domingo, junio 16, 2013

Grandes álbumes: BLOOD, SWEAT & TEARS - Blood Sweat & Tears

Blood, Sweat & Tears es el segundo álbum del grupo Blood, sweat & Tears, publicado en 1968. Fue un gran éxito comercial, llegando a la cima de las listas de Estados Unidos durante siete semanas y conseguir tres singles sucesivos entrar en el Top 5. Recibió un premio Grammy por Álbum del año 1970, y ha sido certificado cuádruple Disco de platino por la RIAA, con ventas de más de 4 millones de unidades en Estados Unidos. En Canadá, gozó de cuatro carreras y un conjunto ocho semanas en el número 1 en la lista nacional de discos RPM.

El líder de la banda, Al Kooper y otros dos miembros, Randy Brecker y Jerry Weiss, habían dejado Blood, Sweat & Tears tras su primer álbum. El baterista Bobby Colomby y el guitarrista Steve Katz se pusieron a buscar un cantante de reemplazo, y seleccionaron a David Clayton-Thomas. Tres músicos más se unieron para formar un grupo de nueve miembros. Columbia asignó a James William Guercio (que trabajaba simultáneamente con la nueva banda Chicago) para producir el nuevo álbum. Su trabajo con los Buckingham y su uso de sección de metal le habían hecho familiar con el estilo de sonido de Blood, Sweat & Tears. Posteriormente produciría once álbumes para Chicago (la banda con quien Blood, Sweat & Tears son frecuentemente comparados). También hizo uso de uno de las primeras grabadoras de 16 pistas que le permitió elaborar un álbum que suena muy moderno y fresco.

De la misma manera, ampliaron la sección de metal a cinco miembros, e hicieron su sonido aún más dominante que en el pasado. Su segundo álbum homónimo no podía ser una aventura o ecléctico como el primero, pero el éxito de varias de sus canciones le ayudó a convertirse en uno de los álbumes más comercialmente acertados de los años 1960 y principios de los 70, ya que alcanzó el número 1 en la lista de álbumes pop de Billboard Magazine y vendió más de 4 millones de copias.

Blood, Sweat & Tears eran testimonio de lo mejor del movimiento jazz-rock. Creada por el legendario Al Kooper, la banda fue uno de los motores principales en la escena del rock de finales de los 60. Aunque Kooper había salido después del álbum de debut, su siguiente trabajo es audaz, de sonido metálico y aventurero, y la llegada de David Clayton-Thomas dio al grupo un sólido cantante y un punto focal. El eclecticismo abunda, como por ejemplo en una interpretación de una composición de Eric Satie que es seguida por una versión de Smiling phases de Traffic. Estas incorporaciones cambiaron la dinámica de grupo, ya que las voces eran ahora más pronunciadas y más expuestas, mientras que la sección de viento ampliada se convirtió más en su imagen. Además, grandes interpretaciones trataron de tomar el lugar de los arreglos más sutiles de Kooper, y como tal buen gusto a veces fue sacrificado por un sonido rimbombante influenciado por el jazz (en lugar del soul), probablemente hubieran tocado mejor en Las Vegas que en el Fillmore. Esta estrategia funcionó muy bien, al menos comercialmente, ya que Blood, Sweat & Tears ganaron un premio Grammy como Mejor álbum del año y se convirtió en un superventas con tres singles en los primeros puestos de las listas, todos ellos excelentes.

A principios de 1969, el movimiento psicodélico estaba decayendo. La agitación social del año anterior parecía sugerir que no todo estaba bien en la situación de entonces. Mientras que algunas bandas se tomaron tiempo para hacer frente a la agitación, algunos apenas se molestaban en reconocerlo, y en cambio acabaron haciendo buena música experimental propia de la época. Blood, Sweat & Tears fue uno de estos grupos. Después de la salida de Al Kooper, quien prácticamente había fundado la banda él mismo, los miembros restantes reclutaron al vocalista David Clayton-Thomas, y una dinámica totalmente diferente fue llevada a cabo para su segundo álbum homónimo. La sección de viento se utilizó en todo el álbum Child is father to the man, sin duda, pero no eran el foco principal, sino el órgano de Al Kooper. En Blood, Sweat & Tears, la sección se utiliza casi en el nivel que se utilizaría una guitarra en una banda de rock regular. Y el material que utilizan es igualmente alucinante. Sin miedo de versionar las fuentes más inusuales, Blood, Sweat & Tears lo hicieron con Smiling phases de Traffic, God bless the child de Billie Holiday, And when I die de Laura Nyro y You've made me so very happy de Brenda Holloway, y girar del revés los originales hasta el punto hacerlas completamente con el sonido de Blood, Sweat & Tears. Kooper probablemente no hubiese estado de acuerdo con la nueva música que elaboraba la banda, pero el omnipresente órgano que aparecía en Child es todavía una parte esencial de parte del álbum. A diferencia de Child, Blood, Sweat & Tears fue prácticamente el Thriller de 1969, encabezando las listas durante varias semanas, consiguiendo que tres singles llegasen al número 2, cuando merecían haber llegado al 1, y consiguiendo Discos de platino sucesivos. Pero al igual que sucedió con Kooper, el éxito de larga duración parecía imposible para Blood, Sweat & Tears. Con nueve miembros en la banda, las diferencias comenzaron a entrar en erupción, y mientras que lograron aguantar un poco más (dos álbumes más), este álbum fue el principio del fin para Blood, Sweat & Tears, más que el principio de una nueva era, que es lo que parecía que les tenía reservado el futuro. Todavía son catalogados como una de las interpretaciones más originales e impresionantes que la música popular ha hecho en la historia.

La selección de las canciones fue mucho más orientada hacia el pop que el primer álbum con composiciones más externas a la banda. Fue grabado en los entonces pioneros estudios a nivel técnico CBS en Nueva York, que acababan de recibir uno de los primeros registradores de cinta modelo MM-1000 de 16 pistas, construidos por Ampex. La nueva tecnología permitía mucha más flexibilidad en la sobregrabación y mezcla de los registradores de cinta de 4 y 8 pistas que eran estándares en 1968. El álbum fue una de las primeras grabaciones de 16 pistas lanzadas al público, y fue seleccionado para el libro 1001 Álbumes que debe escuchar antes de morir, de 2006.

Blood, Sweat & Tears es un ejemplo perfecto de disco de rock que "intenta lo más difícil". Mientras en algunos puntos del disco el estilo básico del grupo se apoya en el rock and roll, con más frecuencia el oyente está siendo bombardeado con recursos de arreglos, solos y material no rock, todo lo cual sugiere que escuchamos algo nuevo: rock mezclado con otros estilos como el jazz o el soul. En definitiva, alguien en Columbia sugirió un nombre para este estilo: jazz-folk-soul-barroco-countrywestern-latino-showtune-rock. Y para una vez que el etiquetado con guión sería apropiado, ya que Blood, Sweat & Tears tocan música conforme a un guión: primero tocan folk, después, jazz, más tarde música latina,... Los estilos existen tangencialmente en su disco, pero nunca se funden en uno solo.

Hay una razón comprensible por la que Blood, Sweat & Tears adoptaron este enfoque. La mayoría de los esfuerzos de los músicos por combinar diferentes estilos habían sido complicados. Tal vez pensaron que sería mejor para mantener la integridad de cada estilo combinarlos sin mezclarlos, aunque el resultado más probable de este enfoque pudiese ser una mezcla de estilos encajados entre sí de manera artificial. Los elementos de sus arreglos a menudo tienen poca relación musical entre sí.

El corazón de la popularidad del álbum fueron sus tres exitosos singles. You made me so very happy fue ún éxito moderado de 1967 para la artista de soul Brenda Holloway. La suave voz de Clayton-Thomas y el sonido poderoso de metal permitieron convertirse en un clásico del pop. Clayton-Thomas escribió sólo una canción, pero fue descartada del listado final del álbum. Spinning wheel presentaba varios cambios de tempo y vocales en staccato. La canción más creativa fue su interpretación de And when I die de Laura Nyro. La introducción de la armónica, la animosa melodía y unos vocales frenéticos habían llevado más allá el intento original de Nyro.

Smiling phases es conocida como una de las mejores grabaciones de Traffic, que hicieron la canción como una extensa pieza de blues-rock. Blood, Sweat & Tears llevaron más allá la versión de Traffic. La canción comienza con una intro de trompeta recargada. Los versos se hacen con paso apresurado y el ritmo es sincopado para fragmentar las líneas del verso en vez de mantenerlas todas juntas. La batería de Bobby Colomby es particularmente culpable: él lo dirige todo. Después de dos versos que encuentran su camino en un solo de piano que implica varios cambios, varios descansos, y que consigue cada vez más convertirse en jazz, y una vez llegado aquí, deben encontrar una manera de volver al estilo rock de la canción para terminarla. La sobre-elaboración de las ideas musicales convierten el sonido en más suave.

En una línea similar, And when I die de Laura Nyro está sobrearreglada. Los versos se hacen en una imitación de estilo musical cowboy (a lo "Oklahoma"). Estos ingeniosos elementos conducen a coros realizados en una suave mezcla, excepto la última línea de coros, que se rompe. Tras el primer coro llega un solo de piano en el espíritu y estilo de los versos. Después del segundo, obtenemos un riff de trompeta, tocado en un estilo Lawrence Welk con efectos de golpes de cascos. El resto de la canción sigue así, con innumerables cambios de ritmo, varios patrones instrumentales. No era una melodía muy buena para comenzar, y quizá Peter, Paul and Mary lo habían hecho mejor tres años antes.

Incluso en una canción conmovedora y elocuente como God bless the child no pueden contenerse o permitir que algo hermoso hable por sí mismo. En medio de una lectura perfecta de la canción se nos da una intrusión de un solo de trompeta de estilo latino, que en los tiempos de los sintetizadores se podrían haber mejorado con más sensibilidad.

Las otras canciones sobresalientes del álbum son una versión animada y jazz de Smiling phases de Traffic, que cuenta con un ritmo bullicioso y varios solos impresionantes (teclados, piano, bajo, trompetas, batería) y una versión de God bless the child de Billie Holliday, que funciona como una excelente balada hasta que la sección de viento asume el control en medio de la canción a través de unos solos altamente energizados, aunque la canción finalmente regresa a la melodía suave original. El resto del álbum es menos impresionante, a excepción de la alta carga de More and more, con la bonita versión del clásico Variations on a theme by Eric Satie (en dos partes), mientras que Katz escribe y canta una balada bastante lenta llamada Sometimes in winter. Finalmente, debe mencionarse Blues (Pt.2), aunque en los primeros 9 minutos no hay nada particularmente blues en ella. Con un jazz de bajo consumo de energía, y un solo de saxo (de los varios que aparecen en todo el álbum), el nivel de energía sube considerablemente durante un medley de Cream alrededor del minuto 8. Poco después comienza la sección de intenso blues, pero resulta demasiado pequeño como para salvar completamente lo que todavía es una canción ambiciosa e intermitentemente interesante. En definitiva, con varias muy buenas canciones, sólido, con unos rellenos corrientes y una epopeya no del todo satisfactoria, y en el mejor momento desafiantemente comercial de la banda su sonido funciona sorprendentemente bien, aunque a veces el factor kitsch puede ser bastante alto. Aún así, más de cuarenta años más tarde, este álbum homónimo sigue siendo el punto de álgido innegable de la era de Clayton-Thomas en la banda.

Listado de canciones:

1.-   Variations on a theme by Erik Satie (1st and 2nd movements)
2.-   Smiling phases
3.-   Sometimes in winter
4.-   More and more
5.-   And when I die
6.-   God bless the child
7.-   Spinning wheel
8.-   You've made me so very happy
9.-   Blues – Part II
10.- Variations on a theme by Erik Satie (1st movement)

Vídeos:

Variations on a theme by Erik Satie (1st and 2nd movements) + Smiling phases - Blood Sweat & Tears


Sometimes in winter - Blood Sweat & Tears


More and more - Blood Sweat & Tears


And when I die - Blood Sweat & Tears


God bless the child - Blood Sweat & Tears


Spinning wheel - Blood Sweat & Tears


You've made me so very happy - Blood Sweat & Tears


Blues - Part II - Blood Sweat & Tears


Variations on a theme by Erik Satie (1st movement) - Blood Sweat & Tears