domingo, marzo 02, 2014

Grandes álbumes: THE B-52's - Wild planet

Wild planet es el segundo álbum de estudio de The B-52's, publicado en 1980. El álbum tiene un sonido ligeramente más psicodélico e incluso paranoico que el anterior, The B-52's. Wild planet también contiene los primeros experimentos de la banda con cajas de ritmos electrónicas.

Al igual que en su primer álbum, The B-52's viajaron a los estudios Compass Point en las Bahamas para grabar Wild planet. Varias de las canciones del álbum habían sido interpretadas en conciertos desde 1977, pero fueron omitidas en el primer álbum por elección del productor, Chris Blackwell. Con más énfasis en la producción que en su primer álbum, fue bastante bien recibido por los críticos, la mayoría de los cuales lo catalogó como un sólido segundo álbum tras el éxito del primero, y obtuvo rápidamente certificación de Disco de oro.

La opinión convencional mantiene que todas las versiones posteriores de B-52's son muy inferiores a su debut. Mientras que Wild planet no es la maravilla enrarecida de su primer trabajo, es un álbum muy logrado. Las canciones en este su segundo trabajo son generalmente más rápidas, más fuertes y más contundentes. Las importantes líneas de bajo, divergentes timbres vocales y guitarras con líneas generalmente inadvertidas alcanzan un nivel sin precedentes de equilibrio y realismo. El elemento más interesante del disco radica en las armonías vocales. Kate Pierson y Cindy Wilson proporcionan el lienzo coral, en un rango desde el canto al mele hawaiano) y Fred Schneider actúa como comodín espástico. Tiene menos canciones tan exageradas como Rock lobster o 52 girls del primer álbum.

Estas selecciones sin forma definida continúan exhibiendo una astuta mezcla de grupo de chicas, garage-pop, surf e influencias de temas de televisión, todo propulsado por un ritmo de baile ansioso. Give me back my man proporciona a Cindy Wilson una oportunidad única de cantar una línea melódica amplia y expresiva. Fred Schneider exhibe sus inimitablemente nerviosos vocales en versos divertidos como en Quiche Lorraine y Strobe light. Las canciones más conocidas son Private Idaho, un número muy nervioso que emplea una variante del famoso fragmento melódico de la música del tema de Twilight Zone, y Devil in my car, un grito deliciosamente descabellado que expone la locura con mucha densidad.

Wild planet sigue sonando muy fresco y aventurero en comparación con la mayoría de álbumes contemporáneos de bandas que hacían música apta para fiestas. Como en su debut, sus mejores canciones (Party out of bounds, Private Idaho) combinan ritmos de baile irresistibles con detalles sonoros que deberían haber sido algo diferentes en aquel momento. Desafortunadamente, la banda no es capaz de sostener el impulso durante el resto del álbum, que consiste en buenas canciones y otras semi-exitosas. Wild planet también sería su último esfuerzo realmente intrigante, y su sonido se convirtió cada vez en menos extraño y aventurero.

Casi tan bueno como el disco de debut, Wild planet es similar en algunos momentos, pero no es una copia al carbón de The B-52's. Es mucho más simplificado: la influencia de surf-espía está casi totalmente ausente, y los vocales frenéticos a lo Dance this mess around están considerablemente atenuados. Más importante, los inquietantes y órganos de juguete Farfisa han desaparecido en su mayoría (sólo aparecen una o dos veces en la segunda cara del disco), haciéndolo menos cursi y divertido, y más oscuro y serio. Wild planet claramente carece de la exuberancia implacable del disco de debut del grupo. Esto es en parte resultado de la producción, sonando más plano y más opaco que su predecesor, ya que el nuevo LP no intenta deslumbrar.

Party out of bounds (fiesta fuera de los límites) no sólo es una de las directivas de los B-52's en su incesantemente divertido segundo álbum, sino uno de los éxitos del disco, y resume perfectamente el espíritu y la intención detrás de este clásico new wave. Reforzando la continuación de su debut kitsch, los B-52's pasan un poco por todo: canciones, humor, exageración, melodías, ganchos e interacción del grupo. Wild planet también muestra a la banda con más fuertes acentos psicodélicos que encajan perfectamente con sus lámparas de color lava y sus texturas.

Alegre, entusiasta y desenfrenado, Wild planet eleva los esfuerzos vocales presentados por las cantantes deliciosamente cursis Cindy Wilson y Kate Pierson, cuyas tonalidades de niñas inocentes encajan maravillosamente con las entregas afeminadas y maníacas presentaciones de Fred Schneider. Mientras la pura exuberancia y naturaleza vertiginosa de la música tiende a convertirlos en una idea tardía, las armonías del trío son absolutamente sorprendentes. Agregados a los propulsivos riffs de guitarra playeros de Ricky Wilson, los chillidos aleatorios de sintetizadores y un exceso de ritmos bailables apoyados por la batería de Keith Strickland, se obtiene una obra que mejora con el tiempo con sus vibraciones optimistas y surcos boyantes.

Afortunadamente, las rugosas guitarras post-punk siguen dominando el sonido, y la interacción vocal entre los tres cantantes asegura toneladas de diversión. Give me back my man parece alimentar con caramelo y pescado a las gaviotas en la playa si no fuera por el estribillo principal de la línea de título tan repetido. Es una canción extraña, inesperada, que en realidad deviene melancólica y triste, gracias a que Fred Schneider deja toda la parte vocal a Cindy Wilson. Wild planet también acaba muy fuerte con algunas líneas de hermosa guitarra disonante reinando sobre 53 miles West of Venus, sonando como unos menos paranoicos Devo.

Con sólo una mirada a la carátula del álbum, inmediatamente se puede esperar algo más que el surf pop espacial extraterrestre que compone gran parte del disco de debut. El amarillo canario es sustituido por el rojo sangre, pero la formación, los ridículos peinados (creados por Laverne), el bigotillo de Schneider y el kitsch general se han mantenido. Aunque son todavía los genuinos B-52's, su sonido se ha alterado algo: los inquietantes teclados y estridentes alaridos han disminuido, los riffs de guitarra ultraceñidos son menos evidentes, y el álbum en su conjunto se inclina más hacia un sonido new wave-pop dance que no el apartado de las modas de su tiempo de su álbum debut, que fue considerado por muchos como una obra maestra. Por supuesto que era una exageración (la segunda mitad del álbum mitad fue positivamente decepcionante comparada con la locura suprema de la primera mitad), pero el segundo álbum no es el enorme deterioro de que muchos críticos afirmaron ser. Le falta algo del encanto peculiar del debut, pero las composiciones y sus actuaciones fueron en su mayor parte todavía muy buenas. Wild planet demuestra que el grupo todavía estaba descubriendo nuevas direcciones en el maravilloso mundo del kitsch.

Wild planet es un agradable compañero para su primer disco. Comienza con Party out of bounds, una canción que inmediatamente recuerda a clásicos instantáneos como Rock lobster y Dance this mess around. La canción tiene un título muy apropiado, y es una canción deliciosamente infecciosa que vacila entre el más convencional dance-pop y el más angular funk. La guitarra es menos evidente, pero la rápida percusión y simples coros ayudan a convertirlo en un buen comienzo del que cualquier banda estaría orgullosa.

Ciertamente, el segundo corte de Wild planet es una señal de que las cosas iban a ser diferentes. Dirty back road es una canción con una oscura línea de bajo, una canción que promete coches deportivos y arena en el cabello, pero dice "Don't look back". Las melodías enmarcan la temática sobre el amor desperdiciado y la depresión. Aunque carece de la excentricidad típica del grupo, suena más grave y 'normal' que lo que la banda había grabado antes, con las chicas cantando absolutamente en tono convencional y haciendo un buen trabajo.

Private Idaho, que empieza un poco extraña, pero de repente se transforma en una canción brillantemente pegadiza con guitarras que suenan frescas (reminiscencia del primer álbum) y, más importante, sorprendentes armonías vocales que convierten a esta canción en una de las mejores del grupo. La canción toma la forma de una reprimenda. "You're living in your own private Idaho", resalta Fred Schneider, y al recoger las chicas su estribillo, grita: "Get out of that state! Get out of the state you're in!" Notas de guitarra punzante golpean como el agua helada en la cara. A la vez que los instrumentos y voces crecen más fuertes y cada vez más insistentes, la música comienza a alcanzar la intensidad rugosa que se asocia más con Neil Young que con los B-52's.

Aunque el resto del álbum no mantiene tanta brillantez, todavía hay algunas canciones interesantes, como el peculiar dance-pop de Give me back my man, que se beneficia de la voz alternativamente susurrante, seductiva y chillona de Cindy Wilson. Devil in my car, en la que la voz histérica de Fred Schneider brilla, aborda el tema de la posesión diabólica, y durante mucho tiempo fue un elemento básico en las actuaciones de la banda, consiguiendo el mismo efecto con menos éxito.

Como en el álbum de debut, Wild planet también tiene su cuota menor de canciones que de alguna manera carecen de la maldad de los aspectos más destacados del álbum. Runnin' around es bastante rápida y emocionante al principio, pero no tiene mucho que ofrecer en última instancia. Strobe light es simple y llamativa, aumentando la apuesta y convirtiéndose en una de las últimas instancias de una clara influencia punk en su música (aunque Schneider volvería a visitar este territorio en su álbum solista hard-rock solista de 1996, Just... Fred), una gran melodía que trata sobre hacer el amor a la sombra de un dispositivo de iluminación pulsante. Mientras, Quiche Lorraine y la fresca e hipnótica 53 miles West of Venus no cumplen con sus expectativas y se alargan demasiado tiempo. Esta última canción bien pudiera haberse convertido en el himno Zombie-adolescente de los años 80.. Muchas otras bandas hubieran sido felices con temas como estos.

El director de cine Gus Van Sant dio las gracias a la banda en los créditos de su película de 1991 My private Idaho por el uso del título de la canción Private Idaho, que, sin embargo, no goza de ninguna referencia en toda la película. El título de Party out of bounds hace referencia tanto al programa de radio del cantante Fred Schneider en la emisora de radio Sirius Satellite, como a una fiesta benéfica de caridad anual celebrada en la ciudad natal de la banda, Athens, Georgia.

Wild planet se aupó al puesto número 18 en la lista Billboard 200 de Estados Unidos, y en Reino Unido también llegó al 18 en sus listas de álbumes.

Listado de canciones:

1.- Party out of bounds
2.- Dirty back road
3.- Runnin' around
4.- Give me back my man
5.- Private Idaho
6.- Devil in my car
7.- Quiche Lorraine
8.- Strobe light
9.- 53 miles West of Venus

Vídeos:

Party out of bounds - The B-52's


Dirty back road - The B-52's


Runnin' around - The B-52's


Give me back my man - The B-52's


Private Idaho - The B-52's


Devil in my car - The B-52's


Quiche Lorraine - The B-52's


Strobe light - The B-52's


53 miles West of Venus - The B-52's

5 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Dada la no muy extensa duracion de los 2 primeros discos y siguiendo el sistema del mini lp posterior para mi los dos primeros discos los considero un todo una cara amarilla y una cara roja Me es dificil decidir cual de los dos me gusta más

JL dijo...

Pues tienes toda la razón. Tuve debates interiores muy intensos sobre cuál de los dos LPs tratar en este apartado. Y seguro que esa idea tuya habría resuelto de cuajo mi problema. Aunque quizá hablar más adelante del otro terminaría por completar esta entrada.
Estos dos discos poco tuvieron que ver con lo que vino después. Con ellos entraron al mainstream, donde se mantuvieron con canciones puntuales.

Joan Miquel dijo...

Buenas, he visto tu web y me ha gustado mucho. Me interesaría realizar un intercambio de enlaces con la mia, véase con un enlace a mi web es www.casas-apuestas.es o un link en cualquier articulo tuyo.
Si te interesa puedes ponerte en contacto a este correo admin@casas-apuestas.es
Espero tu respuesta y sobretodo que mi blog sea de tu agrado.
Saludos

Xim dijo...

Hola JL, tenía sus dos primeros vinilos y los guardaba como joyas, así era que mi hermana mayor, también fan de ellos, tuvo que comprarse el amarillo para ella sola, ja, ja, ja, ja, además del álbum me compré el single del Give me back my man, temazo de los buenos, el Dirty Back Road también me traía loquito, y cerrar con el 53 Miles West of Venus era un broche de oro, grandes B-52,s....
SaLu2 rojos

JL dijo...

Hola, Xim. Yo conocí este álbum a partir de Private Idaho y Dirty back road. El LP es muy bueno, pero rubricarlo con 53 miles West of Venus es un tofo un lujazo.
Salu2 Idaheros