domingo, marzo 10, 2013

Grandes álbumes: SPANDAU BALLET - True

True es el tercer álbum de estudio de la banda británica Spandau Ballet, y fue lanzado en marzo de 1983. Mientras que los dos primeros álbumes de Spandau Ballet les valió renombre europeo, True fue un éxito mundial y recibió fuerte influencia del jazz, soul y R&B. Alcanzó el número 1 en las listas de Reino Unido y el Top 20 en Estados Unidos, entrando en las listas de numerosos países de todo el mundo. La canción True pasó cuatro semanas en el número 1 de la lista inglesa de singles y fue número 4 en Estados Unidos.

Spandau Ballet tuvo una respetable cadena de éxitos en su Gran Bretaña natal, pero les costó más introducirse en Estados Unidos, donde sólo llegaron al Top 10 con True y al Top 30 con Gold. En sus 8 canciones y menos de 40 minutos de duración, True es un híbrido diseñado con buen gusto de pop new romantic y soul de ojos azules. El cantante Tony Hadley siempre fue uno de los cantantes más subestimados, su expresiva voz complementa perfectamente las melodías intrincadas del guitarrista y compositor Gary Kemp. Los singles Gold y Communication puede ser reconocidos en la producción, pero en su núcleo, la composición está aún fresca. Otros cortes del álbum como Code of love y Foundation también mantienen el equilibrio, pero el disco guarda lo mejor para el final: la balada True. Es uno de esos discos que triunfa igualmente tanto en estilo como en sustancia.

Spandau Ballet ya contaban entonces con dos álbumes y hits en la cima de las listas de álbumes y singles antes de ser publicado True, que fue el disco que les hizo irrumpir en el mercado de Estados Unidos. Se montaron en los faldones de Duran Duran y otros grupos ingleses de vídeos respetables como miembros del movimiento new romantics que volvía a la voz con estilo R&B mezclada con ritmos a base de sintetizadores de los 80. La influencia principal del movimiento fue Bryan Ferry y Roxy Music, siendo Tony Hadley claramente un devoto de Ferry, demostrándolo con una voz increíblemente suave y expresiva en canciones como Code of love, Communication y Lifeline. Gold fue un hit moderado en América, y el himno de Inglaterra en los Juegos Olímpicos de 1984. Su voz potente y ritmo uptempo ofrecen un tema inspirador. La auténtica joya en este álbum es el tema True, una canción rompecorazones hermosa, que figura en muchas de las listas de las mejores canciones de los 80, que engloba los estilos en boga de la época, pero con una melodía atemporal que bien podría ser un éxito hoy en día. La canción fue rehecha por PM Dawn como Set adrift on memory bliss en 1991, consiguiendo ser número 1 y apareciendo en el final del musical The wedding singer. True llegó al número 4 en el otoño de 1983 y fue su único Top 10 en Estados Unidos. Lamentablemente, después de conseguir un hit menor con Only when you leave, de su siguiente álbum Parade, la banda fue desapareciendo de la escena musical de Estados Unidos.

En 1983, cuando los new romantics ya comenzaban a sufrir una decoloración de la rápida memoria del mercado musical, los miembros de Spandau Ballet demostraron que no tenían ninguna intención de viajar por el mismo camino. En el no muy extenso recorrido de la banda fue el momento que dejar de lado la teatralidad barroca y el art-disco de su anterior trabajo new romantic, y ofrecer algo original, inocente y puro, un antídoto de soul blanco contra los excesos tediosos del punk y el rock de los 70. Siempre ambicioso, el quinteto británico se puso enseguida manos a la obra: desaparecieron las faldas escocesas, camisas con volados y maquillajes, así como la electrónica a veces fría de sus dos primeros álbumes. En cambio, tras la grabación en los estudios Compass Point de las soleadas Bahamas, el grupo apareció de forma inteligente con trajes a medida, con un sonido elegante que combinase con la nueva estética. Todo ello, guiados por los productores Steve Jolley y Tony Swain, que dieron a Spandau Ballet el viso de pop-R&B que había proporcionado éxitos para clientes como Imagination. Y también refleja la creciente habilidad del guitarrista Gary Kemp, el compositor principal de la banda, que elaboró un conjunto de melodías dirigidas directamente a las listas. Aquel que tuvo éxito más espectacular, por supuesto, fue el título cortado, una balada de estilo Motown actualizada impecable que se convirtió en uno de los más grandes éxitos de la década, con la ayuda de un vídeo que mostraba al cantante Tony Hadley como un joven Frank Sinatra.

Se trata esencialmente de un conjunto de ocho modernas canciones de amor cuidadosamente elaboradas por los productores Steve Jolley y Tony Swain desde los más simples de arreglos (guitarra funk, una sección rítmica ajustada, teclados ocasionales y hermosa percusión y saxos desplegados cuidadosamente, a menudo con efecto escalofriante). Pero la verdadera estrella es el vocalista Tony Hadley, quien finalmente rayó lo pretencioso y casi melodramático en sus actuaciones, y demostró poseer una de las mejores voces de pop jamás registradas, minimizando incluso los falsetes susurrantes de Gary Kemp. La carrera de Spandau decayó a partir de este pico de popularidad, a la vez que intentaban trasladar a sus grabaciones la energía más vibrante de sus actuaciones en vivo, obteniendo unos resultados mixtos. Parade (1984) fue un éxito moderado, quizá porque la excesivamente suave producción de Jolley y Swain no era la adecuada para el trabajo. En Through the barricades (1986), Gary Langan habría capturado un sonido de guitarra más duro, pero aparte de la canción Through the barricades, no se hizo muy creíble. Heart like a sky (1989) vio a la banda volviendo a un sonido más suave, envuelto en una mezcla exuberante de finales de los 80, pero la magia había huido, así como muchos fans. La composición de Kemp podría decirse que era todavía sólida y la voz de Hadley mejor que nunca, pero su momento había pasado. El pop se había movido por otros derroteros, y los miembros de la banda se quedaron tristemente discutiendo por el botín de una carrera breve pero memorable. True es el álbum de Spandau Ballet más consistente y versátil.

Mientras que los dos primeros álbumes de Spandau Ballet les proporcionó renombre en Europa, el tercero, True, los convirtió en estrellas mundiales. La combinación idiosincrásica de Bowie, funk, new wave y electrónica que marcaron su trabajo anterior fue trocada hacia un sonido más suave, mucho más accesible. No se podía realmente acusar a la banda de venderse a la comercialidad, aunque el sonido de balada conmovedora elegante y romántica de True desempeñó un papel en su inspiración musical desde el principio. La canción True, un clásico brillante de slow-dance, tanto literal como musicalmente evocador de Marvin Gaye, fue un éxito internacional e hizo de Spandau Ballet un nombre familiar. Lifeline expande en este aspecto el sonido del grupo, demostrando una notoria influencia de Philly Soul, y Communication es una canción pegadiza, mid-tempo y R&B. Canciones como Gold, sin embargo, no habrían sonado fuera de lugar en un escenario de Broadway o Las Vegas, presagiando el sonido más comercial que Spandau Ballet perseguirían a medida que avanzaba la década de 1980.

Otros singles del álbum fueron Gold (número 2 en Reino Unido y Top 30 en Estados Unidos), Lifeline, Communication y Pleasure. Las versiones posteriores del álbum editadas por el grupo nunca igualaron el éxito del lanzamiento original. Spandau Ballet se disolvieron en 1990 y el grupo fue reformado en marzo de 2009. True fue remasterizado en CD y SACD estéreo en 2003 conmemorando su 20 aniversario, como CD con las ocho canciones originales junto con el vídeo musical de Gold y algunas tomas de vídeo casero de la banda en sus comienzos. El álbum original de 8 canciones fue publicado también en formato CD Super Audio de alta resolución como un híbrido SACD (sólo en estéreo). En junio de 2010, una edición especial fue lanzada en 2 CDs y DVD como parte de las series de reediciones de 2010 de Spandau Ballet, con remixes 12" remasterizados y caras B, además de un concierto en directo. En 2008 el álbum acompañaba ejemplares del periódico Daily Mail en edición gratuita.

Listado de canciones:

1.- Pleasure
2.- Communication
3.- Code of love
4.- Gold
5.- Lifeline
6.- Heaven is a secret
7.- Foundation
8.- True

Vídeos:

Pleasure - Spandau Ballet


Communication - Spandau Ballet


Code of love - Spandau Ballet


Gold - Spandau Ballet


Lifeline - Spandau Ballet


Heaven is a secret - Spandau Ballet


Foundation - Spandau Ballet


True - Spandau Ballet

3 comentarios:

Xim dijo...

A mi entender los Spandau sólo se acercaron al rollo de lo New Romantic con su primer álbum, el Journeys to Glory, donde mezclaban un pop electrónico que engachaba a la primera. Su segundo álbum, el Diamonds, era ya más pop y menos electrónico, y se alejaban ya del sonido New Romantic. Y con el True llegaron a la cumbre de su carrera, con un álbum elegante que a veces roza el más sublime sonido Soul, y también el más genuino sonido Jazz, llevando por bandera ese himno ochentero que es la balada que da título al álbum. El Parade también le seguía en la misma onda, pero empezaban a flojear; y lo demás es ya historia. Yo creo que con esos cuatro álbumes se hubieran podido retirar con la cabeza bien alta.

SaLu2 80eros

chorbyradio dijo...

Estoy de acuerdo con Xim.
True es un muy buen disco dentro de su estilo.
El típico disco en el que todos los temas pueden ser hits potenciales y editarse en single.
Como bien dices, la producción hizo mucho y esos tipos lo hacían muy bien, como demostraron con Imagination.
Yo me quedo con los dos primeros, pero no le quito ningún mérito a éste.
Puede que sea porque me negaba a aceptar, por aquel entonces, que los New Romantic era ya algo pasado y los grupos incluidos en el estilo buscaban otras vías.
Elegante y con distinción.
Un clásico que tengo, aunque yo también empezaba a buscar otros sonidos.
Saludos sintéticos.

JL dijo...

Por mis gustos musicales a mí también me gustaban más los dos primeros, pero era lícito que no se contentasen con ser unos Duran Duran 2, y quisieran asaltar otros mercados como el americano, y para ello, y con la esmerada producción de Steve Jolley y Tony Swain, consiguieron unos arreglos y un sonido más apto para llegar a un público más amplio.

Este álbum es el que más huella ha dejado del grupo. Podrá gustar más o menos, pero tiene unas canciones que, como bien dice Xim, todas podían triunfar en las listas. Es su álbum más sólido, mejor producido y con miras comerciales más altas.

Salu2 sintéticos, Xim y chorbyradio