domingo, marzo 30, 2014

Grandes álbumes: THE SMITHS - The Queen is dead

The Queen is dead es el tercer álbum de estudio de la banda inglesa de rock alternativo The Smiths, lanzado en junio de 1986 en Reino Unido por Rough Trade Records y en Estados Unidos a través de Sire Records. El álbum pasó 22 semanas en las listas británicas de álbumes, alcanzando el puesto número 2. Al otro lado del Atlántico, alcanzó el número 28 en Canadá en la lista de álbumes RPM 100 y el puesto 70 en la lista Billboard 200, y fue certificado Disco de oro por la RIAA a finales de 1990, con unas buenas ventas constantes desde entonces. En la portada del álbum, diseñada por Morrissey, figura Alain Delon en la película de 1964 L'insoumis.

El ecléctico grupo de Manchester había construido un puente entre la new wave y el rock de guitarras, combinando la ética punk, los sonidos rockabilly y las tintineantes melodías pop del guitarrista Johnny Marr con la voz teatralmente ensimismada y las letras poéticas, melancólicas y llenas de angustia del cantante Morrissey. La mayor parte del álbum fue grabada en el invierno de 1985 en los estudios Jacob en Farnham, bajo el título Margaret on the guillotine. Resultó ser el último álbum de la banda con Rough Trade (una disputa legal con el sello retrasó el lanzamiento durante seis meses), y el grupo finalmente hizo las maletas y firmó con EMI para lo que sería su álbum final de estudio, Strangeways, here we come.

Cuando el disco se publicó, en junio de 1986, Gran Bretaña estaba llegando al final del segundo mandato del gobierno conservador de Margaret Thatcher; las privatizaciones estaban en pleno apogeo, y la huelga de los mineros de 1984-85 estaba aún fresca en las mentes de los votantes. El concierto Live Aid de 1985 había empujado el rock firmemente hacia las clases medias, con el obstinado Morrissey luchando por imponerse en un mundo de preservación egoísta del rock en el mainstream por personajes como Bono y Bob Geldof.

Su álbum de debut The Smiths de 1984, su siguiente trabajo, Meat is murder de 1985, y los singles This charming man, What difference does it make, Heaven knows I'm miserable now, William it was really nothing y How soon is now establecieron a la banda en la vanguardia del movimiento indie en la época en que The Queen is dead fue lanzado, en la primavera de 1986. Este álbum, que casi alcanzó la cumbre en las listas británicas y amplió el culto de The Smiths en América, tenía un sonido más denso, más duro que sus predecesores. Probablemente el mejor ejemplo de esto fue la canción The Queen is dead que abría el disco, una diatriba contra la familia real, el estado del Imperio y la propia terrible situación del compositor.

Hay drama, ingenio y dolor a lo largo de sus 37 minutos de duración, en un momento en que el cantante Morrissey estaba en desacuerdo con el sello Rough Trade, y el Dios de la guitarra Johnny Marr se mostraba inseguro de la salud a largo plazo de la banda y de la suya propia. A pesar de construir una base fuerte y apasionada de admiradores tras el lanzamiento de su álbum debut homónimo, y su continuación Meat is murder, no todo estaba planificado. Sin un manager, The Smiths buscaba en Marr su dirección y energía, con el guitarrista con frecuencia cayendo enfermo debido a estrés y agotamiento, mientras que el bajista Andy Rourke brevemente fue expulsado de la banda por sus hábitos de consumo de heroína que amenazaba interferir en su forma de tocar.

En cierto modo, The Queen is dead es el disco de los Smiths que se siente menos construido alrededor de unos grandes singles. El ritmo y la secuencia son fundamentales, empezando con uno de los temas más urgentes de la banda (The Queen is dead), continúa hacia el vivaz e inteligente Frankly, Mr. Shankly, antes de moverse al increíble Cemetery gates. La segunda cara contiene dos canciones de guitarra pop impecables y atemporales de la era moderna, The boy with a thorn in his side y There is a light that never goes out, algunas de las más divertidas letras de Morrissey (Bigmouth strikes again) y ningún relleno.

El guitarrista Johnny Marr escribió varias canciones que más tarde aparecerían en The Queen is dead, mientras The Smiths estaban de gira por Gran Bretaña a principios de 1985, trabajando en los arreglos de las canciones con el bajista Andy Rourke y el baterista Mike Joyce durante las pruebas de sonido, y con Morrissey, como de costumbre, agregando su voz una vez que las pistas se habían completado. Las letras de Morrissey nunca habían sido más reveladoras: al final del álbum, aprendemos que Morrissey es el tipo de persona que se quema en la hoguera en un mal día y en una buena noche se permite fantasear sobre la muerte en un accidente de autobús increíblemente romántico.

The boy with the thorn in his side fue, según Marr, "una pieza musical creada sin esfuerzo" y fue escrita durante la gira de la primavera de 1985. Las letras de la canción alegóricamente se refieren a la experiencia del grupo en la industria de la música que no lograban apreciar. En 2003, Morrissey nombró a ésta como su canción favorita de The Smiths.

Una demo musical para Some girls are bigger than others fue enviada por correo por Marr al buzón de Morrissey en el verano de 1985, y éste completó después la canción añadiéndole las letras. Marr declaró que "prefería la música a las letras".

Frankly, Mr. Shankly, I know it's over y There is a light that never goes out fueron escritas por Morrissey y Marr en una sesión "maratón" de escritura a finales del verano de 1985 en la casa de Marr en Bowdon, Manchester. La primera de ellas fue supuestamente enviada a Geoff Travis, jefe de la discográfica de los Smiths, Rough Trade. Travis la describió como "una letra divertida" de Morrissey sobre "su deseo de estar en otro lugar", reconociendo que una línea de la canción sobre "horrible y sangrienta poesía" era una referencia a un poema que había escrito para Morrissey.

There is a light that never goes out muestra letras extraídas de Lonely planet boy de los New York Dolls. Según Marr, "cuando la tocamos por primera vez, pensé que era la mejor canción que había escuchado". La parte de guitarra de la canción se basa en la versión de Rolling Stones de Hitch Hike de Marvin Gaye, una canción que ya había sido una inspiración para There she goes again de Velvet Underground.

La música para Never had no one ever, terminada en agosto de 1985, se tomó a partir de una demo que Marr había grabado en diciembre de 1984, basada en I need somebody de The Stooges. Según Marr, "la atmósfera de esa pista resume lo recogido en todo el álbum y cómo fue grabado". La letra de la canción refleja a un Morrissey sintiéndose inseguro y, como miembro de una familia de inmigrantes, no se siente como en casa en las calles de Manchester.

Cemetry gates fue una respuesta directa de Morrissey a los críticos que habían puesto el grito en el cielo sobre su uso de textos escritos por algunos de sus autores favoritos, en particular Shelagh Delaney y Elizabeth Smart. Oscar Wilde, quien también había sido acusado de plagio, figura como un santo patrono de Morrissey en la letra de la canción. Una cita de Wilde, "talent borrows, genius steals" (el talento pide prestado, el genio roba), fue grabada en los surcos del vinilo del primer single del álbum, Bigmouth strikes again. Estas grabados aparecen casi exclusivamente en los lanzamientos británicos (denotados por los prefijos RT y RTT en el número de catálogo). Bigmouth strikes again muestra descaradas líneas de guitarra de rock afiladas estilo Rolling Stones.

The boy with the thorn in his side, Bigmouth strikes again y Frankly, Mr. Shankly fueron interpretadas en directo por primera vez durante la gira por Escocia en septiembre y octubre, durante la cual The Queen is dead y There is a light that never goes out fueron ensayadas en las pruebas de sonido. The Queen is dead estaba basada en una canción que Marr empezó a escribir cuando era adolescente. Cemetry gates fue una adición de última hora al álbum. Marr pensaba que la parte de guitarra no era lo suficientemente interesante como para ser convertida en una canción, pero Morrissey no estuvo de acuerdo en cuanto oyó a Marr interpretarlo.

En Meat is murder, The Smiths produjeron el disco, mientras Stephen Street fue el ingeniero de sonido, y los papeles fueron mantenidos por The Queen is dead. "Fue genial", dijo Street. "Ésta fue una oportunidad para mí de entrar en la producción. Obviamente, cuando estás haciendo de ingeniero de una banda y ellos se autoproducen, a menudo eres utilizado como una caja de resonancia en cuanto al sonido y a varias ideas. De hecho, en ese momento que estaban pasando un poco de un fiasco, con Rough Trade y EMI intentando firmar todo, pero esto no interfería con la grabación porque el ambiente en el estudio fue muy constructivo".

Como reputado bajista en varias bandas de la escena post-punk londinense de finales de los 70, Stephen Street disfrutó del tiempo pasado en el estudio y decidió intentar seguir los pasos de productores jóvenes influyentes como Martin Rushent y Steve Lillywhite, ambos habían empezado como ingenieros. Para ello, en 1981 consiguió un trabajo en el estudio Fallout Shelter en el sótano de Island Records, ayudando a reconstruir la sala de control de las instalaciones de Londres, y ocupándose en unos 18 meses de las sesiones de la ingeniería. A finales de 1983, habiendo hecho una buena cantidad de dub mezclado junto a Paul 'Groucho' Smykle, a Street se le pidió por el director del estudio si quería ser el ingeniero de sonido de una sesión con una banda llamada The Smiths. "Casi salté de mi silla", recordaba Street. "Había visto a los Smiths interpretar This charming man en Top of the Pops una o dos semanas antes, y pensé que eran geniales. Así que, aproveché la oportunidad, y en mi primera sesión con ellos ya estaba trabajando en Heaven knows I'm miserable now".

La primera canción del álbum que se grabó, en julio de 1985, fue The boy with the thorn in his side. La grabación, hecha con el ingeniero Stephen Street en un pequeño estudio en Manchester y concebido inicialmente como una demo, era considerada por la banda suficiente para su lanzamiento como single, y se puso a la venta a mediados de septiembre de 1985, llegando al puesto número 23 en las listas de Reino Unido.

En agosto de 1985, Bigmouth strikes again y Some girls are bigger than others fueron grabadas en los estudios RAK de Londres, junto con las caras B de The boy with the thorn in his side, Asleep y Rubber ring. Kirsty MacColl cantó coros en Bigmouth strikes again, pero fue considerada muy extraña por Marr y la reemplazó por una aportación vocal apresurada de Morrissey en la mezcla final, que se atribuye a Ann Coates en la contraportada de The Queen is dead (Ancoats es un distrito al noreste de Manchester). Some girls are bigger than others incluye una falsa bajada de volumen cerca del comienzo, ideado por Street para dar la impresión de una puerta cerrándose y abriéndose de nuevo. Durante la misma sesión, se grabó una primera versión de Never had no-one ever.

Frankly, Mr. Shankly era un intento de recrear el ambiente de Yesterday's man de Sandie Shaw, aunque "no terminó de funcionar de esa manera", según Marr. Se pidió a Linda McCartney que tocase el piano en la canción, pero declinó la oferta, y una primera toma con un trompetista fue desechada. La versión originalmente concebida para su inclusión en The Queen is dead fue arruinada por un error técnico en la cinta, por lo que la canción fue regrabada con John Porter en los estudios Wessex de Londres.

The Queen is dead estaba entre las últimas canciones para ser grabada. Es una apertura estridente, emocionante, cuya percusión en bucle distintiva fue creada por Mike Joyce y Stephen Street usando un muestreador. Una línea de guitarra fue realimentada por Marr a través de un pedal wah-wah a lo largo de la canción, prestado por los nudosos riffs de Wayne Kramer de MC5, mientras que Morrissey se entregaba a punzantes ataques a la monarquía británica.

Mientras la austera y atmosférica I know it's over sigue siendo una de las mejores interpretaciones de Morrissey jamás registradas, encontrando una nueva manera de retorcer su laringe cada vez que suplica consuelo a su madre, Vicar in a Tutu es absurda, pero extrañamente brillante. La canción final Some girls are bigger than others es una de las mejores composiciones de Marr, pero las extrañas referencias obscenas en las letras de Morrissey hacen acabar el álbum en un tono extraño.

Un par de canciones, incluyendo The Queen is dead y Bigmouth strikes again, muestran cambios de tono en los coros de Morrissey. A Morrissey le gustaba experimentar con efectos en su voz, por lo que Street hizo pasar su voz a través de un armonizador para los vocales de acompañamiento.

The Queen is dead finalmente se publicó medio año más tarde, en junio de 1986, y fue presentado con antelación por el single editado en mayo Bigmouth strikes again. Muchos alentaron a la banda para publicar como single There is a light that never goes on, pero Johnny Marr deseaba un single explosivo, abrasador, del estilo Jumpin Jack flash de The Rolling Stones, para anunciar que The Smiths habían regresado de su paréntesis de actividad. Al single no le fue tan bien como esperaba, sólo alcanzando el puesto número 26 en las listas británicas. There is a light that never goes out fue sólo lanzada como single 7" en Francia en 1986, y más tarde en Reino Unido en 1992, como uno de los singles que WEA utilizó para promocionar relanzamientos de los Smiths.

El álbum es considerado popularmente como el mejor álbum de The Smiths. Su mezcla de jangle pop, British Invasion, music-hall, rockabilly y punk-rock rápidamente se convirtió en una sensación en las islas británicas y estableció a The Smiths como una de las bandas más grandes de su época. Morrissey y Marr, sin embargo, citaron a su sucesor de 1987 (e inesperado LP final de los Smiths), Strangeways, here we are, como su máximo hito.

The Queen is dead se convirtió en un vídeo musical expresionista dirigido por Derek Jarman, y comienza con un extracto de la película británica de Bryan Forbes de 1962, The L-shaped room. Otro ejemplo de la fascinación de Morrissey con el cine británico de los 60, en la película figuraban las actuaciones de Pat Phoenix (quien ya había aparecido como una estrella versionada en el single de 1985, Shakespeare's sister) y Cicely Courtneidge como una veterana lesbiana de los music halls. El extracto muestra al personaje de Courtneidge cantando nostálgicamente la canción de la I Guerra Mundial, Take me back to dear old blightly. La actriz también había aparecido en una presentación de la gala de celebración de las Bodas de Plata de la Reina Isabel II llamada God Save the Queen, y murió en 1980.

Pitchfork Media consideró a The Queen is dead como el 6º Mejor álbum de la década de 1980. En 2000, la revista Mojo situó a There is a light that never goes out en el número 25 en la lista de Las 100 mejores canciones de todos los tiempos, mientras VH2 la colocó en el primer puesto de su lista Top 500 canciones indie. En 2003, The Queen is dead ocupó el puesto número 216 de la lista de Rolling Stone de Los 500 álbumes más grandes de la historia. En 2006 fue nombrado el 2º Mejor álbum británico de todos los tiempos por NME. En 2006, la revista Q colocó el álbum en el número 3 en su lista de Los 40 mejores álbumes de la década de 1980. La revista británica Clash agregó The Queen is dead a su Classic Album Hall of Fame en su edición de junio de 2011, diciendo que "es un álbum para perderse en él, tiene profundidad, focos de atención y algunas grandes melodías. Es fácil ver por qué el álbum posee tan alta estima por los fans de Smiths y, una década más tarde, se convirtió en una influencia clave para todas la ola Britpop". En 2012, Slant magazine figuró el álbum en el puesto número 16 en su lista de Los mejores álbumes de la década de 1980, mencionando que "es probable que nunca más se publique un disco de indie-rock como The Queen is dead". En 2013 The Queen is dead fue ubicado como el mejor disco en lista de NME de Los mejores álbumes de todos los tiempos.

Listado de canciones:

1.-   The Queen is dead
2.-   Frankly, Mr. Shankly
3.-   I know it's over
4.-   Never had no one ever
5.-   Cemetry gates
6.-   Bigmouth strikes again
7.-   The boy with the thorn in his side
8.-   Vicar in a Tutu
9.-   There is a light that never goes out
10.- Some girls are bigger than others

Vídeos:

The Queen is dead - The Smiths


Frankly, Mr. Shankly - The Smiths


I know it's over - The Smiths


Never had no one ever - The Smiths


Cemetry gates - The Smiths


Bigmouth strikes again - The Smiths


The boy with the thorn in his side - The Smiths


Vicar in a Tutu - The Smiths


There is a light that never goes out - The Smiths


Some girls are bigger than others - The Smiths