domingo, junio 09, 2013

Grandes álbumes: COCTEAU TWINS - Heaven or Las Vegas

Heaven or Las Vegas es el sexto álbum de grupo de rock escocés Cocteau Twins, el último con el sello 4AD. En términos de posiciones en las listas, es el álbum más exitoso de Cocteau Twins, alcanzando el número 7 en Reino Unido. El álbum destaca por la evolución musical que la banda estaba mostrando en aquel momento. Las letras de la vocalista Elizabeth Fraser son más inteligibles, y muchas de ellas se refieren a su hija recién nacida Lucy Belle. El guitarrista Robin Guthrie experimentaba problemas con la adicción a las drogas y como resultado de su disminución de tiempo en el estudio, el bajista Simon Raymonde tuvo más peso en las composiciones que en otros trabajos, e interpretaba más en la línea vanguardista.

A pesar de que el presidente de 4AD, Ivo Watts-Russell, proclamó que este LP fue uno de los mejores lanzamientos en su sello, resolvió su contrato con los Cocteau Twins a finales de 1990, ya que su relación con la banda se había agriado con el tiempo.

Heaven or Las Vegas fue lanzado en 1990 por 4AD en Reino Unido y por 4AD/Capitol Records en Estados Unidos. A principios del siglo XXI, 4AD batallaba por readquirir los derechos de distribución estadounidense de gran parte de su catálogo antiguo. Esto dio lugar a una reedición de 2003, únicamente por 4AD, que fue remasterizada por Guthrie.

El álbum recibió elogios de la crítica. Figuró como Mejor disco de la década de 1990 para Pitchfork, que felicitaba a Elizabeth Fraser por sus vocales más directos y las composiciones más complejas del álbum. El álbum también está incluido en la edición de 2008 de 1001 Álbumes que debe escuchar antes de morir, y en la edición online de una lista similar de The Guardian. Fue considerado el mejor disco del grupo desde Treasure por el crítico de Allmusic, Ned Raggett, quien lo describió como "simplemente fantástico" y exitoso en la creación de "más accesibilidad". Heaven or Las Vegas fue nombrado por NME como el 28º mejor álbum de 1990. Retrospectivamente, The observer lo declaraba como el 97º álbum británico más grande jamás elaborado.

Decidiendo reducir el sonido excesivamente brillante de Blue bell knoll mientras experimentaban un sonido más accesible, los Twins terminaron creando uno de sus mejores álbumes. Desde el principio, Heaven or Las Vegas es simplemente fantástico. En Cherry-coloured funk, el inimitable sonido de la guitarra de Guthrie lleva un ritmo discreto pero contundente, mientras que el gran trabajo de Raymonde con su bajo lo expandía. Fraser, simplemente cautiva; su voz es la más clara y directa que había mostrado, vibrando con vida y energía. Muchas canciones tienen más largas aperturas y cierres; en lugar de chocar completamente en una canción y luego finalizar rápidamente, el trío se refuerza cuidadosamente y se acomoda detrás de la interpretación. Estas canciones son todavía bastante centradas, pero sin embargo suenan casi como si hubieran sido grabadas en directo en lugar de ser elaboradas en el estudio.

Debe dársele un crédito al trabajo de programación de batería de los Cocteau; años trabajando con cajas de ritmo se tradujeron aquí en un trabajo detallado, hasta en los rellenos. Fifty-fifty clown, empezando desde un ominoso bajo palpitante, se convierte en un escaparate precioso para la voz de Fraser y un Guthrie más restringido. Pero los Twins no dan completamente la espalda al sonido de Blue bell knoll; Iceblink luck, tiene la misma sensación exuberante y una nueva energía, y todo pulsa en dirección a una buena conclusión. Hay muchos momentos en que los Cocteau transmiten belleza y energía, incluyendo Heaven or Las Vegas, con su gran coro, y dos solos estelares de Guthrie: Fotzepolitic, un poderoso número construído hacia una apresurada conclusión, y la canción final del álbum, Frou-Frou foxes in midsummer fires, que posee el mismo sentido culminante de drama de los anteriores cierres de disco, como Donimo o The thinner air, es una manera perfecta de terminar un disco casi perfecto.

Heaven or Las Vegas encuentra a los Twins cegados por sus propios poderes. Siempre hicieron discos sólidos, no discos con algún hit y rellenos, sino álbumes con hilo narrativo. Desde la brillante y metalizada apertura con Cherry-coloured funk, al desvaneciente Frou-Frou foxes in midsummer fires, Heaven or Las Vegas continúa esa tendencia con una serie de brillantes momentos, muchos de los cuales no relucen si no fuera por su relación ajustada a las canciones anteriores o posteriores. Iceblink luck suena como el hermano esquizofrénico respecto a Fifty-fifty clown. La eufórica Heaven or Las Vegas divide la apología de I wear your ring, que no es exactamente un repudio, pero lanza un paño mortuorio de inquietud sobre las cosas, de todos modos, como si estuviera reduciendo la velocidad de un ritmo trepidante.

Durante todo el disco las guitarras de Guthrie se retuercen y revolucionan, y a menudo estallan estallan en el escenario sin previo aviso, como en Fotzepolitic, cuando Guthrie se mantiene a la expectativa y entonces irrumpe con uno de sus mejores solos, un chirrido desgarrador tan emotivo como uno de los famosos aullidos de Fraser. Fraser intercala fragmentos brillantes con otros que no son los habituales galimatías que nos suele ofrecer en otros trabajos.

El álbum parece tender ya aparentemente hacia un sonido más comercial, aunque cuando se escucha con más profundidad el álbum, no resulta tan evidente. Pearly dewdrops drop fue tan comercial en su momento como cada canción de este trabajo, por ejemplo. Pero sustituyeron comercialidad por la melodía, y el conjunto caminaba sobre un terreno más sólido. Heaven or Las Vegas es una colección de grandes melodías. A veces lento, a veces flotando en el aire en ese estado entre despierto y dormido, entre sueño y realidad. Heaven or Las Vegas, aparte del pop perfecto de Iceblink luck, puede parecer inicialmente inundar al oyente. Es una continua procesión de guitarras y teclados mid-tempo, en capas y muy bien producidos, bajo discreto y baterías. Tratándose de uno de los álbumes de Cocteau Twins más prominentes y accesibles, se trata de uno de los que no son fans del grupo escuchan primero. Los tres escuchas que generalmente se recomiendan para dar una opinión del álbum, aquí se pueden revelar insuficientes. Heaven or Las Vegas seguramente necesita alguna escucha adicional, cosa que, sin embargo, no puede siempre decirse de la mayoría de sus discos. Además, una escucha continua más concentrada revelará que canciones que parecían relleno al principio, tienen algo especial para ofrecer.

Iceblink lunk tiene una línea de bajo pop pegadiza. Cuenta con la voz de una Liz Fraser estelar y brillante, y la guitarra y teclado suenan sin esfuerzo mejorando el conjunto en general. Es una canción pop de alto rango. De hecho, las tres primeras canciones de este conjunto conforman un comienzo casi perfecto para el álbum. Cherry-coloured funk sería un punto culminante de cualquier actuación de Cocteau, y los vocales se muestran profundos y celestiales. Pitch the baby tiene el tono más sutil que cualquiera de las canciones que la rodean, pero también tiene mucho que ofrecer. El cierre con Frou-Frou foxes in midsummer fires está dentro del gran estilo de las epopeyas ensoñadoras de los Cocteau.


Listado de canciones:

1.-   Cherry-coloured funk
2.-   Pitch the baby
3.-   Iceblink luck
4.-   Fifty-fifty clown
5.-   Heaven or Las Vegas
6.-   I wear your ring
7.-   Fotzepolitic
8.-   Wolf in the breast
9.-   Road, river and rail
10.- Frou-Frou foxes in midsummer fires

Vídeos:

Cherry-coloured funk - Cocteau Twins


Pitch the baby - Cocteau Twins


Iceblink luck - Cocteau Twins


Fifty-fifty clown - Cocteau Twins


Heaven or Las Vegas - Cocteau Twins


I wear your ring - Cocteau Twins


Fotzepolitic - Cocteau Twins


Wolf in the breast - Cocteau Twins


Road, river and rail - Cocteau Twins


Frou-Frou foxes in midsummer fires - Cocteau Twins