domingo, diciembre 23, 2012

Grandes álbumes: FELT - The splendour of fear

The splendour of fear es el segundo álbum del grupo post-punk británico Felt, lanzado en 1984. Un álbum en gran parte instrumental, con la guitarra de Maurice Deebank creando mágicas y psicodélicas melodías, y sólo los temas The world is as soft as lace y The stagnant pool contienen letras. La ilustración de la portada se tomó del cartel para la película de 1966 de Andy Warhol/Paul Morrissey, Chelsea girls.

En The splendour of fear, Felt todavía no tenían pensado cómo transformar toda esa atmósfera gloriosa que elaboraban en una visión distinta. La formación clásica de Maurice Deebank podía desentrañar relucientes escalas de la guitarra, y la obtusa entrega vocal de Lawrence sin duda posee un encanto extraño, pero esta versión puede ser monótona a veces, cayendo demasiado a menudo en meandros y atajos a ritmo de guitarras. El tono del álbum se encuentra en la primera canción, que se abre con un instrumental que suena deprimente y largo, que finalmente da paso a la voz de Lawrence. La canción de más de ocho minutos The stagnant pool es seguramente la más relevante del álbum, simplemente porque parece decidida, comenzando con voz ominosa de Lawrence, y dando paso a un atasco emocional con una guitarra melódica que anticipa el trabajo posterior de de Johnny Marr en los Smiths.

Los elementos del sonido de Felt realmente parecen poco compatibles. Lawrence, el líder excéntrico y enigmático del grupo, no es un cantante convencional. De hecho, él realmente no canta del todo. Su inexpresiva voz susurrada en hielo diáfano en un barítono agredido puede que para algunos se exprese de forma pretenciosa, pero suena por momentos majestuosa. Las letras de Lawrence son piezas de poesía pura, rimas en pareados que no intentó nunca antes o después. Tal vez otros artistas han intentado emular su prosa y han fracasado, tal vez otros simplemente piensan que es inoperante. De cualquier manera, en esta grabación, las palabras son vitales, pues pretenden evocar imágenes góticas opresivas que no son realmente de este mundo.

El hecho de que de las seis canciones que aparecen en The splendour of fear sólo dos cuenten realmente cuentan con las extrañas reflexiones románticas de Lawrence, hacen que el efecto sea todo más especial. A continuación entra la batería. Hay una creencia popular de que Lawrence prohibió al baterista Gary Ainge utilizar estridentes tambores o címbalos, dejándolo sólo con un tenue ritmo de percusión. Increíblemente, Ainge logra magníficamente durante la media hora de duración del álbum proporcionar un latido pulsante a canciones tan hermosas como The world is as soft as lace y The stagnant pool, haciendo que el sonido de la batería sonase como si estuviera tocando en húmedas tiras de cartón, tenebrosas, pero hipnóticas.

Entonces, a continuación, aparecen las guitarras. El momento en que las líneas cristalinas de la guitarra de Maurice Deebank en Red Indians llegan a los oídos, consigue enganchar. Su formación clásica y el escaso respeto por el riff convencional es el ingrediente secreto detrás del sonido tan especial de Felt, y nunca antes en una grabación de sus proezas de seis cuerdas había salido tan bien a la primera plana. Deebank domina este álbum desde el principio. Su tejida e intrincada guitarra en The world is as soft as lace es embriagadora y sus improvisaciones en la canción de más de 7 minutos The optimist and the poet son soberbias. Lo que más atrae de la técnica de Deebank es su decisión de tocar todas sus líneas tan limpiamente. No hay nunca ninguna distorsión en las canciones de Felt, lo que sirve para resaltar la habilidad técnica de Deebank en la guitarra.

El hecho de uno de los grupos favoritos de Lawrence fuese Television no es ninguna sorpresa. La famosa interacción entre las guitarras de Verlaine y Lloyd en Television se había convertido en materia de leyenda, y Lawrence debía sentirse muy satisfecho cuando ingresó el virtuoso Deebank en los procedimientos de Felt. La interacción de las guitarras en The world is as soft as lace y Mexican bandits es brillante, con Lawrence cuidadosamente arpegiando sus formas de acordes de brillantes efectos mientras Deebank daba rienda suelta al diapasón, sin esfuerzos de expulsar escalas complejas.

La mencionada ayuda del baterista Gary Ainge mantiene esta hermosa música palpitante, así como su núcleo es el bajista Mick Lloyd, que mantiene las cosas simples pero efectivas. Nunca domina los procedimientos, que es trabajo de Deebank, pero sus contribuciones a Mexican bandits y The world is as soft as lace hacen mejor la escucha. Su línea de bajo en Red Indians es realmente inquietante, estableciendo el tono para el álbum que adelanta que no va a ser de escucha fácil. Sin embargo, a su manera extraña y hermosa, lo es.

The splendour of fear es un álbum para disfrutar de una velada tranquila cuando toda la atención se centra en la música y la música por sí sola. The splendour of fear realmente parecería complicado que funcionase. Técnicamente con una voz débil, letras opacas, improvisados y extraños riff de guitarras, baterías de cartón... pero el hecho es que realmente funciona a partir del "esplendor del miedo", y lo hace muy bien. La producción exuberante, grandes melodías y, para la corta duración del trabajo, de apenas más de media hora, es realmente un álbum del que cualquier fan de culto indie no debería prescindir.

Listado de canciones:

1.- Red indians
2.- The world is as soft as lace
3.- The optimist and the poet
4.- Mexican bandits
5.- The stagnant pool
6.- A preacher in New England

Vídeos:

Red indians - Felt


The world is as soft as lace - Felt


The optimist and the poet - Felt


Mexican bandits - Felt


The stagnant pool - Felt


A preacher in New England - Felt