domingo, julio 05, 2015

Grandes álbumes: LLOYD COLE & THE COMMOTIONS - Rattlesnakes

Rattlesnakes es el álbum debut del grupo británico Lloyd Cole & The Commotions, lanzado en octubre de 1984. El álbum alcanzó el número 13 en las listas de Reino Unido e incluía los singles Perfect skin (número 26 en Reino Unido), Forest fire (número 41 en Reino Unido) y Rattlesnakes (65 en Reino Unido, 31 en Holanda).

La mayor parte del álbum fue escrita por el escocés de Glasgow, Lloyd Cole, quien había formado la banda cuando era estudiante en la Universidad de Glasgow. The Commotions en aquellos días lo componían Neil Clark como guitarra, Lawrence Donegan como bajista, Stephen Irvine en la batería y Blair Cowan como teclista. Cole, cuyo romanticismo mezcla lo mundano y lo pretencioso en buenas proporciones líricas, cita a Bob Dylan y Booker T. & The MGs como principales influencias, pero también señala el impacto de sus estudios de inglés y filosofía en la elección del título del álbum, una referencia a la novela Play it as it lays de Joan Didion, y en sus letras, que también hacen referencia a Renata Adler, Simone de Beauvoir y Norman Mailer.

Las canciones del álbum fueron escritas en el Club de Golf de Glasgow, donde el padre de Cole trabajaba como profesor del club y donde vivía su familia. Cole recordaba, "Perfect skin y Forest fire fueron escritas un fin de semana en el sótano que había bajo el club de golf donde solíamos vivir y donde mis padres solían trabajar. Tras conseguir nuestro contrato discográfico, compramos un Portastudio, un DX7 y una caja de ritmos. Las grabé ambas como demo ese fin de semana e hicimos un contrato para lanzar un disco un mes más tarde; fue muy rápido. Cada canción en Rattlesnakes fue escrita dentro del año que el disco fue lanzado".

Cole describió las canciones de Rattlesnakes así: "tratan de las cosas que se hacen cuando se está enamorado. La gente entra todo tipo de escenarios raros y me gusta bastante esa idea. Escribo sobre eso más que nada. A veces es cómico, a veces trágico, a veces divertido y trágico a la vez. Después de años de intentar negarlo, también empiezo a darme cuenta de que básicamente escribo sobre mí mismo". Más tarde reflexionó, "es como si la mayoría de los personajes de las canciones viviesen en ese mismo piso del sótano. Está bastante idealizado". Después de que The Commotions se disolviesen, admitiría sentirse avergonzado por algunas de sus letras de Rattlesnakes: "se parecen a Eve Marie Saint/In on the waterfront. Sí, algunas de las letras anteriores eran muy ingenuas. ¡Pero yo era entonces muy joven! Y realmente lo era. Puedes imaginarme usando una gabardina francesa entonces, pensando que me veía muy bien cuando, de hecho, me veía muy estúpido. Pero tal vez por eso a la gente le gustaba".

La canción Speedboat tomaba su nombre de un libro de Renata Adler. En el libro, el narrador es sorprendido cuando una rata se encuentra en la mesa de un restaurante donde ella y su pareja están cenando, y dice su compañero, 'estabas bien hasta que perdiste la calma'". Cole admitió que robó la línea y la incluyó en la canción porque le encantaba la frase. Cole afirmó que Down on Mission Street trata acerca de "un personaje que dice nunca mirará hacia atrás ni pasará por encima de otras personas". El personaje de Charlotte Street "se basa estrechamente en mí. Mi idea de romance obviamente es reunirme con una hermosa y maravillosa chica en la biblioteca. Escribí esa canción y me llevó un año darme cuenta de que en realidad no había mencionado que se desarrollaba en una biblioteca. Se me olvidó poner eso, que en realidad es un poco estúpido". Sobre la última canción del disco, Are you ready to be heartbroken?, declaró, "trata sobre que al estar enamorado tienes sólo una dirección que tomar: si estás tan feliz, entonces estás preparado para que te rompan el corazón".

El álbum fue grabado durante el verano británico de 1984 en los estudios The Garden en Shoreditch, en el Este de Londres (construido y propiedad del ex-vocalista de Ultravox, John Foxx), con Paul Hardiman como productor. Todos los miembros de la banda recordaban la grabación de Rattlesnakes como un proceso muy fácil y relajado. El bajista Lawrence Donegan más tarde comentaba, "cada día llegábamos al estudio, establecíamos algunas pistas de respaldo, íbamos a lo largo de Brick Lane para tomar un curry y algunas pintas, luego regresábamos y grabábamos un poco más. El álbum fue acabado en un mes. Fueron días felices, de verdad". El guitarrista Neil Clark agregó, "fue genial... Fue genial trabajar con Paul Hardiman y el clima era excelente. Nada más entrar, hacíamos nuestras faenas. Era como si hiciésemos el mejor trabajo posible en aquel tiempo. Empezábamos a las 10 y terminábamos a las 18 horas, aunque hice el solo de Forest fire a última hora de una noche, pero fue una excepción. Estábamos bien organizados y tocamos varias canciones en el estudio".

La portada del disco es una foto del reconocido fotógrafo Robert Farber, que fue elegida por la empresa de diseño Da Gama a partir de una selección de fotografías de stock.

Rattlesnakes es un disco íntimo, sobrio, relajado, sentido y a ratos emocional, como demuestran dos de sus mejores canciones, Forest fire y Patience, en las que Cole mezcla folk acústico, rugientes guitarras sesenteras (Byrds, Velvet Underground) y baladas decayentes (David Bowie, Marc Bolan). El carácter sobrio e íntimo se puede intuir a través de su sencilla portada, con la foto de esa puerta y la ventana que deja pasar la luz a una habitación con paredes de madera, con el título del disco, el nombre de la banda y el título de las canciones en rojo en el lateral derecho.

Sus historias son episodios vividos, encuentros románticos, y más generalmente humanos, trasponiéndolos al plano de memoria y reproduciéndolos con trazos de pincel impresionista para describir los aspectos más curiosos y pintorescos. Todo en consonancia con la tradicional corriente de conciencia literaria anglosajona de Joyce o Woolf, y con el ingenioso pop imaginario de los Beatles. La melancolía que aflora a la superficie de sus letras no frena la ironía divertida y casi satírica de un escritor que parece vivir todas las experiencias, incluyendo asuntos de amor, con la curiosidad complaciente del explorador.

Durante todo el disco Lloyd invoca a referentes de la cultura pop; Leonard Cohen, Arthur Lee, On the waterfront, Truman Capote, Greta Garbo, Eva Marie Saint, Grace Kelly... Entre todas ellas, Cole cuenta historias simples desde la perspectiva del observador: la vida insular en la Universidad, amor, pérdida, esperanza, obsesión. Lloyd no es precisamente como Billy Bragg y tampoco es bohemio como Roddy Frame; era menos popular y más involucrado con sumergirse en un libro.

Cole se revela maestro en saltar de un género a otro, incluso dentro de una rigurosa consistencia de fondo. Cada canción es un ensayo pequeño de metamorfosis musical. Como Down on Mission Street, que se inicia con tonos graves y notas largas y profundas para abrirse ante el infantilismo juguetón del coro, mientras que el insistente punteo y las cuerdas de fondo reclaman alusivamente atmósferas orientales. O como Speedboat, que nace como un blues esquelético y sostenido, y se disuelve en un estribillo dulce y ensoñador que parece extraído de las mejores producciones de los Smiths. El jangle-pop es el lienzo, y los tintes se tiñen de sugerencias francesas (el vals crepuscular de acordeón de Charlotte Street, otra proeza melódica), de alegre andadura folk 'n roll (Four flights up, con sus acometidas energéticas de guitarras acompañadas de delicados sintetizadores relegados a un segundo plano), de orquestaciones de fácil escucha (el boceto pop de Patience, adorable incluso en sus iniciales coros kitch y en su brillante orquestación, hijas de la época) y de atmósferas bucólicas de molde beatlesiano, como en 2cv, una especie de Blackbird a lo Cole, con un juego de cuerdas de guitarra que da la impresión que proceden a trazos hacia atrás y un texto que lidia con el desencanto sentimental de una expectativa decepcionada, en el corazón de un tórrido verano londinense.

La recepción por parte de las revistas de música británicas tras el lanzamiento del disco fue muy positiva. Sounds declaró, "Rattlesnakes es un maravilloso LP, el más refrescante y hermoso trozo de oro extraído de Escocia en años, siguiendo los rumbos de pop alternativamente vibrantes y tiernos descubiertos por Perfect skin y el clásico Forest fire. Y todavía encuentra tiempo para las excursiones dylanescas de baladas adornadas por cuerdas, toques blues seculares o elocuentes melodías country, todo ello liderado por la guitarra infinitamente capaz de Neil Clarke". Record Mirror opinaba que podían "perdonar a Lloyd Cole sus pretensiones hacia la poesía; su banda y él han hecho uno de los mejores álbumes de debut durante mucho tiempo". NME escribía, "¿hay alguien a quien no le guste Cole y sus compinches, que han hecho un álbum de suave blues-funk sureño, burlón sobre sí mismo, inofensivo y magníficamente equilibrado? Cada canción es instantáneamente memorable". Melody Maker fue algo más crítico,estimando que "como Texas fever de Orange Juice, y Lexicon of love de ABC, Rattlesnakes es un álbum de cinismo que se disfraza como romance. Trata sobre cómo los modos de expresión no han avanzado ni un ápice desde el primer Bob Dylan, sobre cómo una generación carente de su propia voz cede terreno jugando con el lenguaje de sus compañeros".

En Estados Unidos, las críticas también fueron favorables. Spín afirmaba que "Lloyd Cole & The Commotions son la nueva banda más interesante desde Jonathan Richman y los Modern Lovers, y Rattlesnakes es un brillante primer álbum... Este es el primer álbum que he oído últimamente que rechaza la banalidad del techno-pop en la que hemos estado ahogándonos sin ser excesivamente tímido en su minimalismo o soportando una mochila excesiva". Rolling Stone opinaba que "mucha parte de Rattlesnakes suena como Lou Reed, Tom Verlaine y Bob Dylan haciendo lo mejor de Lloyd Cole... pero si Rattlesnakes se queda críticamente corto ante la grandeza que se reclamaba para él en la prensa británica, su promesa no puede ser tan fácilmente descartada... Un par de canciones más como Perfect skin, y el hombre podría realmente comenzar a causar una conmoción".

Revisando la reedición 2004, Mojo aclamó Rattlesnakes como "un álbum pop eterno". Q fue menos entusiasta, observando que "los resultados fueron y siguen siendo, a partes igualmente irritantes y encantadoras". Allmusic denominaba al disco "uno de los mejores álbumes de debut de los años 80", y afirmaba que "Rattlesnakes es una obra maestra de rock universitario de letras inteligentes e irónicas y basada en comprensivas melodías basadas en folk-rock".

El álbum fue lanzado por primera vez en formato CD por Polydor en abril de 1985, seis meses después de la edición en LP/cassette. El CD incluía cuatro canciones adicionales, todas ellas cara B de los singles extraídos del álbum, entre las que se encontraban la tierna balada Sweetness, que no tiene mucho que envidiar a Charlotte Street; The sea and the sand, que exhibe otro de esos deliciosos coros que Cole sacaba del horno con desenvoltura; y You will never be no good, que terminó siendo incluída en su disco de grandes éxitos. El CD también incluía la versión extendida de Forest fire que había aparecido en la versión 12" del single, casi 40 segundos más larga que la versión del single 7" y del original del álbum. En la edición Deluxe de 2004 volvió a figurar la versión más corta.

Gran parte del éxito de Rattlesnakes vino asociado a la canción que abría el disco, su single Perfect skin, una muestra camuflada de wave residual, atmósfera desolada y melancolía. Con una base folk-rock a lo Byrds y un sonido luminoso de guitarras, con el timbre vocal tan peculiar de Lloyd, todo está impregnado por una glacialidad decayente de fondo, que recuerda a la superficie translúcida de Be my wife de Bowie. El jangle de guitarras de Clark proporciona a los acordes velocidad y fluidez, mezclados con gran agilidad con un sonido limpio y tintineante, ante el que Cole se lanza en una interpretación vocal divertida. Incluso el texto revela un aroma a esteticismo decadente (“She's got cheekbones like geometry”, “She’s got perfect skin... At the age of ten she looked like Greta Garbo”), pero también la autobiografía de un académico prometedor, abrumado por las experiencias agitadas de la vida juvenil (“I choose my friends only far too well, and I'm up on the pavement and they're all down in the cellar, with their government grants and my I.Q., they brought me down to size, academia blu-u-ues”).

Speedboat se mostraba con un sonido más subterráneo y misterioso, frente a la frescura del sonido que desprendían las guitarras de Perfect skin. Salvo algún repunte, se marca la misma pauta sonora durante toda su duración y Lloyd, a su vez, se mueve en un tono vocal sigiloso, excepto en algunos párrafos en los que hasta puede recordar vagamente a Brian Ferry, aunque con un toque saludable de ruralidad provincial.

La canción Rattlesnakes estaba muy en boga con el sonido de ciertos pasajes de Ocean rain de Echo & The Bunnymen, y fue compuesta por Cole junto con Clark. Contiene ciertos elementos orquestales, que le dan un carácter algo parecido a canciones como Silver de la banda de Liverpool. La melodía es compacta, resultado de una intuición improvisada, feliz e iluminada, acompañada de orquestaciones exuberantes, que florecen en el rápido minueto del intermedio. Las letras, inspiradas en la novela Play it as it lays de Joan Didion, inmortaliza a otro personaje femenino, transformado en arquetipo universal, haciendo alusión a la heroína de la película On the waterfront (“She looks like Eve Marie Saint in On the waterfront/She reads Simone de Beauvoir in her American circumstance”).

Down on Mission Street regresaba a un sonido menos luminoso, haciendo parecer que el disco alternase momentos más vitales y otros más lúgubres o, en este caso, relajados. Forest fire tiene un encanto especial debido a los retazos sonoros de ciertos acordes de sus guitarras, que con sus suaves tonos soft-rock y el encantador solo final de la guitarra eléctrica de Clarke, conforma una de las destacadas melodías cinceladas por la pluma de Cole, cuyo trazo es intenso y suave al mismo tiempo. También el tono algo melancólico de la voz de Cole, hace que la canción sume enteros emotivos. Los efectos sonoros de una leve línea de órgano por debajo, le confiere ese sonido tan especial, en el que se apoyan esos acordes tan singulares de cuerdas.

Charlotte Street vuelve a un sonido mediano de cuerdas, que recuerda a los Echo & The Bunnymen sobre todo en los acordes de apertura. De hecho, esa melodía de guitarra, es la marca principal sonora de la canción. 2cv es una pieza de sonido acústico y lento, en el que con una guitarra española Lloyd se basta para dar forma a la canción. La excusa de un coche, en este caso el modelo citado en el título de la canción, nos describe una historia de amor pasajero para, en las propias palabras de Cole, “encontrar algún tipo de felicidad para llenar la soledad”. Four flights up es un medio rockabilly, aunque algo más lento, que incluye matices sonoros de armónica.

Patience es otra joya del disco, que nos narra una historia de desamor, interpretada de forma excelente. Una canción delicada, cálida y en la que Lloyd se vale de unos coros femeninos para ayudar a crear otra obra maestra en forma de canción. Algún apunte sonoro orquestal puntual ayuda a dar solemnidad al corte, aunque los sostenidos de los coros, y las líneas de las guitarras, aparte del acierto vocal de Cole al micro, terminan de construir un tema que enaltece fuertemente el disco en la parte final, también al juntarse con la agridulce (por el carácter de la letra y su melodía luminosa y amable) e igualmente estupenda canción final, Are you ready to be heartbroken?, que empieza con una estupenda línea de acordes de guitarra acústica, en la que después se añaden como unos efectos leves de armónica. Lloyd se ha quedado tan a gusto con los coros de la canción anterior, que también dispone aquí de cierta compañía en el apartado vocal. Are you ready to be heartbroken? es un título perfecto para el lema sentimental que acompañará siempre la parábola de Cole, y se hizo famosa por la versión de los escoceses Camera Obscura, Lloyd, are you ready to be heartbroken? Los coros femeninos recuerdan un romanticismo a lo Ferry, y la interpretación de Cole también se asimila a los suspiros conmovedores del ex-líder de Roxy Music. Guitarras acústicas (protagonistas de todo el álbum) subliman en una ronda de arreglos acelerados estremecedores. La canción es dulce y un tanto etérea, pero las guitarras suenan lanzadas: el efecto es desorientador y entusiasta, mientras la canción explota en las últimas notas orquestales que flotan en el aire, retirándose de nuevo con una clase que trae a la mente Good night de los Beatles, del White album.

En 2004 la banda se reformó para una breve visita de reunión por Reino Unido e Irlanda para conmemorar el 20º aniversario de la edición del álbum. Se lanzó a la vez una edición Deluxe de dos CD del álbum por Universal International, y Capitol Records en Norteamérica. La edición Deluxe se componía de los diez títulos del álbum original en el primer disco, y las cuatro canciones de la versión en CD y 14 adicionales, incluyendo demos, conciertos e interpretaciones en la radio en el segundo disco. El álbum fue remasterizado por Gary Moore a partir de las cintas maestras originales, siempre que ello fue posible. El folleto del CD incluía comentarios de Cole y el resto de la banda en las diferentes canciones. Las canciones de la BBC se incluyeron en el álbum Live at the BBC Volume 1, publicado en 2007.

Tras este estupendo debut, Lloyd se ganó a pulso el respeto de la crítica y de sus compañeros más mordaces de profesión, como Morrissey, con quien hizo buena amistad, en aquellos días al frente de The Smiths. En los años 80, Lloyd Cole también se involucró en proyectos musicales implicados en política, como cuando participó en algunos conciertos de la Red Wedge, comandados por Billy Bragg, unido a compañeros de profesión y estilo como The Smiths y Paul Weller.

El impacto de Rattlesnakes no puede reducirse a su modesta posición en las listas británicas (alcanzó el puesto número 13). Tal vez la imagen de Lloyd Cole no estaba todavía establecida en el mercado (su siguiente disco publicado un año después entró en las listas de Reino Unido en el número 5). Tampoco la situación era del todo madura para la crítica, e incluso uno de los gurús de la época, Julie Burchill, lo despidió con una desdeñosa "no nos hace falta una versión country & western de los Velvet Underground". El tiempo, sin embargo, lo pondría en su justo lugar: NME lo incluyó en su lista de Los 100 mejores álbumes de todos los tiempos y muchos lo reconocerían como pionero en el tiempo, sintetizando toda la escena "jangle pop" de grupos como Prefab Sprout, Aztec Camera o Deacon Blue. También recibió homenajes de otros artistas, como los Manic Street Preachers, que lo incluyeron entre sus diez álbumes favoritos de todos los tiempos, y Tori Amos, que realizó un fantástico cover de Rattlesnakes.

Fuentes: http://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://www.robertchristgau.com, http://www.rollingstone.com, http://discosmusicayreflexiones.blogspot.com.es, https://recordwitness.wordpress.com, http://www.ondarock.it, http://www.felixgjc.com, http://undia-undisco.net, http://www.panicmanual.com, http://simply-thrilled.com, https://itunes.apple.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Perfect skin
2.-   Speedboat
3.-   Rattlesnakes
4.-   Down on Mission Street
5.-   Forest fire
6.-   Charlotte Street
7.-   2cv
8.-   Four flights up
9.-   Patience
10.- Are you ready to be heartbroken?

Edición CD 1985:
11.- Sweetness
12.- Andy's babies
13.- The sea and the sand
14.- You will never be no good

Edición Deluxe 2004:
15.- Are you ready to be heartbroken? (Demo)
16.- Perfect skin (Demo)
17.- Glory (Live at Nightmoves)
18.- Beautiful city (Live at The Marquee)
19.- Charlotte Street (Live at The Marquee)
20.- Sweetness (Live at The Barrowlands)
21.- 2cv (Live at The Barrowlands)
22.- Patience (Saturday Live – BBC Radio 1 session 26/05/84)
23.- Forest fire (Richard Skinner session – BBC Radio 1 05/07/84)
24.- Speedboat (Richard Skinner session – BBC Radio 1 05/07/84)
25.- Rattlesnakes (Richard Skinner session – BBC Radio 1 05/07/84)
26.- Glory
27.- Beautiful city
28.- Jesus said

Vídeos:

Perfect skin - Lloyd Cole & The Commotions


Speedboat - Lloyd Cole & The Commotions


Rattlesnakes - Lloyd Cole & The Commotions


Down on Mission Street - Lloyd Cole & The Commotions


Forest fire - Lloyd Cole & The Commotions


Charlotte Street - Lloyd Cole & The Commotions


2cv - Lloyd Cole & The Commotions


Four flights up - Lloyd Cole & The Commotions


Patience - Lloyd Cole & The Commotions


Are you ready to be heartbroken? - Lloyd Cole & The Commotions


Sweetness - Lloyd Cole & The Commotions


Andy's babies - Lloyd Cole & The Commotions


The sea and the sand - Lloyd Cole & The Commotions


You will never be no good - Lloyd Cole & The Commotions


Glory - Lloyd Cole & The Commotions


Beautiful city - Lloyd Cole & The Commotions


Jesus said - Lloyd Cole & The Commotions

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

uno de los discos de mi vida. Creo que es suficiente comentario. Maravilloso.Ahora reeditan en formato cajita con el 2 y 3 con rarezas lo malo un precio de escandalo

JL dijo...

Los tres discos con los Commotions son lo mejor de su discografía. Y este primero, para mí, sin duda el mejor. Es lo que pasa con las cajas, que van bien para el coleccionista porque meten rarezas, directos y remezclas, pero se aprovechan poniendo precios muchas veces excesivos. Y luego se quejan si se descargan libremente por internet...

Saludos, Bernardo.