domingo, diciembre 08, 2013

Grandes álbumes: ELLIOT SMITH - Either/or

Either/or es el tercer álbum de estudio del cantautor estadounidense Elliott Smith. Registrado en varios estudios, como los estudios caseros de Joanna Bolme y Elliott Smith, y los de Undervoer, Inc. y Laundry Rules, todos en Portland, Oregon, y The Shop en Arcata, California, y Heatmiser House, mientras Smith estaba todavía en Heatmiser, y producido por Smith, Tom Rothrock y Rob Schnapf, fue lanzado en febrero de 1997 por Kill Rock Stars tras la desaparición del sello discográfico Heatmiser. Promocionado mediante la edición de sus singles Speed trials y Ballad of big nothing, Either/or no entró en las listas de Estados Unidos, pero fue aclamado por la crítica.

Tras la publicación del álbum, Smith impresionó a la vanguardia de la cultura popular tras interpretar la canción Miss Misery en la gala de premios Oscar de la Academia de 1998, que formaba parte de la banda sonora de la película Good will hunting. A raíz de esta aparición, Smith fue firmado por el sello principal DreamWorks, y comenzó a trabajar en su cuarto álbum de estudio, XO.

Mucho se ha hablado de la actuación de Elliott Smith en la ceremonia de los Oscar de 1998, y con razón. No sólo fue un momento inherentemente extraño en la cultura popular, sino que fue una actuación nerviosa pero típicamente brillante, con una orquesta de la Academia sorprendentemente subestimada acompañando a Elliott, marcando el comienzo de un nuevo capítulo para Smith, quien había sido un músico de rock indie relativamente exitoso hasta que de repente fue centro de atención con su nominación para el Oscar.

Either/or encontró a Elliott Smith en el borde de este gran éxito. No llegó a la cima de las listas de Billboard, pero los fans de sus tres primeros discos seguramente no se hubiesen imaginado escuchando sus canciones en un multicine. Esta fue una idea especialmente curiosa considerando a Either/or el disco que enriquecería la banda sonora de la película de Gus Van Sant, Good will hunting, apareciendo Smith y sus narradores en sus escenas más oprimidas y de mala suerte.

El título del álbum deriva del libro del mismo nombre de Søren Kierkegaard, reflejando el interés de Smith en la filosofía, a quien estudió en el Hampshire College de Massachusetts. El estilo del álbum ha sido descrito como un puente entre la oscuridad lo-fi de Roman candle y Elliott Smith, y el brillo del estudio de XO y Figure 8, con un estilo en consonancia con los dos anteriores, ofreciendo un sonido acústico y con pocos arreglos basado en la guitarra de Elliott. Aunque Smith canta en su tono habitual cercano al susurro, las guitarras son cristalinas. Mientras que su anterior trabajo consistía sólo en guitarra y voz, la batería y bajo encuentran a escondidas su camino en estas canciones, y el cambio funciona de maravilla. El tema que abre el disco, Speed trials, señalaba de este cambio, con la guitarra de Smith entrando en el disco junto con tenues tambores.

Las letras del álbum están llenas de decepción y soledad, cantadas por melodías inspiradas por el Tin Pan Alley, en una colección de canciones sobre abuso de drogas, relaciones fallidas y las trampas del estrellato; es un disco de Los Angeles, que encuentra la ciudad transparente y premonitoria. Hay un constante tira y afloja en todo el trabajo de Smith, contrastes entre lo simple y lo complicado, lo disonante y lo melódico. En ninguna parte es esto más claro que en Either/or, un disco que comienza con Smith cantando "He’s planned to meet you underneath the horse/ In the cathedral with the glass stained black" (planeó conocerte bajo el caballo/ en la catedral con el vidrio manchado de negro). Las cosas no se pusieron mucho más sombrías que eso, pero hay una esperanza en la oscuridad y el cínico sentido del humor de Elliott Smith que impulsa a Either/or de la desconfianza hacia el precavido optimismo.

El tercer álbum de Elliott Smith muestra su espectáculo unipersonal, volviéndose un poco más ambicioso. A la vez que todavía tocaba todos los instrumentos él mismo, lo hacía con mayor número de ellos. Varias de las canciones son un remedo de la maestría de la melodía de las bandas de pop de los años 60. Los números más atractivos, sin embargo, siguen siendo los tranquilos acústicos melancólicos. Mientras las canciones interpretadas con banda completa son pegadizas e inteligentes, el equipo de grabación de Smith no puede estar a la altura de los estándares establecidos por los Beatles y los Beach Boys. Los arreglos más humildes son más apropiados para el escaso equipamiento. Between the bars, por ejemplo, juega perfectamente con los puntos fuertes de Smith. Canta, en su susurro cariñosamente limitado, en tono de borracho nocturno y de introspección, y su rasgueo tenue crea una clave de humor menor acorde con sus propios misterios. Angeles es igualmente etérea, con un Smith acústico punteando notas que se mueven rápidamente alrededor de un acorde de teclado atmosférico, como aurales pececillos nadando hacia una luz solitaria en la superficie del agua. Las letras son un oscuro y penetrante rechazo de la maquinaria del sueño hipercapitalista de Los Angeles (sería un gran tema para el sello de Smith, Kill Rock Stars). Irónicamente, Angeles fue incluida en la banda sonora de Good will hunting, con la que Smith ganó la aclamación más grande, brillante y mejor conectada de Hollywood, la de la Academy of Motion Picture Arts & Science. Las cotización de las acciones de Smith en Los Angeles se disparó después de que interpretase ente el público de la ceremonia de entrega de los Oscars junto a Celine Dion y Trisha Yearwood. Durante su actuación, Smith se veía como fuera de lugar y frágil como su canción, entre otros candidatos, y sus canciones grandes y sinceras. Durante la noche, la prensa trató de cubrirlo con el manto del portavoz (renuente) de un joven, de una aparente generación perdida.

Su lirismo elíptico y estructuras de las canciones escurridizas lo hicieron moverse más allá de las metáforas recargadas y la regularidad folk de su material anterior para llegar a esta lógica, si no imprevista, conclusión. Los murmullos de Smith pueden estar plagados de angustia y depresión, abuso y autodesprecio, adicción y optimismo, pero son también puros, simples, desafiantes y extrañamente hermosos. Dolorosamente administradas, estas canciones eran silenciosas e íntimas, desprovistas de la distancia que llegó con la instrumentación multipistas y que aún no había adoptado las melodías más obviamente influídas por George Harrison de XO y Figure 8. Y aunque esos dos discos fueron logros brillantemente destacados, ni eran tan cercanos ni tan musicalmente firmes como éste.

En pocas palabras, las canciones de Either/or son de las mejores de Elliott Smith, desde la pop y visceral Ballad of big nothing a la bella e inquietante Angeles, que presenta a Smith punteando suavemente su guitarra mientras una sola nota de teclado suena en la distancia. Between the bars es la pieza central del álbum, y quizás de la carrera de Smith. Gus Van Sant destacó la canción en su película debido a que es cinematográfica en su ámbito de aplicación, imaginando a su narrador vagando por la ciudad en medio una bruma borracha pero no agradable en conjunto. La melodía dulcemente triste es un complemento perfecto para las letras agridulces, que aluden a una vida hecha entera pero incompleta por el alcohol.

El antiguo miembro de Heatmiser y prolífico cantautor Elliott Smith había grabado ya dos discos en solitario, y su nuevo trabajo Either/or marcaba una transición temática para él. Donde las canciones de su anterior álbum Elliott Smith eran generalmente duras, con confesiones con base en sonido de guitarra sobre abuso de drogas y oscuridad, en Either/or hay brillo y una sensación pop. Canciones como Alameda, Speed trials, Ballad of big nothing y The morning after son rompecorazones melancólicas, apoyadas por un pop teñido de clásico estilo Beatles y Jeremy Enigk. Los estupendos arreglos acústicos de Smith y su rara habilidad para extraer ganchos pegadizos de la tristeza hacen a estas canciones dignas de éxito, pero el hecho es que eran probablemente demasiado buenas para ser reproducidas en la radio.

La suave y aletargadamente romántica Say yes es la conclusión inesperadamente esperanzadora de Either/or: "I’m in love with a world through the eyes of a girl/ Who’s still around the morning after" (estoy enamorado del mundo a través de los ojos de una niña/ que sigue en pie la mañana siguiente), canta sobre una escala lentamente descendente. La canción da al oyente una sensación de que este hombre, tan claramente experimentado con la desilusión y la adicción, no es inexperto con el amor y la luz del sol. Parece estar susurrando "este mundo es un lugar oscuro para habitar, pero mira... mira lo que hay aquí... no importa qué... mira lo que encontré. Mañana".

El primer single del álbum, Speed trials, fue lanzado en octubre de 1996, y el segundo, Ballad of big nothing, en junio de 1998.

Elliott Smith es indiscutiblemente uno de los mejores artistas en solitario de acústica alternativa de los últimos años. Lo que separa a Elliott de sus compañeros (Damien Rice, Jeff Buckley, Nick Drake, etc.) es su extremadamente obvia influencia de los Beatles y los Beach Boys. Elliott podría cantar que algunas notas más altas y sus armonías serían más grandes. Tocaba muy bien la guitarra acústica, y había algo en su voz.

Desafortunadamente, Elliott fue encontrado muerto en 2003, a causa de auto-infligidas heridas de arma blanca. Por suerte, su música resistiría la prueba del tiempo. Elliott tenía un gran oído para una canción pop de tres minutos. Él sabía lo que podía hacer y qué no. Cuando hizo lo que debía hacer en cada momento, los resultados fueron sorprendentes.

La revista online Pitchfork clasificó a Either/or en el puesto 59 de su lista de Los 100 álbumes más grandes de la década de 1990. La revista Spin lo colocó en el número 48 en su lista de Los mejores álbumes de 1987 a 2012. Blender lo situó en el número 36 en su lista de Los 100 mejores álbumes de indie-rock de la historia.

El álbum se abre con Speed trials, comenzando con un riff de guitarra un poco espeluznante, y la voz emocional de Elliott entra junto a un frío ritmo de batería, mientras la canción se va construyendo gradualmente. Alameda empieza con un riff ligeramente escalofriante y después entra la voz Elliott, junto con unos tranquilos vocales de acompañamiento. El coro es una melodía agradable y acústica y combina bien con la batería. Ya avanzada la canción entra un solo, y la canción continúa normalmente hasta el final con un outro guitarra y órgano.

En Ballad of big nothing, la guitarra acústica y la voz entran con una melodía agradable hasta que comienza el coro, sonando muy bien con un buen trabajo de platillos de la batería. La letra de esta canción también es encantadora, aunque un poco corta. Between the bars es una canción un poco más triste, con una guitarra acústica agradable. Una vez entra el coro, son excelentes las notas altas de Elliott en su voz. La letra de esta canción también es muy cuidada. La versión orquestal de la canción, que aparece en Good will hunting, está muy lograda.

Pictures of me es la canción más pop del álbum, y una de las mejores, con grandes ritmos entre la guitarra, bajo, tambores y órganos, y unas letras también geniales. No name no. 5 es quizá la canción más deprimente del álbum, con una letra muy triste. La batería es muy eficaz y los otros instrumentos y las voces suenan muy bien.

Rose parade es otra canción bastante pop. La guitarra acústica es fría, junto con la parte acústica principal que se agrega. La mejor parte de la canción es la construcción hacia la entrada del coro. Las letras son muy simples, pero muy agradables. Punch and Judy es seguramente la canción más influenciada por los Beach Boys. El sonido de la parte vocal de apertura suena mucho a Brian Wilson, y la guitarra y la batería, junto con la voz de Elliott, son lo mejor de la canción.

Angeles es una de las mejores canciones del álbum. Las letras son increíbles y la voz de Elliott está llena de emoción y canta con solvencia, con una agradable aportación del órgano. La mejor parte de sus letras viene cuando canta la línea "No one's gonna a fool around with us". Cupid's trick es una canción extraña, que recuerda en algún momento a Grace de Jeff Buckley o posiblemente incluso a algunas canciones de Radiohead. Las letras son bastante buenas y también las voces, pero la mejor parte son las melodías principales con la guitarra.

2:45 es una hermosa canción. Las melodías son maravillosas, la batería que aparece ya iniciada la canción es buena, y la voz de Elliott es brillante. La canción en sí es muy simple, pero la brillantez de Elliott reside en su sencillez. Say yes es una canción maravillosa, con melodías muy bonitas y bonita voz de Elliott, especialmente en sus partes altas. Una canción con sonido Beatles con armonías bonitas, probablemente la canción del álbum con mayor influencia de los Beatles del disco. La canción es muy buena, tanto musical como líricamente. Un perfecto cierre para el disco.

Listado de canciones:

1.-   Speed trials
2.-   Alameda
3.-   Ballad of big nothing
4.-   Between the bars
5.-   Pictures of me
6.-   No name no. 5
7.-   Rose parade
8.-   Punch and Judy
9.-   Angeles
10.- Cupid's trick
11.- 2:45 AM
12.- Say yes

Vídeos:

Speed trials - Elliott Smith


Alameda - Elliott Smith


Ballad of big nothing - Elliott Smith


Between the bars - Elliott Smith


Pictures of me - Elliott Smith


No name no. 5 - Elliott Smith


Rose parade - Elliott Smith


Punch and Judy - Elliott Smith


Angeles - Elliott Smith


Cupid's trick - Elliott Smith


2:45 AM - Elliott Smith


Say yes - Elliott Smith

2 comentarios:

laedaddelkojak de andres herrero dijo...

Aunque me gusta más Figure 8 no se puede negar que este disco representó un hito musical

JL dijo...

Estuve pensando en Figure 8 para esta entrada, pero finalmente me decidí por Either/or por la importancia que tuvo en la carrera de Elliot Smith. Aunque no cierro la posibilidad de hablar más adelante de Figure 8, otro álbum que merece estar en esta sección.

Saludos, Bernardo.