miércoles, enero 01, 2014

BOB DYLAN (y 2)

En 1978, Dylan se embarcó en una gira mundial de un año de duración, realizando 114 espectáculos en Japón, Lejano Oriente, Europa y Estados Unidos, ante una audiencia total de 2 millones de personas. Para el tour, Dylan ensambló una banda de ocho músicos y también estuvo acompañado por tres coristas. Conciertos en Tokio en febrero y marzo fueron grabados y lanzados mediante el álbum doble en vivo, Bob Dylan at Budokan. Las críticas fueron mixtas. Robert Christgau otorgó al álbum una calificación de C, dando el álbum una revisión irrisoria, mientras Janet Maslin lo defendió en Rolling Stone, escribiendo: “estas últimas versiones en directo de sus canciones tienen el efecto de liberar a Bob Dylan de las originales”. Cuando Dylan llevó la gira a Estados Unidos en septiembre de 1978, se mostró consternado al ver los comentarios de la prensa describiendo la apariencia y el sonido del espectáculo como “una gira por Las Vegas”. La gira de 1978 recaudó más de 20 millones de dólares, y Dylan reconoció a Los Angeles Times que tenía algunas deudas para pagar porque había tenido un par de años malos. “Invertí un montón de dinero en la película, construí una gran casa... y cuesta mucho conseguir un divorcio en California”.

El álbum de 1978 Street legal, grabado con la misma banda pop-rock que le acompañó en la gira y respaldado por un coro femenino en los estudios Rundown, Santa Monica, California, supone uno de sus álbumes más complejos y cohesivos desde el punto de vista lírico. A pesar de recibir buenas críticas, como la de Michael Gray, que lo describió como “el mejor álbum de los 70 de Dylan desde Blood on the tracks, Street legal recibió reseñas ambiguas en base, principalmente, a su pobre sonido y mezcla, debido a las prácticas de grabación que Dylan hacía en el estudio. La amplia instrumentación utilizada no fue debidamente mezclada hasta casi un cuarto de siglo después, cuando el álbum fue remasterizado.

A finales de la década de 1970, Dylan estuvo cinco meses a comienzos de 1979 asistiendo a la escuela Bible y renació espiritualmente: se convierte al cristianismo, y publica dos álbumes de música gospel cristiana. Slow train coming incluye el acompañamiento a la guitarra de Mark Knopfler y la producción del veterano productor de R&B Jerry Wexler. Wexler recalcó que cuando Dylan intentaba evangelizarlo durante la grabación, él contestaba: "Bob, estás tratando con un judío ateo de 62 años. Vamos a hacer un álbum". Slow train coming llegó al número 3 en Billboard 200, y ganó el premio Grammy a la Mejor voz masculina por la canción Gotta serve somebody. El segundo álbum evangélico, Saved, publicado en 1980, recibió reseñas tibias, aunque Kurt Loder declaró en la revista Rolling Stone que el álbum era muy superior desde el punto de vista musical a su predecesor.

Durante las giras llevadas a cabo entre otoño de 1979 y primavera de 1980, Dylan dejó de interpretar sus canciones más conocidas, seculares, y comenzó a realizar en el escenario declaraciones sobre su fe, como: "años atrás decían que era un profeta. Yo contestaba, ‘no, no soy un profeta’, pero insistían, ‘sí, lo eres, eres un profeta’. Y yo respondía, ‘no, no lo soy’. Y continuaban, ‘seguro que eres un profeta’. Me convencían de que era un profeta. Ahora vengo y os digo que Jesús es la respuesta. Y ahora dicen, ‘Bob Dylan no es un profeta’. Simplemente no pueden aceptarlo".

El hecho de que Dylan abrazase el cristianismo produjo el rechazo de varios de sus seguidores y de compañeros de profesión. Poco antes de su asesinato, John Lennon grabó Serve yourself como respuesta a la canción Gotta serve somebody. En 1981, cuando la fe de Dylan era más que conocida, Stephen Holden escribió en New York Times que "ni la edad (entonces tenía 40 años) ni su más que publicitada conversión al cristianismo ha alterado su esencial temperamento iconoclasta".

En otoño de 1980, Dylan volvió a salir de gira en una serie de conciertos etiquetados como "una retrospectiva musical" al reinsertar varias de sus viejas composiciones en el repertorio. Shot of love, grabado la siguiente primavera, cuenta con la participación de Ron Wood y Ringo Starr en el tema Heart of mine e incluye las primeras composiciones seculares de Dylan después de más de dos años, mezcladas con otras canciones de marcada índole cristiana. La evocativa pieza Every grain of sand recordaba, según ciertos críticos, a los poemas de William Blake.

Las canciones de Dylan de la década de 1980 responden, en su mayoría, a sus inquietudes religiosas, y sus letras adquieren una notable profundidad. No vivía entonces su momento de mayor popularidad, aunque los 25 años de carrera musical no pasaron por alto ni a su discográfica ni al público. Durante esta década de 1980, la calidad de las grabaciones de Dylan varió ampliamente, desde Infidels, publicado en 1983 en el que se incluye la bellísima Jokerman, y aclamado por la crítica, hasta el abucheado Down in the groove, publicado en 1988. Críticos como Michael Gray condenaron los álbumes de Dylan tanto por mostrar un extraordinario descuido en el trabajo en el estudio, como por descartar sus mejores canciones. Las sesiones de grabación de Infidels, por ejemplo, en la que otra vez intervino Mark Knopfler en guitarra principal y también como productor, produjeron notables canciones que Dylan descartó de la configuración final del álbum; entre ellas, las más aplaudidas fueron Blind Willie McTell (un homenaje al fallecido cantante de blues y una evocación de la historia afroamericana), Foot of pride y Lord protect my child. Estas canciones fueron finalmente publicadas en 1991 en The Bootleg series Volumes 1-3 (rare & unreleased) 1961-1991. En 1984 publica su disco Real Live, con nuevos arreglos de viejos éxitos, como Highway 61 revisited, Maggie’s farm, Masters of war y Tombstone blues, en el que interviene también Carlos Santana.

Entre julio de 1984 y marzo de 1985, Dylan grabó su siguiente álbum de estudio, Empire burlesque. Arthur Baker, que había trabajado para Bruce Springsteen y Cyndi Lauper, fue contratado como ingeniero de grabación. Baker declaró que tuvo la sensación de que le contrataban para hacer el sonido del álbum "un poco más contemporáneo". El álbum fue acompañado por la grabación de un videoclip, bajo la dirección de Paul Schrader, para la canción Tight connection to my heart.

El compromiso social del mundo de la música anglosajona encontró su máxima expresión en 1985 con el single We are the world, en cuya grabación participó Dylan. En julio de 1985, Dylan participó al final del concierto Live Aid organizado en el JFK Stadium de Filadelfia. Respaldado por Keith Richards y Ron Wood, Dylan interpretó una irregular versión de The ballad of Hollis Brown, su balada a la pobreza rural, y habló para un público mundial que excedía de los 1000 millones de personas, diciendo: "espero que algo de este dinero... quizás puedan tomar un poco de él, quizás... uno o dos millones, quizás... y usarlo para pagar las hipotecas de algunas granjas y de granjeros de aquí, que pertenecen a los bancos". Se criticó mucho sus palabras como inapropiadas, pero al mismo tiempo inspiraron a Willie Nelson a organizar una serie de eventos bajo el título de Farm Aid con el fin de recaudar fondos para los granjeros.

En abril de 1986, Dylan hizo una breve incursión en el mundo de la música rap cuando añadió voz a los versos de apertura de Street rock, una canción aparece en el álbum de Kurtis Blow, Kingdom blow. Para celebrar sus 25 años de actividad discográfica, Columbia publicó el álbum quíntuple Biograph, con canciones descartadas y tomas alternativas entremezcladas con los grandes éxitos del músico. En julio de 1986, Dylan publicó Knocked out loaded, un álbum con tres versiones (de Little Junior Parker, Kris Kristofferson y el himno gospel tradicional Precious memories), tres colaboraciones con otros compositores (Tom Petty, Sam Shepard y Carole Bayer Sager) y dos composiciones propias. Knocked out loaded recibió reseñas negativas desde su publicación, siendo calificado por la revista Rolling Stone como una "aventura deprimente", y se convirtió en el primer álbum desde The freewheelin' en no entrar en el Top 50 de las listas. Posteriormente, varios críticos han calificado la canción Brownsville girl, de 11 minutos de duración, que Dylan compuso junto a Sam Shepard, como una obra genial. En 1986 y 1987, Dylan ofreció conciertos junto a Tom Petty and The Heartbreakers, compartiendo voz con Petty en varias canciones cada noche, durante una gira recogida en el vídeo Hard to handle. Con el mismo Petty and The Heartbreakers, Dylan canta Band of the hand para la película de idéntico título, dirigida por Paul Michael Glaser. Dylan también compartió escenario en 1987 con The Grateful Dead durante conciertos grabados y posteriormente recopilados para el álbum en directo Dylan and The Dead. Este álbum recibió reseñas especialmente negativas. En Allmusic, Stephen Thomas escribió: "Posiblemente el peor álbum tanto de Bob Dylan como de Grateful Dead". Tras tocar conjuntamente con estos artistas, Dylan comenzó el conocido como Never Ending Tour en junio de 1988 con una banda de acompañamiento que incluía al guitarrista G. E. Smith. Durante los siguientes veinte años, Dylan seguiría ofreciendo conciertos de forma continua con una banda pequeña pero en constante evolución.

En 1987, Dylan participó en la película de Richard Marquand, Corazones de fuego, en la que interpretó a Billy Parker, una estrella del rock convertida en granjero de pollos cuya amante adolescente (Fiona) le abandona por una hastiada estrella inglesa del synth pop (interpretada por Rupert Everett). Dylan contribuyó a la banda sonora de la película, que fue un fracaso comercial y no llegó a estrenarse en Estados Unidos, con las canciones Night after night y I had a dream about you, baby, así como una versión de The usual, de John Hiatt.

Dylan fue admitido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en enero de 1988. Bruce Springsteen, encargado del discurso, declaró: "Bob liberó nuestra mente del mismo modo en que Elvis liberó nuestro cuerpo. Nos enseñó que el mero hecho de que la música fuera naturalmente física no significaba que fuera anti-intelectual”. “Hoy en día, en cualquier tipo de gran música rock que se esté haciendo, la sombra de Bob Dylan está ahí”. A continuación, Dylan publicó el álbum Down in the groove, con una curiosa amalgama de colaboradores, pues en él participaban desde leyendas del punk (Steve Jones de Sex Pistols) hasta veteranos de la era psicodélica (Jerry García de Grateful Dead), pasando por estrellas del reggae (Sly Dunbar) y luminarias del rock (Eric Clapton, Ron Wood, Mark Knopfler). A pesar de ello, obtuvo ventas menores y críticas aún peores en comparación con sus anteriores trabajos. Únicamente la canción Silvio obtuvo cierto éxito como single.

En primavera, Dylan fundó junto a George Harrison, Jeff Lynne, Roy Orbison y Tom Petty el grupo Traveling Wilburys, volviendo a las listas de éxitos con el álbum Traveling Wilburys Vol. 1 (número 3 en Estados Unidos), con canciones que fueron descritas como las composiciones más accesibles de Dylan en años. A pesar de la muerte de Roy Orbison en diciembre de 1988, el resto del grupo grabó un segundo álbum en mayo de 1990, publicado bajo el inesperado título de Traveling Wilburys Vol. 3.

Dylan finalizó la década con un repunte en su carrera gracias al álbum Oh mercy, producido por Daniel Lanois. La revista Rolling Stone definió el álbum como "satisfactorio y desafiante", y Michael Gray escribió que “el álbum estaba escrito con suma atención, vocalmente distintivo, musicalmente cálido y profesionalmente sin concesiones; este álbum cohesionado es lo más parecido a un gran álbum de Bob Dylan en la década de 1980”. El tema Most of the time fue incorporado a la película High fidelity, mientras que la canción What was it you wanted? fue interpretada como un catecismo y como un agrio comentario sobre las expectativas de críticos y seguidores. Por otra parte, la imaginería religiosa de Ring them bells sirvió para confirmar a sus seguidores la reafirmación de su fe.

Dylan comenzó la década de 1990 con la publicación de Under the red sky, que incluía canciones aparentemente de mayor sencillez lírica como Wiggle wiggle. El álbum fue dedicado a Gabby Goo Goo, apodo que, como así explicó más tarde, se puso a la hija de Dylan y Carolyn Dennis, Desirée Gabrielle Dennis-Dylan, quien tenía 4 años en aquel momento. Contó con la colaboración de George Harrison, Slash, David Crosby, Bruce Hornsby, Stevie Ray Vaughan y Elton John. A pesar de la alineación de estrellas musicales, el álbum obtuvo reseñas negativas y bajas ventas. Durante siete años, Dylan no volvió a realizar un álbum de estudio con nuevos temas.

En 1991, fue galardonado por la industria discográfica con un premio Grammy a toda su carrera, que le fue entregado por el actor norteamericano Jack Nicholson. El evento coincidía con el comienzo de la Guerra del Golfo contra Saddam Hussein y Dylan interpretó la canción Masters of war, tras lo cual pronunció un breve discurso que escandalizó a parte del público, afirmando que “mi padre me dijo una vez, ‘hijo, es posible que este mundo se convierta en tan contaminado, que tu propio padre y madre te abandonen. Si eso sucede, Dios cree en tu capacidad para repararlo por tus propios medios’”. Este pensamiento se reveló posteriormente que era una cita del intelectual judío alemán del siglo XIX Samson Raphael Hirsch. Ese mismo año, salió al mercado The Bootleg series Volumes 1-3 (rare & unreleased) 1961-1991, triple álbum que contiene descartes y rarezas grabadas por Dylan entre 1961 y 1989. Publicado en respuesta a la fuerte demanda de discos piratas por parte de los aficionados a la música de Dylan, sería el primero de una serie de álbumes con material pirata de Dylan (The Bootleg series) editados después oficialmente por su compañía discográfica.

En octubre de 1992, Columbia celebró el 30º aniversario del primer álbum de Dylan con Bobfest, un concierto de estrellas en el Madison Square Garden de Nueva York que contó con más de 30 artistas, incluyendo a Neil Young, Eddie Vedder de Pearl Jam, Tom Petty, George Harrison, Eric Clapton, Johnny Cash, Lou Reed y el mismo Dylan. Transmitido en directo, fue lanzado como álbum y vídeo el siguiente año titulado The 30th anniversary concert celebration.

Los siguientes años supusieron el retorno de Dylan a sus raíces musicales con dos álbumes de marcado carácter folk y blues: Good as I been to you (1992) y World gone wrong (1993), que incluían canciones tradicionales interpretadas con guitarra acústica. Muchos críticos y aficionados comentaron la tranquila belleza de la canción Lone pilgrim, escrita por un profesor del siglo XIX y cantada por Dylan con una reverencia inquietante. Como excepción a su retorno folk, Dylan compuso en 1991 junto a Michael Bolton la canción Steel bars, incluída en el álbum de Bolton, Time, love & tenderness. En noviembre de 1994, Dylan grabó dos conciertos para el programa MTV Unplugged. Su deseo de interpretar una lista de canciones tradicionales fue desechado por los ejecutivos de Sony, que insistieron en incluir sus grandes éxitos. Un álbum posterior, MTV Unplugged, incluye la canción inédita de 1963 John Brown, que trata sobre los estragos de la guerra y del jingoism (patriotismo belicista). En agosto del mismo año, participa en el festival Woodstock 94, junto a Nine Inch Nails, Metallica, Aerosmith, Red Hot Chilli Peppers y Green Day, en un concierto que intentó reverdecer los grandes festivales de los años 70.

Con una nueva colección de canciones compuestas durante una nevada en su rancho de Minnesota, Dylan reservó los estudios Criteria de Miami junto a Daniel Lanois en enero de 1997. Las sesiones de grabación que dieron como fruto Time out of mind estuvieron, según declaró el propio Lanois, cargadas de tensión. A finales de primavera, antes de la publicación de Time out of mind, Dylan fue hospitalizado a causa de una pericarditis causada por una histoplasmosis derivada, a su vez, de una infección micótica. La gira europea programada con antelación fue cancelada, aunque Dylan se recuperó rápidamente de la infección; cuando salió del hospital, dijo: "la verdad es que me pensaba que iba a ver pronto a Elvis". A mediados de verano volvió a la carretera, y en otoño tocó para el Papa Juan Pablo II en el Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Bolonia, en Italia. Previamente, el Papa leyó un sermón ante un público de 200 mil personas basado en la letra de la canción de Dylan, Blowin' in the wind. En septiembre tuvo lugar la publicación del álbum producido por Lanois, Time out of mind. Con su amarga evaluación del amor y de la muerte en canciones como Not dark yet y Tryin' to get to heaven, y el tema Highlands de 17 minutos de duración, la primera colección, tras siete años, de canciones propias de Dylan fue muy aclamada por la crítica y el público, obteniendo el primer Disco de oro de Dylan de la década. Time out of mind se alzó con el Grammy a Mejor álbum del año.

En diciembre de 1997, el presidente estadounidense Bill Clinton presentó a Dylan recibiendo un premio Kennedy Center, la distinción más importante en Estados Unidos en cuanto a las artes, en el salón este de la Casa Blanca, con este homenaje: “probablemente tuvo más impacto en la gente de mi generación que cualquier otro artista creativo. Su voz y sus letras no han sido siempre fáciles de escuchar, pero a lo largo de su carrera, Bob Dylan nunca ha querido complacer a nadie, y es un espíritu inquieto por la búsqueda de la paz e incómodo con el poder”.

Dylan comenzó el nuevo siglo manteniendo un promedio de 100 conciertos anuales en su gira Never Ending Tour y ganando su primer Oscar a la Mejor canción y un Globo de Oro por la canción Things have changed, compuesta para la película Wonder boys. En la mayoría de sus conciertos, su Óscar preside el escenario situado sobre un amplificador.

El sucesor de Time out of mind, titulado Love and theft, fue publicado en septiembre de 2001. Grabado con su banda habitual en las giras, el álbum fue producido por Dylan bajo el seudónimo de Jack Frost, e incluye canciones que amplían la paleta de registros de Dylan hacia el rockabilly, el jazz, la balada y el swing. Love and theft obtuvo reseñas positivas por parte de la crítica y fue nominado a sendos premios Grammy, pero generó controversia cuando The Wall Street Journal señaló similitudes entre las letras del álbum y el libro Confesiones de un Yakuza del autor japonés Junichi Saga.

En 2003, Dylan revisó sus composiciones del período evangélico y participó en el álbum Gotta serve somebody: The gospel songs of Bob Dylan. El mismo año vio la luz la película Masked anonymous, una colaboración bajo el alias de Sergei Petrov con el productor de televisión Larry Charles, en la que Dylan apareció interpretando a Jack Fate, un músico retirado, junto a actores de la talla de Jeff Bridges, Penélope Cruz y John Goodman. La película obtuvo reseñas mixtas: algunos críticos tacharon al metraje de «lío incoherente», mientras otros trataron a la película como un trabajo artístico serio.

Un año después, publicó la primera parte de su autobiografía, Chronicles, Vol. 1, en la que Dylan dedicó tres capítulos a su primera estancia en Nueva York entre 1961 y 1962, así como otros dos a las grabaciones de New morning y Oh mercy, ignorando prácticamente la época de mediados de la década de 1960 cuando su fama estaba en pleno apogeo. Allí revela su admiración por Public Enemy, NWA y Ice-T, de los que dice que “todos ellos eran poetas y sabían lo que se estaba cociendo”. El segundo tomo ha aparecido recientemente. El libro alcanzó el segundo puesto en las listas de libros de no-ficción más vendidos en The New York Times y fue nominado al Premio Nacional del Libro.

No direction home, un documental dirigido por Martin Scorsese sobre la obra de Dylan, fue emitido en septiembre de 2005 por BBC 2 en Reino Unido y por PBS en Estados Unidos. El documental se centra en el período que va desde la llegada de Dylan a Nueva York en 1961 hasta su accidente de moto en 1966, e incluye entrevistas con Suze Rotolo, Liam Clancy, Joan Baez, Allen Ginsberg, Pete Seeger, Mavis Staples y el propio Dylan. La película recibió un premio Peabody en abril de 2006 y un premio de Columbia-duPont en enero de 2007, y contó con el acompañamiento de banda sonora de canciones inéditas del inicio de la carrera de Dylan. Con motivo de su estreno, Columbia publicó The Bootleg series, Vol. 7, que incluye la banda sonora de la película y canciones inéditas.

En mayo de 2006 tuvo lugar el estreno de Dylan como locutor de radio en el programa semanal Theme time radio hour para XM Satellite Radio, integrado por canciones relacionadas con un tema semanal. En el programa, Dylan seleccionó canciones clásicas desde la década de 1930 hasta la actualidad, combinadas con artistas contemporáneos tan variados como Blur, Prince, L.L. Cool J o The Streets. El programa fue alabado por críticos y seguidores como un «gran programa de radio» al incluir una dinámica habitual con historias relatadas por el propio Dylan y referencias a su humor sardónico y a sus conocimientos musicales, logrando una belleza temática con sus selecciones musicales. Al respecto, Peter Guralnick comentó: “con este programa, Dylan echa mano de su profundo amor -y yo incluso diría que de su fe- por un mundo musical sin fronteras. Tengo la sensación de que los comentarios a menudo reflejan la misma consideración surrealista de la comedia humana que exuda su música”. El último programa, titulado Goodbye, fue emitido en abril de 2009 y cerrado con la canción de Woody Guthrie, So long, it's been good to know yuh.

En agosto de 2006 publicó el álbum Modern times. En una entrevista concedida a Rolling Stone, Dylan criticó la calidad de las grabaciones modernas y observó que sus nuevas canciones “probablemente sonaban diez veces mejor en el estudio que cuando las grabamos”. A pesar de cierto empeoramiento de la voz de Dylan (un crítico de The Guardian comparó su manera de cantar en el disco como “el traqueteo de la muerte por catarro”), la mayoría de los críticos alabaron el álbum y lo colocaron como la entrega final de una exitosa trilogía que comenzaba con Time out of mind y continuaba con Love and theft. Modern times debutó en el primer puesto en la lista Billboard 200, consiguiendo el primer número 1 para Dylan desde el álbum de 1976 Desire. The New York Times publicó un artículo explorando las similitudes entre algunas de las letras de Dylan en Modern times y la obra del poeta de la Guerra Civil, Henry Timrod. Con 65 años, Dylan se convirtió en el cantante solista más veterano en la historia que conseguía ser número 1 en Estados Unidos, superado en 2008 por Neil Diamond con su álbum Home before dark.

Nominado a tres premios Grammy, Modern times se alzó con el Grammy al Mejor álbum de folk contemporáneo, mientras que la canción Someday baby ganó el Grammy a la Mejor interpretación vocal de rock solista. Además, Modern times fue elegido el Mejor álbum de 2006 por las revistas musicales Rolling Stone y Uncut. A la vez que se publicó Modern times, iTunes Music Store lanzaba Bob Dylan: The collection, un boxset digital que contenía todos sus álbumes (773 canciones en total), junto con 42 canciones inéditas y rarezas.

I'm not there, un nuevo biopic sobre la vida de Dylan, fue publicado, con el eslogan el eslogan “inspirado en la música y muchas vidas de Bob Dylan”, en agosto de 2007. Escrita y dirigida por Todd Haynes, la película a hace uso de seis personajes distintos de Dylan para representar los distintos aspectos de su vida, interpretados por Christian Bale, Cate Blanchett, Marcus Carl Franklin, Richard Gere, Heath Ledger y Ben Whishaw. Una grabación inédita de 1967 de la que la película toma el nombre se incluyó por primera vez en la banda sonora de la película; el resto de canciones incluye versiones de otros artistas como Eddie Vedder, Sonic Youth, Mason Jennings, Stephen Malkmus, Jeff Tweedy, Karen O, Willie Nelson, Cat Power, Richie Havens y Tom Verlaine. En octubre fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en Oviedo, sin la presencia del músico, al coincidir con un concierto en Omaha, Nebraska. El jurado se decidió por Dylan por su condición de “mito viviente” y por haber sido “el faro de una generación que tuvo el sueño de cambiar el mundo”. Se subrayó “la austeridad en las formas y la profundidad en los mensajes” en las canciones del músico estadounidense. Su obra, añade el acta, es “fiel reflejo del espíritu de una época que busca respuestas en el viento para los deseos que habitan en el corazón de los seres humanos”.

En un intento por recopilar una antología definitiva, en octubre de 2007 Columbia Records publicó un triple álbum bajo el título de Dylan. Como parte de la campaña promocional, Mark Ronson produjo una remezcla de la canción de 1966 Most likely you go your way (and I'll go mine), publicada como maxi-single. Era la primera vez que Dylan autorizaba una remezcla de una de sus grabaciones clásicas.

La sofisticación de la campaña de marketing de Dylan en 2007 fue un recordatorio de que el perfil comercial de Dylan había aumentado considerablemente desde la década de 1990. Inicialmente llegó a ser evidente en 2004, cuando Dylan apareció en un anuncio publicitario de lencería Victoria’s Secret. Tres años más tarde, en octubre de 2007, participó en una campaña multimedia para el 2008 Cadillac Escalade. En 2009, dio el aval de perfil más alto de su carrera, apareciendo con el rapero will.i.am en un anuncio de Pepsi que debutó durante la transmisión del Super Bowl XLIII. El anuncio, transmitido a una audiencia récord de 98 millones de televidentes, abrió con Dylan cantando la primera estrofa de Forever young, seguido por will.i.am haciendo una versión hip-hop de los versos tercero y final.

Una década después de que Random House publicara Drawn blank (1994), su primer libro de pinturas, la exhibición The drawn blank series abrió sus puertas en Chemnitz, Alemania, en octubre de 2007. La exhibición incluía 170 grabados y gouaches realizados por Dylan.

En octubre de 2008, Columbia publicó el octavo volumen de la serie de bootlegs oficiales, Tell tale signs: rare and unreleased 1989-2006, en un pack de dos CD y una versión de tres CD con un libro de tapa dura de 150 páginas, con canciones descartadas, tomas alternativas y versiones en directo de canciones que se trasladan desde Oh mercy (1989) hasta Modern times (2006), así como contribuciones de bandas sonoras y colaboraciones con David Bromberg y Ralph Stanley. La publicación fue aclamada por la crítica musical. La plétora de tomas alternativas y material inédito movió a Allan Jones, autor de la reseña para la revista Uncut, a escribir: "Tell tale signs es la evidencia de la asombrosa vivacidad de Dylan, su evidente determinación de repetirse lo menos posible a sí mismo en el estudio".

Tres años después de la publicación de Modern times, la revista Rolling Stone adelantó que Dylan había grabado un nuevo álbum. En el reportaje, la revista rumoreó que Dylan estuvo acompañado en las grabaciones por su banda habitual en la gira y por David Hidalgo, de Los Lobos. El álbum, titulado Together through life, fue publicado en abril. En una entrevista con el periodista Bill Flanagan, publicada en el sitio web de Dylan, éste reveló que el nuevo álbum estaba muy influenciado por el sonido de Chess Records y Sun Records, y apuntó que el origen del álbum tuvo lugar cuando el director de cine Olivier Dahan le solicitó que compusiera una canción (Life is hard) para su película My own love song, siguiendo el disco a continuación “su propio camino”. Nueve de las diez canciones del álbum se acreditan como co-escritas por Bob Dylan y Robert Hunter.

Together through life obtuvo reseñas positivas, aunque algunos críticos describieron el álbum como “una adición menor al trabajo de Dylan”. Andy Gill escribió para The Independent que el álbum “incluye a un Dylan bastante relajado, con humor espontáneo, y aunque puede no contener muchas canciones históricas, es uno de los álbumes más naturales y agradables que escucharás este año”. En su primera semana, Together through life alcanzó el número 1 en la lista Billboard 200 de Estados Unidos, convirtiéndose en el artista de más edad (con 67 años) en conseguir el número 1 en dichas listas, y también fue número 1 en Reino Unido, convirtiéndose en el primer álbum de Dylan en debutar en el número 1 a ambos lados del Atlántico desde el álbum de 1970 New morning, y logrando el récord de distancia más larga entre álbumes número 1 del mismo artista en las listas británicas.

Ocho meses después, en octubre, publicó Christmas in the heart, un álbum con versiones de villancicos clásicos como Little drummer boy, Winter wonderland y Here comes Santa Claus, cuyos beneficios fueron destinados a la ONG Feeding America en Estados Unidos, Crisis en Reino Unido, y al Programa Mundial de Alimentos de la ONU. El álbum obtuvo generalmente reseñas favorables. The New Yorker comentó que Dylan había soldado un sonido del pre-rock a “una de sus voces más gastadas”, y especuló sobre si su intención podía ser irónica: “Dylan tiene una larga y publicitada historia con el Cristianismo; reivindicar que no hay un guiño al optimismo infantil en Here comes Santa Claus o Winter wonderland es ignorar medio siglo de sátira mordaz. En USA Today, Edna Gundersen señaló que Dylan estaba “revisando estilos popularizados por Nat King Cole, Mel Tormé y The Ray Conniff Singers, y concluyó que “no podía sonar más sentimental o sincero”. En una entrevista publicada en The Big Issue, el periodista Bill Flanagan preguntó a Dylan por qué había interpretado las canciones en un estilo sencillo, y Dylan respondió: “no había otra forma de interpretar. Estas canciones son parte de mi vida, al igual que canciones folk. Hay que interpretarlas de manera coherente”.

En octubre de 2010, Dylan publicó The Witmark demos, el noveno volumen de sus Bootleg series, formado por 47 demos de canciones grabadas entre 1962 y 1964 para sus primeros publicistas: Leeds Music en 1962 y Witmark Music entre 1962 y 1964, siendo descrito por un crítico como “una ojeada afable del joven Dylan cambiando el negocio musical y el mundo, en una nota al mismo tiempo”. La misma semana, Legacy Recordings publicó The original mono recordings, una caja con sus primeros ocho álbumes de estudio, desde Bob Dylan (1962) hasta John Wesley Harding (1967), publicados por primera vez en CD con su sonido monoaural original. Los álbumes están acompañados con textos del crítico musical Greil Marcus.

Un año después, Legacy publicó In concert - Brandeis University 1963, un concierto acústico grabado en la Universidad de Brandeis en mayo de 1963 dos semanas antes de la publicación de The freewheelin' Bob Dylan. La grabación, que incluye un texto de su antiguo compañero Michael Gray, fue descubierta en los archivos del periodista Ralph J. Gleason y publicada anteriormente como suplemento de The Bootleg series Vol. 9. La grabación lleva notas del erudito de Dylan, Michael Gray, quien escribe: “la actuación de Dylan captura, los tiempos en que Kennedy era Presidente y los Beatles aún no habían llegado a América, y ni siquiera estaban en el radar de los fans... Lo revela, no en cualquiera de sus grandes momentos, pero dando una actuación como sus apariciones en clubes folk de la época... Ésta es la última actuación en vivo que tenemos de Bob Dylan antes de que se convirtiese en una estrella”.

La medida en que su trabajo se estudió a un nivel académico fue demostrada en el 70 cumpleaños de Dylan en mayo de 2011, cuando tres universidades organizaron simposios sobre su trabajo. Las Universidades de Mainz, Viena y Bristol invitaron a críticos literarios e historiadores culturales a dar ponencias sobre aspectos del trabajo de Dylan. Otros eventos, incluyendo bandas de tributo, discusiones y simples cantos a coro, tuvieron lugar por todo el mundo, según lo divulgado en The Guardian: “desde Moscú a Madrid, Noruega a Northampton y Malasia hasta su casa del estado de Minnesota, los confesos Bobcats se reunirán hoy para celebrar el 70 º cumpleaños de un gigante de la música popular”.

Coincidiendo con el Día de los Derechos Humanos, Amnistía Internacional anunció la publicación en enero de 2012 de Chimes of freedom: The songs of Bob Dylan honoring 50 years of Amnesty International. El álbum conmemora el 50 aniversario de la ONG y contiene 76 versiones de canciones de Dylan, interpretadas por músicos como Pete Townshend, Kronos Quartet, Sinead O'Connor y Pete Seeger.

En mayo de 2012, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, otorgó a Dylan la Medalla Presidencial de la Libertad en la Casa Blanca. Obama alabó a Dylan por su “único y grave poder que redefinió no solo cómo sonaba la música, sino también el mensaje que transmitía y cómo hacía sentir a la gente”. En septiembre publicó Tempest, un álbum con con un marcado giro lírico hacia letras sombrías y violentas que incluye referencias al hundimiento del RMS Titanic durante una tempestad, y un homenaje a John Lennon en Roll on John. En una presentación del álbum, Neil McCormick había divulgado en The Daily Telegraph que “el mejor trovador de la música popular es todavía tan brillante y desconcertante como siempre”. McCormick agregó que estaba “flipado con la loca energía del álbum. A sus 71 años de edad Dylan está todavía golpeando en nuevos lugares extraños en lugar de visitar su pasado”. La publicación del primer single, Duquesne whistle, fue acompañada de un videoclip dirigido por Nash Edgerton, quien trabajó previamente con Dylan en los videoclips de Must be Santa y Beyond here lies nothin'.

A comienzos de 2013 inauguró una exhibición de arte en Milán con una veintena de pinturas de su New Orleans series basadas en fotografías de la ciudad de Nueva Orleans en la década de 1950 y realizadas entre 2008 y 2011. Además, recibió el título de miembro honorario de manos de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras.

En agosto de 2013, Columbia Records anunció la publicación de Another self portrait (1969-1971), álbum que supone el décimo volumen de la colección The Bootleg series, y recoge demos y tomas alternativas de las sesiones de grabación de los álbumes Self portrait y New morning. La edición deluxe del álbum incluye los dos CD originales con 35 canciones, un tercer disco con el concierto que Dylan ofreció junto a The Band en el Festival de la Isla de Wight en agosto de 1969, y un cuarto disco con el álbum Self portrait remasterizado digitalmente. En noviembre del mismo año, Columbia Records lanzó Bob Dylan complete album collection: Vol. One, un boxset que contiene los 35 álbumes de estudio de Dylan, 6 álbumes de grabaciones en vivo y una colección titulada Sidetracks, de singles, canciones de bandas sonoras de películas y material no incluído en sus álbumes originales. El boxset incluye nuevas notas escritas por Clinton Heylin, con una introducción realizada por Bill Flanagan. En la misma fecha, Columbia lanzó una recopilación, The very best of Bob Dylan, que está disponible en formatos CD single y doble CD. Para promocionar el boxset de 35 álbumes, se editó un innovador vídeo de la canción Like a Rolling Stone en el sitio web de Dylan. El vídeo interactivo, creado por el director Vania Heymann, permitió a los espectadores cambiar entre 16 canales de televisión simulados, todos con personajes haciendo mímica con las letras de la canción.

Se ha descrito a Bob Dylan como una de las figuras más influyentes del siglo XX desde el punto de vista musical y cultural. Fue incluido en el especial Time 100: The most important people of the Century, donde fue definido como "maestro poeta, crítico social caústico e intrépido espíritu guía de la generación contracultural". Barack Obama dijo de Dylan en 2012, “no hay un gigante más grande en la historia de la música americana”. El biógrafo Howard Sounes lo colocó entre la compañía más glorificada cuando dijo “hay figuras gigantes en el arte que son increíblemente buenas, como Mozart, Picasso, Frank Lloyd Wright, Shakespeare, Dickens... Dylan está junto a estos artistas”. En 2004, se le elevó a la segunda posición de la lista de Los mejores artistas de todos los tiempos en la revista Rolling Stone.

Con un estilo inicialmente modelado a partir de las canciones de Woody Guthrie y de Robert Johnson, Dylan aportó técnicas líricas cada vez más sofisticadas a la música folk de comienzos de la década de 1960, infundiéndole "el intelectualismo de la literatura y poesía clásicas". Paul Simon sugiere que con sus primeras composiciones, Dylan se hizo virtualmente con el dominio del género folk: "las primeras canciones eran muy ricas, con fuertes melodías. Blowin' in the wind tiene una verdadera melodía muy fuerte. Se engrandeció a sí mismo por medio del trasfondo de folk que incorporó durante un tiempo. Durante un tiempo, definió el género".

Cuando Dylan pasó de la música acústica al folk rock, la mezcla fue aún más compleja. Para muchos críticos, el mayor logro de Dylan fue la síntesis cultural que ejemplifica su trilogía de álbumes de mediados de los 60: Bringing it all back home, Highway 61 revisited y Blonde on blonde. Según Mike Marqusee, "entre finales de 1964 y verano de 1966, Dylan creó una obra que sigue siendo única. Sobre las bases del folk, del blues, del country, del R&B, del rock'n'roll, del gospel, del beat británico, de la poesía simbolista, modernista y beat, del surrealismo y del dadaísmo, y recomendando la jerga y el comentario social, Fellini y el Mad Magazine, forjó una coherente y original voz y visión artística. La belleza de estos álbumes conserva el poder del impacto y del consuelo".

Un legado de la sofisticación verbal de Dylan fue la creciente atención que lograba por parte de críticos literarios. El profesor Christopher Ricks publicó un análisis de 500 páginas sobre el trabajo de Dylan, emplazándolo en el contexto de autores como Eliot, Keats y Alfred Tennyson, alegando que Dylan era un poeta digno del mismo análisis. El poeta laureado de Gran Bretaña, Andrew Motion, sugirió también que las letras de Bob Dylan deberían estudiarse en las escuelas. En este mismo contexto, Dylan fue nominado varias veces al Premio Nobel de Literatura.

La voz de Dylan ha sido, en cierto modo, tan sorprendente como sus letras. El crítico del New York Times, Robert Shelton, describió su estilo vocal de los comienzos como una voz oxidada sugiriendo antiguas actuaciones de Guthrie, grabada en gravilla como la de Dave Van Ronk. David Bowie, en su homenaje Song for Bob Dylan, describía a Dylan “cantando con una voz como arena y pegamento”. Su voz continuó desarrollándose cuando empezó a trabajar con bandas de acompañamiento de rock ‘n roll; el crítico Michael Gray describió el sonido de la voz de Dylan en su éxito Like a Rolling Stone, como “a la vez joven y burlonamente cínica”. Así como la voz de Dylan envejeció durante la década de 1980, para algunos críticos se convirtió en más expresiva. Christophe Lebold escribió en el diario Oral Tradition, que “la más reciente voz rota de Dylan le permitía presentar una visión del mundo en la superficie sonora de las canciones, esta voz nos lleva a través del paisaje de un mundo roto y derrumbado”. La anatomía de un mundo quebrantado en Everything is broken (en el álbum Oh mercy) es un ejemplo de cómo la preocupación temática concerniente con todas las cosas rotas se fundamenta en una realidad sonora concreta.

La influencia de Dylan se ha dejado sentir en varios géneros musicales. Como Edna Gundersen declaró en USA Today, “el ADN musical de Dylan ha informado casi cada simple giro del pop desde 1962. Muchos músicos han declarado haber sido influenciados por la música de Dylan, como Joe Strummer, quien lo elogió por sentar las reglas de los patrones para las letras, melodías, seriedad, espiritualidad y profundidad de la música rock. Otros grandes músicos para han reconocido la importancia de Dylan, como Lou Reed, Jimi Hendrix, Pete Townshend, Bono, Neil Young, Bruce Springsteen, Tom Petty, The Beatles, Van Morrison, Leonard Cohen, U2, The Go-Betweens, David Bowie, Bryan Ferry, Mike Watt, Roger Waters, Ian Hunter, Paul Simon, David Gilmour, Nick Cave, Keith Richards, Patti Smith, Iggy Pop, Jack White, Ronnie Wood, Billy Joel, Glen Hansard, Robyn Hitchcock, Syd Barrett, Joni Mitchell y Tom Waits. Más directamente, tanto los Byrds como The Band, dos grupos contemporáneos de los 60 con cierta influencia en la música popular, debían gran parte de su éxito inicial a Dylan: The Byrds con su éxito de Mr. Tambourine man y su álbum subsecuente; y The Band por su asociación con él desde su gira de 1966, y en su álbum de debut con tres canciones inéditas de Dylan.

Algunos críticos han disentido de idea de Dylan como un visionario de la música popular. En su libro Awopbopaloobop Alopbamboom, Nik Cohn se opuso: “no soporto la visión de Dylan como vidente, como Mesías adolescente, como objeto de adoración. Lo veo como un talento menor con un gran regalo para su autobombo”. El crítico australiano Jack Marx acreditó a Dylan como quien cambió la personalidad de la estrella de rock: “lo que no puede ser discutido es que Dylan inventó la postura arrogante y poco cerebral que ha sido el estilo dominante en el rock desde entonces, con todos desde Mick Jagger a Eminem educándose a sí mismos a través del libro de bolsillo de Dylan”. Discutiendo sobre la naturaleza desconcertante de la imagen y atractivo de Dylan, el profesor de la Universidad de Duke, Shalom Goldman dijo, “otra cosa que lo hace tan intrigante es que crea expectativas y luego parece conducir a decepciones. Terminas irritado, pero todavía te atrae”.

Joni Mitchell describió a Dylan como “un plagiario” y su voz como “falsa” en una entrevista en The Angeles Times en 2010 en respuesta a una sugerencia de que ella y Dylan fueron similares, ya que ambos habían cambiado sus nombres de pila. El comentario de Mitchell condujo a discusiones sobre el uso de Dylan de material de otros artistas, suscitando tanto apoyos como críticas. En una entrevista de 2012 con Mikal Gilmore en Rolling Stone, Dylan respondió a la acusación de plagio, incluyendo su uso del verso de Henry Timrod en su disco Modern times, diciendo que era “parte de la tradición”.

Si el legado de Dylan en la década de 1960 fue visto como aportando ambición intelectual a la música popular, ahora que ha superado los 70 años de edad, ha sido descrita como una figura que ha expandido la cultura folk de la cual emergió inicialmente. Como J. Hoberman escribió en The Village Voice, “Elvis podría no haber nacido, pero seguramente alguien hubiera traído al mundo el rock ' n roll. Bob Dylan no representa una lógica de este tipo. Ninguna ley de hierro de la historia exigía que un aspirante a Elvis de Hibbing, Minnesota, podría desviarse a través del renacimiento del folk de Greenwich Village para convertirse en el primero y más grande bardo beatnik del rock n' roll mundial y luego, habiendo alcanzado la fama y la adoración más allá de los cálculos, desapareciendo en una tradición folk elaborada por él mismo”.

Fuentes: http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://www.biografiasyvidas.com, http://www.todomusica.org, http://www.buscabiografias.com, http://www.lahiguera.net, http://www.alohacriticon.com, http://www.lastfm.es, http://www.radiodos.com, http://www.rollingstone.com, http://rockhall.com

Canciones recomendadas:

Can you please crawl out your window?, Rita May, (Masterpieces)

Changing of the guards, New pony, Baby, stop crying, Is your love in vain?, True love tends to forget, Where are you tonight? (journey through dark heat) (Street legal)

Gotta serve somebody, Precious angel, I believe in you, Slow train, When you gonna wake up, Man gave names to all the animals (Slow train coming)

Saved, Covenant woman, Solid rockPressing on, In the garden, Are you ready (Saved)

Shot of love, Heart of mine, Property of Jesus, Dead man, dead man, In the summertime, Trouble, Every grain of sand (Shot of love)

Jokerman, Sweetheart like you, License to kill, Man of peace, Union sundown, I and I (Infidels)

Tight conexion to my heart (has anybody seen my love), I'll remember you, Clean cut kid, Never gonna be the same again, Trust yourself, When the night comes falling from the sky (Empire burlesque)

You wanna ramble, They killed him, Maybe someday, Brownsville girl, Got my mind made up, Under your spell (Knocked out loaded)

Let's stick together, When did you leave heaven?, Sally Sue Brown, Death is not the end, Had a dream about you, baby, Silvio (Down in the groove)

Slow train, Gotta serve somebody, Knockin' on heaven's door (Dylan & The Dead -con Grateful Dead-)

Political world, Where teardrops fall, Everything is broken, Ring them bells, Most of the time, What was if you wanted, Shooting star (Oh mercy)

Wiggle, wiggle, Under the red sky, Unbelievable, Born in time, Handy dandy (Under the red sky)

He was a friend of mine, Let me die in my footsteps, Moonshiner, Seven curses, Suze (the cough song), If you gotta go, go now, Farewell, Angelina, Every grain of sand, Need a woman, Someone's got a hold of my heart, Foot of pride (The Bootleg series Volumes 1-3(rare & unreleased) 1961-1991)

Jim Jones, Blackjack Davey, Arthur McBride, Froggie went a-courtin (Good as I been to you)

World gone wrong, Blood in my eyes, Stack a Lee, Jack-a-Roe (World gone wrong)

Dignity (Greatest hits Volume 3)

Love sick, Dirt road blues, Standing in the doorway, Tryin' to get to heaven, Til I fell in love with you, Not dark yet, Cold irons bound (Time out of mind)

Tweedle Dee & Tweedle Dum, Mississippi, Lonesome day blues, High water (for Charley Patton), Honest with me, Sugar baby (Love and theft)

I was young when I left home, Don't think twice, it's all right, It takes a lot to laugh, it takes a train to cry  (The Bootleg series Vol. 7: No direction home: The soundtrack)

Things have changed (The best of Bob Dylan)

Thunder on the mountain, Spirit on the water, Rollin' and tumblin, When the deal goes down, Someday baby, Ain't talkin' (Modern times)

Red river shore, Can't wait, Dreamin' of you, Series of dreams (The Bootleg series Vol. 8 - Tell tale signs: Rare and unreleased 1989-2006)

Beyond here lies nothin', If you ever go to Houston, Forgetful heart, Jolene, I feel a change comin' on, It's all good (Together through life)

Here comes Santa Claus, Do you hear what I hear?, Winter wonderland, The Christmas blues, I'll be home for Christmas, It must be Santa (Christmas in the heart)

Duquesne whistle, Narrow way, Long and wasted years, Pay in blood, Scarlet town, Tin angel, Tempest (Tempest)

Only a hobo, Time passes slowly #1, This evening so soon, Wigwam (The Bootleg series Vol. 10 - Another self portrait: 1969-1971)

Vídeos:

Changing of the guards, del álbum Street legal:

Changing of the guards (live) - Bob Dylan


Slow train y un remix de Gotta serve somebody, del álbum Slow train coming:

Slow train - Bob Dylan


Gotta serve somebody (live) - Bob Dylan


Saved, del álbum Saved:

Saved - Bob Dylan


Heart of mine, del álbum Shot of love:

Heart of mine - Bob Dylan


Jokerman, del álbum Infidels:

Jokerman - Bob Dylan


Tight conexion to my heart (has anybody seen my love), del álbum Empire burlesque:

Tight conexion to my heart (has anybody seen my love) - Bob Dylan


Silvio, del álbum Down in the groove:

Silvio - Bob Dylan


Most of the time, del álbum Oh mercy:

Most of the time - Bob Dylan


Unbelievable, del álbum Under the red sky:

Unbelievable - Bob Dylan


Blood in my eyes, del álbum World gone wrong:

Blood in my eyes - Bob Dylan


Not dark yet, Cold irons bound y Love sick, del álbum Time out of mind:

Not dark yet - Bob Dylan


Cold irons bound - Bob Dylan


Love sick - Bob Dylan


Mississippi y Tweedle Dee & Tweedle Dum, del álbum Love and theft:

Mississippi - Bob Dylan


Tweedle Dee & Tweedle Dum - Bob Dylan


Things have changed, single que aparece en el recopilatorio The best of Bob Dylan:

Things have changed - Bob Dylan


Thunder on the mountain, del álbum Modern times:

Thunder on the mountain - Bob Dylan


Beyond here lies nothin' y Forgetful heart, del álbum Together through life:

Beyond here lies nothin' - Bob Dylan


Forgetful heart (live) - Bob Dylan


It must be Santa, del álbum Christmas in the heart:

It must be Santa - Bob Dylan


Duquesne whistle y Long and wasted years, del álbum Tempest:

Duquesne whistle - Bob Dylan


Long and wasted years (live) - Bob Dylan

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

como siempre excepcional retrospectiva. Me quedo con la etapa cristiana de Dylan. Criticada por el mundo progre en su día pero hoy con la retrospectiva del tiempo sale de lo buena que es. Desde changing the wards hasta shot of love es una etapa impagable. solo espero alguno de sus directos en los bootleg series.

JL dijo...

Toda la razón con su etapa cristiana. Hizo álbumes denostados en su momento, pero, con la perspectiva del tiempo, se ha demostrado que fueron muy buenos. Además, con la inestimable ayuda de grandes músicos como Mark Knopfler.
De lo que ha hecho los últimos años, algún buen trabajo como Time out of mind, Modern times y Together through life.