domingo, diciembre 13, 2015

Grandes álbumes: KATE BUSH - Hounds of love

Hounds of love es el quinto álbum de estudio de la cantante Kate Bush, lanzado por EMI Records en septiembre de 1985. El álbum fue un éxito comercial y significó una vuelta a la atención del público de Bush después de que su anterior álbum The dreaming sólo obtuviese ventas relativamente pobres. Fue el segundo álbum de Bush en entrar en las listas de álbumes britànicas, y su álbum de estudio más vendido, siendo certificado con doble Disco de platino por 600 mil copias vendidas en Reino Unido, y en 1998 había vendido 1,1 millones de unidades por todo el mundo. En Estados Unidos alcanzó el Top 40 en Billboard 200.

El single principal del álbum, Running up that hill, se convirtió en uno de los mayores éxitos de Bush, y se extrajeron tres singles más del disco: Cloudbusting, Hounds of love y The big sky, todas tomadas de la primera cara del álbum. La segunda cara forma un álbum conceptual sobre una persona solitaria a la deriva en el mar por la noche.

Hounds of love recibió elogios de la crítica en su estreno y en revisiones retrospectivas. Es considerado por muchos fans y críticos musicales como el mejor álbum de Bush, y ha sido regularmente votado como uno de los álbumes más grandes de todos los tiempos. El álbum fue nominado en los premios BRIT de 1986 por Mejor álbum, donde Bush también fue nominada para los premios de Mejor productor, Mejor artista femenina y Mejor single (por Running up that hill).

Catherine 'Kate' Bush nació en Kent, Inglaterra en 1958, como parte de una familia de clase media. Desde muy corta edad mostró grandes aptitudes, por lo que fue impulsada en su escuela a estudiar violín y piano, lo cual definió claramente el rumbo que tomaría su vida. A los 16 años tenía un carácter musical muy bien definido, su voz era sobresaliente y sus composiciones denotaban un enorme potencial. De tal manera que llamó la atención de David Gilmour, quien la descubrió por casualidad y le ayudó a grabar algunas canciones. Sin embargo Kate no se apresuró, esperó tres años entre su ingreso a una discográfica y su disco debut, para estudiar mimo, danza y canto, las cuales asumió como herramientas indispensables en su carrera.

Una vez lanzado su primer disco obtuvo un éxito inmediato en Europa, y a los pocos meses editó un segundo álbum en la misma línea, baladas pop oscuras con toques de psicodelia, cuerdas, pianos violines, etc. En su tercer disco comenzó a probar con sintetizadores, elementos que se volvieron muy importantes en su crecimiento artístico, y para su cuarto disco, The dreaming (1982), tomó las riendas de la producción y realizó su obra más arriesgada, de corte mucho más experimental que lo que previamente se le conocía. Algunos veían con muy buenos ojos esta evolución, pero al mismo tiempo recibió críticas despiadadas que lo tildaban de excesivo e incomprensible.

The dreaming había sido el primer revés serio en su carrera en las listas que comenzó con su single de debut Wuthering weights, que se instaló en el número 1 durante un mes en 1978. Cuando el hechizo se rompió (con el single The dreaming llegando sólo al número 48 en Reino Unido), y el álbum sólo consiguió ser Disco de plata a pesar de que los ejecutivos lo programaron para ser platino, comenzaron a preguntarse qué había fallado en el proceso y se  mostraron preocupados por las ventas en gran parte debido al período de tiempo que se tardó en producir el álbum. "Había terminado mi último álbum, hice la promoción, y después me encontré en una especie de limbo", explicó Kate más adelante. "Tardé cuatro o cinco meses en ser capaz incluso de poder escribir otra vez. Es muy difícil cuando has estado trabajando durante años, haciendo un disco tras otro. Necesita cosas frescas para estimularte. Eso es por lo que me decidí a disfrutar un poco del verano y pasar el tiempo con mi novio y con mi familia y amigos, simplemente para relajarme. No era Kate Bush la cantante; quería ser yo misma". The dreaming era el primer álbum que Kate había producido ella misma en el que "quería tomar el control de todo y lo acordamos así", recordaba. Pero las listas y el mercado le dijeron que ella había fallado, por lo que decidió retirarse a la normalidad. Durante seis meses se dedicó a ver a los amigos, ir a museos a ver cuadros y dar clases de baile, y aprendió a conducir (se compró un modesto VW Polo).                      

En el verano de 1983, Kate Bush construyó su propio estudio de 48 pistas en el granero detrás de la casa de su familia, que ella podría aprovechar y utilizar en cualquier momento que quisiera. No era muy avanzado porque ella no podía permitírselo. Pero un fracaso en las listas podría provocar que EMI esgrimiese contra ella el presupuesto de grabación como artillería pesada, por lo que decidió moverse fuera de rango. "La forma de trabajar fue muy experimental", declaró Kate, "y cuando sabes que el estudio está costando una cantidad fenomenal de dinero cada hora, entonces surge la creatividad".

Con el estudio más o menos terminado, Bush comenzó a grabar demos para el álbum en enero de 1984, invitando a participar a algunos amigos cercanos. En lugar de volver a grabar música, Bush tomó las demos originales y las mejoró durante las sesiones de grabación. Después de cinco meses, Bush comenzó la sobregrabación y mezcla del álbum en un proceso que tomó un año completo. Las sesiones de grabación incluyeron el uso del sintetizador Fairlight CMI, piano, instrumentos irlandeses tradicionales y capas de voces. La coral Hello Earth es un segmento de la canción georgiana tradicional Tsintskaro, interpretada por los Richard Hickox Singers. La línea "It's in the trees! It's coming!" (¡está en los árboles! ¡está viniendo!) del comienzo de la canción Hounds of love se tomaron de la escena de una sesión de espiritismo de la película de terror británica de 1957 Night of the demon, expresada por el actor Reginald Beckwith.

"Cada músico llegaba y tocaba su parte por separado, lo que aportaba una atmósfera casi futurista. Por entonces era bastante raro, sólo Kraftwerk y Can estaban haciendo cosas más lineales. "Kate era una visionaria y tenía una idea muy clara de cómo quería dirigir el álbum en todo momento. El disco tiene una cualidad mística, de juglar, parte de nuestra tradición británica antigua. Fue un gran honor trabajar con ella". Youth, sobre Hounds of love, en 2012.

El álbum fue producido como dos suites. La primera cara como Hounds of love, se compone de varias piezas pop que no tienen mucha relación entre sí, llenas de sensualidad lírica y sónica que tiende a derramarse sobre el oyente, y la segunda una cara conceptual de siete canciones llamada The ninth wave, que trata sobre las experiencias del nacimiento y el renacimiento. Bush la describió como "tratando sobre una persona que está sola en el agua durante la noche. Trata sobre su pasado, presente y futuro para mantenerla despierta, para evitar que se ahogue, y para impedir que se duerma hasta que llegue la mañana".

Kate posa en la foto del interior como una Ofelia de los 80 y relata la historia de una mujer abandonada de noche en el mar, que sueña dentro de otros sueños, con su propia muerte (And dream of sheep, Under ice), con sus antepasadas, las hechiceras (Waking the witch), con su vida pasada y futura (Watching you without you, Jig of life), hasta que consigue llegar a tierra (Hello Earth, The morning fog). En este lado del disco se desata la orquestación, los instrumentos de percusión, los efectos de sonido… Todo es desmesurado, dramático. La protagonista de Bush reflexiona sobre los albores de la ruptura, ve la luz, respira un poco de aire y contempla a su madre, su padre y sus seres queridos. Pero, inevitablemente, ella finalmente se hunde en las profundidades, imaginando un brumoso volver a nacer a medida que va cayendo. De las altas nubes a la Madre Tierra: es una progresión sorprendente, un estudio empedernido hasta los extremos que Bush que se impone ella misma. Ninth wave es, sin duda, el comentario de Bush sobre su negativa a permanecer en el candelero.

Curiosamente, Hounds of love era no menos complicado en su estructura, imágenes y referencias extramusicales que The dreaming, que había sido rotundamente criticado por ser demasiado ambicioso y complejo. Pero Hounds of love fue elaborado más como un disco pop y abundó en memorables melodías y arreglos que reflejaban modismos desde el pop progresivo orquestado al tradicional folk de alto consumo; y en el centro de todo estaba Bush en una de sus mejores actuaciones vocales de su carrera, ampliando su gama y partiendo de la expresividad de su profundo interior. El hecho de ser todo el álbum hecho en el estudio casero de Bush ayuda a explicar la simple presencia de uno de los elementos más sorprendentes del álbum: el espíritu de la experimentación en cada momento, en los pequeños detalles del sonido.

Después de la angustia en The dreaming, agravada por el encierro en el estudio y la lejanía de su familia, llegarían canciones más abiertas, en las que los elementos de la naturaleza romántica serán los protagonistas, pero siempre con las mismas obsesiones oscuras. En The dreaming, los sentimientos negativos dominaban en la música, aunque estaban atravesados por el amor y el anhelo de sabiduría de las historias. En este quinto disco es al revés: la música es exuberante, positiva, pero la pulsión de muerte, lo desconocido, corre bajo las canciones. Kate escribe en primer lugar A deal with God, una canción firme sobre el eterno problema de los roles femeninos y masculinos, de hacer un trato con la divinidad para cambiarse el género y así poder entender al otro. El título fue sustituido por la discográfica para no herir susceptibilidades religiosas en países como el nuestro, donde no se debía utilizar el nombre de dios en vano. Running up that hill se convirtió en el éxito que EMI esperaba.

Este disco ensambla música y letras de manera armoniosa y muy digerible, en un estilo que utiliza tecnología punta al tiempo que envía mensajes sobre las relaciones humanas. Kate cuida hasta la exageración cada sonido, con el deseo de plasmar sus ideas de forma perfecta, cortando y pegando con su Fairlight y las cajas de ritmos las colaboraciones de los músicos como una alquimista, porque utiliza instrumentos clásicos del pop rock y los hace sonar como antiguos. A los antiguos, violines, flautas, tambores, etc., los hace pasar por máquinas. Y la máquina es el lienzo donde se desarrollan las dos caras de Hounds of love. La cara A son cinco singles, canciones pop perfectas con imágenes de terror, devoción amorosa, ecos familiares…

Hounds of love reúne lo mejor de sus facetas, tiene la base pop que tan generosa le había ido al inicio de su carrera, pero aunada a su acercamiento a los sintetizadores y cajas de ritmos que la acercaban a una suerte de tecno pop, que se enriquece de gran manera al agregar claras influencias de música celta y oriental, además de mostrar una energía más fuerte e incluso destellos de hard rock. Hounds of love está muy ligado a las tecnologías del momento. La utilización de los sintetizadores y del Fairlight están presentes en todo el álbum, sin que por ello el disco resulte el típico de la época que se adaptaba a los "nuevos tiempos". La esencia y la presencia de Kate Bush se nota en cada nota, en cada tema que nos ofrece. Un disco que tiene sus preciosos momentos folk, sus tremendos momentos de pop y sus grandiosos momentos de pop experimental.

Un álbum complejo a la vez que intimista y muy acertado. Muy lejos del rock, pero muy del agrado de sus seguidores. El disco suena muy fresco y ahora se podría encuadrar perfectamente en lo que se llama sonido progresivo, sin llegar a sonar a rock.

"Hounds of love llegó en el momento adecuado, en términos de cambio tecnológico y medios de producción, así como para la propia artista y el mercado de la música popular en su conjunto", afirmaba Ron Moy al final del libro Kate Bush and Hounds of love.

La portada muestra a una sensual Kate Bush en la portada, tan sólo con su nombre y el del disco. En la contraportada, otra foto en blanco y negro de la cantante, los temas y un pequeño retazo de algunas de las letras de sus temas, sin referencias a las composiciones, ni a los músicos que participaron en el mismo.

Bush da las gracias en las notas del disco a Florian Fricke de Popol Vuh junto al director de cine Werner Herzog. Aunque Ninth wave es ciertamente deudora de Fricke en muchos aspectos, no es inmediatamente obvio a qué se refiere realmente el agradecimiento. La de Herzog está más clara, radicando en la adaptación que Bush hace de Zinskaro, un canto coral utilizado por Herzog en una nueva versión de 1979 de Nosferatu, en los compases de cierre de la epopeya gaitera Hello Earth.

En agosto de 1985 Bush interpretó el nuevo single Running up that hill en el chat show de Terry Wogan de la BBC1. El single entró en la lista de singles británica en el número 9 (una hazaña considerable en aquel momento) y finalmente alcanzó el número 3, convirtiéndose en el single de Bush que llegó más alto en las listas (después del número 1 con su debut Wuthering heights).        

La fiesta de lanzamiento del álbum se llevó a cabo en el planetario de Londres en septiembre de 1985, lo que constituyó la primera ocasión en que Bush y Del Palmer, su novio desde los días de pub rock de la banda K. T Bush, aparecieron oficialmente en público como pareja. Los invitados disfrutaron de una reproducción de todo el álbum mientras visionaban un laser show dentro del Planetarium. Hounds of love fue lanzado a mediados de septiembre de 1985 por EMI Records en formatos de vinilo, cassette XDR y disco compacto. Entró la lista británica de álbumes en el número 1, reemplazando a Like a virgin de Madonna en dicha posición. También supuso la entrada de Bush en las listas americanas con el hit Top 40 Running up that hill. El álbum también produjo una serie de vídeos, uno de los cuales fue Cloudbusting, dirigido por Julian Doyle y co-protagonizado por Donald Sutherland. El vídeo, como la canción, estaba inspirado en la vida del psicólogo Wilhelm Reich.

El álbum abre fuego con el single Running up that hill (a deal with God), en el que destaca la luz tan genuina de la década de los 80 de las imágenes y sobre todo los sonidos tan peculiares de ciertas notas que se elevaban sobre la fuerte percusión y base rítmica del tema, junto con la coreografía y baile que Kate se marca con su compañero en el  vídeo. Kate entra al micrófono de forma atropellada diciendo “no me duele, quieres sentir como siente, quieres saber, saber que no me duele, quieres saber sobre el trato que estoy haciendo…”. En realidad, esta canción a priori se iba a titular A deal with god, significando que sería capaz de hacer un pacto con una existencia tan poderosa, pero terminó llamándose Running up that hill con el apéndice mencionado entre paréntesis. Ese “trato con Dios” viene a intentar separar las fronteras entre dos personas, dos mundos separados. De hecho se representa perfectamente en el clip grabado, con Kate intentando llegar a su pareja de baile chocando con gente que anda en sentido contrario al suyo. Running up that hill es también la clave para un tema universal: la relación entre personas. La misma Kate Bush habló sobre la música que un hombre y una mujer son incapaces de comprender porque son un hombre y una mujer. "Si pudiésemos invertir los papeles durante un tiempo, creo que nos sorprendería tanto que creo que nos llevaría a una comprensión mucho mayor", declaró.

Hounds of love (Kate posa en la portada con sus dos perros, Bonnie y Clyde) se abre con el sampler de una de las películas preferidas de Kate, La noche del demonio (J. Tourner), esa idea recurrente en ella del amor como un perro de presa que persigue implacable al que lo disfruta o lo sufre. La ambivalencia ante un sentimiento que no queda claro si mueve a la felicidad o a todo lo contrario. Hounds of love es una composición acelerada, con una emotiva melodía, que nuevamente tiene una carga de percusión y una base rítmica bastante rotunda, y con una Kate que canta con un arrojo y un sentimiento espectacular. El componente vocal coral nuevamente es acertado y también llama la atención ese vídeo en el que Kate sale corriendo o huyendo de la mano de un hombre, pasando por distintos lugares como fiestas, bosques en mitad de la noche, etc.

The big sky es una canción algo repetitiva que tuvo su  tuvieron su versión alternativa instrumental, ya fuera en un reprise o en un 12”. En ella destaca la fuerza con la que Kate se muestra en ciertos puntos, con unos coros a los que les falta algo de profundidad. The big sky es un himno al paraíso, que en la letra nos dice que "se parece a Irlanda", hacia donde subirán todos los incomprendidos.

Seguidamente Kate nos traslada a una tranquila habitación con su canción Mother stands for comfort, una composición lenta e íntima que vuelve a estar impregnada de ese halo de misterio y encanto a partes iguales que destila Kate en sus canciones, en la que demuestra su devoción por la figura materna, la que es capaz de perdonar y proteger a sus hijos de cualquier cosa, hasta la más horrible. Mother stands for comfort se caracteriza por el sonido del bajo sin trastes que acompaña a la canción. Tambores y piano hacen armonía mientras la voz de Kate y el bajo del alemán Eberhard Weber componen melodías paralelas y complementarias.

Otro gran momento lo supone la gran Cloudbusting, que fue también un rutilante single, acompañado de un inolvidable videoclip dirigido por Julian Doyle, editor de La vida de Brian, con la colaboración estelar del actor Donald Sutherland, en el que Kate interpretaba a su hija en el vídeo, y Donald encarnaba a un científico que trabaja en una máquina capaz de cambiar el tiempo. Cloudbusting contiene una melodía pegadiza movida principalmente por un arreglo de cuerdas que le confieren texturas medievales. Las letras, inspiradas en el libro de Peter Reich, A book of dreams, una lectura de adolescencia de Kate sobre el psicólogo Wilhelm Reich, representan la relación de Wilhelm, psicólogo y filósofo, con su hijo Peter, pero desde la perspectiva de un Peter adulto. El título se refiere a una máquina construida por Reich que hacía llover y era utilizada por los dos y por los vecinos, los Orgonon. Wilhelm también fue arrestado por el gobierno (y murió de forma trágica en una cárcel en Estados Unidos) y es representado en las letras: "encima del mundo, mirando a lo lejos, podría verlos llegando, parecía tan pequeño en ese gran coche negro, para ser una amenaza para los hombres que están en el poder". Es una canción llena de sentimiento, más allá de la historia de admiración y amor de una hija hacia su padre, también en su orquestación, la cual incluye unos grandes coros en la parte final. El estribillo, no siendo muy marcado y poco pop, resulta sólido gracias a los envites de las secciones de cuerda y sobre todo la solemnidad de Kate a la voz y los versos que canta: “pero cada vez que llueve, tú estás aquí en mi cabeza, como si el sol se abriera paso. ¡Oh! Sé que algo bueno va a suceder, no sé cuando, solamente digo que va a suceder…”      

Y aquí termina la parte más pop del disco, sin haber sido un ejemplo descarado de comercialidad. Con la segunda cara entramos en la parte conceptual del disco que vino a llamarse The ninth wave, en la que Kate aborda los diversos estados de tránsito a los que es sometida una mujer a través de sus experiencias. Y comienza con And dream of sheep, un tema que es ejemplo de la mayor dulzura de Kate dentro del disco, y que partiendo de la inocencia y del desnudismo de los orígenes musicales de Kate, escudada en melodías cristalinas de piano, se complementa de ciertos elementos orquestales de fondo para darle al tema su dosis adicional de solemnidad. Una preciosa canción que sirve para abrirnos camino en un tempestuoso viaje, que en ciertos pasajes nos va a recordar al anterior trabajo de Kate Bush, The dreaming.

Tras esta suave ensoñación se empieza a cerrar el cielo, llenándose de nubes a medida que anochece, al llegar a Under ice. La voz de Kate se vuelve misteriosa, existiendo a ratos incluso ciertos lamentos o quejidos dolorosos en la parte final, dispuestos sobre una melodía de cuerda de corte bastante oscuro.

El verdadero exorcismo llegará sin embargo a continuación con Waking the witch, en el que Kate va a “despertar a la bruja”. Cuenta con una intro con unas notas inconexas vagamente bellas de piano, sobre la que se disponen voces diciendo “despiértate”, ya que esta segunda cara conceptual no deja de ser el discurrir a través de sus sueños de una mujer, desde que se queda dormida en And dream of sheep, hasta que despierta en Hello Earth y termine encontrándose con “la niebla de la mañana”. Waking the witch es la canción más experimental del disco, con varias voces diferentes, incluyendo algunas monstruosas y otras consisten en la voz sufrida de Kate Bush, como si fuese ejecutada de manera contraria, casi como un collage cinematográfico. Hay quienes interpretan la canción como una batalla entre la muerte (Thanatos) y el instinto de vida (Eros), y al mismo tiempo que narra el calvario de los pescadores que se hunden, llega un helicóptero para rescatarlos. En la canción, tras esas notas de piano sueltas y de textura tan ligera, imprecisa y bella, entra de golpe una instrumentación arrolladora que avasalla, con un ritmo de sintetizador de base endiablado. Nuevamente existen elementos grotescos en la canción como pasaba en Get out of my house, que ponía el apabullante cierre a The dreaming.

Un tremendo exorcismo, que desembocará en un renacer de matices celtas (reminiscencia otra vez de The dreaming, en este caso de la excelsa Night of the swallow) concretado en Jig of love, un tema de gran intensidad y que a la par viene a darnos la sensación de un renacimiento tras el tenebroso Waking the with y el oscurantismo y nocturnidad de Under ice.

No obstante, antes de Jig of love, nos encontramos a Watching you without me, que es un tema relajado, poco acorde con esta segunda parte de valores tan extremos. Un medio tiempo que sirve como interludio entre tanta emoción y de tan variado tipo.

Llegando al final de este particular viaje onírico al que se somete al personaje protagonista, nos encontramos con el final de la tormenta y vemos como los rayos de luz se abren paso entre los negros nubarrones que llegaron con Under ice. El título es revelador, Hello Earth, y Kate regresa a la emotividad. En cierta parte es como una vuelta a And dream of sheep, pero con una envoltura más celestial. Menos melodía de piano clásico, más efecto ambiental y en su parte final una especie de coros como del más allá, que le confieren ese matiz onírico y medio sacro. Cuando Kate “saluda a la tierra” en la canción, es sobrecogedor. Hello Earth cuenta con una gran interpretación vocal de Kate, aunque con un tono bastante oscuro. Contenía una recreación de un himno ortodoxo extraído de la película Nosferatu, marca del expresionismo alemán. El problema de Kate y sus músicos fue que no había ninguna partitura musical de esta canción en ningún lugar, por lo que tuvieron que reescribirla toda, nota por nota. Michael Berkeley y Kate se juntaron para rehacer los arreglos vocales superponiendo fuentes extranjeras, técnica ampliamente utilizada por compositores visionarios como Stockhausen.

El final del disco lo marca un epílogo titulado The morning fog, con unas luminosas notas de guitarra, que evocan una verde pradera en mitad de la montaña a mediodía.

En junio de 1997 se publicó una versión remasterizada del álbum en CD como parte de las series First Centenary de reediciones de EMI. La edición EMI First Centenary incluía seis bonus tracks: mezclas 12" de The big sky y Running up that hill, y las caras B Under the ivy, Burning bridge, My lagan love y Be kind to my mistakes, la última de las cuales fue escrita para la película Castaway de Nicolas Roeg de 1986, que suena durante la escena de apertura.            

En 2010, Audio Fidelity reeditó Hounds of love en vinilo con nueva remasterización llevada a cabo por Steve Hoffman.

Un disco de vinilo rosa 10" con cuatro canciones extraídas del álbum (The big sky, Cloudbusting, Watching you without me y Jig of life) fue lanzado por Audio Fidelity en abril de 2011 para el Record Store Day de 2011, limitado a 1000 copias a nivel mundial.

29 años después de la publicación del disco, en los conciertos Before the Dawn 2014, Bush interpretó todas las canciones del álbum por primera vez, excepto The big sky y Mother stands for comfort. Running up that hill, que fue interpretada en el concierto, sin embargo, fue estrenada en 1987 como parte del show benéfico The Secret Policeman's Third Ball para Amnistía Internacional.      

En Reino Unido la mayoría de comentarios del álbum en el momento de su lanzamiento fueron abrumadoramente positivos. En una revisión de cinco estrellas de Sounds, se calificaba a Hounds of love como "dramático, emotivo e incontrolada y descaradamente, maravillosamente romántico", antes de comentar, "si estuviera permitido jurar, aseguraría que Hounds of love es jodidamente brillante, pero mi madre no me deja". NME eacribía, "Hounds of love es definitivamente raro. No es un álbum para los suicidas o padres y madres. La violencia de The dreaming se ha convertido en desesperación, confusión y miedo, principalmente de amor, un tema que sigue siendo central para las composiciones de Bush". La crítica pasó entonces a desdeñar la idea de que al firmar por EMI Records cuando todavía era una adolescente, Bush había permitido que fuese moldeada en su imagen corporativa, sugiriendo que, por el contrario, la había habilitado a utilizar este sistema para sus propios recursos: "nuestra Kate es un genio, la artista en solitario más rara que este país jamás haya producido. Ella consigue que los escépticos bailen con su melodía. La hija de la compañía realmente ha atornillado el sistema y ha producido de esta manera el mejor álbum del año". Melody Maker se mostró más reservado, diciendo, "aquí ella ha aprendido que puedes tener control sin sacrificar la pasión y es el pesado departamento rítmico ayudado y alentado por algunos arreglos excesivamente quisquillosos los que sacan lo mejor de ella".

En Estados Unidos la reacción al disco fue mezclada. Concediendo al álbum el título de "platter du jour" (álbum del mes), Spin observaba que, "con vestigios de estilos clásicos, operísticos, tribales y de pop trenzado, Kate crea música que no observa límites de la estructura musical o expresión interna". La revisión observaba, "mientras su eclecticismo es bienvenido y recompensado en su país natal aún se ignora aquí su genio, una situación que realmente es una vergüenza para una artista tan aventurera y naturalmente teatral", y esperaba que "este álbum podría hacer que ella ganase algunos merecidos reconocimientos del mainstream american8". Sin embargo, Rolling Stone, en su primera revisión de un disco de Kate Bush , estaba impresionado: "la Señora del Misticismo ha tejido otro álbum que tanto deslumbra como aburre. Como los Beatles en sus últimos discos, Bush no se preocupa de tener que interpretar la música en directo y sus orquestaciones se hinchan hasta los límites de la tecnología. Pero a diferencia de los Beatles, Bush sobrecarga a menudo sus canciones con objetos exóticos... No estamos argumentando que Bush es extraordinariamente talentosa, pero al igual que Jonathan Richman, otro eterno chico del rock, su visión puede parecer tonta a los que creen que los niños debes ser vistos pero no escuchados".

El álbum se colocó en el número 10 en la lista de los críticos de NME de Los mejores álbumes de 1985. En 1998 los lectores de la revista Q votaron Hounds of love como el 48º álbum más grande de todos los tiempos, mientras en 2000 la misma revista lo colocó en el número 20 en su lista de Los mejores 100 álbumes británicos de la historia y el tercer mejor álbum de todos los tiempos hecho por una artista femenina en 2002. En 2006, Q colocó el álbum en el número 4 en su lista de 40 mejores álbumes de los 80. En enero de 2006 , NME lo nombró el 41 º mejor álbum británico de todos los tiempos. La 19ª edición de British hit singles & albums, publicada por Guinness en mayo de 2006, incluyó una lista de Los 100 mejores álbumes de todos los tiempos, según lo votado por los lectores del libro y los lectores de NME, que colocaron a Hounds of love en el número 70. En 2008, The Atlanta Journal-Constitution dijo que al álbum debería dársele consideración cuando se elaboran listas de álbumes editados entre 1978 y 1988 que han superado la prueba del tiempo sin dejar de ser influyentes y agradables hasta ese momento. En 2012 , Slant Magazine figuró el álbum en el número 10 en su lista de Mejores discos de la década de 1980. NME colocó a Hounds of love en el número 48 en su lista de Los 500 álbumes más grandes de todos los tiempos.          

Hounds of love fue número 1 en Reino Unido y 33 en Estados Unidos, número 1 en Holanda, 2 en Alemania, 3 en Suiza, 6 en Australia y 7 en Canadá.

Fuentes: http://en.wikipedia.org, http://www.allmusic.com, http://gaffa.org, https://audiofidelity.net, http://www.robertchristgau.com, http://www.stylusmagazine.com, http://www.slantmagazine.com, http://discosmusicayreflexiones.blogspot.com.es, http://regioncuatro.net, https://escutaessablog.wordpress.com, http://www.nme.com, http://trespeo.blogspot.com.es, http://egarpar.blogspot.com.es, http://www.jotdown.es, http://www.musicalos80.com, http://ffvinilo.blogspot.com.es, http://www.rookiemag.com, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   Running up that hill (a deal with God)
2.-   Hounds of love
3.-   The big sky
4.-   Mother stands for comfort
5.-   Cloudbusting
6.-   And dream of sheep
7.-   Under ice
8.-   Waking the witch
9.-   Watching you without me
10.- Jig of life
11.- Hello Earth
12.- The morning fog

Edición EMI 1997:
13.- The big sky (Meteorological mix)
14.- Running up that hill (12" mix)
15.- Be kind to my mistakes
16.- Under the ivy
17.- Burning bridge
18.- My lagan love

Vídeos:

Running up that hill (a deal with God) - Kate Bush


Hounds of love - Kate Bush


The big sky - Kate Bush


Mother stands for comfort - Kate Bush


Cloudbusting - Kate Bush


And dream of sheep - Kate Bush


Under ice - Kate Bush


Waking the witch - Kate Bush


Watching you without me - Kate Bush


Jig of life - Kate Bush


Hello Earth - Kate Bush


The morning fog - Kate Bush


The big sky (Meteorological mix) - Kate Bush


Running up that hill (12" mix) - Kate Bush


Be kind to my mistakes - Kate Bush


Under the ivy - Kate Bush


Burning bridge - Kate Bush


My lagan love - Kate Bush

7 comentarios:

Eduardo García dijo...

Un gran disco,donde Kate demuestra lo que aprendió "jugando" con el Fairlight.
Una gozada de trabajo.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Se nota que es un álbum concienzudamente estudiado y elaborado por Kate. Aprendió que para mantenerse en la cresta de la ola tenía que tomarse su tiempo y evadir las presiones discográficas para elaborar un material más acorde con los tiempos que corrían y más accesible al público. Un gran trabajo en el que los teclados y los arreglos jugaron un papel primordial.

Saludos sintéticos, Eduardo

Abacab dijo...

Comento lo mismo que en el artículo sobre "Maratón" de Danza Invisible, dejando de lado mi opinión de que un blog que en teoría se basa en opiniones ha de ser personal en su redacción.

No obstante, reitero, si parte del contenido escrito en otro blog es de tu agrado y quieres incluirlo en el tuyo, lo mínimo es mencionar la fuente origen:

http://discosmusicayreflexiones.blogspot.com.es/2010/09/kate-bush-hounds-of-love-1985.html

JL dijo...

Comento lo mismo que mi contestación a tu comentario mencionado. Y sobre la opinión, pues es muy subjetiva. Creo que el espíritu de la blogosfera es precisamente ése: publicar lo que uno crea conveniente con total libertad, respetando el trabajo de los demás. Yo te aseguro que menciono mis fuentes, y en este artículo, y muchísimos más, lo has podido comprobar.

Si hay algún texto de tu blog que haya citado, seguramente lo cogí de otro que estaba entre mis fuentes. Es imposible saber de dónde sale el texto original, pero te aseguro que todos los textos transcritos están entre mis fuentes, y el trabajo de conexionarlos y darles forma es exclusivo mío. Y si no, comienza a buscarlos, que dadas tus dotes investigadoras, seguro que lo encuentras.

Yo también opino que todos los bloggers somos iguales, y nadie es mejor que otro. Todos desarrollamos un esfuerzo sin ánimo de lucro (bueno, ahora empiezo a pensar que no es del todo así...), y la única recompensa que obtenemos es que alguien pueda leer y estar de acuerdo, o no, con la información facilitada. Yo te aseguro que esto lo hago por puro hobby, y entre los motivos que me llevan a hacerlo no está el aprovecharme del trabajo de otros, por si se te había pasado, aunque fuese fugazmente, por la cabeza.

Tampoco soy de los que me gusta ir a casa del vecino a promocionarme. Tengo mis lectores, y para mí son los mejores. No necesito dar a conocerme a más lectores menospreciando la acogida que se me da en otro blog.

Abacab dijo...

La libertad en la blogosfera es total, sin duda. Uno es libre de elaborar sus artículos copiando y pegando contenidos de otros sitios, por supuesto. Yo no me estoy refiriendo a eso, sino que cuando se opta por esa opción, lo suyo es mencionar la fuente origen, cosa que en este artículo sobre "Hounds Of Love" de Kate Bush sí haces, pero en otros no.

Dotes de investigación no tengo ninguno: lo que ha sucedido es que seguidores de mi blog me han escrito informándome de lo que sucede en este blog.

Los bloggers somos todos iguales, creo que yo no he dicho nada al respecto. Y ni mucho menos que unos sean mejor que otros. Por si tienes alguna duda, lucro en mi caso no hay, por lo que soy un mero aficionado al igual que tú.

De querer promocionarme, si eso fuera así (te aseguro que no), te hubiera dejado comentarios en otros artículos de tu blog donde sucede lo mismo (sin ir más lejos, en uno sobre Talk Talk y "The Colour Of Spring" en el que, como en el de Danza Invisible y "Maratón", tampoco citas ninguna fuente y el texto del análisis de las canciones tema a tema es idéntico al del post que realicé en mi blog en su día sobre ese disco). El "spamear" a la gente y en otros blogs no va conmigo.

Si concibes tu blog a modo de copiar y pegar contenidos de varios sitios, encadenando dichos contenidos para darles un sentido global, como bien has dicho, eres totalmente libre de ello. Lo único que yo personalmente considero adecuado y correcto en ese caso, es el asunto de mencionar las fuentes; reitero que es cierto que en este post sí que aparece en el listado de fuentes mi blog, pero en otros no sucede así.

Ese era el motivo de mi comentario anterior en esta entrada y en el post sobre "Maratón" de Danza Invisible: mi opinión sobre que si se toman textos de otros sitios web, hay que ser cuidadoso y mencionar siempre las fuentes.

Y, cuidado, no nos malentendamos con toda esta parrafada, ¡ojo!: a mí no me molesta que tomes textos de mi blog para tus artículos; en cierta parte es un orgullo para mí ver que para alguien resultan válidos mis análisis y reflexiones escritas sobre la música.

Lo único que te solicitaría, en caso de que sigas teniendo a mi blog como fuente para tus artículos (y con esto termino, que me estoy repitiendo demasiado), es que siempre que lo hagas menciones a "DMR" ;)

Saludos y suerte con tu blog.

JL dijo...

Mira... voy a intentar rebajar un poco la tensión, al menos por mi parte. Primero, he visto tu enlace de esta entrada, y seguramente cogí alguna frase de tu texto, pero no he copiado y pegado a bloque. Y si he copiado algún párrafo es para hacer un texto completo donde encajar los diferentes textos en uno que me parezca más completo, que es la filosofía de este blog desde que comenzó, y que ya he manifestado muchas veces. El tono de tu texto es muy diferente del mío.

Además, si miras entre las fuentes, la url de tu blog estaba puesta (a mitad más o menos). Y te prometo que no lo he editado. Nos podríamos haber ahorrado este tiempo y este mal talante en contestarnos. Por eso menciono estas webs, no sólo de tu blog, sino de todos los demás que me han servido de guía para hacer este texto: para agradecer el esfuerzo que hacéis en hacer públicos vuestras impresiones.

Y en cuanto al mencionar las fuentes, no me repito tampoco. Creo que mis explicaciones son bastante inteligibles y no quiero reiterarme. Decir, eso sí, que siempre, desde el primer momento, he comentado que hago un collage de textos, tomando normalmente alguno como base, e intento hacer un texto todo lo completo posible dándoles a los textos base un enfoque diferente.

En una ocasión tomé un texto base de una página, aunque lo completé con otras varias, y se me requirió por el webmaster que hiciese mención de ello. Fue un error por mi parte no haberlo hecho hasta entonces, porque pensaba que ningún texto se podría ver completamente reflejado en los míos, sino en algunas de sus partes. Lo reconocí, y desde entonces, hace ya al menos 3-4 años, en mis textos cito siempre mis fuentes. En el caso de "Maratón" y de "The colour of spring", seguramente borré por error mis fuentes, porque siempre suelo mencionarlas, ya que, al ir pegando textos, lo primero que hago siempre es copiar la dirección url de la que lo he tomado. Cierto que tomaría tu texto, al igual que otros, pero no está pegado estrictamente; date cuenta que he puesto algunas cosas nuevas y he quitado otras, al igual que hago con los otros textos. Intentaré ser más pulido en este aspecto, y pido perdón si alguien se ha molestado por ello. Reconozco el trabajo y el tiempo que cuesta hacer entradas como ésas; qué menos que las cite...

JL dijo...

A mí también me han comentado lectores de mi blog en alguna ocasión que se han encontrado copias de mis textos o de mi entrada entera. Yo no he querido nunca investigar quién lo hace ni cómo. Ya te he dicho que esto para mí es un simple hobby, y si alguien toma parte de mis textos, para mí es un orgullo que lo hagan. Será señal de que ha sido provechoso para alguien. Cosa diferente es que busquen un beneficio a mi costa; eso sí me molestaría, a menos que me citasen como fuente. En mi caso, ten la seguridad de que no lo es, porque, como has podido ver, tomo muchas y variadas fuentes, y el único beneficio que recibo es que la gente lo pueda leer sin censuras.

Contesté tu primer comentario con educación y argumentando. Pero el segundo que me hiciste (primero en esta entrada) lo consideré una cacería, y más al comprobar que había puesto tu blog como fuente. Cualquiera que me conoce sabe que no me aprovecho del trabajo de los demás, y bastante tiempo que dejo de dedicar a otros asuntos o personas me cuesta hacer una entrada como ésta. Siento mi respuesta ácida, pero interpreté que entrabas en mi casa a intentar ponerme en evidencia. Cosa que yo en la vida haría. No te preocupes, retiro el tono en que te escribí la respuesta.

Este blog no intenta ser referente de nada, ni marcar tendencias, ni sentar cátedras. Únicamente es un entretenimiento (un poco pesado de elaborar, eso sí) al que su autor dedica muchas horas durante el día desde hace ya más de 9 años. Y, menos todavía, intenta competir con nadie. Reconozco que en la blogosfera hay mucha gente que sabe de música muchísimo más que yo, y lo demuestra con sus completas y didácticas entradas. Mi pretensión es aprender, dar a conocer, recordar grupos semiolvidados, y hacer unos textos medianamente sólidos; y finalmente se ha conseguido hacer una especie de enciclopedia donde poder consultar de vez en cuando aspectos de la biografía de los artistas estudiados o de algunas de sus mejores canciones.

Encantado de hablar contigo, y siento que esta polémica se haya agriado por las circunstancias de la comunicación escrita. Estoy seguro que si la hubiéramos tenido en vivo y con un par de cervezas, se acaba el mal rollo en cinco minutos.

Un saludo