesperante que mis entradas repletas de vídeos en PC.

De todas maneras, en la medida de lo posible, intentaré editar, cuando tenga tiempo, las entradas antiguas con más vídeos y tratar de eliminar varios. Hay algunas entradas que me tardan varios minutos en descargar, y es por el tema de los vídeos, seguro.

Saludos, Xim, Eduardo, Ramón.