domingo, diciembre 15, 2013

Grandes álbumes: MADNESS - One step beyond...

One step beyond... es el álbum debut de 1979 del grupo de ska-pop británico Madness, publicado por Stiff Records. Fue ubicado en el puesto número 90 en una encuesta realizada en 2005 por la televisión británica Channel 4 para determinar Los 100 mejores álbumes de todos los tiempos. El álbum alcanzó el número 2 en la lista de álbumes de Reino Unido y se mantuvo en dicha lista durante más de un año. Fue el primer álbum producido por el equipo de Clive Langer y Alan Winstanley, que después trabajaría con artistas como Elvis Costello & The Attractions, Morrissey, Dexys Midnight Runners y They Might Be Giants, así como producirían muchos de los álbumes posteriores de Madness.

La loca banda de la segunda ola ska eran una fuerza pionera en el género Two-Tone. Junto con The Specials se formó el primer revival ska en Gran Bretaña y ayudaron a expandir el ska entre más público. Eran una rareza en el mundo del ska Two-Tone con todos los miembros del grupo blancos, pero todavía eran respetados y hacían buena música. Más conocidos por su éxito Our house en Estados Unidos, Madness fueron un gran éxito en Gran Bretaña y uno de los favoritos de mucha gente.

Del mismo modo que The Specials conjuraron su potente mezcla de ska y punk en Coventry, Madness fueron descubriendo las alegrías de juguetear con sonidos originales de Jamaica en Camden y Kentish Town. No tenían la vertiente política o dimensión social lírica que Dammers y su grupo (aunque lo hicieron más tarde), pero compartían a un héroe en Prince Buster; su nombre y su primer single, The Prince, publicado por el sello 2-Tone de The Specials, rendían homenaje al gran hombre.

Es la pura exuberancia del disco lo que primero impacta directamente al oyente, además del caos que se muestra violentamente desde el grito de apertura a la nota de cierre. Una montaña rusa musical, una lágrima a través de una casa musical de espejos, a lo largo de un camino en el que Madness lanzan serpentinas de ska y rock, enfundando alegremente las cosas en sus pantalones bombachos. En realidad los pantalones estaban todavía por venir, pero One step beyond arrastraba a los oyentes pataleando y gritando en un mundo loco de su propia creación.

Como pasa con muchos grupos, algunos de los mejores trabajos de Madness provienen de este primer disco. Las canciones One step beyond y Nightboat to Cairo se han convertido en clásicos de la segunda ola ska, y hay muchas otras joyas en este disco incluyendo a My girl, Believe me y In the middle of the night. Este es el disco donde todo simplemente pasó perfectamente, con una gran dosis de ska mezclado con un poco de soul y toques de punk.

¿Qué hizo este disco mucho mejor que otras grabaciones de la época Two-Tone? Después de todo, bandas clásicas de ska como The Specials, Bad Manners, The Selecter y The Beat estuvieron todas tocando al mismo tiempo que Madness, aunque estas bandas sólo hacían discos de ska y no iban más allá. Madness lo llevó un paso más allá e hizo un disco de ska que sonaba como un disco de rock, que podía atraer a muchas personas, fuesen o no fans de ska.

A veces, One step beyond... parece una verbena de canciones tan salvaje que todo el asunto sólo podría colapsarse en el caos. Pero gracias al trabajo inteligente y capaz de producción del dúo Clive Langer-Alan Winstanley, y la abundante energía y carisma del grupo en sus primeros tiempos, su carnaval caótico resultó un triunfo. Y mientras los discos posteriores mostraron las habilidades compositivas y madurez del grupo, el vodevil de locuras de su debut en conjunto no disminuyó durante las décadas posteriores.

Los Nutty Boys era un apodo alternativo apto para la banda, con una puesta en escena alocada, repleta de malvadas muecas y risas, satisfechos de su propia inteligencia y guiñando un ojo con picardía ante sus propios chistes musicales ridículos. El conjunto no ha perdido nada de su frescura, recursos o capacidad de sorprender con los años. Sigue sonando originales, aunque sus influencias eran, por supuesto, Buster y el frenesí del primer ska jamaicano, y la furia fogosa del punk. Y, como es evidente, el music hall británico, el sonido del Oriente lejano de Augustus Pablo, el pop-beat británico, la cara más elegante del swing y la más divertida del ballet clásico, marchas militares, parques de atracciones y riffs de teclado en un recorrido por las cervecerías alemanas de la Oktoberfest... todo esto y más se vertía directamente en la mezcla y resultaba en el brebaje ofrecido por Madness. No hay pausa para el respiro, el desenfreno nunca se detiene, aun cuando desaceleran los tempos y oscurecen las maneras. En medio de este caleidoscopio, todo el mundo tiene sus favoritos personales, ya sea el trío de tributos a Buster de One step beyond, The Prince y Madness, el aderezado pop británico de los años 60 de In the middle of the night, Bed and breakfast y Mummy's boy, el ambiente más intenso de My girl, Nightboat to Cairo y Razor blade Alley, o la loca remesa de Tarzan's nuts, Swan Lake y Chipmunks are go!

La canción One step beyond, lanzada como single (número 7 en Reino Unido, y 14 semanas en las listas), fue originalmente escrita y grabada por el músico jamaicano de ska Prince Buster. El texto, "Don't watch that, watch this" en la introducción de la canción proviene de otra canción de Prince Buster, The scorcher. Fue su segundo single después de The Prince (número 16 en Reino Unido), que era una canción de homenaje a este músico, así como (They call it) Madness, que era un cover de la canción Madness de Prince Buster. Esta canción no figuraba en la portada de la edición del LP en Reino Unido, y fue anexada en la edición para Estados Unidos, y para las posteriores versiones en CD. Esta grabación es diferente de la versión publicada en la cara B del single The Prince.

Su primer single The Prince, originalmente lanzado en Two-Tone, y regrabado con una excelente coda dub y un solo saxo extendido de Lee 'Kix' Thompson, colocó al septeto firmemente junto a espíritus afines de revival de ska como The Specials. Pero Madness tenían otros recursos como abanico, con su sonido híbrido de soul de Doc Marten, rockabilly, music hall, pop de los 60, comedia británica y cualquier cosa que a los cantantes y compositores del grupo se les hubiese ocurrido hasta ese momento. De hecho, el eclecticismo de Madness pronto se convirtió en su marca distintiva, junto con su personalidades exuberantes, los acordes de piano estruendosos de Mike Barson, los saxos chillones de Thompson, los constantes saltos de géneros de héroes de la guitarra de Chris Foreman (los tañidos de Dick Dale en The Prince, repiqueteando como The Byrds en Bed & breakfast man) y la entrega graciosa del frontman Suggs.

Los tres singles de gran éxito que abren el álbum van del loco ska de tren desbocado (One step beyond), al vulnerable y desamparado pop (My girl, número 3 en Reino Unido), y a la inquietante y exótica película de serie B (Night boat to Cairo, número 56 en Reino Unido), un inicio arrollador que hizo que Madness fácilmente invadiese los puestos más altos de las listas. Desde aquí, el álbum rebota aún más violentamente, entre algunas historias sórdidas y oscuras (Razor blade Alley), versiones gonzo de Tchaikovsky (Swan Lake), pupurris de éxitos del rock & roll (Rockin ' in-A-flat) y un cuento de robos de ropa interior que se desarrollaba como un sketch macabro de Benny Hill (In the middle of the night).

La reedición de 2009 también incluye los vídeos musicales de The Prince, One step beyond, My girl, Night boat to Cairo y Bed & breakfast man, y los cuatro primeros mencionados también fueron incluídos en la versión de One step beyond... emitida como parte del boxset The lot. El disco bonus contiene varias caras B, así como las tres canciones solamente publicadas anteriormente en el EP Work rest and play en abril de 1980.

One step beyond es un cover instrumental completo de una canción de Prince Buster, mostrando el talento de los componentes de la sección de viento de Madness. Comienza con una introducción hablada por Suggs, entrando con fuerza el saxo, con un gran riff de ska acompañando a la guitarra, bajo y piano, que reaparece antes del final. Suggs añade pequeños ruidos vocales a la música, pero es una gran pieza instrumental y una gran apertura para el álbum. My girl comienza con una intro de piano y guitarra, con una sola nota de trompeta, continuando con los riffs de ska de piano y guitarra. Las letras cuentan una historia de un muchacho cuya chica está enfadada con él por no querer ir a ningún lado. Cuenta con un sonido pop real que sería ideal para la banda en orden a ganar popularidad en las listas. Sobre el minuto 1:30, hay un buen solo de piano, y vuelve a los versos regulares. Hay un poco de juego de llamada y respuesta entre Suggs y la sección de viento.

Night boat to Cairo comienza directamente con una sirena de barco, comenzando una intro animada y algo siniestra, con un riff animado de ska y una buena línea de trompetas y saxos durante toda la canción. La canción supuso un hit para Madness, pero no tiene el sonido pop y de balada de My girl. Believe me se inicia rápidamente con una intro apagada de piano y un poco de saxo. La letra es una balada, bien escrita, conducida por el piano, que no suena muy ska, con reminiscencias del brit pop de los años 60 y 70. El saxofonista presta un pequeño respaldo en vocales a Suggs, dando a la canción incluso un sonido más pop.

Land of hope and glory comienza con un ritmo de percusión muy militar, y con fondo gabber de acompañamiento entra la guitarra, y posteriormente el bajo y la batería. Vuelve la guitarra en detrimento de la sección de viento. Los instrumentos suenan por encima de los vocales. The Prince es un homenaje a su mayor influencia, Prince Buster. La música es realmente ska, y las letras cuentan la historia de Prince en las calles de Jamaica. Con un riff pegadizo de piano y un gran solo de saxo, suena mucho música de la isla, como el Calipso jamaicano.

Tarzan's nuts comienza con beats de sonidos selváticos, con una línea de bajo muy buena que lleva a un riff de guitarra que suena ska, con el piano tocando a la vez que la guitarra, pero en vez de tocar upbeats, toca una pequeña línea individual propia. In the middle of the night comienza con sonidos callejeros y gritos. La música comienza con una sola guitarra y Suggs cantando como contando una historia. Todos los instrumentos se unen eventualmente, con el piano sonando más ska que cualquiera de los otros instrumentos. Las letras son más bien absurdas, tratando sobre un ladrón de ropa interior que actúa con ncoturnidad, y cómo consigue su premio. Esta canción realmente demuestra las locuras de la banda frecuentemente rebautizada como The Nutty Boys.

Bed and breakfast man comienza con una introducción que suena britpop con un poco de una influencia ska, principalmente de la guitarra tocando carreras ascendentes. La letra cuenta una historia sobre un hombre que necesita una cama. La guitarra todavía suena fuera de lugar tocando ska, mientras el resto de los instrumentos suenan a música pop. Razor blade Alley es otra canción pop, con un piano que suena muy bien con un estilo semejante al de Ray Manzarek con The Doors, y un bajo con tonalidad jazz.

Swan Lake es una canción tradicional, que suena como si el ballet fuese puesto en una licuadora ska y se mezclasen. Otra muestra de las locuras de Madness, versionando de manera optimista una melodía de ballet. Rockin' in a flat mezcla de ska y rockabilly. Incluso la guitarra tiene en un momento determinado un solo de rockabilly. El piano toca riffs de rockabilly.

Mummy's boy empieza con un buen riff de saxo, respondiendo a la voz de Suggs, y después respondiendo al piano. Las letras son también graciosas, tratando de un hombre que aún vive con su madre. Uno de sus versos alude al personaje saliendo con un niño de 12 años de Londres cuando él tenía 30, muy divertido pero algo raro y escalofriante al mismo tiempo. (They call it) Madness es una versión de la canción de Prince Buster de la que la banda había obtenido su nombre. La canción hace justicia a la original de Prince Buster. El sonido es muy first wave, con el saxo desempeña un gran papel con un solo a mediados de la canción. Chipmunks are go! es la más absurda de las canciones del álbum, con más sonidos de cánticos que melodías. Es un gran cierre para el álbum, mostrando los absurdos que estos muchachos británicos podrían ser en realidad.

La Historia recordará con razón a Madness como uno de los más grandes grupos de Gran Bretaña en cuanto a singles, pero en sus discos era donde los Nutty Boys demostraban totalmente su caleidoscopio del pop. En su edición de 30º aniversario, One step beyond... incluye un segundo disco de caras B, Peel sessions, vídeos y rarezas.

Listado de canciones:

1.-   One step beyond
2.-   My girl
3.-   Night boat to Cairo
4.-   Believe me
5.-   Land of hope and glory
6.-   The prince
7.-   Tarzan's nuts
8.-   In the middle of the night
9.-   Bed & breakfast man
10.- Razor blade Alley
11.- Swan Lake
12.- Rockin' in a flat
13.- Mummy's boy
14.- Madness
15.- Chipmunks are go!

Reedición 2009:
16.- Stepping into line
17.- Mistakes
18.- Un paso adelante
19.- Nutty theme
20.- Un passo avanti
21.- Deceives the eye
22.- The young and the old
23.- Don't quote me on that (Dance Craze live version)
24.- Night boat to Cairo (Dance Craze live version)
25.- One step beyond... (Dance Craze live version)

Vídeos:

One step beyond - Madness


My girl - Madness


Night boat to Cairo - Madness


Believe me - Madness


Land of hope and glory - Madness


The prince - Madness


Tarzan's nuts - Madness


In the middle of the night - Madness


Bed & breakfast man - Madness


Razor blade Alley - Madness


Swan Lake - Madness


Rockin' in a flat - Madness


Mummy's boy - Madness


Madness - Madness


Chipmunks are go! - Madness


Stepping into line - Madness


Mistakes - Madness


Un paso adelante - Madness


Nutty theme - Madness


Un passo avanti - Madness


Deceives the eye - Madness


The young and the old - Madness


Don't quote me on that - Madness


Night boat to Cairo (Dance Craze live version) - Madness


One step beyond... (Dance Craze live version) - Madness

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Madness son los Kinks de los 80 y 90. Su primer disco es fantástico como tu post, sin embargo son superiores en el segundo Absolutely sobre todo en esa joya y a mio gusto uno de los mejores discos del siglo que es Liberty of Folton Norgate

José Luis Bru Litrán dijo...

Coincido con tu apreciación sobre el segundo disco. No te sabría decir si me gusta más el primero o el segundo, porque el primero era más fresco, y el segundo estaba mehor producido. Con ambos tienes sensaciones distintas.

Liberty of Norton Folgate me impresionó. Después de varios años sin sacar disco, se sacaron esa maravilla de la manga, en que se presentaron como un grupo ya maduro, pero con las señas inconfundibles de los Madness, y con unas composiciones muy buenas.