domingo, diciembre 07, 2014

Grandes álbumes: THE CURE - Faith

Faith es el tercer LP de la banda británica de rock The Cure. Su primera edición fue lanzada en abril de 1981, por los sellos Fiction y Polydor. Precedido por el single Primary, el álbum fue un éxito moderado comercialmente, pero fue recibido por la crítica de manera ambivalente. Faith es considerado un álbum de carácter depresivo y brumoso. Algunas veces se le describe como "la calma previa a la tormenta" del siguiente disco del grupo, el oscuro Pornography. Junto con el anterior, Seventeen seconds, y el posterior, Pornography, Faith es el segundo movimiento de la llamada "trilogía clásica", cuyos álbumes tienen cierta continuidad entre sí.

Desde las oscuras profundidades hasta las alturas de vértigo, The Cure siempre han negociado en los extremos. Sus álbumes se escoran de género a género, capturando una gama más amplia y más extraña de emociones que pudiesen soñar la mayoría de los otros grupos. Comenzando con un nervioso post-punk que condujo al gélido existencial de su pionera trilogía goth, la banda estuvo revoloteando de un estilo a otro, reinventándose en el camino, incursionando con en la densa y embriagadora psicodelia, y marcándose un órdago con un brillante y mareante jangle-pop, todo ello entre un millón de sombras de luz en medio. Robert Smith, con sus enormes, abrumadoras e infecciosas emociones, ha demostrado ser un brillante compositor. En su apogeo, The Cure vendieron millones de discos, con numerosos hits y construyendo continuamente una fiel base de devotos por todo el mundo. Los años de gloria pueden ser una luz tenue en el retrovisor, pero The Cure han ido publicando material sólido nuevo cada pocos años, y aún pueden jactarse de ser capaces de llenar estadios.

Afortunadamente, The Cure no hacen álbumes malos. En todo caso, en su peor momento, podrían calificarse de extraños, interesantes diversiones más que experiencias que pretenden cambiar la vida. En su mejor momento, son muy brillantes. Es difícil imaginar una banda más evocadora de texturas únicas y emociones que The Cure; sus canciones perduran prácticamente fuera de su tiempo, y suenan tan específicas y personales, que es difícil creer que trabajan en un nivel universal, pero en esto radica la magia.

Entre 1980 y 1982, The Cure cambiaron su formación, cambiaron los productores, hicieron amigos con las listas de pop y constantemente recorrieron Europa. En esos mismos años, lanzaron tres discos notables que representan la primera fase de su carrera de variadas etapas. Estos álbumes fueron reeditados por Rhino en packs deluxe de dos discos: estilismo humo-y-espejos new wave en Seventeen seconds, oscuro drama pop en Faith, y asalto emocional total en Pornography.

Comenzando por Seventeen seconds, un disco de guitarras que no distinguía entre el pulso pop, la catarsis del rock y el espacio atmosférico que se puede conseguir ahora en la mayoría de ordenadores. Con este álbum, Robert Smith apunta su austero y espeluznante arte mostrando un pack new wave limpio y minimalista. Faith suena más consistente, convirtiendo en vivo drama emocional una forma que se sentía totalmente premeditada, creando un mundo de fantasía coherente y bastante accesible. Una banda en la que los momentos más destacados de su carrera consistían en sombrear una intensa emoción encima de otra, difuminando la línea entre una depresión severa y la alegría total.

The Cure comenzaron los ensayos para probar el material de su tercer álbum en septiembre de 1980. Eran ya un trío tras la marcha precipitada del teclista Matthieu Hartley al regreso de la gira australiana. Siguiendo el recorrido de Seventeen seconds, The Cure volvieron a los estudios Morgan de Londres a finales de septiembre de 1980 para grabar un nuevo álbum. Durante este período de sesiones, se ensayaron grabaciones de las canciones All cats are grey y Primary, pero ninguna de ellas terminó finalmente en el álbum. Robert Smith estaba esperando que las canciones sonasen más "fúnebres", pero en cambio dijo que "sólo sonaban aburridas". Se realizaron grabaciones en otros varios estudios, como Red Bus, Trident, The Roundhouse y Abbey Road.

Gran parte de Faith fue escrito en el estudio. Todas las canciones estuvieron compuestas por Robert Smith, aunque se cree que la letra de All cats are grey es una posible contribución del baterista Lol Tolhurst, y la de Doubt está compuesta posiblemente por el bajista Simon Gallup. Al menos dos canciones del álbum, All cats are grey y The drowning man, están inspiradas en la novela Gormenghast de Mervyn Peake. La canción All cats are grey cuenta con Smith en teclados y piano, sin ningún sonido de guitarra. La portada, diseñada por el futuro miembro del grupo Porl Thompson, es una imagen de Bolton Priory en la aldea de Bolton Abbey en la niebla.

Faith, en esencia, es el álbum más espiritual de The Cure y el segundo de su "trilogía oscura". A veces este álbum es comparado erróneamente con Disintegration, ya que ambos discos tratarán temas totalmente distintos. La temática de este álbum gira sustancialmente en torno a la falta de fe del líder del grupo, Robert Smith, y su empeño por encontrarse con ella, concibiendo Faith como una serie de canciones que investigaran la idea de la fe como creencia.

En 1980, Robert Smith comenzó a frecuentar iglesias en busca de esa fe perdida y observó a los feligreses jubilosos en su fe que él no entendía en absoluto. Él entendía que la gente acudía allí porque creían en la eternidad, pero sin embargo él no tenía esa fe. De hecho, Smith había sido adoctrinado férreamente por su familia en el catolicismo, incluso fue a visitar el Vaticano durante su infancia y llegó a conocer al Papa Juan XXIII. Pero en 1981, el guitarrista descubrió su falta de credos y su gran vacío interior. Tales reflexiones sobre la existencia y sobre sus miedos, le lleva a esbozar los ocho largos y densos temas que van a configurar Faith. El álbum también habla sobre la añoranza de la infancia perdida, que se deriva como segundo tema central implícito en la mayoría de las letras del álbum.

Durante la gestación del disco, murió la abuela de Robert y la madre de Lol Tolhurst quedó postrada en la cama a causa de una enfermedad terminal. Los dos amigos empezaron entonces a mantener conversaciones profundas sobre lo que había significado la pérdida de sus familiares. Aquellas primeras experiencias con la muerte no tardaron en influenciar las nuevas composiciones de The Cure.

Faith, con Michael Hedges, que volvía a ser el productor del disco con el trío, se puso en el mercado en abril de 1981, alcanzando en dos semanas el puesto 14 de las listas británicas, y mostrando sus ocho temas un sonido desnudo y desolado con atmósferas enrarecidas. El álbum muestra el estado de ánimo que tenía la banda en ese momento, provocado por la pérdida de varios amigos y familiares, y el final de algunas relaciones de amistad.

El álbum serpentea desde emociones ultra-pop sofisticadas (Primary) a deprimidos sintetizadores (All cats are grey), desde feroces gruñidos (Doubt) a exotismo (Other voices), todo sin tener que estar siempre cambiando su configuración instrumental cruda y minimalista, ni parecer realmente cambiar de curso en absoluto. Riqueza emocional que, a pesar de que abunda en canciones hermosas de crisis y desesperación, no parece afectar a una banda que parece tan tranquila y a punto como una compañía de ballet.

Sin un cuarto miembro, Smith quedaba a cargo de guitarras y teclados, mientras que la sección rítmica proporcionaba un suave y hueco sonido que dominaba el núcleo de cada canción. El metálico bajo y los dispersos tambores dejaban los momentos de silencio siniestramente reducidos a ritmos desnudos.

En lugar de regodearse en el hecho de que disponía de todos los instrumentos principales para hacer una fiesta megalomaníaca destripada con sintetizadores mejorados, el trabajo de Smith es tímido, mezclándose con la dispersa atmósfera. La impronta del primer Smith guitarrista suena todavía, pero en un nivel introvertido, como si R.E.M. tocasen en un funeral. La guitarra barítona de Smith no saldrá a relucir a menudo, pero cuando lo hace, aporta la vitalidad de su primer álbum en las canciones más rápidas, como Primary y Doubt.

El principal problema de Faith es su falta de forma en las canciones individuales. Como un todo, el disco funciona muy bien en conjunto, pero las canciones individualmente tratadas tienen un ritmo lento para el que el oyente tiene que adoptar un estado de ánimo de fe para escuchar. Sin embargo, All cats are grey no tiene forma. Sus pocas letras dentro de un lapso de cinco minutos y medio minutos pasan desapercibidas entre los etéreos y ambientales sintetizadores. Dentro del disco se siente como un descanso, como A warm place en el implacablemente violento The downward spiral de Nine Inch Nails. The funeral party es similar, pero triunfantemente sinfónico, moderando el ritmo después del silencio y la paz de la canción inmediatamente anterior. La voz de Smith en ambas canciones muestra una nueva sofisticación, refinando su acento británico a partir de los lamentos juveniles de los discos anteriores.

Las citas bíblicas aparecen frecuentemente en Faith, siendo el tema que le da título, Faith, una oda a la infelicidad del hombre consciente de la existencia de un ser supremo. Las drogas tuvieron un importante labor en la creación del álbum, cuyo diseño de portada lo firmaba su amigo Porl Thompson y Undy (Parched Art), al igual que durante la realización de Seventeen seconds. Lo mismo se puede decir de la bebida, de la que la banda abusó de manera desmedida, pero sin embargo de esas sesiones de grabación, en las que se escribieron todas las letras, salió una música claustrofóbica, casi oscura, con una intensidad emocional antes nunca presente en las canciones de The Cure. Basta escuchar The holy hour, Other voices o The drowning man para percibirlo.

Melancólico y abatido (el sentir de los funerales y viejas iglesias rezuma de este disco) sin la ira que mostrarían en Pornography, Faith no sólo es una colección de canciones, sino toda una pieza completa. The holy hour, All cats are grey y la espectacular Faith son piezas atmosféricas lentas que toman los elementos más suaves de Seventeen seconds y sólo pintan un cuadro general de las subidas y bajadas contenidas dentro de un período depresivo mayor. Pero no todo es sombríos teclados y percusión minimalista. Faith es también un hito para Robert Smith líricamente, abordando cuestiones de fe, espiritualidad y exuberante tristeza que nunca más tocaría tan bien, hasta Disintegration (1989). Un disco en general deprimente, sin duda, pero también uno de los más subestimados y hermosos álbumes que lanzaron The Cure.

Atmosférico, lírico, triste y melódico, el disco ofrece momentos anímicos grisáceos y depresivos con temas espirituales y asuntos cercanos a la muerte. Su tristeza y su temática decadente y siniestra transcurrían entre lo religioso (The holy hour, Faith), los parajes asfixiantes (Other voices), depresivos (All cats are grey), los devaneos postpunk (Primary, Doubt), o la muerte (The drowning man, The funeral party).

El álbum fue el primero que contó con el bajista de la banda, Simon Gallup, tocando un bajo de 6 cuerdas, y durante todo el álbum, el efecto que tiene sobre la música triste y grisácea es excelente, haciéndose más evidente en la apertura del álbum The holy hour, un homenaje personal del vocalista Robert Smith al legendario Ian Curtis, cantante de Joy Division, así como Other voices y la canción que cierra el disco, Faith.

La única luz que se aprecia en el disco es la del single Primary, que estaba en las tiendas un mes después de su salida, un tema que que llegó al número 43 de las listas en Reino Unido. Faith fue número 14 en Reino Unido y Disco de Platino, número 1 en Nueva Zelanda, 38 en Australia y Suecia, y 84 en Francia. La presentación de Faith dio lugar a dos tours: el Primary Tour que discurrió tan solo en Reino Unido y Europa, y el Picture Tour, donde se le añadirían Estados Unidos, Australia y Francia.

Para esta gira y para evitar la espera del público, a Robert Smith se le ocurrió la idea de, en vez de animar los shows con una banda telonera, proyectar una película de unos treinta minutos para la que contaron con un presupuesto de 50 mil libras. Carnage visors (un antónimo de gafas de color rosa), nombre del film, lo dirigió el hermano del bajista, Richard Gallup, y se trataba de un metraje sin argumento en el que aparecía un bailarín mejicano haciendo acrobacías bajo un impactante juego de colores en diferentes posiciones y posturas. La banda sonora de Carnage visors la grabaron The Cure en una sola noche, y es en realidad un adictivo bucle a base de guitarra, caja de ritmos y un bajo omnipresente. Esta música apareció publicada únicamente en la cassette de Faith y había estado hasta hace poco inédita en otro formato. Sólo Lol Tolhurst, Robert Smith y Simon Gallup poseían copias de la película, aunque durante una entrevista televisada en los años 80, el anfitrión del programa sorprendió a la banda reproduciendo un clip de la película en el set.

New Musical Express (NME) llegó a decir sobre Faith que estaba lastrado por "un poso de angustia adolescente que hacía que uno no pudiera tomarse aquello demasiado en serio..." aunque, a decir verdad, durante el transcurso de los años la inerte belleza de Faith aún permanece inmarchitable. Desde su publicación en 1981, Faith ha ido ganando peso dentro de la discografía de The Cure, erigiéndose como uno de los discos más importantes de su carrera. Faith es también, por su contexto histórico, el máximo deudor del mítico Closer de los Joy Division.

Faith recibió una respuesta ambivalente de los críticos en su estreno. Sounds dio al álbum una calificación de cuatro estrellas sobre cinco. El crítico John Gill estimaba que las dos pistas rápidas, Primary y Doubt, eran una reminiscencia de su anterior trabajo, con un sentido de "fuerte y evocadora melodía". Sin embargo, señaló que el resto del álbum era diferente, describiéndolo como "un moderno Düsseldorf" con un "sentido a lo Neu! de melodía manchada, tonos suaves que fluyen alrededor de un lánguido y gimiente bajo", evocando también los años 60 de los Pink Floyd y los Doors. Gill finalmente dijo: "Faith requiere un acto personal de participación, la recompensa es una sensación de pertenencia". Melody Maker encontró el disco "impresionante", destacando su "riqueza y poder engañoso". Adam Sweeting aclamó Faith como "un ejercicio sofisticado en atmósfera y producción", concluyendo "es sombrío, pero frecuentemente majestuoso, nunca usando la fuerza bruta donde pueden hacerlo con la autosugestión. Puede que no te llegue a encantar, pero te convertirás en adicto a él".

NME comentó el álbum con un cuadro de la banda y un título: "¿Sombrío? ¿Gótico? ¿Nuestro?". Ray Lowry criticó severamente Faith y escribió que "no dice absolutamente nada significativo". Al final, Lowry encontró que "era sólo la cara moderna del pinkfloydismo". Record Mirror hizo una panorámica del álbum, escribiendo: "The Cure permanecen atrapados en la manida maldición que debería haber muerto con Joy Division", y en última instancia lo califica como "hueco, superficial, pretencioso, sin sentido, engreído y desprovisto de cualquier corazón o alma reales". En su revisión retrospectiva, AllMusic denominó a Faith como "un disco deprimente, ciertamente, pero también uno de los álbumes más subestimados y bellos que The Cure hicieron juntos".

The holy hour abría un álbum de curiosa portada gris, mediante un bajo machacón y omnipresente, al que se iba sumando un repetitivo sonido de batería. Todo se fundía con guitarras afterpunk, teclados ambientales y una voz decadente llena de reverb y ecos, con las que se construían esas ocho canciones en 36 minutos de una densidad demoledora, plagadas de ambientes y de profunda melancolía.

The holy hour suena muy similar a una canción de Joy Division, especialmente el bajo salvaje de Gallup liderando el camino para que el resto de la banda pueda entrar, y es entonces cuando el baterista, Lol Tolhurst, entra en juego. En Seventeen seconds, Tolhurst había llegado a ser conocido por sus tambores minimalistas, y en este álbum, realza sus tambores, aún más minimalistas que en el álbum anterior, que resuenan maravillosamente alrededor de la música.

Faith fue relanzado en Reino Unido y Estados Unidos en abril de 2005 como parte de las series Deluxe de la discográfica Universal. Se trataba de un lujoso digipak de dos discos con un libreto de 20 páginas y fotos inéditas en el que, además de contener el disco remasterizado de las cintas originales, incluía en el primer compacto Carnage visors, probablemente debido a su considerable longitud. El disco bonus es una intrigante sorpresa, ofreciendo descartes de la banda de 1980 y 1981, como Going home time, The violin song y A normal story, que tienen un sonido más optimista y suponen un oleaje indiferente; así como como maquetas caseras del propio Robert Smith, y directos. Una toma alternativa de Primary proporciona algún interés, con el foco lírico firmemente en los colores primarios. Demos caseros borrosos comparten espacio con un setlist melancólico de temas en vivo, logrando emparejar afortunados combos como el de Faith y Forever en excelentes versiones extendidas. Incluye también el single Charlotte sometimes, que se publicó en octubre de 1981, tras el fin del Picture Tour, y que no formó parte de ninguno de los álbumes de la banda.

Una reedición de un solo disco remasterizada fue lanzada en septiembre de 2005 en Reino Unido y en abril de 2006 en Estados Unidos. El CD, lanzado en estuche estándar en lugar de digipak, incluye el álbum original, pero no contiene el disco bonus. También excluye la canción Carnage visors.

En 2011, The Cure interpretaron el álbum en su totalidad en dos actuaciones para el festival Vivid Live en la Opera House de Sydney, Australia. Las actuaciones, anunciadas con el título Reflections, se grabaron para un eventual lanzamiento en formato DVD.

Fuentes: http://www.hipersonica.com, http://muzikalia.com, http://www.alohacriticon.com, http://pitchfork.com, http://www.allmusic.com, http://es.wikipedia.org, http://en.wikipedia.org, http://www.stereogum.com, http://www.sputnikmusic.com, http://www.stylusmagazine.com, http://thecuremexico.org, http://rincondesconexion.blogspot.com

Listado de canciones:

1.-   The holy hour
2.-   Primary
3.-   Others voices
4.-   All cats are grey
5.-   The funeral party
6.-   Doubt
7.-   The drowning man
8.-   Faith

Edición cassette:
9.-   Carnage visors

Edición CD deluxe 2005:
10.- Faith (Robert Smith home instrumental demo)
11.- Doubt (Robert Smith home instrumental demo)
12.- Drowning (group home instrumental demo)
13.- The holy hour (group home demo)
14.- Primary (studio out-take)
15.- Going home time (studio out-take)
16.- The violin song (studio out-take)
17.- A normal story (studio out-take)
18.- All cats are grey (live "somewhere", "Summer 1980/1981")
19.- The funeral party (live "somewhere", "Summer 1980/1981")
20.- Other voices (live "somewhere", "Summer 1980/1981")
21.- The drowning man (live "Australasia", "Summer 1980/1981")
22.- Faith (live at Capitol Theatre, Sydney, August 1981)
23.- Forever (live "somewhere", "Summer" 1981)
24.- Charlotte sometimes

Vídeos:

The holy hour - The Cure


Primary - The Cure


Other voices - The Cure


All cats are grey - The Cure


Doubt - The Cure


The funeral party - The Cure


The drowning man - The Cure


Faith - The Cure


Carnage visors - The Cure


Going home time - The Cure


The violin song - The Cure


A normal story - The Cure


Forever (live "somewhere", "Summer" 1981) - The Cure


Charlotte sometimes - The Cure

No hay comentarios: