domingo, agosto 31, 2014

Grandes álbumes: THE STYLE COUNCIL - Our favourite shop

Our favourite shop es el segundo álbum de la banda The Style Council, publicado en 1985. La mayor parte del material del álbum fue publicado (con diferente secuencia y empaquetado con un diseño totalmente diferente de portada) en Estados Unidos como Internationalists por Geffen Records (que ha sido sello hermano de Polydor Records, la discográfica de la banda en Reino Unido, desde 1998, bajo Universal Music Group).

Los temas líricos incluyen el racismo, el consumismo excesivo, los efectos de los gobiernos egoístas, el suicidio de uno de los amigos de Paul Weller, y lo que la banda consideró como una desesperante falta de oposición al status quo. Todo este pesimismo es contrarrestado por un sentido de esperanza y alegría derivado de las alternativas actualmente existentes, sólo si pueden ser vistas y consideradas. El álbum contenía los singles Top 10 Shout to the top!, que alcanzó el número 7 en Reino Unido, y Walls come tumbling down, que llegó al 6 en las mismas listas. Los estilos musicales contenidos en el álbum son muy variados y de gran alcance: soul, rap, jazz y rock se entremezclan en el álbum.

La mayoría de los países (excepto el prensado original para Reino Unido) omitieron la canción The stand up comic's instructions, ya que se creía que sería mal entendida su sátira sobre actitudes racistas. El vocalista invitado fue el comediante británico negro Lenny Henry imitando a cómicos como Bernard Manning y Jim Davidson. En la edición de 2006, Polydor amplió enormemente el listado original mediante la inclusión de un CD bonus de 21 canciones.

Our favourite shop seguía siendo bastante ecléctico, pero parecía tan esquizofrénicamente diverso como Café Bleu, el anterior disco de The Style Council. Paul Weller había sido capaz de incorporar sus experimentos soul y jazz en sus composiciones, con Walls come tumbling down, Come to Milton Keynes, Boy who cried wolf y Down in the Seine, que fueron algunas de sus mejores canciones de The Style Council. Seguía siendo un ocasional experimento, pero el disco era más cohesionado y sólido que el debut.

The Style Council fueron un grupo pop que eran capaces de mostrar su diversidad musical con diferentes estilos, y hacerlo perfectamente, sin problemas y con mucha clase, alma y convicción. A diferencia de muchos músicos políticamente concienciados, Weller entiende que para comunicar claramente su mensaje, el público debe querer escucharle. Para llegar más allá de los conversos, Weller revestía su mensaje de cautivadoras melodías y arreglos agradables para el oído. El resultado fue la composición de algunas de las mejores canciones políticas de las últimas décadas.

Cualquiera que haya seguido la carrera de Paul Weller descubrirá rápidamente que nunca se queda en una captura durante demasiado tiempo. Como uno de sus títulos, es la verdadera definición de "The Changingman". Su trabajo en la época de The Style Council fue una prueba fehaciente de ello.

Our favourite shop encuentra a Paul Weller en quizás su momento más creativo y experimental. Weller había disuelto su anterior banda The Jam porque se sentía reprimido y quería explorar diferentes direcciones, y percibió que su grupo no estaba dispuesto a ser capaz de explorar, siendo estos deseos creativos cumplidos en Our favourite shop con más éxito que en cualquier otra publicación de Style Council.

Musicalmente, Our favourite shop es un verdadero crisol de estilos. El amor de Weller por el R&B y el soul se exhibe en canciones como Homebreakers, Internationalists y Luck. Boy who cried wolf y The lodgers son excelentes tomas de un sonido pop más moderno de sintetizador elegante. All gone away y With everything to lose abrazan relajadas formas de percusión e instrumentación latina, y Down in the Seine incorpora acordeón y trabajo de tambor que comunican un sonido vagamente francés. Las canciones más conocidas del álbum, Walls come tumbling down y Shout to the top, cierran el set con muy buena nota con su exuberante sonido Motown y sus entusiastas y esperanzadas letras que pretenden equilibrar el fuerte pesimismo encontrado en muchas de las otras canciones del álbum.

The Style Council se complementaban maravillosamente. La voz profunda y rica de Paul Weller en Homebreaker no se complementa maravillosamente por una gran cantidad de guitarras, tambores o teclados. De hecho, está complementado por la falta de ruido de fondo. De vez en cuando, un saxofón ofrece sus líneas, o un riff de guitarra pequeña pasa de puntillas. Todos ellos son expertamente colocados y ejecutados.

A pesar de ello, el álbum no es necesariamente un oscuro monstruo melancólico de una construcción. En cambio, es una aventura ligera, repleta de percusión optimista y vocales cuidadosamente arreglados que casi están diseñados para ayudar a la gente a volver a los años 70 para olvidar que todo iba mal.

El contexto en el que se edita este disco, es el de un Reino Unido en plena era Margaret Thatcher, con una clase media/baja profundamente desencantada. Paul Weller siempre había estado muy implicado políticamente y en 1985, año de la edición de este disco, participó activamente, junto a otros artistas británicos (Billy Bragg, Lloyd Cole, Prefab Sprout, Jerry Dammers,…), en Red Wedge, un colectivo que pidió el voto activamente para el Partido Laborista. No consiguieron su objetivo, y Margareth Thatcher fue reelegida para un tercer mandato.

Mirando hacia atrás, Weller comentaba acerca de esta época: "no fue momento para ser no partidista. Era una época demasiado seria, demasiado exagerada. Yo no estaba comprometido con la bandera del Partido Laborista, pero sí con la bandera roja socialista, eso es seguro. En The Jam no quería ser parte de cualquier movimiento. Pero esto era diferente. Thatcher estaba en el poder desde 1979 y desde la Guerra de las Malvinas, que era el poder que estaba blandiendo, los sindicatos estaban siendo desgastados, sufrimos las huelgas de los mineros, había un desempleo masivo, había todas estas cuestiones, y todas importaban, por lo que no podías meter la cabeza en la arena o decir que no te importaban a ti mismo. No podías quedarte al margen. Entonces todo era muy de blancos y negros. Thatcher era una tirana, una dictadora".

El primer trabajo sobre el álbum comenzó en febrero de 1985. Steve declararía: "aunque no había nada fijado ni pensado. Nos haríamos una llamada o ensayaríamos, y Paul diría 'quiero un par de días en el estudio', no era algo tan rígido, como, 'ahora empezamos el álbum', sino que fue más, 'vamos a entrar y componer algunas canciones'. Fue un momento muy creativo". "Ayudó el hecho de que no teníamos que preocuparnos por el tiempo en el estudio o los costes", explicaba Paul, que había comprado Stanhope House, el antiguo estudio de Phillips en Marble Arch en 1983, y que había estado usando como su sala de ingeniería para The Style Council después de renombrarla Solid Bond Studios.

Paul: "íbamos todos los días casi como de 9 a 5, nadie nos sometía a presión, nadie miraba por encima de nuestros hombros, podríamos entrar y trabajar lo que quisiéramos. Era como una base para nosotros, podríamos experimentar, pero cuando queríamos tiempo, podíamos reproducir música, tomar una taza de té, pasear por Oxford Street". "No fue hasta años recientes que aprecié lo que eso significaba y dónde estaba. The Walker Brothers y Dusty Springfield habían grabado allí. No pensé en eso en aquel momento y cuando nos quedamos con aquello, nos dimos cuenta que incluso teníamos la misma mesa de sonidos, por la que ahora pagarían una fortuna. Tras grabar Our favourite shop nos deshicimos de ella tontamente y obtuvimos una nueva y moderna SSL que hizo que terminásemos sonando como todas las otras bandas".

Steve: "era como un club social. Porque estaba en una posición tan encantadora, podíamos sentarnos afuera en el césped y beber té. Kenneth Williams iría más allá, Ava Gardner también. Kenneth nos daría los buenos días vestido con su chaqueta y corbata y chinos colegiales".

Las funciones de producción recayeron una vez más en Pete Wilson, quien previamente había producido The gift de The Jam y Café Bleu de The Style Council. Pete había conocido a Paul cuando era ingeniero de Polydor y había grabado demos de The Jam a finales de los 70.

"Fueron unas sesiones de grabación relajadas", afirmaba Pete Wilson. "Con The Jam, cuando me hice cargo de la producción con Vic Coppersmith, fue un éxito enorme, tenían giras minuciosamente programadas, fechas límite para entregar álbumes, había grandes expectativas y presión sobre ellos. Con The Style Council, nadie sabía qué esperar. Después Paul adquirió los estudios Solid Bond, estaba haciendo demos todo el tiempo, y sus demos se convertirían en canciones. Él prosperó en ese ambiente".

El álbum de 13 canciones se abría, como Café Bleu anteriormente, con una melodía liderada por Mick Talbot. La conmovedora Homebreakers era un ataque directo contra el thatcherismo y los efectos salvajes de sus políticas, describiendo el poder del capital para romper las relaciones humanas. "Había estado trabajando en la música y su melodía, y Paul sugirió que yo la cantase", recordaba Mick. "Él se hizo cargo de las letras, que reflejaban lo que estaba pasando en mi propia familia en aquel momento. Mi padre había sido despedido tras 35 años trabajando para la misma empresa, mi hermano estaba en la misma empresa y estaba a punto de ser despedido también. Paul se había empapado de esto y las letras lo reflejan. Fue una jugada audaz abriendo el álbum conmigo cantando, un poco de sorpresa para el oyente".

La siguiente canción, All gone away, a ritmo de bossa-nova, nos habla de la situación en muchas comunidades mineras después de la huelga. Las empresas cerrarán y se trasladarán, dejando desempleo en su estela. Para la clase propietaria, sin embargo, la situación es diferente. La canción expresa la tristeza sentida por los jóvenes que tuvieron que abandonar sus comunidades para encontrar trabajo.

Come to Milton Keynes, segundo single del álbum, sólo pudo llegar al número 23 en las listas inglesas en julio de 1985, pero fue, sin embargo, uno de los comentarios sociales más poéticos y poderosas de Weller. "We used to chase dreams, now we chase the dragon” (solíamos perseguir sueños, ahora perseguimos al dragón), cantaba. En ella ataca la idea de crear una nueva ciudad desarraigada en el campo y luego tratar de venderla a los empresarios y empleadores. Como era de esperarse, la canción causó controversia. Paul nunca había caminado por Milton Keynes y sus residentes no estaban contentos con la crítica hacia su pueblo. "Yo estaba reaccionando a todas las nuevas ciudades que fueron surgiendo", declaró Paul. "Hubo un anuncio en la televisión, 'Come to Milton Keynes', pero la realidad era totalmente diferente. Grandiosos centros comerciales donde los niños paseaban sin rumbo, la heroína se hizo masiva en los años 80. No trataba sobre un pueblo concreto, estaba preocupado por la impersonalidad subyacente, que había sido recubierta con una creencia en el monetarismo, la avaricia y el egoísmo. Era una metáfora sobre el desgaste general de la sociedad. Por supuesto, la ciudad se levantó en armas, el periódico local se hizo eco de ello en su portada".

La recargada de cuerdas A stone throw away era otra de las canciones más destacadas del álbum, con un fondo musical que se asemeja a Eleanor Rigby de The Beatles o a Smither Jones de los Jam; líricamente, volviendo a la situación de los mineros y de la actuación de la policía durante sus huelgas, estaba empapada en emotivos arreglos de John Mealing. Mick: "es una canción hermosa, era tan fácil trabajar con John... Él no vino engañado por nuestros caprichos, por el hecho de que utilizamos demos graciosos y sonidos raros. Era flexible y ajustado a nuestras pautas de trabajo. Estaba entusiasmado para darnos lo que queríamos y lo hizo".

En contraste, Internationalists era ardiente y potente, un ataque contra el racismo, el nacionalismo y los pretendidamente llamados líderes necesarios; su grito reanimador y entusiasta, una llamada a la unidad y al levantamiento con su título, era una referencia al himno político, la Internacional. "Leí The ragged trousered philanthropists de Robert Tressell desde el principio", recordaba Paul, "que había influido en mi punto de vista sobre la política. Procediendo de un fondo de clase obrera reaccionario abrió mi mente a la política".

El tercer single del álbum, The lodgers, era otro asalto pertinente hacia el Partido Tory, e introdujo a la banda dentro del Top 15 británico en septiembre de 1985. Steve: "lo escribí en una hora, sobre la pista de acompañamiento que habíamos usado en Have you ever had it blue para la banda sonora de Absolute beginners. Yo había asistido a una marcha de recaudación de fondos para oponerse a los esquemas de oportunidades para la juventud. Estaba tan enfadado por lo que estaba sucediendo a los chicos de mi edad, por el hecho de que no tenían ningún derecho al empezar con estos esquemas, y por cómo fueron heridos y algunos murieron debido a los trabajos peligrosos que les fueron asignados. Hice unas letras tímidamente, y las mostré a Paul, quien dijo que estaban muy bien; se las llevó y las escaneó para poder cantarlas".

A man of great promise era un ardiente panegírico de Paul a su amigo de la escuela Dave Waller, que había muerto de una sobredosis de heroína en 1982. Paul ya le había rendido homenaje en el cancionero de All mod cons en 1978. "Todavía toco a veces eso. Yo estaba muy entristecido por su muerte", comentaba Paul. "Fue inevitable porque iba por ese camino. Era un amigo de los viejos tiempos, era mucho más literario que yo, que entonces sólo leía el NME, pero era un gran talento como escritor y poeta. Él me señalaba letras y significados en canciones de Dylan y Donovan que yo no había descubierto porque sólo escuchaba la música entonces".

The stand up comic's instructions era un noble intento de combatir el racismo en torno de la feroz sátira de Lenny Henry, presentada como las instrucciones de un cómico sobre cómo utilizar clichés raciales para mantener riendo a la multitud. "Todavía creo que fue una idea brillante," decía Steve. "Conseguir un cómico negro que hablase de ese racismo, de tradición de trabajadores de club norteños. Hicimos un programa de televisión de sábado noche presentado por Lenny en LWT. Entró en el escenario y comenzó a cantar con nosotros You're the best thing y Paul conectó con él más tarde". Mick: "eso era extraño. Tenía ganas de participar. La comedia alternativa estaba entonces en pañales, y Jim Davidson y Bernard Manning eran inmensamente populares. Nosotros habíamos crecido tocando en clubes de trabajadores y nos abrió las mentes estrechas que crecían en algunos de ellos".

Las ilustraciones de la portada desplegable eran tan audaces como el álbum que contenía. Sintetizando todo lo que era especial para The Style Council, evocaban una vuelta a la portada interna de All mod cons de The Jam, donde Paul había acumulado objetos que tenían especial significado para él. Pero aquí Paul y Mick dieron un paso más literalmente creando su propia tienda favorita. "Paul había surgido con el título del álbum", recordaba Simon Halfon, diseñador de la portada. "Su idea inicial para la portada era ir a sastrerías de caballeros en Woking y tomar una foto a través de la ventana de la tienda de todas sus cosas favoritas. Lamentablemente no funcionó, así que el plan B fue recrear la tienda en un conjunto. El fotógrafo Ollie Ball construyó el set y después hicimos listas de todo lo que nos gustaría que hubiese allí. Paul dijo, 'nosotros lo haremos el próximo martes, no olvides traer tus cosas'. Ollie recibió el aviso. Era tan simple como eso".

"Por alguna razón elegimos un domingo para ir a la tienda, y por supuesto estaba cerrada. Entonces decidimos que sería mejor construir nuestra propia tienda. Éramos como dos reinas viejas, Mick y yo", recordaba Paul. "Siempre estábamos comprando. Tenemos un montón de trajes preparados, éramos como dos viejos pájaros en un mercadillo, éramos unos locos para comprar ropa. Vi que llevaba como una extensión del mod, incluso mi loco peinado lo era. Era una amalgama de los chicos de Perry en el norte, con el chico soul y esos pájaros franceses de mediana edad de París, y ese look geométrico de los 60". "Fue la percha de George Best, su cuadro de Brigitte Bardot y el tocadiscos. Yo aporté la percha de Twiggy, la camiseta de Otis Redding, textos de Tony Hancock, un libro de George Bernard Shaw y Up the junction. Había un par de zapatos de cuero calado, un par de calcetines de toalla rojos, que en los años 70 eran muy sofisticados, y estaban escondidos detrás del gabinete, pero sabíamos que el par de zapatos y calcetines estaban allí para una cierta época. Es un reflejo real de lo que éramos".

Paul, Dee, mi señora y yo nos fuimos de vacaciones una vez y el vuelo se retrasó; Paul y yo aburrimos a Dee y mi mujer con nuestros festivales de nostalgia, hablamos de la ropa que había cuando teníamos 11 o 12 años y de discos de 1969 a 71. Nuestra tienda es un reflejo real de tales discusiones".

Simon contribuyó con los posters de Another country y A hard day's night, el radiocassette portátil personalizado, las fotos de Terry-Thomas y Michael Caine, y el póster de Billie Holiday. "Nos encantó la portada, estábamos todos los fans de los trabajos Verve de Bernard Buffet". La tarjeta de cumpleaños Homo había sido creada por el amigo de Paul y diseñador Peter Barrett, y había también una pegatina de Gary Crowley Capital Radio pegada a la caja.

El álbum también contenía en su interior un retrato de Mick y Paul que hace referencia a la foto de Lennon y McCartney realizada por David Bailey, y fue tomada por el fotógrafo Nick Knight mientras el envase real reflejaba el álbum The Beatles for sale donde el vinilo aparecía dentro de un bolsillo de la portada. La portada también contaba con citas de Tony Benn, el cómico estadounidense Lenny Bruce y de Man under socialism de Oscar Wilde. "Fue un tributo a todo lo que queríamos", declaró Simon.

Tras su publicación, Our favourite shop llegó al número 1 en Reino Unido. Fue el único álbum de Style Council que lo consiguió. Su continuación, The cost of loving de 1987, un intento de Weller de crear un "soul moderno americano que sonase como Jimmy Jam y Terry Lewis", sólo alcanzó el número 2; el valiente Confessions of a pop group del siguiente año, una mezcla de suits de piano de Debussy aterciopeladas y baladas soul, sólo llegó al número 15; mientras que el siguiente disco, Modernism: a new decade, permaneció inédito hasta 1998.

Paul: "tenía una fe total en The Style Council. Estaba obsesionado durante los primeros años. Vivía y respiraba todo del grupo. Decía cada palabra y sentía cada acción. Our favourite shop era su culminación". "Con Our favourite shop, éramos como, 'aquí está el mensaje, si te gusta, te gusta'", declaró Steve. Mick, concluía: "es un testamento lírico de dónde estaba el país en aquel momento, mientras que musicalmente nos dimos cuenta de nuestras fortalezas, e incidimos en ellas. El potencial era siempre el valor de arriesgarse con The Style Council. A veces intentamos tener una repercusión por encima de nuestro peso, y entonces caíamos, y a veces no. No es que no supiésemos qué estábamos haciendo, era una cuestión de permanecer quietos todavía. Algunos experimentos fallaron espectacularmente, acababan explotando. Otros nos sorprendieron a nosotros mismos, y eso es lo que mantenía la inspiración de The Style Council. Our favourite shop fue uno de nuestros trabajos que más ayudaron a ello".

Fuentes: http://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.paulweller.com, http://it.wikipedia.org, http://www.amazon.com, http://cesarmejias.com, http://www.worldsocialism.org, http://www.uncut.co.uk, http://lipsticksocialist.wordpress.com, http://rateyourmusic.com, https://itunes.apple.com, http://uponfurthurreview.tumblr.com, http://whatweretheythinkingof.blogspot.com.es, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones (edición UK):

1.-   Homebreakers
2.-   All gone away
3.-   Come to Milton Keynes
4.-   Internationalists
5.-   A stone's throw away
6.-   The stand up comic's instructions
7.-   Boy who cried wolf
8.-   A man of great promise
9.-   Down in the Seine
10.- The lodgers (or She was only a shopkeeper's daughter)
11.- Luck
12.- With everything to lose
13.- Our favourite shop
14.- Walls come tumbling down

Edición US (publicado como Internationalists):
15.- Shout to the top! (Vision Quest version)

Edición Australia/Nueva Zelanda:
16.- The big boss groove

Edición Deluxe:
17.- Shout to the top (USA mix)
18.- Shout to the top (Instrumental)
19.- The Piccadilly trail
20.- Ghosts of Dachau
21.- Spin drifting
22.- The whole point II
23.- Blood sports
24.- (When you) Call me
25.- A casual affair
26.- Soul deep (Council collective)

Vídeos:

Homebreakers - The Style Council


All gone away - The Style Council


Come to Milton Keynes - The Style Council


Internationalists - The Style Council


A stone's throw away - The Style Council


The stand up comic's instructions - The Style Council


Boy who cried wolf - The Style Council


A man of great promise - The Style Council


Down in the Seine - The Style Council


The lodgers (or She was only a shopkeeper's daughter) - The Style Council


Luck - The Style Council


With everything to lose - The Style Council


Our favourite shop - The Style Council


Walls come tumbling down - The Style Council


Shout to the top! - The Style Council


The big boss groove - The Style Council


Shout to the top (USA mix) - The Style Council


Shout to the top (Instrumental) - The Style Council


The Piccadilly trail - The Style Council


Ghosts of Dachau - The Style Council


Spin drifting - The Style Council


The whole point II - The Style Council


Blood sports - The Style Council


(When you) Call me - The Style Council


A casual affair - The Style Council


Soul deep (Council collective) - The Style Council

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Mi disco favorito de Style aunque ultimamente me he enganchado al confessions que se vilipendia y no se porqué

JL dijo...

Yo lo tenía en vinilo y le tenía un especial cariño, sobre todo porque tocaban multitud de estilos, y los puñeteros lo hacían muy bien en todos ellos. Es que el señor Weller es mucho señor Weller...
Saludos, Bernardo.