domingo, mayo 19, 2013

Grandes álbumes: LOVE - Forever changes

Forever changes es el tercer álbum de la banda de rock Love, lanzado por Elektra Records en noviembre de 1967, y sería el último álbum de la banda original, ya que en los álbumes posteriores el grupo estuvo formado por su líder Arthur Lee respaldado por una variedad de nuevos músicos. El álbum fue incluido en el Grammy Hall of Fame en 2008 y entró en el National Recording Registry en 2012.

"Forever changes sólo tuvo un éxito menor en las listas cuando fue lanzado por primera vez en 1967, pero años más tarde llegó a ser reconocido como uno de los mejores y más inquietantes discos del Summer of Love, lo que sin duda tiene mucho que ver con los temas del disco y el estilo musical", escribió Mark Deming en una entrada para la guía on line de Allmusic. "Forever changes es también un álbum que anuncia los últimos días de una edad de oro y se anticipa a la oscuridad creciente que dominaría la contracultura en 1968 y 1969... Forever changes es indiscutiblemente la obra maestra de Love y un álbum de imperecedera belleza, pero es también una de las pocas obras importantes de su época que vislumbró las nubes oscuras que se avecinaban en el horizonte cultural y el resultado fue una música que fue tan visionaria como convincente".

Después del álbum anterior, Da Capo, el teclista y baterista Alban 'Snoopy' Pfisterer y el flautista y saxofonista Tjay Cantrelli fueron despedidos de la banda, dejando Love como un quinteto. El personal restante intervino en nueve de las once canciones de Forever changes. El álbum fue el primero en ser producido por Arthur Lee, con la ayuda de Bruce Botnick, aunque originalmente debía ser producido por Botnick y Neil Young, pero Young rehusó finalmente debido a sus compromisos con Buffalo Springfield. Según las notas de la recopilación de 1995 Love story, Young se mantuvo fiel con el proyecto del álbum el tiempo suficiente para arreglar la canción The daily planet, pero Young, sin embargo, negó posteriormente tal implicación.

El título del álbum proviene de una historia de la que Lee había oído hablar de un amigo de un amigo que había roto con su novia. Ella exclamó, "¡dijiste que me amarías para siempre!" y él respondió, "bueno, siempre se cambia". Lee también señaló que puesto que el nombre de la banda era Love, el título completo era realmente Love forever changes.

Las sesiones comenzaron en junio de 1967, con el grupo (excepto Lee y MacLean) reemplazado por los conocidos músicos de sesión de Los Angeles, Don Randi (piano), Hal Blaine (batería), Billy Strange (guitarra) y Carol Kaye (bajo, guitarra). Esta formación se puso en marcha debido a la presunta incapacidad de la alineación regular de funcionar en el estudio. Los dos temas grabados durante estas sesiones, Andmoreagain y The daily planet, fueron más adelante escasamente sobremezclados por los miembros reales de Love, que sentían que las canciones no les satisfacían suficientemente. El baterista Michael Stuart declaró que la bajista Carol Kaye realmente tocó la guitarra acústica en The daily planet, y que Ken Forssi le enseñó la parte que debía tocar.

Botnick recuerda que el uso de músicos de sesión "provocó" a la banda, y se dieron cuenta de que se habían dejado usurpar sus funciones, lo que les hizo reunirse para registrar el resto del álbum. Después de muchos ensayos, el grupo volvió al estudio en agosto y continuaron hasta septiembre, y rápidamente compusieron las restantes nueve canciones con un costo estimado total de 2.300 dólares.

Lee estuvo tres semanas con David Angel, el arreglista de los instrumentos de cuerdas y de viento, tocando y cantando las partes orquestales para él. Contrariamente a lo que se ha divulgado en algunos medios, Lee imaginó las composiciones instrumentales desde el principio, y no fueron agregadas como una idea de último momento.

"Cuando hice ese álbum", comentó Arthur Lee, "pensé que iba a morir en ese momento particular, por lo que lo compuse como si fuesen mis últimas palabras". Esto es avalado por tal vez las líneas más famosas del álbum, en la canción The red telephone:
"Sitting on a hillside,
Watching all the people die
I'll feel much better on the other side."
(Sentado en una colina, viendo a todo el mundo morir, me siento mucho mejor en el otro lado)

Musicalmente, el álbum es muy ambicioso. Como contraste a la canción Revelation de casi 19 minutos de duración de su anterior álbum Da Capo, Love aquí componen una mini-suite más concentrada,la canción final del álbum You set the scene, que no llega a los 7 minutos de duración. "Era en realidad tres canciones diferentes... pero se unieron para sonar como una, lo que era fantástico", recordaba el guitarrista principal John Echols en las notas de Andrew Sandoval para la Collectors edition de Forever changes que fue lanzada por Rhino Records en 2008.

Con una sesión de grabación a mediados de septiembre finalizó el álbum, añadiendo los instrumentos de viento y cuerdas, así como algunos pianos adicionales por parte de Randi, que tocó todas las partes de teclado del disco, ya que la banda no tenía ningún teclista en la formación. Lee asistió a estas sesiones y le diría a John Einarson:
"Caminé dentro del estudio y tomé asiento en una de las sillas. Debí haber estado allí por lo menos 45 minutos cuando uno de los músicos clásicos dijo, 'si este chico, Arthur Lee, no aparece pronto, dejo de tocar". Dije, "soy Arthur". La mayoría de ellos, si no todos ellos, no podían dar crédito a sus ojos. ¿Este tipo de negro hippie es Arthur Lee? David Ángel declararía: "los músicos de instrumentos de cuerdas hablaron conmigo durante un descanso y me dijeron, "estáis haciendo algo muy inusual". Sentían que era innovador, e hicieron sesiones cada día. "...el genio de Arthur se basa en su capacidad de imaginar canciones, con letras y melodías completamente formadas", escribió John Einarson en Forever changes: Arthur Lee and the book of Love, una biografía autorizada de Lee que fue editada en 2010.

Forever changes se incluyó en su totalidad en la recopilación retrospectiva de Love de dos CD Love story 1966-1972, editada por Rhino Records en 1995. El álbum fue lanzado en una versión ampliada en formato CD por Rhino en 2001, con mezclas alternativas, canciones inéditas y demos, y el single del grupo de 1968, Your mind and we belong together/Laughing stock, y las canciones finales en que aparecía la formación para Forever changes compuesta por Arthur Lee, Johnny Echols, Ken Forssi, Michael Stuart y Bryan MacLean (Forssi y MacLean fallecieron en 1998). En cuanto a Lee, reformó el grupo a finales de 1968 con nuevos miembros. Lee continuó utilizando el nombre de Love intermitentemente hasta su muerte en 2006.

The forever changes concert fue lanzado en DVD en 2003 con gran éxito de crítica, y marcó la primera vez que muchas de las canciones del disco habían sido interpretadas en directo. El DVD presenta todo el álbum grabado en su orden original de publicación durante una gira por Inglaterra de Lee a principios de 2003, en que fue apoyado por la banda Baby Lemonade y un grupo de acompañamiento. El DVD incluye el concierto del álbum, cinco actuaciones de bonus, secuencias del documental y una entrevista con Lee. El audio fue lanzado en dos formatos: un CD con seis bonus tracks y un CD doble con cuatro bonus tracks y varios extras visuales, como un protector de pantalla. Ambas versiones de audio incluyen el concierto completo de Forever changes. Debido a la muerte de MacLean en 1998, Lee se ocupa de la voz principal en las canciones de MacLean, Alone again or y Old man. En las notas de ambos CD, David Sinclair escribió que "Forever changes siempre ha ocupado un lugar de honor en los corazones de los aficionados británicos".

Una Collectors Edition del álbum fue publicada por Rhino Records en abril de 2008. El primer disco consiste en una versión remasterizada del álbum original de 1967. El segundo disco contiene una mezcla alternativa previamente sin publicar del álbum. Según las notas del álbum, las cintas maestras originales de Forever changes se perdieron, aunque la mezcla alternativa se hizo a partir de ellas en algún momento. La mezcla alternativa fue remasterizada por el ingeniero de sonido Steve Hoffman, aclamado por la crítica por sus trabajos de remasterización en catálogos de artistas como Miles Davis y Joni Mitchell, publicados en CD de edición limitada Gold por el sello DCC. La combinación alternativa de Forever changes incluída en el segundo disco ofrece un proto-rap de Lee en una versión un poco más larga que la del álbum de You set the scene que fue editada a partir de la versión comercial final del álbum. En las notas del CD, Andrew Sandoval parafrasea a Lee diciendo "...al final de You set the scene alguien comienza a rapear y dije, ¡joder! ¡Incluso introdujeron a otro chico! Y entonces me acordé que lo había hecho yo. Y suena como un rap". El segundo disco contiene también un disco adicional de diez temas, principalmente las canciones bonus de la edición de 2001, así como grabaciones previamente sin publicar, incluyendo versiones de acompañamiento eléctrico alternativo de tres canciones.

Una versión de SHM-CD de Forever changes fue lanzada en Japón en 2009, fabricada por Warner Music Japan, de edición limitada y actualmente descatalogada, y que ofrece mejor calidad de sonido, la mejor de cualquier versión publicada hasta la fecha. Sin embargo, la calidad del sonido incumple las normas comunes con SACD (Super Audio CD) y también con la de CDs audiofile de compañías como Mobile Fidelity Sound Lab. La versión dada en el tratamiento de SHM-CD fue que se extrajo del disco ampliado editado en 2001 por Rhino Records, con las canciones de once originales de Forever changes más siete bonus tracks. También incluye las notas de la versión de 2001 (en inglés), un folleto con las letras en inglés y japonés, y una tira OBI. El SHM-CD puede reproducirse en cualquier reproductor de CD.

Forever changes, con su colorida e icónica portada diseñada por Bob Pepper y la igualmente icónica foto de la banda en la portada posterior realizada por Ronnie Harans, fue un fracaso comercial en su estreno en Estados Unidos a finales de 1967 finales. Estuvo durante 10 semanas en las listas de álbumes Billboard 200, de acuerdo con Top Pop Albums de Joel Whitburn, alcanzando su mejor posición en el número 154 en 1968, la peor posición obtenida por ninguno de sus tres primeros álbumes (Four sail, el álbum posterior a Love, llegaría al puesto 102 en Billbooard 200 en 1969), aunque llegaría al número 63 en su reentrada en las listas en 2001. Forever changes tuvo una aceptación mucho mejor en Gran Bretaña, donde llegó al número 24 en las listas de álbumes en 1968.

Alone again or de Bryan MacLean fue el único single editado del álbum que llegó a la lista de singles de Billboard. Su cara B fue la canción de Lee, A house is not a motel (una versión en mono remezclada de A house is not a motel fue lanzada como un single de promoción por Elektra en 1970). Alone again or alcanzó el puesto 123 en 1968 en una versión corregida, mientras que la versión del álbum original, pasó tres semanas en las listas de singles de 1970 antes de alcanzar su mejor posición en el número 99, según Top Pop Singles: 1955-2010 de Whitburn. En 2010, Alone again or se posicionó en el número 442 en una encuesta de Las 500 canciones más grandes de todos los tiempos realizada por la revista Rolling Stone.

En 1997 Sundazed lanzó Ifyoubelievein de MacLean, un CD que contiene dos versiones demo de Alone again or con MacLean en la guitarra acústica (también contiene una demo de Old man registrado en 1966). "Es, en cierto sentido, el disco de Love que nunca fue", escribió David Fricke en Rolling Stone sobre el CD. "Los demos en solitario y grabaciones caseras de catorce canciones de MacLean originales, escritas en los primeros y más vitales años de Love, virtualmente desconocidas excepto tres de ellas desde que MacLean las escribió".

A pesar de su inicial triste éxito comercial, Forever changes ganó desde entonces reconocimiento como uno de los mejores álbumes rock de toda la historia. Dos comentarios publicados poco después de su lanzamiento anunciaban la enorme aclamación de la crítica que Forever changes iba a engendrar por todo el mundo en los decenios posteriores. Pete Johnson, escribiendo en Los Angeles Times en 1968, diría, "el LP... puede sobrevivir eternamente escuchándolo sin sufrir ninguna disminución de energía o de frescura. Las canciones del álbum son hermosas; otras son inquietantemente feas, reflexiones del movimiento pop hacia el realismo". Gene Youngblood, en mayo de 1968 escribiría en LA Express, "suave y sutil. Siempre cambiando de color tonal, patrones rítmicos, matices vocales, sustancia lírica. Exquisitos matices. Forever changes es melancólicamente iconoclastia y romanticismo de buen gusto".

En 1978, Forever changes fue votada como el 16º álbum de rock más grande de todos los tiempos en la elección de Rock Critics: The Top 200 albums, un libro recopilado por Paul Gambaccini. Fue elegido como el mejor álbum por dos de los votantes, Bob Harris y Penny Valentine. "Uno de esos discos muy raros que no tiene ni una sola una mala canción", dijo Harris. "Un disco clásico".

Forever changes se colocó en el puesto número 34 en la elección de los críticos, Los mejores 100 álbumes de rock 'n' roll de todos los tiempos de Paul Gambaccini. El libro, publicado en 1987, pidió a los críticos de música y otros relacionados con la industria de la música que enumerasen sus 10 mejores discos de todos los tiempos, y desde estas votaciones se confeccionaba una lista única. Forever changes fue catalogado como el mejor álbum por dos de los participantes, Dave DiMartino y Bob Harris, quien ya lo había citado como su mejor disco en el anterior libro de Gambaccini. En una edición especial de la revista Mojo, Forever changes se situó como el segundo mejor álbum psicodélico de la historia, y en enero de 1996 los lectores de la revista lo votaron como el 11º mejor álbum de la historia.

Forever changes fue mencionado como "texto rock fundacional" en Rock: The rough guide, un libro publicado en 1996 que fue editado por Jonathan Buckley y Mark Ellingham. "Un álbum que sigue siendo más que una cápsula de tiempo psicodélica con una sublime mezcla de texturas que inalteradamente niega ser datada", escribió el colaborador Nig Hodgkins. "El disco encarna la esquizofrenia de la era de Acuario, con música de giros extáticos, rencorosos, gozosos y desquiciados. Sonidos de cobre amarillo cálido y abierto añadidos como trivialidades, sólo para el ensimismamiento de ser socavado por malévolos solos. Enloquecido, esencial".

Se posicionó en el puesto número 40 en la lista de Los 1000 mejores álbumes de la historia de Virgin, libro de Colin Larkin que fue publicado en 1998. El álbum fue elogiado porque "para alguien no familiarizado con este disco, incondicionalmente es recomendado como uno de los más grandes jamás elaborados". Music Hound, The essential album guide, libro publicado en 1999 y editado por Gary Graff y Daniel Durchholz, le dio una valoración de 4.5 (sobre 5). "Lo más relevante de Forever changes es que sigue siendo un clásico", escribió Gary Pig Gold. "Una obra intrínsecamente constante, casi impecable".

Vit Wagner, escribiendo para Toronto Star en 2001 sobre la edición remasterizada de Forever changes, decía, "podría no catalogarse como Revolver y Sgt. Pepper's de los Beatles o Pet sounds de los Beach Boys en términos de familiaridad convencional, pero Forever changes de Love merece un lugar junto a las obras maestras de mediados de los años 60 como una obra seminal de su tiempo. Liderados por el excéntrico, solitario y brillante Arthur Lee, el quinteto de Los Angeles no fue tan optimistamente acuariano como su nombre indica. Forever changes, originalmente lanzado en 1967 y reeditado en un disco muy bien diseñado que incluye siete reveladoras bonus tracks, libremente mezcla claridad y oscuridad, con el lirismo melódico de Andmoreagain y The good humor man he sees everything like this, acompañado de los sentimientos apocalípticos de A house is not a motel y The red telephone. Aumentado por la combinación a lo Byrds de guitarra acústica, bajo y batería junto con arreglos de metal y cuerdas que pueden dar la música una capa engañosamente optimista. Intachable durante el tiempo, es una escucha esencial".

La revista Rolling Stone clasificó Forever changes en el número 40 en su lista de Los 500 mejores álbumes de todos los tiempos en la edición de diciembre de 2003. "El tercer disco de esta banda birracial de Los Angeles es salvaje, divertido y totalmente pionero: folk rock convertido en Armageddon elegante con el barrido sinfónico y el drama de mariachi-metal de Alone again or y You set the scene. Otra alabanza retrospectiva notable vino en 2003 de la revista británica NME, que clasificó Forever changes en el número 6 en su lista de Mejores álbumes de todos los tiempos. En 1998, los lectores de la revista Q votaron a Forever changes como el 82º álbum más grande de todos los tiempos, y ocupó el puesto número 83 en una encuesta de 2005 del canal de televisión británico Channel 4 para determinar Los 100 álbumes más grandes de la historia.

Forever changes fue incluído en la lista de álbumes del libro 1001 discos que debe escuchar antes de morir, que fue publicado en 2005. Editado por Robert Dimery, el libro incluye los 1001 mejores discos seleccionados por decenas de críticos de todo el mundo. De Forever changes, el crítico David Hutcheon escribió, "acid rock nunca podría ser interpretado por guitarras acústicas y una orquesta sinfónica - ¿podría? ... recuerda a los estados de ánimo juguetones y folk de The Beatles, Small Faces y Donovan (aunque una escucha más atenta revelaría la confusión dentro de la banda y Los Angeles durante el Verano del Amor)..."

Además, Forever changes figuró en la lista de 100 Álbumes que cambiaron la Música, libro editado por Sean Egan que fue publicado en 2006. "Es el mejor ejemplo de un disco que no pudo encontrar su sintonía enseguida, pero eventualmente llega a ser apreciado como una obra maestra intemporal...", escribió el colaborador Richie Unterberger.

Forever changes figuraba en 101 Discos esenciales del rock: La edad de oro del vinilo de The Beatles a los Sex Pistols, un libro de Jeff Gold que se publicó en 2012. "Incluso en el maratón creativo climatizado de finales de los 60, cuando varios grupos compitieron para arrebatar la batuta del campeón artístico del mes anterior o de la semana, este disco destaca por una milla de diferencia", escribía Gold, ex-vicepresidente ejecutivo de Warner Bros Records. "Se trata de un disco único que sólo podría haber venido de un grupo de trabajo para hacer magia en un precioso momento... una de obras maestras de verdadero rock".

Vincent 'Vicente' Rodriguez, crítico de música pop en el Dallas Morning News, nombra a Forever changes como su Disco número 1 de todos los tiempos. "The Beatles siguen siendo el grupo pop más influyente de la historia, pero incluso su mejor trabajo, la trilogía de Rubber soul, Revolver y Sgt. Peppers, quedan lejos de Forever changes. Una obra innovadora, melancólica cuya suma es mayor que sus partes, que es extraordinaria para un álbum que incluye el tema trascendental You set the scene. Aplastó los ideales de la utopía de los 60, si es que realmente existieron, tres años antes del final de la década. También fue importante por ser el primer ciclo de la canción a cargo de un músico pop afroamericano (el líder del grupo Arthur Lee era afroamericano, así como el guitarrista John Echols). En lugar de ser una floja colección de canciones individuales, aisladas, el disco es un trabajo expansivo y unificado enclavado por las exuberantes cuerdas, guitarras acústicas y contenido lírico que se basa a menudo en el nombre del grupo y en el título del álbum (cuando las palabras 'Love forever changes' están conectadas en ese orden). Forever changes desbloqueó una nueva paleta para que la utilizasen los músicos afroamericanos, que allanó el camino para futuros ciclos como What's going on de Marvin Gaye o Riot going on de Sly's Stone, clásicos de otros afroamericanos que narraban también el estado cada vez más desesperado del sueño americano.

A nivel personal, Rodríguez declaró que Forever changes influyó en su decisión de convertirse en crítico musical. "Como hispano, yo estaba relacionado con Lee. Él era un afroamericano cuyo hobby era el rock, que hacia finales de los 60 tenía pocas minorías porque ellos estaban cada vez más encasillados en roles predeterminados, géneros segregados basados en sus antecedentes raciales y étnicos (siendo Santana y Jimi Hendrix dos notables excepciones). Por desgracia, eso había empeorado con el tiempo y me convertí en crítico musical en los años 80, dejando de lado grupos como Bad Brains, Living Colour y Los Lobos. Lamentablemente, la crítica de la música pop-rock reflejaba esta situación; en aquel momento, yo era el único crítico de pop de ascendencia hispana en un periódico Top 10. Un sorprendente número de personas, entre ellos algunos periodistas, veían mi herencia hispana como un obstáculo a encargarse de la música pop porque creían que la etnia dictaba preferencias musicales. Por ejemplo, sólo los blancos y los no hispanos, podrían hacer críticas de música rock creíbles, objetivas y con autoridad. Recuerda, Lee precedió e Hendrix en el ambiente de rock de finales de los años 60 por los que habían pasado negros pioneros como Chuck Berry y Little Richard. Esa es otra razón por la que Forever changes resuena conmigo, y por eso estoy agradecido a Lee por producir un ciclo de canciones atemporales de posibilidades.

Según New Musical Express, la relación de The Stone Roses con su futuro productor John Leckie fue resuelta cuando todos se pusieron de acuerdo en que Forever changes era el mejor disco de la historia.

Listado de canciones:

1.-   Alone again or
2.-   A house is not a motel
3.-   Andmoreagain
4.-   The daily planet
5.-   Old man
6.-   The red telephone
7.-   Maybe the people would be the times or between Clark and Hilldale
8.-   Live and let live
9.-   The good humor man he sees everything like this
10.- Bummer in the summer
11.- You set the scene

Vídeos:

Alone again or - Love


A house is not a motel - Love


Andmoreagain - Love


The daily planet - Love


Old man - Love


The red telephone - Love


Maybe the people would be the times or between Clark and Hilldale - Love


Live and let live - Love


The good humor man he sees everything like this - Love


Bummer in the summer - Love


You set the scene - Love

4 comentarios:

Eduardo García dijo...

Pues sí que es una obra maestra.
Hay que reconocer que en los 60, ya fuera porque todo empezaba y quedeba mucho por hacer, o había más posibilidades, es cierto que fue una gran década para la música.
Discos como éste que traes hoy, el Sgt Peppers de The Beatles o Pet Sounds de los Beach Boys, entre otros, son de esos discos que elevan la palabra POP al ranzo de clásico.
Y de echo ya lo son.
¿O es que hay que esperar 100 años para que algo sea clásico dentro de la música?
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Pues no hace falta esperar cien años, aunque a veces hay que esperar unos cuantos. Fíjate cómo este disco no fue valorado convenientemente hasta años después y no se movió nada bien en su época por las listas de ventas.

Es lo que pasa con algunos díscos: que en el momento de su publicación el público no se da cuenta de lo que realmente vale, y que es años después cuando su influencia se deja notar y se cae en lo decisivo que ha sido para algunos movimientos o estrellas posteriores.

Saludos sintéticos, chorbyradio

Eduardo García dijo...

Primero perdón por las faltas de ortografía y demás palabras sin sentido.
Escribo rápido en el teclado y no me doy cuenta hasta que lo leo publicado lo mal que lo hago.

Con respecto a la listas de éxitos, es verdad lo que dices.
Por ejemplo, cuando cité Pet Sounds como una obra maestra (que lo es), resulta que es de los peores discos en las listas del grupo.
Sólo había una salvedad, que pude comprobar en la red.
Los discos de Beach Boys menos vendidos en USA son, sin embargo, los que más se vendieron en UK.
Pero así son las cosas.
Y Velvet Underground, del que hablaste hace poco, es otro buen ejemplo.
Ese lo compraron los músicos, Andy y algún amigo despistado.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Lo malo de los comentarios por aquí es que no los puedes editar y corregir. A mí también me ha pasado muchas veces. No te preocupes.

De acuerdo con lo que dices. Muchas veces nos dejamos llevar por el impacto en las listas de éxitos para catalogar a un álbum como grande, cuando muchas veces otras variables, como marketing o modas, tienen más incidencia en sus potenciales ventas que no su calidad.

Saludos sintéticos.