domingo, enero 18, 2015

Grandes álbumes: TEENAGE FANCLUB - Songs from the Northern Britain

En 1997, Teenage Fanclub eran una de las bandas más aclamadas y solicitadas de la escena. Desde que su tercer disco, Bandwagonesque (1991), fue coronado por el Spin Magazine como Mejor álbum del año, no pararon de acumular éxitos, adhesiones y, sobre todo, respeto, hasta tal punto que un personaje como Liam Gallagher decía de ellos que eran la segunda mejor banda del mundo. Paso a paso, disco a disco, su sonido inicialmente caracterizado por un pop-rock turbio y ruidoso enraizado en clásicos de la Costa Oeste norteamericana, fue dulcificándose hacia un pop más asequible, pero no por ello perdiendo las esencias de la banda. Si Bandwagonesque alcanzó el número 22 en las listas británicas, Thirteen (1993) llegaría al 14, Grand Prix (1995) al 7, y finalmente Songs from Northern Britain (1997), publicado por Creation Records, les encaramó al 3, su particular cresta de la ola. En su libro 31 songsNick Hornby nombra Songs from Northern Britain como uno de sus álbumes favoritos, y escribe la introducción al libro tras la frase "Your love is the place where I come from, elogiando también Ain't that enough.

Probablemente este su sexto disco fuese la cuadratura del círculo del sonido que andaban buscando y que han desarrollado desde entonces. Puede que ese avanzar fuese lo que les hizo ser un poquito más grandes cada día. Y puede que el encontrar el medio en el que se sentían del todo cómodos fue lo que les hizo frenar su escalada. En cualquier caso, Songs from Northern Britain es un disco que, a diferencia de Grand Prix, en el que ya se tocaba la meta con la punta de los dedos, carece de las grandes canciones que éste tiene en su arranque, pero es mucho más homogéneo y contiene himnos de esos que los fans cantan a pleno pulmón en sus conciertos. Es, en cierto sentido, un trabajo mucho más maduro que, conservando las líneas maestras del grupo (canciones cantadas a turnos de tres por cada compositor, ritmos repetitivos que poco a poco van desarrollando dinámicas, romanticismo lírico, gusto por los riffs prolongados, etc.), ve sin embargo como la distorsión de antaño ya queda prácticamente en retazos testimoniales y añade además arreglos que les aproximan a la onda folk que tanto gusta por Escocia, e incluso algún momento orquestal.

Teenage Fanclub fueron promocionados como el próximo gran grupo de canciones de tres minutos después de su debut en un sello mayor en 1991, Bandwagonesque, uno de sus mejores discos que captura la mayor parte del encanto de la banda, con sólo una fracción de agitación emocional. Seis años y unas tendencias musicales más tarde, Teenage Fanclub seguían haciendo composiciones y cantando melodías soleadas y optimistas que suenan como grandes explosiones en el equipo estéreo de un coche. Songs from Northern Britain no coincide con la banda en su apogeo, pero Ain't that enough es una de las mejores imitaciones de Byrds aparecida en años, y Start again suena suficientemente convincente como para hacerte creer que ningún romance puede ser condenado a ser salvado. Los tres compositores de la banda, Norman Blake, Raymond McGinley y Gerry Love, son todos románticos incurables.

Después de la aparición del justamente aclamado Bandwagonesque de 1991, Teenage Fanclub se encontraban atrapados en uno de los más rápidos ciclos de elogios de la historia de la música pop. El mundo pudo haber sido receptivo en primer lugar a la idea del power-pop de Glasgow, pero no tardó en acoger los sonidos de Seattle hasta casi ahogar a la competencia. Thirteen, un subproducido y poco considerado trabajo de seguimiento no ayudó, y Grand Prix de 1995 fue en gran parte desconocido. Con Songs from Norther Britain, Teenage Fanclub adoptaron un sonido jangle byrdsiano a través de todo el álbum, con la adición ocasional de teclados de primitivo sonido.

La banda fue reverenciada por Kurt Cobain y el álbum Bandwagonesque fue un clásico aclamado por la crítica. Teenage Fanclub fueron una de las bandas centrales para el éxito de Creation Records a principios de los 90, antes de ser consumidos por el sonido que la misma Creation promovió: el Britpop.

Sería injusto acusar simplemente a Teenage Fanclub de virar hacia el mercado easy listening, sin tener en cuenta que Songs from Northern Britain surgió durante los tiempos difíciles estéticos que hicieron empeorar por completo la falta de autorregulación, en los cuales Oasis decidieron dar un giro a su música para convertirse en "un grupo normal" después de dos álbumes fuertes, con la subida del blairismo dando a Gran Bretaña una falsa sensación de bienestar cultural. La perspectiva del álbum embellece el tema de una Escocia fracturada aún esperanzada ante el siglo XXI.

No hay sorpresas en Songs from Norther Britain, no hay cambios de dirección significativos, sólo melodías pegadizas y mucho más. En Ain't that enough y I don't want control of you, el grupo aplicará sus armonías cremosas y ágiles guitarras a melodías tan atractivas como una puesta de sol del Caribe, y también muestran canciones melancólicamente bonitas como Your love is the place where I come from. Algunos cortes sucumben a la suavidad, y dan la bienvenida a más variados arreglos y menos implacables ataques mid-tempo y hay también algunos préstamos de fuentes obvias (Neil Young en Mount Everest).

Songs from Northern Britain es un disco de doce canciones de hermoso pop-rock envalentonado por una producción clara, fuerte y con armonías vocales mezcladas amorosamente. Es un trabajo que marca la transición de Teenage Fanclub de un estilo grunge power-pop a una banda hecha y derecha que evoca dulces besos para dulces parejas, una transición en la que profundizarían con cada disco que lanzaron con posterioridad.

Songs fron Northern Britain contiene armonías aún más intensas, con emoción sinceramente articulada y melodías más desgarradoras que sus anteriores trabajos. La banda surgió de de la potente escena indie-pop de Escocia de los años 80, inspirada en Big Country, Big Star, The Byrds, Flying Burrito Brothers y Neil Young. El disco ofrece una representación más madura y completa de la maestría de la banda y captaría el interés de los fans de la música de Americana/rock similares a Wilco, The Jayhawks y The Wallflowers.

Teenage Fanclub siempre han sido famosos por su enfoque democrático en la composición, donde los tres testaferros tienen una porción igual de tareas de composición. De alguna manera siempre han logrado álbumes coherentes a pesar de que cada uno de los tres compositores canten sus propias canciones.

Songs fron Northern Britain encuentra al trío de compositores y cantantes de Teenage Fanclub, Gerard Love, Raymond McGinley y Norman Blake, abordando la edad adulta y la responsabilidad con un optimismo brillante que les distinguía de muchos de sus contemporáneos. Desde el título atrevido pero sincero, a la hermosa fotografía de la banda que aparece en la portada tomada por la banda con el fotógrafo David Milne en las Highlands escocesas, Songs fron Northern Britain es aparentemente un álbum conceptual sobre el amor y el hogar. Al igual que The Byrds, The Eagles y Crosby, Stills, Nash & Young se identificaron con Los Angeles y Topanga Canyon, Teenage Fanclub han quedado vinculados intrínsecamente a Glasgow y la Escocia rural. En Planets, Blake canta, "We're going over the country/And into the highlands/To look for a home" (vamos dando vueltas por el país, y por las Highlands, buscando un hogar). Del mismo modo, en I don't want control of you, una de las afirmaciones más bellas de fidelidad en una relación, Blake escribía, "Everyday I look in a different face/Feelings getting stronger with every embrace" (todos los días me veo con una cara diferente/los sentimientos son más fuertes con cada abrazo). El efecto general es un sentimiento de que los miembros de Teenage Fanclub están contentos con lo que son y con lo que aman, y ven estas nociones como los ideales universales. Musicalmente, el álbum tiene mejores arreglos que sus anteriores trabajos y se adentra más en un sonido folk y acústico que expone su fascinación con algunas armonías dulces estilo The Byrds, con, incluso, algún toque country. Pero esto no quiere decir que el álbum sea totalmente acústico, sino que, como se muestra en Planets, el sonido cargado de sintetizador Moog y difusas guitarras eléctricas rock abunda durante gran parte del álbum.

A pesar del hecho de que la portada de este álbum está adornada por una solitaria escena de un stand de atracciones olvidada enmarcada por el duro invierno de las Highlands, Songs from Northern Britain es un LP completo de placeres veraniegos. De hecho, tan pronto como comienza el LP con el brillante y alegre Start again, introduce al oyente en un viaje musical al Sol empapado de manzanales y arboledas junto a un tranquilo lago, rodeado de guitarras jangle y en capas a lo Beach Boys imitando las armonías. La siguiente canción, Ain't that enough, contiene las letras "Here comes the sunrise / Ain't that enough / Summer in the city / Summer in the city" (aquí viene el amanecer/ no es suficiente ese/ verano en la ciudad/ verano en la ciudad). Llevar al punto de la insolación este disco es quizás exagerado, pero hay una canción en el álbum titulada Winter, que, de alguna manera confusa, es un cuento sobre escapar de la belleza prístina del bosque, "Skys are forever clear / road never made it here /forest so deep and green / like nothing we've ever seen" (los cielos son siempre claros/ el camino nunca hecho aquí/ del bosque tan profundo y verde/ como si nada hubiéramos visto).

El álbum comienza con dos de las mejores canciones del álbum, Start again de Norman Blake y Ain't that enough de Gerard Love. Dos perfectas muestras de la marca Teenage Fanclub, fantásticas armonías vocales, resonantes guitarras y canciones tan pegadizas que instantáneamente se te quedan en la cabeza tras su primera escucha. Para este álbum, Gerard Love parecía haberse rendido a una fascinación con The Byrds, y todas sus canciones no hubieran sonado fuera de lugar en cualquier álbum del Verano del amor de la década de 1960. Eso puede hacer que no suenen tan atractivas, pero tienen tal calidad que trascienden su entorno. Y después Norman Blake logró escribir joyas de pop perfectas, no sólo una vez con Start again, sino dos veces más con las igualmente sorprendentes Winter y I don't want control of you.

Inusualmente, las canciones de Raymond McGinley aportan los momentos más rock del álbum. Especialmente la brillante I don't care, que empieza en silencio pero finalmente proporciona una buena muestra de los Teenage Fanclub mucho más ruidosos de sus inicios.

Take the long way round tiene un riff punk que la empuja hacia adelante (semejante al de Idlewild en As if I hadn't slept) y una vez más tiene una agradable sensación de viaje veloz veraniego a través de su lirismo, "Sometimes you look for inspiration / Sometimes you underline destinations" (a veces buscas inspiración/ a veces subrayas los destinos), mientras que uno de los puntos culminantes del álbum es la balada acústica Planets, una gran melodía folk-rock, "We're moving out of the city / And into the highlands / We'll pack up the kids / and look for a home" (nos movemos fuera de la ciudad/ y por las tierras altas/ recogeremos a los niños/ y buscaremos un hogar), está lleno de movimientos y alegrías estivales.

I don't want control of you es puro power-pop y una canción de amor que no trata la cursi historia perfecta de amor hollywoodiense que nadie realmente puede contar, sino que trata sobre las relaciones simples de la vida real adulta y la fidelidad. La canción es muy edificante y cargada de optimismo.

Planets es una canción con melodía de influencias setenteras estilo Crosby, Stills & Nash sobre la búsqueda de una vida simple en las Highlands lejos de la ciudad, y denota gotas de nostalgia y optimismo al mismo tiempo.

Songs from Norther Britain es un álbum flexivo con bellas melodías cargadas de pop-rock folk que sigue sonando fresco incluso hoy. El sonido más limpio supuso una salida desde el estilo más grunge explorado en las versiones anteriores, pero no implicó ninguna pérdida para el oyente. El álbum fue el mayor acierto comercial de la banda y casi los puso en el borde del mainstream.

Ain’t that enough sería el primer single, editado un mes antes del lanzamiento del álbum, y a la vez su cota histórica en las listas británicas de singles, llegando al puesto 17. En agosto le sucedió I don’t want control of you, que se quedó en el puesto 43. Finalmente, en el mes de septiembre, se lanzaba Start again como tercer y último single, que no pasó del puesto 54, y sin videoclip oficial. Tardarían tres años en publicar un nuevo trabajo, Howdy!, pero la nueva década no les depararía los mismos éxitos de ventas ni de crítica. A diferencia de otras muchas bandas que fueron grandes, Norman Blake, Raymond McGinley, Gerard Love y Francis McDonald no persisten dando tumbos, continúan trabajando, lejos de la cresta de su ola, pero manteniendo su nivel y decencia, y demostrando lo bien que conjuntan sus nuevas canciones con sus grandes éxitos; entre ellos, por supuesto, suelen seleccionar un buen montón de Songs from Northern Britain, una delicia de disco de principio a fin.

Fuentes: http://www.bsides.es, http://www.amazon.com, http://www.allmusic.com, http://seanishere.wordpress.com, http://dancingbrick.wordpress.com, http://en.wikipedia.org, http://www.sputnikmusic.com, http://thebackroom.me, http://www.ew.com, http://rateyourmusic.com, http://articles.chicagotribune.com, http://www.avclub.com, http://dropd.com, http://www.bbc.co.uk, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Start again
2.-   Ain't that enough
3.-   Can't feel my soul
4.-   I don't want control of you
5.-   Planets
6.-   It's a bad world
7.-   Take the long way round
8.-   Winter
9.-   I don't care
10.- Mount Everest
11.- Your love is the place where I come from
12.- Speed of light

Vídeos:

Start again - Teenage Fanclub


Ain't that enough - Teenage Fanclub


Can't feel my soul - Teenage Fanclub


I don't want control of you - Teenage Fanclub


Planets - Teenage Fanclub


It's a bad world - Teenage Fanclub


Take the long way round - Teenage Fanclub


Winter - Teenage Fanclub


I don't care - Teenage Fanclub


Mount Everest - Teenage Fanclub


Your love is the place where I come from - Teenage Fanclub


Speed of light - Teenage Fanclub

1 comentario:

bernardo de andres herrero dijo...

la seunda obra maestra de los Teenage tras Grand Prix que sigue siendo mi favorito pero este se acerca