domingo, marzo 17, 2013

Grandes álbumes: YES - Close to the edge

Close to the edge es el quinto álbum de estudio de la banda de rock progresivo inglés Yes, publicado por Atlantic Records en septiembre de 1972. Alcanzó el puesto número número 4 en la lista de álbumes de Reino Unido y el 3 en Billboard 200, permaneciendo en la lista durante 32 semanas. En Holanda llegó al número 1, único álbum de Yes en conseguirlo. Fue el último álbum en que apareció su característico baterista original, Bill Bruford, antes de su regreso temporal de 1990 a 1992 para el álbum Union y su gira. Bruford dice en su autobiografía que Anderson propuso el título para describir el estado de la banda, como había hecho con su predecesor Fragile, y abandonó la formación después de finalizar la grabación para poder tocar con King Crimson, lo que condujo a Yes a reemplazarlo por el ex-miembro de Plastic Ono Band, Alan White, antes de iniciar una nueva gira por Estados Unidos.

Las influencias espirituales introducidas por Jon Anderson, que más tarde formaron la base de Tales from Topographic Oceans, ya son evidentes en la música y la letra de las tres canciones de Close to the edge. La renovación y la repetición son otros temas principales; la canción comienza y termina con los mismos efectos de sonido de corrientes de agua y aves, y en Siberian Khatru existe la repetición de palabras de dos sílabas y frases. Esto ocurrió muchas veces en temas como The revealing science of God, Going for the one, To be over y Rhythm of love.

El álbum establece una tendencia para Yes de estructurar un disco alrededor de una sola canción épica. Aquí la pieza central es la canción Close to the edge. Los discos posteriores de Yes que siguen este patrón son Relayer (que cuenta con The gates of delirium), Going for the one (que cuenta con Awaken), Drama (Machine Messiah), Talk (Endless dream) y Fly from here, del álbum del mismo nombre.

Aunque continuaron produciendo música hermosa, desafiante e influyente a lo largo de las décadas que siguieron, sentaron un precedente intocable durante este período fértil, como Close to the edge hace evidente. La razón más poderosa es la visceral química entre los músicos. El quinteto formado por el vocalista-letrista Jon Anderson, el guitarrista Steve Howe, el bajista Chris Squire, el teclista Rick Wakeman y el percusionista Bill Bruford, sólo hizo dos álbumes juntos, pues Bruford salió de la banda justo después de la grabación del disco para unirse a los experimentalistas King Crimson comandados por Robert Fripp, inquieto después de un proceso de mezcla especialmente arduo. Pero de alguna manera, dijeron todo lo que debían decir en este álbum. La combinación de la psicodelia de Anderson, con inocentes letras y melodías vocales emblemáticas encaja perfectamente con algunos de los más feroces e intrincados pasajes con capas instrumentales de la historia de la música rock. Aquellos pasajes vinieron por cortesía de la finura jazz-fusión de Bruford, la elegancia con tintes clásicos de Wakeman, el enmarañado eclecticismo de Howe y el vigor musculoso explosivo de Squire.

Otra razón por la que este álbum sigue siendo una reconocida piedra de toque es que nunca se desliza en las travesuras del noodling o el show-offy que plagaron tantos álbumes de rock progresivo en la cumbre del género. En cambio, Close to the edge (particularmente la suite de cuatro partes de 18 minutos de duración, Close to the edge) es increíblemente matizada, compuesta con tal flujo magistral y economía que cada solo, letra o riff se siente conectado en una moda cósmica y global. Incluso en sus más complejas canciones (la aparentemente difícil sección Total mass retain), brillan las ideas más simples. La sublime guitarra de Howe en el tema principal (que corre a lo largo de la totalidad de la canción) es una de las más elegantes del rock progresivo.

Pero si bien Close to the edge es la canción principal del álbum, otras dos canciones excelentes completan el disco: la miniépica And you and I, que utiliza el trabajo de 12 cuerdas más melódico y emocional de Howe y una escalofriante voz principal de Anderson, mientras que Siberian Khatru cierra el álbum con un entrenamiento instrumental que combina un estilo de interacción jazz-fusion, que enfrenta el órgano burbujeante de Wakeman contra la dirección a base de potentes riffs de Howe (co-arreglados por Bruford, en un ejemplo clásico de los miembros del grupo escribiendo para los instrumentos de los demás).

Desde un punto de vista lírico (y personal), Anderson estaba cada vez más interesado en explorar su lado espiritual. En particular, se vio influenciado por la novela de Herman Hesse, Siddhartha, en la que un hombre indio que vivió durante la época de Buda experimenta un interno despertar a través de la naturaleza. La canción sigue el despertar del carácter de Hesse cerca de la orilla ('close to the edge') de un río (y, simbólicamente, de la serie de vidas de su alma), donde experimenta un despertar espiritual. Estos temas estallarían con fascinante indulgencia en el siguiente álbum de 1973, con frecuencia denostado (y muy subestimado), Tales from topografhic oceans.

Anderson se expandía en los temas del álbum espiritual: "cuando estaba escribiendo Close to the edge con Steve Howe, leía mucho sobre la espiritualidad y cómo se extiende a través de todo el mundo. Hay una conexión, como todos los ríos llevan al mismo océano, así que pensé, ya sabes, 'Cerca de la orilla, hacia abajo por el río.' Y es así como la gente piensa que Close to the edge trata sobre desastres, pero contrariamente ¡trata sobre realización personal! Estamos en este viaje, y la única razón por la que vivimos es encontrar lo divino, encontrar a Dios desde nuestro interior".

Con su disco Fragile de 1971 habiendo dejado el listón muy alto, de manera que la mayoría lo consideró la cumbre compositiva de la banda, Close to the edge no iba a ser un disco fácil de componer. El baterista Bill Bruford fue cambiando su visión en contra del lirismo místico cada vez mayor de Jon Anderson, mientras informes de la época de las sesiones de grabación representaban a Rick Wakeman como poco más que un observador del gran tapiz que Anderson, Steve Howe y Chris Squire estaban creando. Para él era una obra inmensa. Su larga composición Close to the edge representaba la culminación musical, lírica y sónica de todo lo que Yes había trabajado durante los últimos cinco años anteriores. Close to the edge entró en el Top 5 en ambos lados del Atlántico, y propulsó a Yes a su más larga gira de su carrera hasta aquel momento. Pero mirado en retrospectiva, supuso el descenso del columpio del grupo que sólo podía ser curado mediante una desintegración, una reconstrucción y un salvaje cambio de dirección. El último, sin embargo, estaba todavía por venir. En 1972, Close to the edge fue una obra maestra sin defectos.

La portada del álbum fue diseñada por Roger Dean. Parte de las fotografías para las ilustraciones del disco fueron realizadas por el ex-compañero del bajista Chris Squire en la banda The Selfs and The Syn, Martyn Adelman.

Una versión promocional, de marca blanca, del LP fue enviada a las emisoras de radio de Estados Unidos en 1972, con la canción Close to the edge dividida en segmentos más cortos. Esto se hizo para intentar aumentar la exposición de radio, ya que la mayoría de las emisoras de radio no querían emitir una canción de 18 minutos de duración. La mayoría de los segmentos estaban en el rango de 3 a 5 minutos y todas fueron marcadas en el disco para ayudar a los disc jockeys.

En la edición de Q & Mojo, Classic Special Edition Pink Floyd & The story of prog rock, el álbum fue posicionado en el número 3 en su lista de 40 álbumes de cosmic rock. También está incluído en el libro 1001 álbumes que debe escuchar antes de morir. Progarchives.com lo votó como el Álbum progresivo más grande de todos los tiempos en 2006. Guitar world lo posicionó en el número 67 en su lista (Readers choice) de Los 100 mejores álbumes de guitarra de la historia. Fue catalogado como el álbum número 78 en la lista de Rate Your Music de Los mejores álbumes de la historia en diciembre de 2010. Muchos críticos consideran Close to the edge uno de los mejores álbumes de rock progresivo jamás registrados, y los fanáticos de Yes lo consideran como el mejor álbum que la banda ha producido.

Rhino Records publicó una versión remasterizada y expandida de Close to the edge en agosto de 2003, añadiendo cuatro bonus tracks: las versiones singles de America y Total mass retain, y las primeras versiones de And you and I y Siberian Khatru (como Siberia).

Listado de canciones:

1.- Close to the edge
     I.   The solid time of change
     II.  Total mass retain
     III. I get up, I get down
     IV. Seasons of man
2.- And you and I
     I.   Cord of life
     II.  Eclipse
     III. The preacher the teacher
     IV. Apocalypse
3.- Siberian Khatru

Reedición de 2003:
4.- America (single version)
5.- Total mass retain (single version)
6.- And you and I (alternate version)
7.- Siberia (studio run-through of 'Siberian Khatru')

Vídeos:

Close to the edge - Yes


And you and I - Yes


Siberian Khatru - Yes


America (single version) - Yes


Total mass retain (single version) - Yes


And you and I (alternate version) - Yes


Siberia - Yes