domingo, diciembre 06, 2015

Grandes álbumes: MARC ALMOND - Heart on snow

Heart on snow es el duodécimo álbum de estudio en solitario del cantante y compositor británico Marc Almond. Grabado en San Petersburgo y Moscú, Heart on snow, en el que Almond trabajó durante tres años, fue publicado por Blue Star Music, en conjunto con XIII BIS Records, en octubre de 2003. El álbum fue lanzado como caja doble de CD y como un libro-CD de edición limitada en un estuche conteniendo un libro de 44 páginas con extensas notas en todas las canciones. El single Gone but not forgotten fue extraído del álbum en septiembre de 2003 con dos canciones (Gosudaryunia y Just one chance) y el vídeo para la canción Gone but not forgotten.

Marc Almond tiene un talento único de entender, sentir la cultura extranjera y hacer llegar el corazón y la esencia de su alma al oyente. Tras sus exitosas adaptaciones de canciones francesas, españolas y árabes, obtuvo las destrezas necesarias que le facilitaron expresar magistralmente la manera en que captó la hermosa y confusa alma rusa. Con este disco, Almond adopta una cultura y una forma de expresión y la hace propia. Las historias son universales, pero usan la expresión y cultura rusas como telón de fondo, como un lienzo sobre el que pintar. Almond y su colaborador Misha Kucherenko se concentraron en varias canciones tradicionales gitanas y románticas populares construidas alrededor de una serie de doctrinas emotivas: lucha, unidad, sacrificio, coraje y, por supuesto, amor (por el prójimo y por la madre Rusia en sí misma).

Un artículo de la BBC describía cómo Almond "pasó por San Petersburgo para interpretar canciones románticas tradicionales rusas" para hacer lo que "podría convertirse en su álbum más ambicioso de lejos". Almond cantó principalmente versiones de canciones tradicionales rusas, y colaboró con varios artistas rusos en el álbum, como Boris Grebenshikov de Aquarium, la legendaria cantante romántica Alla Bayanova, Ludmilla Zykina, Sergey Penkin, Ilya Lagutenko (de Mummie Troll), el Coro Naval de San Petersburgo y la Orquesta Rusia.

Algunas de las canciones son música tradicional rusa, algunas están inspiradas en la visión algo existencialista de Almond de la vida y el amor rusos, y otras simplemente mencionan la vida rusa sino como canciones tradicionales de Almond. Los instrumentos se sitúan como un asiento trasero ante la voz conducida por Almond, pero cada canción tiene una base firme de combinación de contrabajos, piano, acordeón, violín, percusión, cambiantes teclados y guitarras.

Almond emplea a músicos rusos en todo el álbum, así como una serie de conocidos cantantes rusos. Entre los colaboradores, la impresionante voz operística de Ludmilla Zykina brilla con fuerza, y Alla Bayanova hace un dueto con Almond en Oh my soul y Luna, donde el dúo trabaja la magia del oscuro cabaret con ritmos minimalistas y un triste piano. Almond se alterna entre inglés y ruso, pero utiliza mucho más el inglés.

Aunque Almond adopta un estilo teatral, cantando apasionadamente sobre el amor y el honor, nunca recurre a estereotipos o clichés, guiando cada canción más allá de la fachada llamativa y estoica que presenta posando para la portada del álbum. Su reclamo de álbum conceptual podría sugerir inaccesibilidad, pero que no es el caso en absoluto en estas canciones sinceras y sólidas que muestran la gran profundidad emocional de Almond y una maravillosa gama de musicalidad más de 20 años después de lanzar su primer álbum en solitario.

Ya sea colaborando con Gene Pitney, trabajando con Bronski Beat o reformando Soft Cell, Marc Almond se ha reinventado a sí mismo y revitalizado sus energías creativas durante más de dos décadas. Su ambición, dirección y determinación se alargaron más incluso para intentar confeccionar una obra maestra musical. Cuando Marc se acercó al productor ruso Misha Kucherenko con la idea de grabar un álbum de canciones rusas, nadie podría haber imaginado lo expansivas, intrincadas y bellamente dispuestas que estas canciones resultarían. Los talentosos músicos con los que eligió trabajar fueron una jugada maestra; con duetos e invitados especiales, el resultado final es un disco original y satisfactorio, en el que aborda en diecinueve canciones su oficio con pasión.

Sus audaces álbumes en solitario han atravesado el cabaret de Las Vegas, la chanson francesa, el glam rock, las chabolas marinas y el pop exótico, produciendo un hit número 1 a través del dueto con Gene Pitney, Something's gotten hold of my heart. El primer gran reflejo artístico del amor de Almond por Rusia ya se mostraba en su título, Heart on snow (2003), al corazón: "Me encontré a mí mismo en las canciones rusas de romance, un género poético y emotivo del siglo XIX (Kozin fue luego uno de sus cultivadores), que me llegó muy dentro. Los rusos tienen una profundidad oscura en el alma, no sé si por la dureza del período soviético, los cielos interminables o su terrible historia de guerras. Y mezclan gozo y melancolía. Me ayudó a comprenderles el haber vivido en Moscú y puede que también mis raíces noruegas. Aunque Churchill definía Rusia como 'una adivinanza envuelta en un misterio dentro de un enigma', sólo ellos entienden plenamente su cultura. Pasa igual con el flamenco: hay que ser español para captarlo".

"A principios de la década de 1990, cuando viajé por primera vez a Rusia, la gente me entregó cassettes de canciones rusas y me animó a escucharlas", explicaba Almond. "Aunque no entendía la lengua, la pasión y la emoción de las canciones lograron que las sintiese". "Más tarde, cuando me tradujeron las letras y conocí las luchas y dificultades que los compositores habían soportado, las grabaciones me impactaron profundamente. Yo sabía que un día querría cantar algunas de ellas".

La oportunidad llegó cuando el productor ruso Misha Kucherenko sugirió a Almond grabar el álbum con un simple acompañamiento de piano, principalmente para los fans de Slavic. Pero a la vez que el proyecto cobraba fuerza un creciente número de artistas rusos se mostraron deseosos de colaborar. Éstos incluyeron a Ludmilla Zykina (que cantó para líderes incluyendo a Nikita Kruschev y el Presidente Putin) y Alla Bayanova (que fue desterrada de Rusia en 1917 tras la Revolución de octubre). Lo que comenzó como un simple trabajo se había convertido finalmente en una importante empresa, con una orquesta apoyando en las grabaciones. Como si la grandeza y la vida nocturna de San Petersburgo no fuesen suficiente para reflejar las propias obsesiones musicales de Almond, alistó al Coro de la Academia Superior de Ingeniería Naval de San Petersburgo para agregar acompañamiento vigoroso.

El cantante declaró que los oyentes rusos reaccionaron "amablemente y con mucho entusiasmo" a sus versiones de sus queridas canciones. "Creo que me perdonaron mucho porque reconocen el respeto que he mostrado al tratarlo lo mejor que pude, entusiastas de que al menos alguien trate de hacer llegar su música a un público más amplio".

La incursión de Almond en el folk le inspiró a comprar un apartamento en Moscú, pero él no terminó enamorándose de la música pop. "Me he encontrado a mí mismo apasionado del pop", afirmaba, "pero no creo que se requiera un sentimiento muy profundo. De hecho, es probablemente perjudicial para crear un gran pop". "Por supuesto que la música pop es la mejor manera de conseguir audiencias generalizadas, pero la ironía es que tiene menos que decir".

Su interacción vocal durante los duetos y la facilidad con la que cambia entre cantar en inglés y ruso evidencia lo cómodo que fue para Almond. Two guitars es una canción de lenta construcción con un excelente respaldo del grupo ruso Loiko. Romance toma las palabras del poeta revolucionario ruso Nikolai Gunilev y crea una melodía maravillosamente inquietante. Pero, irónicamente, la mejor canción del álbum es la única compuesta en su totalidad por el mismo Almond. Gone but not forgotten no suena fuera de lugar en esta empresa pero, incluso sin saber quién es su compositor, hay algún elemento indefinible que la señala como más moderna. Como era de esperar, la voz de Almond es excelente en todo el disco, capturando perfectamente la atmósfera y la emoción de la empresa entera, y la musicalidad y capacidad vocal de los intérpretes rusos es impecable.

Nuit de Noel, se adapta a la gama vocal de Almond y se beneficia de una traducción (llevada a cabo por Olga Lutskaya) muy sutil. Grebenschikov, sin embargo, aparece solamente en el último verso, con voz ronca a lo Tom Waits, por lo que no es un dueto real como se anuncia.

Gosudaryuria muestra a Marc trabajando con el grupo Aquarium. Con una introducción acústica aborda el drama de un trovador baladista. Cinemática en pantalla con auténtica instrumentación rusa, resulta muy conmovedora y emocionalmente resonante. Oh my soul es un dueto con Alla Bayonova, y con sólo un piano como acompañamiento musical tiene una calidad intemporal y atesora los beneficios de un arreglo tan simplista, conformando una canción sorprendentemente original.

The storks es una canción sobre la participación rusa en la Segunda Guerra Mundial. Cuenta con instrumentación clásica y atmosférica, y evoca imágenes de belleza poética, con agradables interludios de metal. Gone but not forgotten fue escrita por Marc especialmente para el álbum, y cuenta con sorprendentes elementos de electrónica y atrae al oyente con su apertura melodramática, con un toque militar que da a la canción un toque de clase.

Los comentarios de la crítica para Heart on snow fueron de diverso signo. Dorian Lynskey en The Guardian describió Heart on snow "como un trabajo de amor por el que es difícil sentir mucho cariño" y como careciente "del humor pícaro de Soft Cell y su mejor trabajo en solitario", todavía admirando la "audacia e integridad en la realización de un álbum que sólo utiliza músicos rusos". La crítica de Uncut indicaba que Almond mantiene sus versiones del material "respetuosas, las cuales, a pesar de la falta de bravura rusa, hace (de Heart on snow) un disco conmovedor". Paul Taylor, en el Manchester Evening News, describía el álbum como "una mezcla astuta de producciones suaves y occidentalizadas y estilos recolectados de balalaika y crudo folk ruso", y afirmaba que "cualquier persona con mente remotamente abierta sobre su música encontraría este trabajo como un joya".

Fuentes: http://www.amazon.com, http://en.wikipedia.org, http://www.discogs.com, http://rincondesconexion.blogspot.com.es, http://www.allmusic.com, http://www.dharmafish.org, http://news.bbc.co.uk, http://www.manchestereveningnews.co.uk, http://www.uncut.co.uk, http://www.theguardian.com, http://rateyourmusic.com, http://elpais.com, http://nnm.me, http://www.musicfolio.com, http://designermagazine.tripod.com

Listado de canciones:

1.-   So long the path (so wide the field)
2.-   Strange feeling (duet with Sergey Penkin)
3.-   Gosudaryunia (featuring Aquarium)
4.-   Always and everywhere (I will follow you)
5.-   Oh, my soul (duet with Alla Bayanova)
6.-   Two guitars (with Loiko)
7.-   Heart on snow (with Russia Orchestra)
8.-   Nuit de Noel (with Boris Grebenschikov)
9.-   Romance
10.- The storks
11.- Luna (duet with Alla Bayanova)
12.- White flowers of Acacia
13.- The glance of your dark eyes (featuring Mikhail Aptekman)
14.- If your affectionate smile has gone (duet with Ilya Lagutenko)
15.- Sleeping beauty
16.- Just one chance (duet with Lyudmila Zykina)
17.- Gone but not forgotten
18.- So wide the field (reprise) (featuring Mikhail Aptekman)
19.- The glance of your dark eyes (version 2) (featuring Mikhail Aptekman)

Vídeos:

So long the path (so wide the field) - Marc Almond


Strange feeling - Marc Almond with Sergey Penkin


Gosudaryunia - Marc Almond featuring Aquarium


Always and everywhere (I will follow you) - Marc Almond


Oh, my soul - Marc Almond with Alla Bayanova


Two guitars - Marc Almond with Loiko


Heart on snow - Marc Almond with Russia Orchestra


Nuit de Noel - Marc Almond with Boris Grebenschikov


Romance - Marc Almond


The storks - Marc Almond


Luna - Marc Almond with Alla Bayanova


White flowers of Acacia - Marc Almond


The glance of your dark eyes - Marc Almond featuring Mikhail Aptekman


If your affectionate smile has gone - Marc Almond with Ilya Lagutenko


Sleeping beauty - Marc Almond


Just one chance - Marc Almond with Lyudmila Zykina


Gone but not forgotten - Marc Almond


The glance of your dark eyes (version 2) - Marc Almond featuring Mikhail Aptekman